Los 9 métodos anticonceptivos: ¿cuál es mejor?

Existen distintos métodos para evitar un embarazo indeseado, pero no todos son igual de efectivos. Veamos una lista de los más comunes.
Métodos anticonceptivos

Hasta el 44% de los embarazos que se producen en el mundo no son deseados. Y en la mayoría de los casos, estos se deben a no utilizar métodos anticonceptivos, a usar algunos de baja o muy baja efectividad o a no emplearlos como es debido.

Y es que existen muchos métodos anticonceptivos diferentes, pero hay tener muy claro cuál es su efectividad, su forma de empleo, sus posibles efectos adversos y la reversibilidad, es decir, si esa medida anticonceptiva va a permitir quedarse embarazada en el futuro o no.

Por ello, en el artículo de hoy presentaremos una lista de los principales métodos anticonceptivos que pueden encontrarse en el mercado, detallando tanto en qué casos están indicados como sus características y propiedades.

¿Qué es un método anticonceptivo?

Un método anticonceptivo es todo aquel producto o técnica que se utiliza con el objetivo de prevenir el embarazo en mujeres sexualmente activas. Además, algunos de ellos reducen también el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual.

Estos pueden ser hormonales o no hormonales. Los hormonales son aquellos en los que la prevención del embarazo se da por alterar la producción de hormonas en las mujeres, dificultando así el proceso de fecundación. Los no hormonales son todos aquellos en los que el embarazo se evita ya sea poniendo barreras a la llegada de los espermatozoides al óvulo o realizando operaciones quirúrgicas.

Sea como sea, de todos los métodos anticonceptivos que existen actualmente, la elección de uno u otro debe ir acorde a los siguientes parámetros: eficacia, seguridad, efectos adversos, costo, reversibilidad y facilidad de uso.

Cada persona tiene unas necesidades diferentes, por lo que la elección de un método conceptivo concreto debe darse después de analizar estos parámetros. Un mismo anticonceptivo puede no funcionar igual en dos personas pues una desarrolla más efectos adversos que la otra, cosa que pasa especialmente con los hormonales.

De todos modos, a continuación presentaremos una lista de los principales métodos anticonceptivos y analizaremos sus propiedades para que la elección sea lo más sencilla posible.

¿Cuáles son los principales métodos anticonceptivos?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el 100% de efectividad en la prevención del embarazo no existe a no ser que el hombre se someta a una vasectomía, una intervención quirúrgica en la que se cortan los conductos deferentes, los que llevan los espermatozoides hasta la uretra.

Por ello, hay que recordar que ninguno de los siguientes métodos para evitar el embarazo tiene una efectividad máxima. Eso sí, conociendo cuál es su forma de empleo adecuada, las opciones de que las relaciones sexuales terminen en un embarazo no deseado se reducen enormemente.

1. Preservativo masculino

Conocido popularmente como condón, el preservativo es el método anticonceptivo por excelencia. Consiste en una funda de látex o poliuretano que se coloca en el pene del hombre antes de empezar las relaciones sexuales.

Los beneficios es que además de tener una efectividad del 98%, previene el contagio de enfermedades de transmisión sexual, no se ve afectado por el uso de otros medicamentos, no es un método hormonal, es barato, puede llevarse fácilmente en la cartera y no necesita recomendación de un médico.

Los contras son que puede interrumpir la actividad sexual, que hay personas alérgicas al látex y que a veces, especialmente si no se coloca bien, puede romperse o desprenderse durante las relaciones sexuales.

2. Píldora anticonceptiva

Las píldoras anticonceptivas son pastillas que contienen hormonas y que la mujer debe tomar cada día a la misma hora, aunque no se practiquen relaciones sexuales. Los estrógenos y la progestina que contienen impiden que el ovario libere óvulos, por lo que no puede haber fecundación.

Los beneficios son que tiene una muy elevada efectividad de más del 99%, que es fácil de usar, no interrumpe el sexo, puede reducir el dolor de las menstruaciones y hacer que sean más regulares y pueden reducir el acné.

Los contras son que deben tomarse cada día a la misma hora para garantizar su efectividad, puede causar alteraciones en el estado de ánimo e incluso dolores de cabeza e incremento de peso, no protege contra las enfermedades de transmisión sexual y puede provocar molestias en las mamas.

3. Sistema Intrauterino: SIU

Un SIU es un pequeño dispositivo en forma de T que se implanta en la matriz del útero y que libera hormonas, evitando así el embarazo con una gran efectividad.

Los beneficios, además de una efectividad del 99’8%, son que puede permanecer en el interior de la matriz durante 5 años sin necesitar “mantenimiento”, es reversible y la fertilidad no se ve reducida después de extraerlo y las menstruaciones suelen hacerse menos dolorosas.

Los contras son que un médico debe introducirlo y extraerlo, los primeros meses puede provocar sangrados vaginales, hay un pequeño riesgo de infección, no protege frente a las enfermedades de transmisión sexual y los desajustes hormonales pueden provocar acné, sensibilidad en las mamas y dolores de cabeza.

4. Anillo anticonceptivo

Consiste en un pequeño anillo flexible de plástico que se introduce en la vagina y que va liberando hormonas para evitar el embarazo. Se mantiene en el interior durante tres semanas, se saca y una semana después vuelve a introducirse otro.

Los beneficios son que tiene una efectividad de más del 99%, que es fácil de quitar y colocar, no requiere que lo introduzca un médico y no necesita atención diaria.

Los contras son que hay que controlar muy bien las semanas que lleva colocado, que puede provocar molestias en la vagina, no protege frente a las enfermedades de transmisión sexual y los desajustes hormonales pueden causar dolores de cabeza, alteraciones del estado de ánimo, aumento de peso y sensibilidad mamaria.

5. Dispositivo Intrauterino: DIU

Un DIU es pequeño dispositivo generalmente con forma de T y recubierto de cobre que un médico introduce en la matriz uterina. En este caso no libera hormonas, sino que genera iones de cobre, los cuales son espermicidas, es decir, matan a los espermatozoides.

Los beneficios, además de ser uno de los métodos más efectivos, es que puede permanecer implantado hasta 10 años, que cuando se retira se recupera la fertilidad, no es una terapia hormonal, puede ser un método de emergencia si se coloca pocos días después de haber tenido relaciones sin protección y el uso de otros medicamentos no afecta a su funcionalidad.

Los contras son que requiere de una intervención quirúrgica, no previene frente al contagio de enfermedades de transmisión sexual, existe un riesgo de infección, al menos al principio pueden haber sangrados vaginales y algunas mujeres pueden presentar dolores de cabeza, acné y sensibilidad en las mamas.

6. Diafragma

El diafragma es un pequeño dispositivo con forma de cúpula que se coloca en el cuello uterino, bloqueando así la entrada de los espermatozoides a la matriz. De todos modos, se recomienda usar también algún método espermicida para lograr su máxima eficacia.

Los beneficios son que no requiere de la introducción por parte de un médico, que se puede obtener sin prescripción médica y que no es una terapia hormonal.

Los contras es que por sí solo no logra una efectividad alta, se requiere de práctica para colocarlo como es debido, no puede permanecer colocado más de 24 horas y hay riesgo de infección grave si se sobrepasa este tiempo, no protege frente a las enfermedades de transmisión sexual, no siempre es recomendable para mujeres que ya han tenido hijos, habría que consultar con un médico antes para ver si es adecuado, puede provocar molestias en la vagina...

7. Píldora del día después

La píldora del día después es un método anticonceptivo de emergencia. Consiste en una pastilla hormonal que se toma después de haber tenido relaciones seuxales sin protección y haya riesgo de embarazo no deseado.

Los beneficios son que logra una muy alta efectividad si se toma en las 12 horas posteriores al contacto sexual. Más allá de esto, todos son aspectos negativos.

Los contras son que al contener altas cantidades de hormonas, interrumpen el ciclo menstrual y pueden causar náuseas, vómitos, dolores abdominales, debilidad y fatiga, mareos, dolores menstruales, etc. Además, no protege contra las enfermedades de transmisión sexual y su efectividad se reduce notablemente si se toma pasadas las 12 horas de la relación sexual.

8. Esponja

La esponja es un dispositivo similar al diafragma que también se coloca en la entrada al cérvix, aunque en este caso también libera sustancias espermicidas que matan a los espermatozoides y, como su propio nombre indica, los absorbe. El problema es que es uno de los métodos anticonceptivos de menor eficacia.

Los beneficios son que no es una terapia hormonal, se puede usar sin necesidad de receta y su uso no se ve afectado por el consumo de otros fármacos.

El principal contra es que tiene una baja efectividad del 80% incluso cuando se utiliza correctamente. Además, no puede estar colocado más de 24 horas, hay riesgo de infección, no protege frente las enfermedades de transmisión sexual, puede ser complicado retirarlo y a veces interfiere en las relaciones sexuales.

9. Preservativo femenino

El preservativo femenino es menos común que el masculino pero sigue el mismo principio. Consiste en una funda de látex que se coloca en el interior de la vagina de la mujer, por lo que cuando el hombre eyacula, los espermatozoides quedan retenidos en él.

Los beneficios son que tiene una efectividad del 95%, que no es una terapia hormonal, protege frente a las enfermedades de transmisión sexual y se puede utilizar sin necesidad de ir al médico.

Los contras son que es menos efectivo que el condón masculino, su uso requiere de práctica para colocarlo adecuadamente, hay riesgo de alergias y puede romperse durante las prácticas sexuales.

Referencias bibliográficas

  • Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (2019) “Guía de Práctica Clínica de Anticoncepción Hormonal e Intrauterina”. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.
  • U.S. Food and Drug Administration. (2011) “Guía de Métodos Anticonceptivos”. FDA.
  • García Sevillano, L., Arranz Madrigal, E. (2014) “Estudio de las reacciones adversas de los anticonceptivos hormonales desde la farmacia comunitaria”. Pharmaceutical Care España, 16(3), 98-109.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.