Las 10 enfermedades endocrinas más comunes (causas, síntomas y tratamiento)

Las hormonas regulan el funcionamiento de todo nuestro organismo, por lo que enfermedades que interfieren en su producción tienen consecuencias graves para la salud.
Enfermedades endocrinas

Regular nuestro estado de ánimo, mantener la temperatura corporal, permitir el crecimiento y desarrollo de nuestro cuerpo y ayudar a la digestión, a la respiración, a la circulación sanguínea e incluso a la función sexual. Las hormonas tienen infinidad de funciones vitales en nuestro organismo.

Las hormonas son mensajeros químicos que se producen en las glándulas endocrinas y que viajan a través de la sangre hasta llegar a cada uno de los órganos y tejidos donde desarrollan su función.

Estas moléculas, con el fin de regular correctamente los procesos que ocurren en nuestro cuerpo, deben presentarse en concentraciones perfectamente equilibradas. Cualquier situación que altere este delicado equilibrio puede tener graves consecuencias para la salud de todo el organismo.

Situaciones en las que los niveles de hormonas están demasiado bajos o demasiado altos son trastornos que reciben el nombre de enfermedades endocrinas, pues están causadas porque las glándulas endocrinas anteriormente mencionadas no funcionan como deberían.

En este artículo haremos un repaso de los 10 trastornos y afecciones más comunes que provocan una alteración en la cantidad de distintas hormonas del organismo.

¿Qué es el sistema endocrino?

A grandes rasgos, el sistema endocrino es el conjunto de órganos encargados de producir hormonas. Estos órganos son las glándulas endocrinas, las cuales están situadas por distintas partes de nuestro cuerpo: cabeza, cuello y tronco.

Existen diferentes glándulas endocrinas: hipotálamo, glándula pineal, hipófisis, tiroides, glándulas paratiroideas, timo, glándulas suprarrenales, páncreas, ovarios y testículos.

Cada una de ellas produce unos tipos determinados de hormonas, que son unas sustancias químicas que se liberan al torrente sanguíneo y que actúan como mensajeros, coordinando y modificando las funciones de distintos órganos y tejidos del cuerpo.

Cada hormona cumple con una función muy específica, pero, en su conjunto, estas moléculas permiten el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Absolutamente todas las células de nuestro cuerpo dependen de que el sistema endocrino esté en perfectas condiciones.

¿Cuáles son los principales trastornos de las glándulas endocrinas?

Los niveles de hormonas en sangre pueden desequilibrarse por distintos motivos. Por cuestiones puramente genéticas es posible que las glándulas endocrinas produzcan demasiada cantidad de una hormona concreta o bien no produzcan la suficiente. Como veremos a continuación, en función de la glándula afectada, el trastorno tendrá unas consecuencias u otras para nuestra salud.

Sin embargo, estos problemas hormonales no solo surgen porque las glándulas endocrinas no funcionen correctamente. También pueden deberse a que el cuerpo no reconoce adecuadamente las hormonas y estas no puedan desempeñar su función.

Incluso determinadas infecciones por parte de patógenos, el estrés o alteraciones en el equilibrio de líquido y electrolitos de nuestro cuerpo pueden afectar al equilibrio hormonal.

A continuación presentamos las 10 enfermedades endocrinas más comunes, indicando la glándula endocrina afectada, sus causas y sus síntomas.

1. Diabetes

La diabetes es una enfermedad endocrina caracterizada por la falta de insulina en sangre, una hormona producida por el páncreas que se encarga de permitir que la glucosa (procedente de los alimentos) entre en las células y les suministre energía.

Cuando la producción de insulina se ve afectada, la glucosa se encuentra circulando libremente por la sangre, lo que puede derivar en consecuencias graves para la salud. Este exceso de azúcar en sangre provoca:

  • Pérdida de peso involuntaria
  • Mucha sed
  • Aparición de llagas que tardan en cicatrizar
  • Infecciones recurrentes
  • Fatiga y debilidad
  • Visión borrosa
  • Cetonas en la orina: productos que genera el cuerpo cuando, al no tener insulina, no puede conseguir energía de la glucosa y tiene que degradar masa muscular y grasa para obtener esta energía.
  • Mucha hambre

La diabetes puede derivar en complicaciones graves a largo plazo: enfermedades cardiovasculares y de la piel, depresión y daños en los riñones, ojos, oídos, nervios, etc. Puede incluso provocar la muerte.

Hay dos tipos de diabetes que se diferencian por la causa de su aparición:

1.1 Diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 surge durante la infancia y es debida a que el sistema inmune, a causa de algún trastorno genético, empieza a atacar a las células productoras de insulina del páncreas. Esto provoca que el cuerpo no disponga de suficiente hormona y haya un exceso de azúcar en sangre.

1.2. Diabetes tipo 2

La diabetes tipo 2 es la más común y está relacionada con el sobrepeso, apareciendo generalmente a partir de los 40 años de edad. En este caso, el problema está en el hecho de que las células se vuelven resistentes a la acción de la insulina y el páncreas no puede producir la cantidad necesaria de la hormona. Esto acaba causando también que haya un exceso de azúcar en sangre.

2. Hipertiroidismo

El hipertiroidismo es una enfermedad endocrina común que ocurre cuando la glándula tiroides produce demasiada cantidad de hormonas. Estas se encargan de mantener unos buenos niveles de energía durante el día, regular el ritmo circadiano, quemar el exceso de grasa, etc.

Cuando los niveles de estas hormonas son demasiado altos, el metabolismo de todo el cuerpo se acelera. Suele ocurrir cuando el propio cuerpo incita la producción de tiroxina (la principal hormona tiroidea), hay tumores en la glándula tiroides, exceso de yodo en la dieta, infecciones víricas, etc.

Esta situación tiene los siguientes síntomas para el cuerpo:

  • Pérdida de peso involuntaria
  • Taquicardia (más de 100 latidos por minuto)
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Nerviosismo
  • Ansiedad
  • Temblores
  • Piel delgada
  • Fragilidad del cabello
  • Sensibilidad al calor
  • Irritabilidad

3. Hipotiroidismo

El hipotiroidismo es también una enfermedad endocrina que afecta a la glándula tiroides pero, en este caso, aparece cuando esta no produce suficiente cantidad de hormonas. Es el trastorno de la tiroides más común.

Cuando no hay suficientes hormonas tiroideas en el cuerpo, el metabolismo no puede ser controlado adecuadamente. Suele ocurrir cuando el sistema inmune ataca a las células de la tiroides que producen hormonas, por una extirpación de la tiroides, déficit de yodo en la dieta, estar sometido a radioterapia, presencia de tumores en la glándula tiroides, etc.

El hipotiroidismo hace que el organismo se ralentice. Esto provoca los siguientes síntomas:

  • Aumento de peso
  • Ritmo cardíaco lento
  • Somnolencia
  • Mayores niveles de colesterol en sangre
  • Ronquera
  • Depresión
  • Dolor en las articulaciones
  • Sensibilidad al frío
  • Rigidez muscular
  • Estreñimiento
  • Hinchazón de la cara

4. Enfermedad de Addison

La enfermedad de Addison es un trastorno endocrino potencialmente mortal que ocurre cuando las glándulas suprarrenales, ubicadas encima de los riñones, no producen suficiente cantidad de hormonas. Estas son básicamente el cortisol y la aldosterona, encargadas de degradar grasas y de aumentar la presión sanguínea, respectivamente.

Esta enfermedad puede aparecer en todos los grupos de edad. Su desarrollo es lento y los síntomas tardan en notarse, aunque cuando aparecen son los siguientes:

  • Pérdida de peso involuntario
  • Disminución del apetito
  • Fatiga extrema
  • Presión sanguínea baja
  • Dolor abdominal
  • Depresión
  • Caída del cabello
  • Hipoglucemia (bajos niveles de azúcar en sangre)
  • Oscurecimiento de la piel
  • Irritabilidad

5. Enfermedad de Cushing

La enfermedad de Cushing es un trastorno endocrino que aparece cuando las glándulas suprarrenales producen demasiada cantidad de hormonas, especialmente cortisol. Esto provoca que el metabolismo de las grasas en el cuerpo se vea afectado.

Suele surgir cuando el propio cuerpo, a causa de algún defecto genético, produce más cortisol del que necesita. También puede ser causado por el uso de determinados medicamentos.

Los síntomas de la enfermedad de Cushing son los siguientes:

  • Formación de una joroba de grasa entre los hombros
  • Redondeamiento de la cara
  • Aparición de estrías
  • Cicatrización lenta de heridas y picaduras
  • Formación de acné
  • Aumento de peso
  • Osteoporosis (debilitamiento de los huesos)
  • Mayor riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2

6. Acromegalia

La acromegalia es una enfermedad endocrina que ocurre cuando la glándula pituitaria produce demasiada cantidad de hormona del crecimiento en la fase adulta. A diferencia del gigantismo que veremos a continuación, esta aparece en personas de edad media.

El desarrollo es lento y de no tratarse puede resultar mortal. La acromegalia suele identificarse en primer lugar por un aumento del tamaño de las manos y de los pies. Posteriormente se pueden observar los siguientes síntomas:

  • Facciones faciales más grandes, con protuberancias
  • Piel más gruesa y áspera
  • Sudoración excesiva
  • Formación de verrugas en la piel
  • Lengua más grande
  • Disfunción eréctil
  • Movilidad reducida
  • Agrandamiento de los órganos
  • Fatiga y debilidad
  • Ronquera
  • Voz más grave

7. Enanismo

El enanismo es una condición física en la que las personas afectadas tienen una estatura menor a los 1,47 metros, siendo los 1,22 metros la estatura promedio. Una de las causas que conducen al desarrollo del enanismo es una deficiencia en la hormona del crecimiento, producida por la glándula pituitaria.

Además de esta baja estatura y de tener las extremidades cortas, el enanismo puede venir acompañado de diversas complicaciones:

  • Dificultad en el desarrollo de las habilidades motrices
  • Artritis
  • Presión sobre la médula espinal
  • Recurrentes infecciones de los oídos
  • Aumento de peso
  • Dolor de espalda
  • Problemas respiratorios
  • Arqueamiento de piernas

8. Gigantismo

El gigantismo es un trastorno endocrino que aparece cuando hay un exceso de hormona del crecimiento, pero, en este caso, durante la niñez. Esto es lo que lo diferencia de la acromegalia.

El crecimiento excesivo hace que el niño sea extremadamente alto para su edad. Esto viene acompañado de otros síntomas:

  • Retraso en la pubertad
  • Problemas de visión
  • Prominencia frontal y mandibular (frente y mandíbulas que sobresalen)
  • Dolor de cabeza
  • Espacios entre los dientes
  • Manos y pies desproporcionadamente grandes
  • Facciones faciales más marcadas
  • Problemas de sueño
  • Cambios en la voz

9. Hipogonadismo

El hipogonadismo es una enfermedad endocrina en la que las gónadas (ovarios y testículos) producen poca cantidad de sus correspondientes hormonas. Sus características dependen, por lo tanto, del sexo de la persona.

9.1. Hipogonadismo masculino

Los testículos se encargan de producir testosterona, una hormona vital para el desarrollo de los caracteres sexuales y para la producción correcta de esperma.

Cuando los testículos, ya sea por un defecto genético o por lesiones o infecciones, dejan de producir testosterona, hay distintas manifestaciones:

  • Poco desarrollo muscular
  • Dificultad para que aparezca vello facial
  • Poco desarrollo de los genitales
  • La voz no se vuelve grave
  • Agrandamiento de las mamas
  • Disminución del apetito sexual
  • Problemas de crecimiento

9.2. Hipogonadismo femenino

Los ovarios se encargan de producir estrógenos, unas hormonas que regulan el desarrollo tanto de la menstruación como de los caracteres femeninos.

Cuando los ovarios no producen suficiente cantidad de estas hormonas, hay distintas consecuencias para la mujer. Si el hipogonadismo se desarrolla durante la infancia, la niña no empezará a menstruar y tendrá problemas tanto de crecimiento como de desarrollo de las mamas.

Si de lo contrario, el hipogonadismo aparece ya en la edad adulta, la mujer sufrirá sofocos, cambios de humor, disminución de la energía e irregularidades en la menstruación.

10. Síndrome del Ovario Poliquístico

El síndrome del ovario poliquístico (POQ) es un trastorno endocrino frecuente en mujeres que se encuentran en edad reproductiva. Se desarrolla cuando la mujer tiene niveles excesivos de andrógenos, una hormona masculina.

Esto hace que se formen folículos en los ovarios, unas pequeñas acumulaciones de líquido que impiden que los óvulos sean liberados de forma regular. Consecuentemente, habrá irregularidades en los períodos menstruales.

De este trastorno pueden derivar complicaciones que se vuelven especialmente graves si la mujer padece obesidad:

  • Cáncer de endometrio y de cuello uterino
  • Esterilidad
  • Elevada presión arterial
  • Diabetes tipo 2
  • Sangrado anormal
  • Inflamación del hígado
  • Abortos espontáneos o nacimientos prematuros

¿Cómo se tratan las enfermedades endocrinas?

Como hemos visto a lo largo de este artículo, las enfermedades endocrinas puedan acarrear graves problemas de salud. Afortunadamente, existen terapias que ayudan a devolver el equilibrio hormonal al organismo.

En caso de que el problema sea que se produce demasiada cantidad de hormona, hay tratamientos que reducen su producción incidiendo sobre la glándula que está afectada. Si el problema es que el cuerpo no produce suficiente cantidad, las terapias basadas en la administración de suplementos hormonales suelen ser muy eficientes.

Sin embargo, hay algunas que provocan afecciones irreversibles. En este caso, de igual manera hay tratamientos que reducen el riesgo de que las enfermedades deriven en complicaciones más graves.

Referencias bibliográficas

  • Norris, D.O. (1998) “The Endocrine System and Endocrine Disorders”. Behavioral Medicine & Women: A Comprehensive Handbook.
  • World Health Organization (2011) “Endocrine Disorders and Children”. WHO.
  • Oravec, S. (2018) “Diseases of the Endocrine System”. Comenius University in Bratislava, Faculty of Medicine.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.