Las 9 glándulas endocrinas del cuerpo humano (y sus funciones)

Las glándulas endocrinas son las estructuras que producen hormonas, las cuales regulan el funcionamiento de todo nuestro organismo.
Glándulas Endocrinas del cuerpo humano

Mantener la temperatura corporal estable, regular el estado de ánimo, ayudar a la digestión, mantener los niveles de azúcar en sangre a niveles óptimos, propiciar el crecimiento y desarrollo corporal, dar apoyo a la respiración y a la circulación sanguínea e incluso estimular la sexualidad. Todo esto es posible gracias a las hormonas.

Las hormonas son unas moléculas que actúan como mensajeros químicos, produciéndose en función de lo que ocurre a nuestro alrededor y viajando por el torrente sanguíneo hasta llegar al órgano o tejido diana.

Ahí provocan una serie de cambios que van enfocados a regular correctamente los procesos corporales. Por lo tanto, las hormonas, que deben estar siempre en las cantidades justas para que no haya problemas, permiten que demos respuesta ante las variaciones del medio.

Glándulas endocrinas

Y las estructuras encargadas de producir y mantener las hormonas en los niveles adecuados dependiendo de las circunstancias son las glándulas endocrinas. En el artículo de hoy veremos cuáles son las principales y qué papel desempeñan en el cuerpo.

¿Qué es el sistema endocrino?

El sistema endocrino es, a grandes rasgos, el conjunto de órganos encargado de producir hormonas. Cada uno de estos órganos son las glándulas endocrinas, unas estructuras situadas en diferentes partes del cuerpo y que liberan al torrente sanguíneo estas hormonas.

Cada glándula endocrina está diseñada para producir uno o varios tipos concretos de hormonas, las cuales influyen en la actividad de otras partes del cuerpo. Por lo tanto, estas glándulas endocrinas coordinan y modifican las funciones y respuestas de distintos órganos y tejidos del cuerpo.

Pese a que cada glándula cumple con una función específica, en su conjunto, el sistema endocrino permite el correcto funcionamiento del organismo, pues todo lo que ocurre en nuestro cuerpo está mediado por hormonas. Por ello, trastornos en las glándulas endocrinas derivan en problemas de salud que pueden resultar graves.

Las hormonas producidas por el sistema endocrino tienen implicaciones en todos los procesos de nuestro cuerpo, desde la reproducción hasta el estado de ánimo, pasando por el equilibrio de nutrientes esenciales y la potenciación del sistema inmune.

El sistema endocrino recibe indicaciones del cerebro, el cual hará que se produzcan unas hormonas concretas en función de lo que está sucediendo dentro del cuerpo, del estrés que se reciba del medio, de estar sufriendo una infección, de la presencia en sangre de otras hormonas, etc.

¿Cuáles son las principales glándulas endocrinas del cuerpo?

Cada glándula endocrina está especializada en la producción de unos tipos de hormonas concretos.

A continuación presentaremos las principales glándulas endocrinas del cuerpo humano, detallando qué hormonas producen y, por lo tanto, qué implicación tienen en el correcto funcionamiento del organismo.

1. Tiroides

La tiroides es una glándula endocrina de unos 5 cm de diámetro y situada en el cuello que produce las hormonas tiroideas: la T4 (tiroxina) y la T3 (triyodotironina). Estas hormonas influyen en lo que se conoce como índice metabólico.

Por lo tanto, la tiroides tiene la función de regular y determinar a qué velocidad ocurren los procesos metabólicos, pues las hormonas que producen incrementan la cantidad de oxígeno que utilizan las células y estimulan la producción de proteínas por parte de la mayoría de tejidos del cuerpo.

Una tiroides sana hace que durante el día haya niveles altos de energía (especialmente si se está realizando actividad física) y bajos por la noche, asegura un correcto crecimiento, regula la temperatura corporal dependiendo de la exterior, garantiza un correcto desarrollo tanto de la piel como del sistema nervioso, ayuda a asimilar nutrientes esenciales, influye en la regulación del ritmo cardíaco y hace más fácil que el exceso de grasas se queme.

Cuando hay problemas con la tiroides, el cuerpo no puede controlar el peso, no se puede mantener una correcta fortaleza muscular ni se regula bien el colesterol en sangre. Estos trastornos básicamente son el hipertiroidismo (la tiroides produce más hormonas de las que debería) y el hipotiroidismo (produce menos de las necesarias).

  • Te recomendamos leer: “Las 6 diferencias entre hipertiroidismo e hipotiroidismo”

2. Páncreas

El páncreas forma parte del sistema digestivo pero también del endocrino. Se trata de un órgano de unos 15 cm de longitud y situado detrás del estómago que produce enzimas para ayudar a la digestión de los alimentos y dos hormonas muy importantes: la insulina y el glucagón.

Los islotes de Langerhans son las zonas del páncreas que cumplen con la función endocrina, segregando estas dos hormonas, produciendo una u otra en función de la cantidad de azúcar que haya en sangre. Si hay mucho azúcar en sangre, el páncreas produce insulina; si hay poco, glucagón.

La insulina es una hormona que disminuye los niveles de azúcar en sangre, metabolizando la glucosa y favoreciendo la formación de proteínas y el almacenamiento en forma de grasas, pues el azúcar no puede viajar libremente por la sangre. El glucagón, en cambio, hace que el hígado libere glucosa para aumentar transitoriamente los niveles de azúcar en caso de que no haya suficiente.

El páncreas es imprescindible para regular los niveles de azúcar en sangre. Por ello, problemas en su funcionamiento pueden derivar en trastornos como la diabetes, una enfermedad que aparece por distintas causas, aunque una de ellas es la imposibilidad del páncreas de producir insulina.

3. Hipotálamo

El hipotálamo es una glándula localizada en el cerebro y que produce distintas hormonas (oxitocina y hormona antidiurética, principalmente), además de otras que inhiben o estimulan la acción de la pituitaria, una glándula que veremos a continuación.

El hipotálamo, gracias a las hormonas que produce, tiene influencia en muchos procesos corporales. Se encarga de mantener la temperatura corporal, regula la sensación de hambre en función de si el organismo necesita comer o no, regula los estados de ánimo, estimula o inhibe el apetito sexual, establece los ritmos de sueño, regula la frecuencia cardíaca y nos hace sentir sed.

4. Pituitaria

La pituitaria, también conocida como hipófisis, es una glándula de pequeño tamaño (8 mm) situada sobre la base del cráneo y que produce muchas hormonas distintas: oxitocina, vasopresina, tirotropina, somatotropina, prolactina, gonadotropinas, endorfinas, etc.

Por lo tanto, la pituitaria tiene influencia en muchos procesos del organismo. Regula el crecimiento y desarrollo corporal, estimula la función de la tiroides, reduce el tejido graso, potencia la formación de músculos, oscurece la piel, estimula las glándulas suprarrenales, mantiene la temperatura corporal, propicia la producción de espermatozoides, regula la cantidad de agua que eliminan los riñones, estimula la producción de leche por parte de las mamas, reducen la sensibilidad al dolor, etc.

5. Glándulas suprarrenales

Las glándulas suprarrenales son dos órganos situados cada uno en la parte superior de cada riñón y que se encargan de producir distintas hormonas: adrenalina, cortisol, aldosterona y testosterona.

Por lo tanto, las glándulas suprarrenales ayudan a controlar la presión arterial y la frecuencia cardíaca, regulan la sudoración, mantienen los niveles de sal en el cuerpo, permiten dar respuesta a situaciones de estrés, propician la producción de hormonas sexuales, etc.

6. Glándula pineal

La glándula pineal es un pequeño órgano localizado en el cerebro y que se encarga de producir melatonina, una hormona muy importante para el cuerpo.

La glándula pineal, gracias a esta hormona que produce, ayuda a regular los patrones de sueño, dificulta el crecimiento de células cancerígenas, estimula el sistema inmune, tiene efectos antioxidantes, etc.

7. Paratiroides

Las glándulas paratiroides son cuatro estructuras de pequeño tamaño que se encuentran encima de la tiroides y que se encargan de producir la hormona paratiroidea.

La paratiroides, pues, se encarga de mantener el equilibrio en el organismo entre el calcio y el fósforo. Mantenerlos en las cantidades justas es muy importante para asegurar una buena salud ósea. Es un equilibrio muy delicado y cuya desregulación puede derivar en problemas graves de salud, por lo que la paratiroides es muy importante para mantenerlos en las concentraciones necesarias. También ayuda a controlar la cantidad de calcio en el organismo.

8. Testículos

Los testículos también cumplen con una función endocrina. Las glándulas reproductoras o gónadas masculinas se encuentran dentro del escroto y producen testosterona.

Por lo tanto, las gónadas masculinas influyen en el desarrollo del niño. Propician su crecimiento, estimulan la producción de espermatozoides, aumentan la masa muscular, agrandan el pene, hacen que la voz sea más grave, hacen aumentar el vello facial y púbico, etc.

9. Ovarios

Los ovarios también cumplen con una función endocrina. Las gónadas femeninas están situadas en la pelvis y, además de fabricar óvulos, se encargan de segregar estrógeno y progesterona, las hormonas sexuales femeninas.

Por lo tanto, las gónadas femeninas determinan el inicio de la pubertad, hacen aumentar el tamaño de los senos, regulan el ciclo menstrual, propician el crecimiento corporal, estimulan el almacenamiento de grasa en las caderas y los muslos, ayudan a que el embarazo se desarrolle correctamente, etc.

Referencias bibliográficas

  • Rosol, T., Delellis, R.A., Harvey, P.W., Sutcliffe, C. (2013) “Endocrine System”. Haschek and Rousseaux's Handbook of Toxicologic Pathology.
  • Hiller Sturmhöfel, S., Bartke, A. (1998) “The Endocrine System: An Overview”. Alcohol Health & Research World.
  • Conn, M. (1997) “Endocrinology: Basic and Clinical Principles”. Humana Press.
  • Silver, R., Kriegsfeld, L.J. (2001) “Hormones and Behaviour”. Encyclopedia of Life Sciences.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.