Enfermedad por Radiación: causas, síntomas y tratamiento

La exposición a dosis muy altas de radiación ionizante de forma aguda o crónica provoca un envenenamiento por radiación, con un síndrome con efectos negativos para la salud. Un análisis de sus bases clínicas.

enfermedad-por-radiacion

Absolutamente toda la materia del Universo emite alguna forma de radiación electromagnética, que es una combinación de campos eléctricos y magnéticos oscilantes, siendo ondas generadas por la materia que se propagan a la velocidad de la luz, transportando energía. Y dependiendo de la energía interna del cuerpo, estas ondas serán más o menos estrechas.

En este contexto, podemos diferenciar la radiación no ionizante y la ionizante. La radiación no ionizante es aquella que emiten los cuerpos menos energéticos, siendo así ondas electromagnéticas de baja frecuencia. Es la franja del espectro que se extiende por las ondas de radio, las microondas, los infrarrojos y la luz visible.

En cambio, la radiación ionizante es aquella que emiten los cuerpos más energéticos, siendo así ondas electromagnéticas de alta frecuencia que, debido a su baja longitud de onda, son capaces de interaccionar más intensamente con la materia y de arrancar los electrones de los cuerpos sobre los que inciden.

Por su capacidad de alterar químicamente nuestras moléculas, estas radiaciones ionizantes, donde se incluye el ultravioleta (aunque está en la frontera entre no ionizante e ionizante), los rayos X y los rayos gamma, se consideran peligrosas y cancerígenas. Y exponerse a ellas puede derivar en un envenenamiento por radiación cuyas bases clínicas vamos a explorar en el artículo de hoy.

¿Qué es el envenenamiento por radiación?

El síndrome de irradiación aguda o enfermedad por radiación es una intoxicación grave que se produce a raíz de la exposición a dosis muy altas de radiación ionizante. Podemos contraer este envenenamiento si la dosis de radiación fue alta, la radiación llegó a los órganos internos, todo el cuerpo (o casi todo) se ha expuesto a la radiación y/o la exposición fue aguda, en unos pocos minutos.

Ahora bien, la exposición a la radiación no siempre se presenta de forma abrupta y alta (en cuyo caso hablamos de envenenamiento agudo), sino que también puede presentarse a raíz de una serie de pequeñas exposiciones a lo largo del tiempo y esparcidas en el mismo (en cuyo caso hablamos de envenenamiento crónico); al tiempo que dicha exposición puede ser intencional, como en la radioterapia para el tratamiento del cáncer, o accidental.

En el caso del envenenamiento agudo, aparecen unos síntomas abruptos y súbitos con unos signos clínicos que se desarrollan de forma ordenada, mientras que en el caso del envenenamiento crónico, los daños son más a largo plazo y estando vinculados tanto a un envejecimiento prematuro como al riesgo de desarrollar cáncer.

Centrándonos en este envenenamiento agudo, la exposición a radiación X o gamma un total de 1 unidad de Gray (Gy) provoca los síntomas característicos del síndrome. Una exposición a 4 Gy provoca, además del síndrome, la muerte en unos 30 días en la mitad de las personas expuestas. Y todo lo que esté por encima de los 30 Gy provoca la pérdida inmediata de conocimiento y la muerte en menos de una hora.

Como podemos ver, la gravedad del síndrome dependerá del tipo, de la cantidad, de la parte del cuerpo expuesta (médula ósea y sistema digestivo son las regiones más sensibles) y de la duración de la exposición. El tratamiento del síndrome consistirá en mantener la hidratación, tratar lesiones, curar infecciones y tratar quemaduras. Para los sobrevivientes, la recuperación puede tomar entre unas pocas semanas y hasta dos años, todo dependiendo de la gravedad de la exposición.

que-es-envenenamiento-radiacion

Causas

La causa de desarrollar la enfermedad por radiación es exponerse a dosis demasiado altas de radiación ionizante, es decir, rayos X y rayos gamma. Dicha exposición puede ser accidental o intencional. Y como hemos explicado, el peligro de la radiación ionizante se encuentra en, al tener una longitud de onda baja, interacciona de forma intensa con la materia.

Así, cuando los rayos X o los rayos gamma inciden sobre nuestros órganos y tejidos, son capaces de arrancar los electrones de las moléculas, cosa que provoca la destrucción de las células o el daño de las mismas por alteración de su estructura química. Esta afectación fisiológica o muerte celular es lo que deriva en los daños del envenenamiento.

Las zonas del cuerpo más sensibles a la radiación ionizante son el sistema digestivo, en especial las células del revestimiento intestinal y del estómago, y la médula ósea, concretamente las células productoras de células sanguíneas. De hecho, los daños sobre la médula ósea son la principal causa de muerte en una enfermedad por radiación.

Ahora bien, ¿cuáles son las fuentes de radiación ionizante a dosis suficientemente altas? Básicamente, los accidentes en centros industriales nucleares, la detonación de un arma nuclear, la detonación de un dispositivo radiactivo o el ataque en un centro nuclear; además de someterse a un tratamiento por radioterapia para abordar terapéuticamente el cáncer u otras patologías tratadas con la incidencia de radiación ionizante para destruir tejidos peligrosos.

causas-enfermedad-radiacion

Síntomas y complicaciones

La gravedad de un envenenamiento por radiación depende de muchos factores, entre los que destacan la cantidad y el tipo de radiación, el lugar del cuerpo expuesto, la dosis de radiación que incide sobre el organismo y que es absorbida, el tiempo y la distancia a la fuente; así como la sensibilidad del tejido afectado.

Sea como sea, los primeros signos de una enfermedad por radiación son las náuseas y los vómitos (si se vomita en menos de una hora después de la exposición, se puede esperar la muerte), pues recordemos que el sistema digestivo es uno de los más sensibles. Tras esta primera fase, pasa por un período en el que no hay síntomas, pero estos terminan apareciendo (unos minutos o hasta unas semanas después, dependiendo de la severidad de la exposición) y teniendo una naturaleza más grave.

En ese punto, además de las náuseas y los vómitos, la persona con la intoxicación suele experimentar pérdida del cabello, hipotensión (presión arterial baja), infecciones, vómitos con sangre (por los sangrados internos), heces con sangre, mareos, desorientación, fiebre, diarrea, debilidad y cansancio, deshidratación, quemaduras en la piel, aparición de úlceras internas y externas, hematomas, inflamación de las zonas expuestas… Todo esto indica que el paciente está sufriendo un envenenamiento.

En los casos más graves, la destrucción de la médula ósea por incidencia de la radiación puede producir hemorragias internas e infecciones que suelen ser la principal causa de muerte derivada de un envenenamiento. De ahí que sea tan importante buscar atención médica después de una exposición, para así poder realizar el tratamiento adecuado.

sintomas-enfermedad-radiacion

Diagnóstico y tratamiento

Cuando una persona ha sido expuesta accidentalmente a una dosis de radiación elevada, el personal médico toma una serie de medidas de emergencia para, en primer lugar, determinar la cantidad o dosis de radiación que ha sido absorbida por sus tejidos. Esto es esencial para esclarecer la severidad del envenenamiento, calcular las probabilidades de supervivencia y elegir el tratamiento a seguir.

Para determinar la dosis de radiación absorbida, se recoge una serie de información que incluye los detalles sobre el accidente (saber el tiempo que fue expuesto y la distancia a la fuente), el tiempo entre la exposición y los vómitos (especialmente y como hemos dicho antes, conocer cuánto tiempo ha pasado entre la exposición y los vómitos, una medida bastante precisa para estimar la dosis), una exploración física de los síntomas, un análisis de sangre (para valorar la reducción en los glóbulos blancos y cambios anómalos en el ADN celular), el uso de un contador Geiger (se mide la ubicación de las partículas radiactivas en el organismo) y el uso de un dosímetro (para calcular la dosis absorbida).

Una vez determinada de forma aproximada la dosis absorbida de radiación y los daños en el organismo, empezará el tratamiento, que irá enfocado a tratar las lesiones más peligrosas, reducir el riesgo de complicaciones mortales, paliar el dolor, aliviar la sintomatología, curar las quemaduras y, sobre todo, prevenir una mayor contaminación por radiación.

Para ello, la persona se expondrá a una descontaminación (quitarse la ropa y los zapatos elimina prácticamente toda la contaminación externa, que se complementa con un lavado suave con aguja y jabón), a una administración de factor estimulante de colonias de granulocitos (para el tratamiento de las lesiones en la médula ósea, esta proteína promueve el crecimiento de los glóbulos blancos) y a un tratamiento para la contaminación interna.

En este último caso, la administración de yoduro de potasio, de azul de Prusia o de ácido pentético pueden ayudar a reducir el daño causado por las partículas radiactivas en los órganos internos, pues aceleran su eliminación y reducen la cantidad de radiación que las células absorben.

Paralelamente a este abordaje de la contaminación radiactiva, se brindará un tratamiento de apoyo que tendrá el objetivo de tratar lesiones y reducir el riesgo de complicaciones, tales como la administración de antibióticos (para curar infecciones bacterianas), curación de quemaduras, llagas, úlceras o lesiones en la piel, prevención de la deshidratación y abordaje de los síntomas como la fiebre, la diarrea, las náuseas, los vómitos y el dolor de cabeza.

tratamiento-enfermedad-radiacion
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies