¿Por qué tengo las manos amarillas? Las 4 posibles causas

Las manos amarillas no constituyen una enfermedad en sí misma, sino un síntoma que puede responder a causas de todo tipo. Entre ellas destacan el consumo excesivo de betacarotenos y la ictericia.

por-que-tengo-manos-amarillas

En ocasiones nuestro cuerpo manifiesta determinadas señales que nos pueden resultar extrañas y no sabemos cómo interpretar. Aunque en materia de salud lo ideal es siempre acudir al médico ante cualquier sospecha de que algo no va como debería, es cierto que con toda la información disponible en internet es difícil no caer en la tentación de teclear nuestros síntomas en Google en busca de respuestas.

Un fenómeno curioso que a algunas personas les sucede es que sus manos adquieren una tonalidad amarillenta. Lo cierto es que este problema no responde a una única causa, sino que puede venir provocado por distintas razones. Aunque la realización de un diagnóstico debe ser siempre llevada a cabo por parte de un profesional sanitario, en este artículo vamos a plantear los posibles factores detrás de este peculiar síntoma y qué soluciones se podrían encontrar para ponerle fin.

¿Qué son las manos amarillas?

En primer lugar, cabe señalar que las manos amarillas no constituyen una enfermedad per se, sino que se trata de un síntoma que nos alerta de un problema subyacente en el organismo. A veces, este cambio de color en las manos también se puede observar en otras zonas, como por ejemplo el globo ocular.

Antes de que te alarmes, debes tener presente que la causa detrás de las manos amarillas no necesariamente tiene que ser maligna. A veces, fenómenos benignos pueden alterar el funcionamiento de nuestro cuerpo, generando estos cambios atípicos en su apariencia. En cualquier caso, debe ser un médico quien realice el diagnóstico diferencial y determine con precisión cuál es la causa.

En términos generales, las manos amarillas pueden producirse por cuatro causas principales: exceso de consumo de betacarotenos, ictericia, uso de algunos fármacos y manipulación de alimentos.

Las 4 posibles causas de las manos amarillas

A continuación, vamos a profundizar sobre las dos causas más comunes de las manos amarillas

1. Exceso de consumo de betacarotenos

Una causa muy común detrás de las manos amarillas es el consumo excesivo de betacarotenos. Estas sustancias se caracterizan por ser precursoras de la vitamina A, y cuando se consumen de manera abusiva puede ser difícil su transformación. Esto provoca su acumulación en el organismo, lo que dota a la piel de una tonalidad amarillenta o anaranjada en diferentes tejidos, como por ejemplo las manos. Cuando el cuerpo se encuentra con unos niveles de carotenos demasiado elevados se habla de un estado de carotenemia.

Entre los alimentos que pueden llevar a esta condición si se consumen en grandes cantidades se encuentran la zanahoria, la calabaza, el mango, la naranja, el tomate, el boniato o el maíz, entre otros. Los niños menores de 3 años y los adultos con enfermedades metabólicas son los más vulnerables a este fenómeno. No obstante, cualquier persona que abuse de estos alimentos es susceptible de sufrirlo.

Cuando la causa de las manos amarillas es un consumo excesivo de betacarotenos, la solución es tan simple como rebajar el consumo de los alimentos que los contienen en gran cantidad. Procura buscar alternativas que te aporten las mismas vitaminas pero sin tanta cantidad de betacarotenos.

causas-manos-amarillas

2. Ictericia

En medicina, ictericia es el término formal que se utiliza para hacer referencia a la coloración amarillenta de la piel y mucosas. La ictericia se produce, esencialmente, por un exceso de bilirrubina. La bilirrubina es un producto de desecho de la hemoglobina, que es el contenido principal de los glóbulos rojos. La bilirrubina se transforma en el hígado, para luego ser enviada a través de la vía biliar al intestino delgado y ser así eliminada mediante las heces.

Partiendo de este mecanismo, la ictericia puede darse por varias causas específicas que provocan ese exceso de bilirrubina:

  • Hemólisis: Se produce un aumento del ritmo de destrucción de los glóbulos rojos.
  • Enfermedades hepáticas: Principalmente las hepatitis agudas y las cirrosis.
  • Enfermedades que obstruyen la vía biliar: Lo más común son los cálculos biliares y tumores de la vía biliar o del páncreas.
  • Enfermedades que cursan con alteración aislada del metabolismo de la bilirrubina: En este caso no hay una afectación general del hígado, sino que el problema se encuentra muy localizado. Un ejemplo de este tipo de patologías es la enfermedad de Gilbert, que da lugar a una ictericia leve que no constituye un riesgo para la supervivencia ni la calidad de vida del paciente. Esta enfermedad es una afección del hígado que hace que este no pueda procesar la bilirrubina correctamente. Esta condición es hereditaria y se nace con ella, pues resulta de una mutación genética. Normalmente, quienes desarrollan esta enfermedad poseen antecedentes familiares. Así, se consideran factores de riesgo tener progenitores con este tipo de gen. Ser hombre también aumenta la probabilidad de desarrollar la enfermedad. Aunque es una patología benigna, hay factores que pueden incrementar la tonalidad amarillenta de la piel, como tener la regla, la falta de sueño, la deshidratación o desnutrición, las enfermedades víricas, el estrés o el ejercicio físico.

La repercusión del incremento de los niveles de bilirrubina en sangre será diferente dependiendo de la edad. En el adulto no será importante, a no ser que exista algún tipo de enfermedad hepática crónica. En cambio, en el niño el impacto de esta condición puede ser grave y generar alteraciones severas en el sistema nervioso. Una excepción es la ictericia neonatal, que afecta al 50% de recién nacidos sanos y es especialmente común en bebés prematuros. En este caso, la causa reside en la inmadurez de los mecanismos de transformación de la bilirrubina en el hígado y suele durar tan sólo un par de semanas.

3. Fármacos

Algunos medicamentos pueden provocar como efecto secundario una coloración amarillenta de la piel y las mucosas, incluyendo las palmas de las manos. Algunos ejemplos son los siguientes:

  • Vitamina A: Cuando se consumen suplementos de vitamina A y se ingiere una cantidad superior a la que el cuerpo puede metabolizar, es posible que esta se descomponga y dé lugar a una tinción de los tejidos.
  • Antipalúdicos: Este tipo de fármacos se emplean (aunque cada vez menos) para el tratamiento de la malaria. Uno de sus efectos adversos es precisamente la tonalidad amarillenta de la piel.
  • Antiparasitarios: Este tipo de fármacos, como su propio nombre indica, cumplen la función de eliminar parásitos. También pueden provocar como efecto secundario una coloración de las palmas de las manos.
farmacos-manos-amarillas

4. Manipulación de alimentos

Si has estado cocinando con productos como el boniato o la cúrcuma, debes saber que es normal que tu piel se haya teñido de un color amarillento. El pigmento puede permanecer un par de días, ya que es algo difícil de quitar.

Tratamiento de las manos amarillas

Dependiendo de la causa que haya provocado las manos amarillas, será pertinente tomar unas medidas u otras. Cuando la razón se debe a un exceso de betacarotenos, es tan sencillo como limitar el consumo de los alimentos ricos en este tipo de sustancias. De esta forma, la tonalidad amarilla se irá reduciendo progresivamente.

En el caso de que la razón sea ictericia, el tratamiento dependerá de la patología de base que ha provocado un nivel demasiado elevado de bilirrubina. Es decir, no existe un tratamiento para la ictericia sino para la enfermedad primaria que la provoca. Al tratar la enfermedad detrás del síntoma, la ictericia irá remitiendo con el tiempo.

Para abordar un caso de ictericia se puede recurrir a tratamientos farmacológicos o quirúrgicos que frenen la destrucción excesiva de glóbulos rojos. También se pueden realizar trasplantes hepáticos que permitan reemplazar el hígado dañado por uno saludable. En los pacientes oncológicos la única alternativa es tratar de brindar tratamientos paliativos para reducir el daño de la metástasis hepática.

Cuándo ir al médico

Si notas que tu piel posee una tonalidad amarillenta, es importante que acudas al médico para que este pueda realizar un diagnóstico. Es importante que puedas observarte y ver si experimentas síntomas indicativos de que se encuentran afectados el hígado, la vesícula biliar o el páncreas, tales como: fiebre, heces blanquecinas o anaranjadas, orina oscura, fatiga o debilidad. Los médicos especialistas que deben abordar esta cuestión son el gastroenterólogo y el endocrinólogo, de forma que estos puedan valorar la causa y la solución más ajustada a cada caso.

tratamiento-manos-amarillas

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca del fenómeno de las manos amarillas y las posibles causas que lo pueden provocar. El cambio de tonalidad en la piel de las manos puede responder a todo tipo de causas, y por ende son múltiples las medidas que se pueden tomar para resolverlo. Ante todo, las manos amarillas no son una enfermedad per se, sino un síntoma indicativo de que algo no va bien en el organismo. Por ello, ante la detección de esta señal lo más adecuado es visitar a un médico para que este pueda valorar de qué se trata.

En general, las causas más comunes detrás de este síntoma son el exceso de betacarotenos y la ictericia, una condición médica que se produce por diferentes patologías. En el primer caso la solución es simple, pues es suficiente con limitar el consumo de alimentos que contienen este tipo de sustancias. En el segundo caso, será necesario estudiar cuál es la patología que hay detrás de la ictericia, pues esta puede ir desde una condición benigna a enfermedades más severas.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies