Las 9 partes del estómago (y sus funciones)

El estómago es el centro de nuestro aparato digestivo y está formado por distintas estructuras que, trabajando de forma coordinada, permiten que los alimentos sean digeridos en nutrientes asimilables por los intestinos.
Estómago

El estómago es el centro del aparato digestivo. Se trata de una víscera, es decir, un órgano hueco que se encarga de recibir a través del esófago todos los alimentos que ingerimos para, gracias a distintos jugos gástricos, convertirlos en un líquido que pueda pasar a los intestinos para la posterior absorción de nutrientes.

Localizado en la región superior izquierda de la cavidad abdominal y por debajo del diafragma, el estómago es la porción del sistema digestivo que se encuentra entre el esófago y el intestino delgado. Gracias a los movimientos de las fibras musculares que lo constituyen y a la producción de sustancias que degradan los alimentos, el estómago es una cámara que va vaciando lentamente el líquido resultado de la digestión al intestino delgado.

Pero, ¿en qué partes se divide el estómago? Esta es la cuestión que abordaremos en el artículo de hoy, analizando tanto las funciones que desempeña el estómago como las distintas estructuras que lo conforman.

¿Cómo funciona el estómago?

En condiciones de reposo, el estómago tiene un volumen de unos 75 mililitros, pero cuando comemos y empezamos a “llenarlo”, gracias a sus fibras musculares puede expandirse hasta lograr un volumen de más de 1 litro.

La función principal del estómago es la digestiva, algo que solo él es capaz de realizar en nuestro organismo. Y es que en su interior dispone de células productoras de enzimas digestivas que reciben el nombre de proteasas, unas moléculas que degradan los alimentos complejos en nutrientes más simples que pueden ser asimilados por las células de nuestros órganos y tejidos.

De igual modo, también hay células que producen ácido clorhídrico, un compuesto extremadamente ácido que ayuda a que los alimentos pasen a ser líquidos y puedan viajar al intestino delgado, donde ocurre la absorción de los nutrientes.

Por lo tanto, el bolo alimenticio, que es el material que ingerimos y que llega al estómago a través del esófago, se va movilizando por el estómago gracias a unos movimientos involuntarios por parte de las fibras musculares de las paredes que recibe el nombre de peristaltismo. Esto hace que el estómago sea una especie de “batidora” en la que la comida se mezcla con las proteasas y el ácido clorhídrico hasta que esta masa sólida se convierte en un líquido (con todos los nutrientes de los alimentos) que se conoce como quimo, el cual tarda entre una y seis horas, dependiendo de lo que hemos comido, en formarse.

Este quimo ya puede viajar al intestino delgado para seguir su recorrido. Ahí, los nutrientes serán absorbidos por las células de las microvellosidades intestinales y ya serán “repartidos” a través de la sangre por todas las células del cuerpo.

Pero el estómago también cumple con otras funciones además de generar este quimo alimenticio. Y es que en su interior también se realiza la absorción de algunos nutrientes, pues a través de las paredes del estómago puede pasar el agua, los aminoácidos, la cafeína, el alcohol… Esto explica que los efectos del alcohol se noten a los pocos minutos, pues no tiene que esperar a llegar a los intestinos.

Además, es en el estómago donde se fabrican unas moléculas conocidas como factores intrínsecos. Estas proteínas son imprescindibles ya que es la manera que tiene el cuerpo de, cuando los nutrientes viajan por los intestinos, captar la vitamina B12, la cual es esencial para la producción de glóbulos rojos. Cuando hay problemas en la producción de este factor debido a trastornos genéticos o afecciones estomacales (como una gastritis), es posible que aparezcan enfermedades relacionadas con el déficit de vitamina B12, como por ejemplo la anemia perniciosa.

¿Cuál es la anatomía del estómago?

Partes estómago

El estómago es un órgano con una forma similar a una “J” y con una longitud de unos 20 centímetros. En su interior, como hemos dicho, los alimentos sólidos son degradados hasta convertirse en un líquido en el que las partículas sólidas tienen un tamaño inferior a los 0’30 milímetros.

Y es que para pasar al intestino delgado no pueden tener más de 2 milímetros de tamaño. Esto se consigue gracias a la acción conjunta y coordinada de las estructuras que veremos a continuación.

1. Esfínter esofágico inferior (o cardias)

El esfínter esofágico inferior, también conocido como cardias, es el punto de unión entre el esófago, que es el tubo que conduce el bolo alimenticio, y el estómago. El cardias es un músculo de forma circular que, gracias a contracciones y dilataciones, se abre cuando debe pasar la comida y posteriormente se cierra.

