Los 8 tipos de nervios (características y funciones)

Los nervios son haces de fibras neuronales que, conformando el sistema nervioso periférico, se ramifican para conducir señales eléctricas por el organismo. Veamos cómo se clasifican según su origen y funciones.

tipos-nervios

El sistema nervioso humano es una “red de telecomunicaciones” increíblemente compleja a nivel biológico en la que miles de millones de neuronas, las células especializadas de dicho sistema, se transmiten unos impulsos eléctricos entre ellas en los que está codificada toda la información que el organismo necesita para responder a los estímulos y mantener los órganos y tejidos funcionales.

Absolutamente todas las funciones de nuestro cuerpo (hablar, correr, caminar, leer, mantener el corazón latiendo, respirar, levantar objetos, escribir, escuchar, imaginar, ver…) están controladas por el sistema nervioso. Un sistema nervioso que, como sabemos, se divide en sistema nervioso central (constituido por el encéfalo y la médula espinal) y periférico.

Y hoy nos centraremos en este último, quizás el más olvidado de los dos. El sistema nervioso periférico es aquel que consiste en el conjunto de nervios que, partiendo generalmente de la médula espinal, conforman un entramado de haces de fibras de neuronas que se ramifican para cubrir la totalidad del organismo, permitiendo la comunicación de los distintos órganos y tejidos del cuerpo con el sistema nervioso central.

Ahora bien, ¿qué son exactamente los nervios? En el artículo de hoy y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a indagar en las bases neurológicas de las distintas clases de nervios, viendo cómo se clasifican en función de su origen, del sentido de transmisión del impulso eléctrico y de las funciones neurológicas que desempeñan. Empecemos.

¿Qué son los nervios y cómo se clasifican?

Los nervios son haces de fibras neuronales que tejen el sistema nervioso periférico, siendo así agrupaciones de neuronas que, envueltas por una membrana fina que envuelve el fascículo de fibras nerviosa, constituyen unas fibras que pueden ramificarse para cubrir la totalidad del organismo y conectando así el cuerpo con el sistema nervioso central.

Por tanto, los nervios son haces de neuronas que conducen los impulsos eléctricos a través del organismo, siendo unas “autopistas” que conectan, de forma tanto ascendente como descendente, el cerebro con los órganos y tejidos del cuerpo. Ni procesan ni generan información. “Únicamente” conducen señales eléctricas.

Estos nervios son esenciales y su importancia es capital, pues este sinfín de redes neuronales permiten, gracias a la conexión del cuerpo con el encéfalo, captar estímulos del medio interno y externo para enviarlos al sistema nervioso central y también enviar órdenes generadas en el sistema nervioso central para regular el comportamiento fisiológico y mecánico de los órganos del cuerpo.

Así pues, el sistema nervioso periférico es aquel que emerge de la estructuración orgánica de los nervios, las fibras de neuronas que se dedican única y exclusivamente a la transmisión de información, sin estar protegidas por el cráneo (como el encéfalo) ni por la columna vertebral (como la médula espinal).

A nivel estructural, un nervio nace de la agrupación de uno o varios fascículos de fibras nerviosas, las cuales son la suma del axón de la neurona (las células especializadas del sistema nervioso) y las células de Schwann que actúan como aislante para potenciar la transmisión de impulsos eléctricos. Este conjunto de fibras está rodeado del perineuro, permitiendo que estén organizadas en “paquetes” que se encuentran en un medio con otras fibras y tejido conjuntivo de sostén. Finalmente, todo ello queda englobado por una membrana externa conocida como epineuro y que da estructura al nervio en sí.

Ahora bien, dependiendo de su origen, del sentido de transmisión del impulso eléctrico y de las funciones neurológicas que desempeñan en el sistema nervioso, estos nervios pueden clasificarse en distintos tipos. Veamos, pues, qué clases de nervios existen de acuerdo a estos parámetros que acabamos de mencionar.

nervio-estructura

1. Según su origen

Generalmente tenemos la idea de que los nervios emergen siempre de la médula espinal. Pero esto, si bien es lo más habitual, no es cierto en todos los casos. También existen un grupo de nervios que tienen su origen directamente en el encéfalo. Así pues, podemos distinguir los nervios espinales y los craneales.

1.1. Nervios espinales

Los nervios espinales, también conocidos como nervios raquídeos, son aquellos que nacen de la médula espinal. Se trata de un total de 31 pares de nervios que emergen de distintos puntos de esta médula espinal y que se van ramificando hasta cubrir la totalidad del organismo. Cada par de nervios tiene una función concreta, pero aquí lo importante es que son aquellos que nacen de la médula espinal, es decir, la prolongación del tronco encefálico que circula por el interior de la columna vertebral.

1.2. Nervios craneales

Los nervios craneales son aquellos que nacen directamente del encéfalo. Se trata de un total de 12 pares de nervios que se encargan de conectar el sistema nervioso central con distintos sentidos y músculos de la cara sin necesidad de tener que pasar por la médula espinal. Todo aquello que tiene que ver con las funciones motoras faciales y los sentidos ubicados en el rostro pasa por los nervios craneales, pues es mucho más efectivo por simple cercanía que vayan directamente desde y hacia el cerebro.

nervios-craneales

2. Según el sentido de transmisión del impulso eléctrico

Habiendo visto los dos tipos de nervios según su origen, llega el momento de centrarnos en el siguiente parámetro, aquel que clasifica los nervios en función de hacia dónde es el sentido en el que se transmite el impulso nervioso. En este contexto, tenemos tres clases de nervios: motores, sensitivos y mixtos.

2.1. Nervios motores

Los nervios motores son aquellos que están constituidos por las conocidas como motoneuronas y tienen el flujo de dirección descendente. Es decir, son nervios que envían la información desde el sistema nervioso central hasta los órganos y tejidos que se encargan del movimiento tanto voluntario como involuntario. De ahí que se conozcan como “motores”, pues son los nervios que transmiten las órdenes motoras para, por ejemplo, mover las piernas para caminar o mantener el corazón latiendo.

2.2. Nervios sensitivos

Los nervios sensitivos son aquellos que están constituidos por las conocidas como neuronas sensoriales y tienen un flujo de dirección ascendente, opuesto al anterior. Es decir, son nervios que envían la información desde los órganos y tejidos del cuerpo hasta el sistema nervioso central, que procesará la información recibida. Se conocen como “sensitivos” pues son los que se relacionan con la transmisión de los impulsos captados por los distintos sentidos del cuerpo hasta el cerebro, que interpretará estos mensajes.

2.3. Nervios mixtos

Los nervios mixtos son aquellos que, como se puede intuir por su nombre, están constituidos por neuronas tanto motoras como sensoriales. Por tanto, permite una transmisión de la información descendente y ascendente, por lo que estos nervios pueden tanto enviar órdenes desde el encéfalo hasta los órganos motores como transmitir los mensajes captados por los sentidos hasta el cerebro para su interpretación.

nervios-mixtos

3. Según su función neurológica

Y por último, nos centraremos en el parámetro que clasifica los nervios según su función neurológica, es decir, con qué vertiente del sistema nervioso están más relacionados. En función de cómo se realiza la coordinación de los actos neurológicos, los nervios pueden ser somáticos o autónomos, dentro de los cuales pueden ser parasimpáticos o simpáticos. Veamos las propiedades de cada uno de ellos.

3.1. Nervios somáticos

Los nervios somáticos son aquellos que están relacionados con el sistema nervioso somático, es decir, con el conjunto de neuronas involucradas en las funciones voluntarias del organismo. Los impulsos nerviosos que se generan de forma voluntaria son conducidos por estos nervios somáticos, que hacen llegar las órdenes motoras a los órganos correspondientes. Por ejemplo, cuando estás tecleando en el ordenador, esta acción viene mediada por el sistema nervioso somático y, por tanto, por estos nervios.

3.2. Nervios autónomos parasimpáticos

En contraposición al anterior, los nervios autónomos son aquellos que están relacionados con el sistema nervioso autónomo, es decir, con el conjunto de neuronas involucradas en las funciones involuntarias del organismo. Estos nervios pueden ser parasimpáticos o simpáticos. Empecemos por los primeros.

Los nervios autónomos parasimpáticos son aquellos que transmiten las órdenes involuntarias desde el encéfalo que llevan a la calma en el cuerpo. Por ejemplo, son nervios que transmiten órdenes al corazón de que reduzca la frecuencia cardíaca, a las paredes de los vasos sanguíneos para que se reduzca la presión arterial, al estómago para que se reduzca la función digestiva, a los ojos para que se contraigan las pupilas, entre otras. La información de control involuntario que reduce la actividad del cuerpo está conducida por estos nervios autónomos parasimpáticos.

3.3. Nervios autónomos simpáticos

Y por último, los nervios autónomos simpáticos son aquellos que transmiten las órdenes involuntarias desde el encéfalo que llevan al estrés en el cuerpo. Por ejemplo, son nervios que transmiten órdenes al corazón de que incremente la frecuencia cardíaca, a las paredes de los vasos sanguíneos para que aumente la presión arterial, al estómago para que se acelere la función digestiva, a los ojos para que se dilaten las pupilas, entre otras.

clasificacion-nervios
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies