¿Qué hacer si se infecta un tatuaje? 10 consejos para curar un tattoo infectado

Cuando nos tatuamos, especialmente si en el proceso no se siguieron las normas de higiene y no lo curamos bien en casa, hay riesgo de que suframos una infección en la piel. Y para evitar complicaciones, hay que saber cómo actuar.

Qué hacer si se infecta tatuaje

Los tatuajes, poco a poco están dejando de ser vistos como algo marginal para, por suerte, ser vistos como lo que realmente son: una manifestación artística. Y esta nueva concepción social hace que, de acuerdo a estadísticas del año 2018 fruto de un estudio a base de encuestas realizadas en más de una veintena de países, el 38% de la población mundial tenga, al menos, un tattoo.

Pero esta fiebre por el tatuaje está haciendo que muchas personas que no están familiarizadas con este mundo, ya sea por desconocimiento o simplemente por ahorrarse algo de dinero, opten por tatuarse en establecimientos poco adecuados en lo que a higiene respecta. Y si tenemos en cuenta que, al tatuarnos, una aguja va a perforar nuestra piel 50.000 veces por minuto, toda precaución es poca.

Ahora bien, como decimos, al acudir a tatuadores poco profesionales que no cuidan la higiene y/o al no molestarnos en seguir las indicaciones de curación del tatuaje en casa, nos ponemos en riesgo de que este tatuaje se infecte. Una infección que puede hacer no solo que el tatuaje tenga, para siempre, un mal aspecto, sino que pongamos en riesgo nuestra salud.

Por ello, en el artículo de hoy y de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a ver cuáles son las señales de que un tatuaje se ha infectado, qué tenemos que hacer si hay una infección y cuáles son los mejores consejos para tratar esta infección y reducir las complicaciones tanto estéticas como de salud. Empecemos.

¿Cómo sé que un tatuaje se ha infectado?

Se estima que aproximadamente el 5% de los tatuajes se infectan. Como vemos, no es muy común. Además, siguiendo las indicaciones sobre cómo curarlo y, sobre todo, tatuándonos en estudios profesionales donde se siguen las pautas higiénicas adecuadas, es muy difícil que suframos una infección. Pero siempre hay riesgo. Al fin y al cabo, cuando nos tatuamos, marchamos a casa con heridas abiertas en la epidermis.

Sea como sea, las principales causas y factores de riesgo detrás de una infección de la piel por tatuarnos son, además de acudir a estudios poco higiénicos, bañarse en el mar, rozar la piel con superficies, usar un exceso de crema de curación (porque la piel no respira, está demasiado húmeda y se calienta, el caldo de cultivo perfecto para bacterias y hongos), arrancarte las costras, tener contacto con nuestra mascota… Todo esto aumenta el riesgo de sufrir una infección en la zona de la herida.

Ahora bien, una de las grandes dudas que tenemos es la de “¿cómo sé que mi tatuaje está infectado?”. Cada piel responde de una forma distinta a una infección, pero sí que es cierto que hay una serie de señales que indican dicha infección:

  • Irritación
  • Picor
  • Deformación de la imagen del tattoo
  • Secreción de pus
  • Inflamación y enrojecimiento
  • Aparición de ampollas
  • Formación de abundantes costras
  • Mucha sensibilidad al tacto
  • Fiebre
  • Mal olor en la zona de la piel
  • Fatiga
  • Dolor intenso en la zona
  • Aparición de bultos o erupciones
Tatuaje infectado

Cabe destacar que la irritación, el picor y el enrojecimiento son señales normales los primeros dos días. Si pasados cuatro días sigues experimentando estos síntomas y/o, evidentemente, han surgido otros (no tienen que aparecer todos los signos clínicos que hemos dicho), es muy posible que el tatuaje se haya infectado. Las infecciones más habituales se producen por bacterias, pero también pueden ser por hongos. Sea como sea, llegados a este punto, lo importante es iniciar el tratamiento de esta infección.

¿Cómo tengo que curar y cuidar un tatuaje infectado?

A continuación vamos a ver consejos para tratar, desde casa, un tatuaje infectado. Pero es muy importante dejar claro que lo primero que tenemos que hacer es llamar o acudir al médico y explicarle la situación, con los síntomas que estamos teniendo. Él valorará la situación y nos indicará si con remedios caseros es suficiente o hay que seguir, para los casos más graves, un tratamiento más exhaustivo.

Del mismo modo, debes ir analizando el progreso de los síntomas, viendo si estos mejoran o si, por el contrario, empeoran. Al fin y al cabo, todo se reduce al sentido común. Y si vemos que la infección va cada vez a más, debemos solicitar atención médica. Ya no solo porque el tatuaje cure bien, sino porque nuestra salud está en juego. Dicho esto, vemos los mejores consejos para tratar un tatuaje que se ha infectado.