Por lo tanto, tiene la función principal de permitir la entrada del bolo alimenticio, pero tiene otra muy importante: impedir el reflujo del contenido gástrico hacia el esófago, pues es extremadamente ácido y esto, junto con la presencia de las enzimas digestivas, provocaría úlceras en el esófago. De hecho, la enfermedad por reflujo gastroesofágico se desarrolla precisamente por problemas a la hora de impedir este paso de los jugos gástricos al esófago.

2. Fórnix

El fórnix o fundus es la parte más alta del estómago. Es la porción de la cavidad situada por encima de la zona del esfínter esofágico inferior. Su función es la de reducir, juntamente con el esfínter esofágico inferior, el riesgo de que haya un reflujo gastroesofágico.

3. Cuerpo

El cuerpo es la región central del estómago y la porción que ocupa un mayor volumen, pues es aquí donde están todos los jugos gástricos y donde el bolo alimenticio se convierte en el quimo. Las paredes del cuerpo del estómago están formadas por fibras musculares que permiten los movimientos peristálticos para mezclar el contenido que entra en el estómago y por células productoras tanto de las enzimas digestivas como del ácido clorhídrico.

Se encuentra por debajo del fórnix y se extiende hasta el antro pilórico. Dispone de una curvatura mayor en la región izquierda y de una menor en la parte derecha, que es la que comunica con el cardias. Además, toda su superficie está cubierta de una mucosa con un conjunto de pliegues o crestas que analizaremos a continuación.

4. Curvatura mayor

La curvatura mayor es la región del cuerpo del estómago localizada en la parte más izquierda del cuerpo. Conforma el borde externo del estómago y es donde hay más superficie para mezclar el bolo alimenticio.

5. Curvatura menor

La curvatura menor es la región del cuerpo del estómago localizada en la parte más derecha del cuerpo. Conforma el borde interno del estómago y está en contacto con el esfínter esofágico inferior, por lo que tiene importancia a la hora de reducir las probabilidades de que suceda un reflujo esofágico.

6. Crestas

Como hemos dicho, toda la superficie del estómago está recubierta por una capa de tejido mucoso que protege al propio estómago de los jugos gástricos que se abocan en él. Y es que sin esta mucosa, el estómago se “digeriría” a él mismo.

Y esta mucosa, además de proteger, permite que el estómago cumpla con todas sus funciones. Y es que la capa de tejido mucoso no es liso, sino que presenta una serie de crestas o pliegues imprescindibles. Gracias a la presencia de estas crestas, el estómago puede ampliar su tamaño cuando recibe el bolo alimenticio. De lo contrario, las paredes del estómago no podrían soportar la presión de expandirse cuando comemos y llenamos el cuerpo de este órgano.

Además, estos pliegues aumentan la superficie de absorción del estómago para que el paso del agua (y otras sustancias) sea mucho más eficiente. También es en estas crestas donde se encuentran las células productoras de enzimas y ácido clorhídrico, pues de este modo tienen más espacio para abocar al estómago todos estos jugos gástricos.

7. Antro pilórico

Pasamos ya a la parte final del estómago: el píloro. Este está formado por tres estructuras diferentes (antro, canal y esfínter pilórico) que, en su conjunto, tienen la función de permitir el paso del quimo alimenticio hacia el intestino delgado.

El antro pilórico es la región inferior del estómago que se observa como un estrechamiento del cuerpo del mismo. Tiene una inclinación más transversal y por ello es donde se mezclan la mayor parte de los jugos gástricos. En este antro es donde se “almacena” el quimo alimenticio para que pase a la siguiente estructura.

8. Canal pilórico

El canal pilórico es la porción que sigue al antro pilórico y por donde fluye el quimo alimenticio cuando este ya puede abandonar el estómago. Cuando las partículas tienen el tamaño necesario para pasar a los intestinos, los movimientos peristálticos permiten que el quimo empieza a viajar a través de este canal pilórico para ser evacuado del estómago.

9. Esfínter pilórico

El esfínter pilórico se basa en el mismo principio que el esfínter esofágico anterior. Consiste en un músculo de forma circular que, en condiciones normales, se encuentra contraído, es decir, cerrado. Tiene una forma de embudo y separa el estómago del intestino delgado, desarrollando una doble función: la de abrirse cuando el quimo alimenticio está listo para pasar a los intestinos para la absorción de los nutrientes y la de impedir que el contenido del intestino delgado regrese al estómago.

Este esfínter pilórico comunica con el duodeno, que es la primera porción del intestino delgado.

Referencias bibliográficas

  • Ellis, H. (2011) “Anatomy of the stomach”. Surgery, 29(11).
  • National Institutes of Health. (2008) “El aparato digestivo y su funcionamiento”. NIH.
  • Hunt, R.H., Camilleri, M., Crowe, S.E. et al (2015) “The stomach in health and disease”. Gut, 64(10).
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.