Ventolin: qué es, indicaciones y efectos secundarios

El Ventolin es un medicamento que, tomándose generalmente de forma inhalada, tiene acción broncodilatadora, por lo que se usa para tratar crisis asmáticas u obstrucción de las vías respiratorias.
Ventolin

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, más de 330 millones de personas en todo el mundo sufren asma, una enfermedad respiratoria no infecciosa (el trastorno crónico más frecuente en la población infantil) en la que, debido a la exposición de factores desencadenantes, las vías respiratorias se estrechan e hinchan, produciendo mayor mucosidad y problemas para respirar.

La exposición a alérgenos, el estrés, el ejercicio físico intenso, infecciones respiratorias… Hay muchas situaciones que pueden provocar la aparición de crisis asmáticas, las cuales deben tratarse rápidamente para evitar que haya complicaciones. De hecho, un episodio fuerte puede poner en peligro la vida, pues hay riesgo de asfixia.

En este sentido, el Ventolin es un medicamento que salva millones de vidas cada año y que, aunque no cura la enfermedad, es un tratamiento administrado de forma inhalada (mediante el famoso inhalador) que sirve como “rescate”, reduciendo la inflamación en las vías respiratorias y recuperando la normalidad en cuestión de minutos.

En el artículo de hoy, pues, analizaremos el mecanismo de acción, las indicaciones (no solo puede recetarse para el asma), los efectos secundarios y toda la información importante acerca del Ventolin.

¿Qué es el Ventolin?

El Ventolin es un medicamento que, excepto en casos excepcionales, se administra de forma inhalada, pues es la vía de absorción más rápida teniendo en cuenta que ejerce su función en las vías respiratorias.

En este sentido, El Ventolin se toma a través de un inhalador, que permite introducir las partículas del fármaco directamente en las vías respiratorias. Este medicamento, que se vende en envases a presión que liberan el principio activo cuando se activa el inhalador, el cual se conoce como salbutamol.

El salbutamol es el principio activo del Ventolin y es antagonista del receptor androgénico beta2. No queremos convertir esto en una clase de bioquímica, así que basta con decir que esta molécula, una vez inhalada, se une a las células del músculo liso del pulmón.

Este principio activo es algo así como un “sedante muscular”, pues relaja a los músculos presenten en los bronquios, que son unas prolongaciones de la tráquea que se ramifican hasta formar los bronquiolos, que comunican con los alvéolos, donde tiene lugar el intercambio de gases en los pulmones.

De este modo se consigue reducir la inflamación y se facilita la circulación del aire, lo que disminuye, a su vez, la sensación de presión en el pecho y hace desaparecer la tos y se recupera la respiración normal.

Por lo tanto, el Ventolin es un medicamento que actúa relajando la musculatura de las vías respiratorias y reduciendo la inflamación de los bronquios, que es lo que dificulta la respiración (y puede poner en peligro la vida) ante crisis asmáticas u otras situaciones de salud en las que haya una obstrucción de los bronquios.

Salbutamol estructura
Estructura química del Salbutamol, el principio activo del Ventolin.

¿Cuándo está indicado su uso?

El Ventolin solo puede obtenerse con receta médica, así que, en principio, no hay que preocuparse en este sentido, pues el médico decidirá. De todos modos, es importante conocer en qué situaciones es posible que un médico prescriba este medicamento.

Evidentemente, el caso más claro es el del asma. En este caso, el Ventolin tiene que estar siempre a mano (con el inhalador preparado) de personas que sufren asma leve, moderado o grave. Está indicado para ser usado como tratamiento de rescate en todas las crisis asmáticas, estén disparadas por el factor desencadenante que sea. Entre una y dos inhalaciones son suficientes para hacer desaparecer la constricción bronquial y abrir las vías respiratorias.

La dilatación de las vías respiratorias sucede de forma casi inmediata y en un máximo de 10 minutos se ha recuperado la respiración normal, con unos efectos que duran entre 2 y 6 horas. De todos modos, hay que tener en cuenta que las crisis asmáticas no suelen ocurrir con frecuencia.