1. Limpia las heridas del tatuaje

Ante una infección, lo primero que debemos vigilar es que la zona de la piel dañada esté lo más limpia posible. De ahí que las heridas tengan que limpiarse bien, tal y como te haya indicado el médico. Normalmente basta hacerlo simplemente con agua tibia y, eso sí, con las manos bien limpias. Es importante que seques la piel con gasas estériles y con toques suaves para retirar así la suciedad, los restos de la supuración, la sangre y el exceso de tinta pero sin dañar demasiado la herida.

Limpiar tatuaje

2. Aplica una crema antibiótica

En caso de que sea una infección bacteriana (lo más común), es importante que apliques cremas que ayuden a cicatrizar y a desinfectar la herida gracias a sus propiedades antibacterianas. Existen muchas pomadas antibióticas que puedes conseguir en las farmacias, guiándote siempre por lo que te haya dicho el médico. Es importante que apliques esta crema cuando la zona infectada esté bien limpia.

3. Cubre la infección con una gasa

Una vez ya tienes la zona limpia y has aplicado la crema antibiótica, es el momento de proteger la zona, algo que debe hacerse cubriendo la región infectada con una gasa estéril y un trozo de papel film y esparadrapo para que todo quede bien sujeto y protegido. Esta rutina completa deberías seguirla dos veces al día hasta que veas que la evolución es buena.

4. Suspende la aplicación de la crema de curación

Uno de los consejos para la curación de un tatuaje más importantes es el de aplicar la crema de curación. Pero en caso de que haya una infección, esta debe dejar de aplicarse inmediatamente. Esta va a humedecer demasiado la piel, a reblandecerla y a hacer que se ponga demasiado caliente, factores que favorecen el crecimiento de las poblaciones bacterianas.

5. Deja que la herida respire

Ante una infección, como hemos dicho, es importante proteger la piel con gasas estériles, pero no puede estar constantemente tapada. Necesita respirar y recibir oxígeno, pues esto va a acelerar los mecanismos del propio cuerpo que combaten la infección. Esta es también, en parte, la explicación de que debamos suprimir la aplicación de las cremas de curación.

Herida tatuaje

6. Aplica hielo

El hielo ayuda a reducir la sensación de dolor y a disminuir síntomas como la inflamación y el enrojecimiento. Por ello, para aliviar muchos de los síntomas molestos mientras la infección remite, puedes aplicarlo sobre la zona infectada. Ahora bien, es muy importante que no pongas el hielo directamente, pues la piel puede quemarse. Ponlo en una toalla limpia y todo perfecto.

7. Evita la exposición al sol

Cuando un tatuaje se está curando, es muy importante evitar la exposición a la radiación solar los primeros 15 días, pues esta puede dañar todavía más nuestra piel. Así que, como es lógico, ante una infección, este consejo pasa a ser todavía más esencial. Es muy importante que, en caso de que tengas que estar bajo el sol, cubras la zona infectada. De este modo, reducirás el riesgo de complicaciones tanto estéticas como de salud.

8. Evita mojar la zona cuando te duches

La humedad es uno de los principales factores que hace que las poblaciones bacterianas o fúngicas crezcan todavía más. La piel tiene que mantenerse lo más seca posible si queremos acelerar la curación de la infección. Por ello, es interesante que, cuando te duches, cubras el tatuaje con una gasa para evitar que este esté demasiado tiempo en contacto con el agua y la humedad del ambiente.

9. Contacta con tu tatuador

Si has seguido todos estos consejos, lo más probable es que superes sin ninguna complicación la infección. Ahora bien, lo que sí que es posible es que la imagen del tatuaje haya quedado algo deformada. Pero no te preocupes. Puedes contactar con tu tatuador (o cambiar, en caso de que creas que la culpa de la infección la tuvo él o el estudio) y explicarle la situación. Prácticamente siempre, si la infección no ha sido demasiado grave, se puede solucionar el diseño con unos pocos retoques.

Retocar tatuaje

10. Si la situación no mejora (o empeora), contacta con un médico

Ahora bien, como hemos dicho, siempre hay riesgo de que la infección no remita siguiendo los consejos que hemos visto. En caso de que así sea y de no mejore con los días (e incluso empeore), es importantísimo que acudas al médico.

Él quizás te recomiende antibióticos más potentes e incluso, aunque sea solo en casos muy graves y excepcionales, la posibilidad de pasar por una cirugía. Pero, en la inmensa mayoría de casos, las infecciones de tatuajes, siempre que se cuiden correctamente, son leves y, más allá de la molestia de, quizás, tener que retocar el tatuaje, no representan graves problemas de salud.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies