15 consejos para prevenir la piel seca y escamada

La piel seca es aquella que no es capaz de retener la humedad. Una selección de los más efectivos hábitos para evitar este problema y hacer que la piel pueda mantenerse hidratada.
Consejos prevenir agua

La piel no solo es el órgano más grande del cuerpo humano, sino que es nuestro escaparate al mundo. Es, evidentemente, lo primero que habla de nosotros. Por ello y teniendo en cuenta su importancia a nivel estético, no es de extrañar que todos y todas queramos preservar nuestra salud dermatológica.

Pero como tejido vivo que es (y uno, además, que está siempre expuesto a las inclemencias del medio externo), es normal que pueda ver su fisiología comprometida en distintos momentos. Y un claro ejemplo de ella es la tan famosa piel seca.

La piel seca, un trastorno dermatológico muy común en toda la población y en especial la mayor de 60 años (en edades avanzadas, su incidencia es del 90%), consiste en una dificultad de nuestra piel para retener la humedad, ya sea porque pierde agua o porque no sintetiza suficientes grasas, lo que lleva a que esta tenga un aspecto seco, áspero y escamado.

No es un problema grave para la salud, pero sí un problema estético y de calidad de vida. Afortunadamente, ya no solo es que haya formas de tratarla y curarla, sino que puede prevenirse fácilmente aplicando hábitos sencillos en nuestro día a día. Y hoy venimos a presentarte estos consejos.

¿Qué es la piel seca?

La piel seca, también conocida como xerosis, es un trastorno cutáneo en el que, debido a problemas de origen tanto intrínseco (debidos a la genética de la persona) o externos (debidos al medio que nos rodea), la piel tiene problemas para retener la humedad. Es decir, la hidratación de la piel es más baja de lo normal, por lo que esta suele presentar sequedad, tirantez, tacto áspero, descamación, enrojecimiento, grietas, picazón, etc.

Todo esto sucede porque el balance hídrico en la piel se rompe, ya sea porque se pierde agua, porque las células sebáceas no producen suficiente grasa (las sustancias oleosas de la piel son imprescindibles para que esta luzca joven y saludable) o porque las capas superficiales de células se desprenden demasiado rápido.

Sea como sea, basta con entender que la piel seca surge porque la piel no puede retener adecuadamente la humedad y, por lo tanto, presenta una deshidratación de gravedad variable. Este problema suele ser temporal (por las causas que comentaremos), pero hay veces en los que puede ser un problema crónico.

Nosotros, en este artículo, ofreceremos consejos para prevenir los casos de piel seca temporales. Si el problema persiste en el tiempo o los síntomas de sequedad son demasiado intensos, lo que te recomendamos es que visites al dermatólogo.

Y es que los signos y manifestaciones de la piel seca dependen de muchísimos factores: edad, estado de salud general, ritmo de vida, alimentación, nivel de ejercicio físico, genética, el tiempo que pasas al aire libre, el clima del lugar donde vives… Por ello, no hay soluciones definitivas (quien diga lo contrario miente). Prueba los consejos que te daremos. Y si no funciona, un dermatólogo te dirá qué camino seguir.

¿Cómo puedo evitar que mi piel se deshidrate?

Con los siguientes hábitos que te presentaremos, lo que buscamos es tanto minimizar la pérdida de agua y de grasa como potenciar la hidratación de la piel. Como hemos comentado, la naturaleza de la xerosis depende de muchos factores, pero los siguientes consejos, aplicados todos juntos, seguro que te ayudan a prevenir la aparición de este problema.

1. Utiliza cremas hidratantes

Las cremas hidratantes ayudan a retener la humedad de la piel y, por lo tanto, favorecer su hidratación. Pueden ser una muy buena manera de evitar su desecación. Ahora bien, es importante buscar productos de alta calidad, pues las opciones más baratas suelen no solo no funcionar bien, sino hacerle daño a la piel. Puedes consultar con tu farmacéutico cuál es la mejor opción.

Cremas hidratantes

2. Cuidado con el frío

Las temperaturas bajas irritan la piel, cosa que lleva a una pérdida de hidratación. No es de extrañar, pues, que la mayoría de casos de piel seca temporales aparezcan en los meses de invierno, cuando las temperaturas descienden y la humedad en el ambiente también es más baja. Por ello, si vives en lugares donde hace mucho frío, lo mejor es que evites salir lo máximo de cada o, al menos, protegerte cuando lo hagas.

3. Cubre tu piel cuando salgas al exterior

Y siguiendo en la misma línea llegamos al tercer consejo. En los meses de invierno, es importante que cubras la máxima superficie posible de piel. De este modo, la proteges de las temperaturas bajas y se retiene mejor la humedad. Ahora bien, recuerda que la piel necesita respirar, por lo que lo mejor es pasar el menor tiempo posible en el exterior si tienes tendencia a problemas de sequedad de piel.

Cubre piel

4. Evita los jabones secos

Los geles, jabones y champús secos son buenas opciones para gente con problemas de piel grasa. Pero si nuestro problema es precisamente el contrario (no tenemos suficiente grasa en la piel), utilizar estos productos no hará más que acrecentar el problema. Por ello, lo mejor es consultar cuáles tenemos en casa y, en caso de que sean para pieles grasas, descartarlos y comprar los que estén específicamente diseñados para personas con piel seca. La mejoría se nota enseguida.

5. Limita la exposición al agua

Por irónico que parezca, abusar del agua puede provocar la deshidratación de la piel. Y es que estar mucho tiempo en contacto con el agua (especialmente si esta tiene mucha cal) puede hacer que la piel pierda su humedad natural y se pierdan las sustancias oleosas que tanto necesitan. Por ello, intenta que las duchas no duren más de 10 minutos. Y es que más de la mitad de personas con problemas de piel seca admiten pasar más tiempo bajo la ducha del que deberían. La relación, pues, es clara.

6. No abuses de la calefacción

La calefacción, las estufas, las chimeneas, los calefactores… Todos estos equipamientos, utilizados durante mucho tiempo y/o a alta intensidad dañan la salud de nuestra piel. Y es que el calor inducido por estos utensilios hace que la piel pierda su humedad y, por lo tanto, esté deshidratada. El frío es un problema, pero el calor también. Por lo tanto, hay que encontrar un equilibrio. La temperatura ideal para la piel del hogar es de entre 20 ºC y 21 ºC.

7. No te bañes en piscinas con mucho cloro

El cloro es un mineral que, en contacto con nuestra piel, puede formar cristales que promueven su sequedad. Es obligatorio que esté presente en piscinas, pues es necesario para evitar la proliferación de patógenos. La mayoría de piscinas utilizan cantidades de cloro que no afectan a la piel, pero algunas sobrepasan estos valores. Si entramos en una piscina y notamos que en el agua hay demasiado cloro, lo mejor es prescindir del baño o intentar que sea lo más corto posible.

Piscina piel

8. Evita las duchas calientes

El agua caliente hace mucho daño a nuestra piel, pues la irrita y, por lo tanto, promueve su sequedad. Por ello, las duchas calientes (y especialmente si son largas) con una temperatura muy alta del agua pueden provocar problemas de piel seca. Los dermatólogos recomiendan que la temperatura del agua para ducharse sea de entre 37 ºC y 38 ºC y que jamás supere los 41 ºC.

9. Analiza la salud de tu piel

Muchas veces, la piel seca es una manifestación de alguna enfermedad dermatológica. Especialmente en lo que se refiere a dermatitis atópica, psoriasis, urticaria, rosácea, etc, algunos trastornos de la piel tienen la piel seca como principal síntoma. Por ello, ante la duda, lo mejor es acudir al dermatólogo y ver si la causa detrás de la sequedad de la piel es alguna enfermedad cutánea.

10. Utiliza guantes de goma cuando laves platos

Si normalmente lavas platos en el fregadero, esto supone un tiempo largo de exposición no solo a agua (generalmente caliente, además), sino a sustancias químicas que pueden dañar la piel. Por ello, para evitar sequedad en las manos, es importante que utilices guantes de goma para evitar así el contacto de la piel con el agua.

11. Vigila las alergias

Para prevenir descamaciones en la piel es muy importante que, en caso de sufrir alguna alergia dermatológica, se evite la exposición a los alérgenos. Por ello, hay que saber qué productos pueden contener aquellas sustancias a las que somos alérgicos y, en la medida de lo posible, evitar entrar en contacto con ellos.

12. No abuses de los geles de ducha

La mayoría de geles de ducha que utilizamos tienen valores de pH altos que, pese a ser respetuosos con nuestra piel, en caso de utilizarlos demasiado, pueden dañarla. Otra buena opción es buscar geles y productos de ducha que especifiquen que tienen un pH neutro. Pero incluso con estos, es mejor no abusar, pues todos pueden alterar la hidratación normal de la piel.

13. Evita los deshumidificadores

Los deshumidificadores son utensilios que reducen la humedad del ambiente. Evidentemente, si tenemos tendencia a presentar problemas de piel seca, estos quedan totalmente prohibidos. Y es que si nuestra piel ya tiene problemas para retener la humedad, si le quitamos parte de ella del ambiente, más difícil le resultará mantenerse hidratada.

14. Prueba cremas con urea

Las últimas investigaciones en Dermatología indican que la urea podría tener beneficios en lo que a flexibilidad del tejido epitelial se refiere. Por lo tanto, las cremas con urea en su composición podrían prevenir la pérdida de humedad en la piel. Como siempre, pide consejo a un farmacéutico para encontrar la que mejor pueda adaptarse a tus necesidades.

15. Prueba los humidificadores

Los humidificadores son equipos cada vez más demandados que incrementan la humedad del ambiente. Tienen muchos beneficios para la salud y, sin duda, uno de ellos es que favorecen la hidratación de la piel, previniendo así los problemas de piel seca.

Humidificador
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies