¿Cuánto tiempo son contagiosas las enfermedades infecciosas?

El tiempo durante el que los patógenos pueden transmitirse entre personas depende de las características de estos, por lo que es específico de cada enfermedad.
Enfermedades infecciosas

La gripe, el resfriado común, la gastroenteritis, la varicela… Todas estas enfermedades forman parte de nuestra vida. Y si son tan frecuentes es porque los patógenos causantes de ellas son capaces de transmitirse entre personas por distintas vías.

Ya sea por el aire, por la picadura de insectos, por el consumo de alimentos en mal estado o a través de las relaciones sexuales, los distintos virus, bacterias u hongos son capaces de infectarnos y colonizar algún órgano o tejido de nuestro cuerpo.

Esta capacidad de “saltar” de una persona infectada a otra de sana hace que existan estas enfermedades contagiosas. Pero el tiempo en el que podemos propagar el patógeno a los demás varía en función de cada patología en concreto, pues depende de las propiedades de cada germen.

Por ello, en el artículo de hoy haremos un repaso del periodo de contagio de las principales enfermedades infecciosas con las que convivimos.

¿Cómo se contagian las enfermedades?

Una enfermedad contagiosa es toda aquella patología más o menos grave causada por algún microorganismo que consigue llegar al interior (o a la superficie) de nuestro organismo por distintas vías y que, una vez dentro, empieza a crecer y reproducirse, haciéndonos daño.

Pero, evidentemente, no todas son igual de contagiosas. Esto depende de muchos factores, los cuales determinarán también cuánto tiempo podemos propagarlos a otras personas. El número de gérmenes que elimina un enfermo, la ruta de transmisión que sigue el germen (aire, fecal oral, sexual, por animales, por alimentos contaminados), la resistencia del patógeno a nuestro sistema inmune, cuántos se necesitan para colonizar un tejido u órgano, etc.

Existen cientos de especies de virus, bacterias y hongos capaces de infectarnos y de transmitirse entre personas. Y todos ellos quieren transmitirse entre personas durante el mayor tiempo posible, pero llega un punto en el que nuestro sistema inmunitario consigue frenarlos, momento en el que dejamos de ser contagiosos.

Es importante también recordar que las enfermedades no solo se contagian cuando tenemos síntomas. De hecho, los patógenos más exitosos son aquellos que pueden propagarse durante el conocido como periodo de incubación, que es el tiempo que pasa desde que nos infectamos hasta que mostramos el primer síntoma. De este modo, el germen “sabe” que estamos haciendo vida normal y que las probabilidades de propagarse eficazmente son más altas.

Sea como sea, cada enfermedad tiene un tiempo de contagio concreto, que será más o menos corto dependiendo de las características del patógeno en cuestión.

¿Cuál es el periodo de contagio de las principales enfermedades?

Normalmente, los tiempos de contagio son de unos cuantos días, coincidiendo generalmente con el tiempo que duran los síntomas y el periodo de incubación. De todos modos, hay otras enfermedades que contagiamos durante el resto de nuestra vida desde el contagio, como es el caso del SIDA.

A continuación analizamos durante cuánto tiempo podemos infectar a otros en caso de sufrir alguna de las principales enfermedades contagiosas.

1. Gripe

Se estima que una persona que sufre la gripe puede contagiar el virus a otras personas desde un día antes de los síntomas (durante el periodo de incubación) hasta 5 días después de que estos empiecen, que suele coincidir con el final de la enfermedad.

La gripe es una infección vírica provocada por el virus “Influenza”, que ataca a las células de la nariz, la garganta y los pulmones. Es más grave que el resfriado común y sus complicaciones pueden resultar mortales en la población de mayor riesgo, es decir, menores de 5 años o mayores de 65, personas con el sistema inmune debilitado o con obesidad mórbida, mujeres embarazadas, etc, aunque generalmente desaparece por sí sola al cabo de unos 5 días.

2. Resfriado común

Los virus del resfriado común no se contagian mientras dura el periodo de incubación, pero sí durante los síntomas. De todos modos, desde el momento de la infección, no tardan más de 2-3 días en aparecer. Los síntomas duran entre 3 y 10 días, y este es el tiempo en el que somos infecciosos.

El resfriado común es una enfermedad provocada por muchos tipos distintos de virus que infectan las células de la nariz y de la garganta. Es muy común. De hecho, personas perfectamente sanas pueden padecer esta enfermedad más de dos veces al año.

Se transmite por el aire o por contacto directo con fluidos de personas infectadas u objetos inanimados con partículas víricas en su superficie. Los síntomas son los siguientes: congestión o goteo nasal, dolor de garganta, fiebre baja, dolor de cabeza leve, malestar general, tos, estornudos, etc. No suele ser grave y la mayoría de personas se recuperan por sí solas a los 10 días sin necesidad de tratamiento.

3. Gastroenteritis vírica

El problema de la gastroenteritis vírica es que podemos contagiarla incluso cuando han terminado los síntomas, pues pueden quedar partículas víricas en las heces cuando ya no estamos enfermos. Dependiendo del virus causante, podemos ser contagiosos durante el periodo de incubación (2-3 días), mientras duran los síntomas (desde unos pocos días hasta algunas semanas) e incluso unos dos días después de dejar de tener signos clínicos.

Esto la convierte en la enfermedad más contagiosa del mundo. Está causada por el consumo de agua o alimentos contaminados con virus como el “Norovirus” o el “Rotavirus”, los cuales infectan las células de los intestinos. Presenta la siguiente sintomatología: diarrea acuosa, dolores abdominales, calambres en el abdomen, náuseas, vómitos, fiebre baja, etc.

4. Varicela

Una persona con varicela puede contagiar a otros el virus desde unos dos días antes de que aparezcan las primeras erupciones hasta que la última ampolla haya formado costra, cosa que suele suceder a los 4 días de los primeros síntomas.

La varicela es una enfermedad provocada por la infección de las células de la piel por parte del virus zoster. Tiende a afectar a los niños, ya que después del primer contagio, el cuerpo desarrolla inmunidad contra este virus. La sintomatología más característica es la aparición de erupciones en la piel y ampollas llenas de líquido que causan picazón, aunque esto suele estar acompañado de fiebre, dolor de cabeza, pérdida de apetito, fatiga, debilidad y malestar general.

5. SIDA

Una persona enferma de SIDA o VIH positiva es contagiosa durante toda su vida desde que sufre el contagio. El virus no puede ser eliminado del cuerpo, por lo que siempre podrá propagarlo a otras personas. Desde la infección por el VIH hasta la aparición del SIDA pueden pasar hasta 10 años, pero durante este periodo de incubación puede contagiarse el virus.

El VIH es un virus que se transmite por contacto sexual y que puede provocar que se desarrolle la enfermedad del SIDA, la cual resulta mortal si no se aplican tratamientos, pues provoca una debilitación grave del sistema inmune. Esto hace que los afectados no puedan combatir otras infecciones, dando lugar a los siguientes síntomas: fiebre recurrente, adelgazamiento, diarrea crónica, fatiga persistente, etc.

No existe cura, aunque disponemos de medicamentos que ralentizan el desarrollo del SIDA. Estas terapias han reducido notablemente el número de muertes por la enfermedad, al menos en los países desarrollados, y han conseguido que las personas con el virus disfruten de una buena calidad de vida.

6. Coronavirus

El Covid-19 puede contagiarse durante el periodo de incubación, que suele durar entre 1 y 14 días, aunque la media se encuentra en 5-6 días. Cuando aparecen los síntomas, la persona sigue siendo evidentemente contagiosa. De todos modos, faltan datos para establecer los números exactos.

El Covid-19 es un virus de la familia de los coronavirus que es responsable de una pandemia que, a fecha que se escribe este artículo (17 de marzo de 2020), lleva más de 170.000 casos positivos en todo el mundo. Se trata de un virus que infecta las células de los pulmones y que provoca una enfermedad con la siguiente sintomatología: fiebre, tos y dificultad para respirar.

En individuos sanos y jóvenes, la enfermedad no es peligrosa, pero en la población de riesgo (ancianos, personas con patologías previas e inmunodeprimidos) sí que puede resultar mortal, por lo que las medidas de contención son de vital importancia.

7. Conjuntivitis vírica

La conjuntivitis vírica es contagiosa a partir del momento en el que aparecen los síntomas y hasta que terminan,** cosa que suele suceder al cabo de 3-7 días**. De todos modos, hay casos en los que se puede seguir contagiando varias semanas e incluso un mes después de que empezaran.

La conjuntivitis vírica es la infección por parte de un virus de la conjuntiva, que es la membrana transparente que recubre el párpado y la córnea. El enrojecimiento ocular característico de esta enfermedad es debido a que, por la respuesta del sistema inmune a la infección, los vasos sanguíneos de la conjuntiva se inflaman y se hacen más visibles.

Pese a que los síntomas de dolor, hinchazón y lagrimeo pueden ser muy molestos, la conjuntivitis raramente afecta a la visión. Sin embargo, puede venir acompañada de fiebre, dolor de garganta y malestar general.

8. Parotiditis

Popularmente conocida como “paperas”, la parotiditis es una enfermedad muy contagiosa precisamente porque puede propagarse durante el periodo de incubación, hasta 7 días antes de que aparezcan los primeros síntomas. Cuando surgen, la persona puede seguir contagiándola durante 9 días.

Se trata de una enfermedad vírica que afecta a las glándulas salivales cercanas a los oídos, lo que provoca una inflamación del rostro en esas regiones, y que se transmite por contacto directo con la saliva de una persona infectada.

Los síntomas son los siguientes: inflamación de las glándulas salivales, dolor al masticar y al tragar, fiebre, dolor de cabeza, malestar general, fatiga y debilidad, pérdida de apetito, etc.

9. Mononucleosis

La mononucleosis puede propagarse durante el periodo de incubación, que tiende a ser largo, de 10-15 días. Es más contagiosa, sin embargo, cuando aparecen los síntomas, los cuales suelen durar entre 7 y 14 días. El problema es que, aunque sea menos probable, el contagio puede darse cuando terminan los síntomas, pues quedan partículas víricas en la saliva durante varios meses.

La mononucleosis es una enfermedad causada por un virus que se transmite por el contacto directo con la saliva de una persona infectada. A pesar de que a menudo se diga lo contrario, no es tan contagiosa como el resfriado común, por ejemplo.

Los síntomas son los siguientes: fiebre, sarpullido, inflamación del bazo, dolor de cabeza, dolor de garganta, debilidad y fatiga, inflamación de los ganglios linfáticos de cuello y axilas, etc.

Referencias bibliográficas

  • World Health Organization. (2001) “Infections and infectious diseases: A manual for nurses and midwives in the WHO European Region”. WHO.
  • Center for Acute Disease Epidemiology. (2013) “The Epidemiology of Common Communicable Diseases”. Iowa Department of Public Health.
  • Read, J.M., Bridgen, J.R.E., Cummings, D.A.T. et al (2020) “Novel coronavirus 2019-nCoV: early estimation of epidemiological parameters and epidemic predictions”. medRxiv.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.