Pero, además del tratamiento de emergencia del asma, el Ventolin está indicado en otras circunstancias. En general, estas se basan en la prevención o tratamiento de dificultades para respirar debidas a enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y de broncoespasmos (contracción de los bronquios que da lugar a sibilancia y/o problemas para respirar) inducidos por la exposición a alérgenos o por el ejercicio físico.

En resumen, el Ventolin puede ser recetado cuando, debido a una enfermedad respiratoria (como el asma o la EPOC) o un trastorno de tipo inmune, tiene lugar (o hay mucho riesgo de que suceda) una constricción muscular de los bronquios e inmediatamente hay que relajar la musculatura para abrir las vías respiratorias.

¿Qué efectos secundarios puede generar?

Aunque se tome de forma inhalada, el Ventolin no deja de ser un medicamento y, como tal, su consumo puede causar efectos adversos. Es muy importante recurrir a él única y exclusivamente cuando se está produciendo (o hay indicios de que va a tener lugar) un espasmo bronquial, es decir, el cierre de las vías respiratorias. De lo contrario, si se toma cuando estas están en buen estado, puede provocar daños graves en el organismo.

Si se toma solo cuando ha sido indicado por el médico y siguiendo las condiciones de uso, habrá menos riesgo de efectos adversos, pero aun así es importante conocerlos. Veámoslos.

  • Frecuentes: Aparecen en 1 de cada 10 personas y suelen consistir en temblores, dolores de cabeza y taquicardia (aumento de la frecuencia cardíaca), la cual dura poco tiempo. Como vemos, son efectos secundarios leves que desaparecen al poco tiempo.

  • Poco frecuentes: Aparecen en 1 de cada 100 personas y suelen consistir en palpitaciones (los latidos del corazón no siguen un ritmo regular), calambres musculares e irritaciones en la garganta y en la boca.

  • Raros: Aparecen en 1 de cada 1.000 personas y suelen consistir en hipopotasemia (una disminución en los niveles de potasio en sangre) y vasodilatación periférica (los vasos sanguíneos en contacto con las vías respiratorias se expanden más de lo normal). Estas dos situaciones solo son graves en casos excepcionales.

  • Muy raros: Aparecen en 1 de cada 10.000 personas reacciones alérgicas (generalmente a nivel de la piel, con erupciones cutáneas), hipotensión (por la dilatación de los vasos sanguíneos es posible que disminuya la presión arterial), broncoespasmos (puede tener el efecto contrario y provocar un cierre de las vías respiratorias), hiperactividad (el sistema nervioso se excita demasiado), arritmias, dolor en el pecho e incluso colapso pulmonar, una situación en la que entra aire en el espacio pleural, cosa que puede poner en peligro la vida y requiere de tratamiento inmediato.

Como vemos, solo los efectos secundarios muy raros son realmente graves. Por ello, y con el objetivo de disminuir el riesgo de que aparezcan, hay que hacer un buen uso de este medicamento. En la siguiente sección veremos cómo conseguirlo.

Ventolin inhalador

Preguntas y respuestas del Ventolin

Habiendo visto qué efectos tiene en el cuerpo, en qué casos se receta y cuáles son sus efectos secundarios, ya sabemos prácticamente todo lo que hay que saber acerca de este medicamento. Pero como es evidente que pueden quedar dudas, hemos preparado una selección de las preguntas más frecuentes sobre el Ventolin con sus respectivas respuestas.

1. ¿Cuál es la dosis que hay que tomar?

El Ventolin normalmente se comercializa en la forma inhalada de 100 microgramos. En este caso, para solucionar una crisis asmática (o un espasmo bronquial por otra causa) se deben aplicar entre una y dos inhalaciones. Esto suele ser suficiente para tratar la situación. Y es raro que un mismo día haya más de una crisis de este tipo. Sea como sea, el máximo de inhalaciones que pueden realizarse en 24 horas son 8.

En cualquier caso, si se toman dosis diferentes o no es de forma inhalada, el médico indicará de qué modo tiene que administrarse el medicamento.

2. ¿Cuánto dura el tratamiento?

Las enfermedades que se tratan con Ventolin son de carácter crónico, así que el tratamiento será, normalmente, de por vida o, al menos, durante largas temporadas. De todos modos, cabe recordar que su administración solo es necesaria cuando ocurre una crisis asmática o hay muchos indicios de que va a suceder.

3. ¿Genera dependencia?

No. El ventolin no tiene poder activo. No genera ningún tipo de dependencia física ni psicológica por muchas veces que se tome.

4. ¿Puedo volverme tolerante a su efecto?

Del mismo modo, el cuerpo no se acostumbra a él. Es decir, su efectividad siempre es la misma a lo largo del tiempo. Mantiene intacto su efecto.

5. ¿Puedo ser alérgico?

Las alergias al Ventolin son muy raras, pero sí, se puede ser alérgico. Por ello, hay que estar atento a reacciones cutáneas posteriores a la inhalación y consultar inmediatamente con un médico en caso de que se observen.

6. ¿Las personas mayores pueden tomarlo?

Sí. Y a no ser que un médico indique lo contrario, los mayores de 65 años pueden tomarlo bajo las mismas condiciones que hemos visto en el punto 1.

7. ¿Los niños pueden tomarlo?

Sí. El asma es el trastorno crónico más común en niños, así que evidentemente ellos también pueden tomarlo. Eso sí, los menores de 12 años deberían usar solo una inhalación ante una crisis asmática, aunque si un médico recomienda que sean dos, debe seguirse su consejo. A los mayores de 12 ya se les pueden aplicar las dos inhalaciones.

8. ¿En qué casos está contraindicado?

Realmente, la única contraindicación clara es si se es alérgico al salbutamol o a los otros compuestos del Ventolin, pero ya hemos mencionado que las alergias a este medicamento son muy extrañas. Más allá de esto, no hay casos en los que no se pueda tomar.

Eso sí, si se tienen problemas de presión arterial (hipertensión o hipotensión), se tienen bajos los niveles de potasio, se sufre hipertiroidismo, se han sufrido patologías cardíacas y se están tomando diuréticos o derivados de la xantina, habría que comentárselo al médico, pues es posible que haya que ajustar el tratamiento.

9. ¿Cómo y cuándo debe tomarse?

El Ventolin debe tomarse únicamente cuando se esté sufriendo una crisis asmática (u otro episodio de espasmos bronquiales) o haya claros indicios de que se vaya a sufrir uno. En lo que se refiere a cómo usarlo, se debe hacer con el inhalador, siguiendo sus instrucciones de uso. Lo importante es realizar entre 1 y 2 inhalaciones, no más.

10. ¿Interacciona con otros medicamentos?

Con muy pocos. De hecho, solo habría que vigilar no tomarlo junto a diuréticos (utilizados a veces para el tratamiento de la hipertensión o enfermedades cardíacas), derivados de la xantina, esteroides para el tratamiento del asma ni otros beta-bloqueantes, pues puede empeorar la sintomatología en lugar de mejorarla. De todos modos, con medicamentos típicos como el ibuprofeno o el paracetamol no interacciona.

11. ¿Puede consumirse durante el embarazo? ¿Y durante la lactancia?

Si es absolutamente necesario sí, pero habría que consultarlo antes con un médico. En principio, es seguro, pero hay que valorar riesgos y beneficios.

12. ¿Puedo conducir si estoy en tratamiento?

Por sorprendente que parezca, no se han realizado estudios de si el Ventolin afecta a no a las habilidades para conducir y manejar maquinaria pesada. De todos modos, tampoco hay indicios para suponer que sea peligroso.

13. ¿Las sobredosis son peligrosas?

Superar las 8 inhalaciones diarias o inhalar una cantidad muy elevada de golpe aumenta el riesgo de sufrir efectos secundarios. Por ello, ante una sobredosis siempre hay que llamar al hospital y comunicar qué cantidad se ha inhalado.

Referencias bibliográficas

  • Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. (2015) “Ficha Técnica del VENTOLIN”. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad.
  • Cañas, M., Urtasun, M.A. (2019) “Beneficios y riesgos de los medicamentos en la vida real”. FEMEBA: Federación Médica de la Provincia de Buenos Aires.
  • Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria. (2016) “Recomendaciones sobre el uso de los medicamentos”. semFYC.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.