Los 10 tipos de neuronas y sus funciones

Las neuronas son las células especializadas en la transmisión de información. Pero no todas son iguales ni cumplen con las mismas funciones en el cuerpo.
Neurona

Caminar por la calle, saborear la comida, percibir el dolor, sentir olores, ver aquello que nos rodea, hablar, escuchar… Todo esto que nos hace humanos no sería posible si nuestro cuerpo no tuviera un modo de transmitir la información desde el cerebro hasta el resto de órganos y tejidos del organismo. Y viceversa.

El encargado de enviar información por el cuerpo es el sistema nervioso, el cual está formado por neuronas, las unidades que funcionan como “mensajeros” para permitir la transmisión de señales eléctricas y químicas.

Por lo tanto, las neuronas permiten no solo que percibamos sensaciones del medio, sino también que pensemos y razonemos, que nos desplacemos y que nos comuniquemos con otras personas. Las neuronas son el “pegamento” que une todos los componentes de nuestro cuerpo, permitiendo que se relacionen entre sí.

Pero, pese a que pueda parecer lo contrario, no todas las neuronas son iguales. Existen distintos tipos dependiendo de su función, estructura y otros factores. Y esto es lo que vamos a ver en el artículo de hoy.

¿Qué estudia la neurología?

La neurología es la rama de la medicina que se encarga del estudio de las enfermedades del sistema nervioso. El alzheimer, la migraña, el Parkinson, la epilepsia, la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), el TDAH, el autismo… Todos estos trastornos son debidos a problemas en la fisiología y/o funcionalidad de las neuronas.

Las enfermedades del sistema nervioso son afecciones de una naturaleza muy compleja, por lo que aún no conocemos las maneras de curarlas. Algunas son tratables, pero solo se consigue ralentizar su progreso o aliviar los síntomas. Las neuronas pueden sufrir más de 600 enfermedades distintas.

¿Qué es una neurona?

Una neurona es una célula con un alto grado de especialización que ha adaptado su morfología a un propósito muy concreto: transmitir impulsos eléctricos. El conjunto de todas ellas conforma el sistema nervioso humano, el cual está encargado de enviar y procesar todas las señales que percibamos o necesitemos generar.

Pese a que es el lugar en las que hay más, las neuronas no están localizadas solo en el cerebro. Se encuentran por todo el cuerpo formando una red extremadamente compleja que tiene la finalidad tanto de percibir estímulos como de generar respuestas.

¿Cómo se comunican entre sí?

Este doble objetivo de percibir y responder es posible gracias a que las neuronas se comunican entre ellas mediante un proceso que se conoce como sinapsis, el cual viene mediado por unas moléculas que reciben el nombre de neurotransmisores. Para encontrar un paralelismo, podríamos decir que la sinapsis es la “línea telefónica” y los neurotransmisores, las “palabras” que decimos. Ahora lo veremos mejor.

Todas las señales deben o bien salir del cerebro y llegar a los órganos o tejidos correctos o empezar en alguna parte de nuestro cuerpo y llegar al cerebro para que sea procesada. Sea como sea, esta señal debe viajar por una infinidad de neuronas, que conforman una “autopista”.

Y la información debe saltar de neurona en neurona y hacerlo a una velocidad extremadamente alta. ¿Cuánto tardamos en mover un brazo desde que pensamos que queremos hacerlo? Es inapreciable, ¿verdad? Y esto es gracias a la sinapsis.

La sinapsis es el proceso químico en el que una neurona “cargada” con una señal eléctrica y que quiere transferir esta información a la siguiente (y esta lo hará a la siguiente y así sucesivamente), produce unas moléculas conocidas como neurotransmisores.

Como su propio nombre indica, estas moléculas transmiten la información entre las neuronas. Cuando la siguiente neurona detecta que hay estos neurotransmisores, se “excitará” de acuerdo a las características de la señal que se transfiere, por lo que generará un impulso eléctrico y seguirá la cadena, produciendo neurotransmisores para que la siguiente en la red siga enviando la señal química.

¿Qué tipos de neuronas existen?

Todas las neuronas de nuestro cuerpo cumplen con lo que hemos visto anteriormente, es decir, son células del sistema nervioso especializadas en la percepción de estímulos y en la transmisión de las señales de respuesta que se comunican entre ellas mediante las sinapsis neuronales.

Ahora vamos a ver las diferencias entre los distintos tipos, pues las neuronas pueden agruparse en grupos en función de distintos parámetros. Y es lo que vamos a hacer: clasificarlas según su función, su estructura y el tipo de sinapsis que realizan.

1. Según su función

Las neuronas siempre cumplen con la función de transmitir señales químicos, aunque la finalidad de estas puede variar, por lo que se clasifican de la siguiente manera.

1.1. Neuronas sensoriales

Las neuronas sensoriales son aquellas que transmiten las señales eléctricas desde los órganos sensoriales hasta el sistema nervioso central, es decir, el cerebro. Por lo tanto, son las neuronas que, partiendo desde los órganos de la vista, el olfato, el tacto, el gusto y el oído, envían la información al cerebro para que sea interpretada.

1.2. Neuronas motoras

Las neuronas motoras o motoneuronas tienen el flujo de dirección inverso, es decir, estas envían la información desde el sistema nervioso central hasta los órganos y tejidos encargados del movimiento voluntario e involuntario. Las neuronas motoras permiten tanto que movamos las piernas cuando lo deseemos como que el corazón lata sin pensar en ello.

1.3. Interneuronas

Las interneuronas tienen un flujo de información que solo se da entre neuronas y cumplen con las funciones más complejas del sistema nervioso. Su naturaleza continúa siendo un misterio, aunque se sabe que intervienen en los pensamientos, los recuerdos, los actos reflejo, los razonamientos…

2. Según su morfología

Por regla general, toda neurona tiene tres partes básicas: el soma (cuerpo de la neurona donde está el núcleo y de donde se prolongan las otras partes), el axón (filamento a través del que se transmiten los impulsos nerviosos) y las dendritas (pequeñas prolongaciones que rodean el soma y que captan los neurotransmisores).

Pese a ello, pueden adoptar muchas formas distintas. A continuación vamos a ver los principales tipos de neuronas dependiendo de su estructura.

2.1. Neuronas unipolares

Las neuronas unipolares son propias de los animales invertebrados, es decir, los humanos no las tenemos. Se trata de neuronas más sencillas en cuanto a su estructura, pues el soma no tiene dendritas. El axón cumple tanto con la función de transmitir los impulsos eléctricos como de detectar la presencia de neurotransmisores.

2.2. Neuronas pseudounipolares

Las neuronas pseudounipolares sí que se encuentran en animales superiores y, pese a que puedan parecer que sean unipolares, lo cierto es que en la punta del axón hay una bifurcación, dando lugar a dos prolongaciones. Una actúa transmitiendo los impulsos eléctricos y otra recibiendo la información. Son las neuronas más comunes en el sentido del tacto y de la percepción del dolor.

2.3. Neuronas bipolares

Las neuronas bipolares tienen un axón que transmite los impulsos eléctricos y una dendrita (pero solo una) que se encarga de captar los neurotransmisores durante la sinapsis. Están especialmente presentes en la retina, cóclea, vestíbulo y mucosa olfatoria, es decir, participando en los sentidos de la vista, oído y olfato.

2.4. Neuronas multipolares

Las neuronas multipolares son las más abundantes y, precisamente por ello, es la morfología que se nos viene a la cabeza cuando hablamos de neuronas. Las multipolares tienen un axón que transmite las señales eléctricas y muchas dendritas encargadas de captar los neurotransmisores.

3. Según el tipo de sinapsis

Tan importante es excitar la funcionalidad de las neuronas como inhibirlas, pues las neuronas no pueden estar enviando constantemente información y señales químicas. También deben detenerse cuando sea necesario.

Por lo tanto, hay neuronas que, con sus conexiones, consiguen hacer que las otras se exciten y empiecen a enviar impulsos al sistema nervioso central o a los órganos motores, mientras que hay otras que “frenan” a las demás para que no se sobreexciten, pues no tienen que estar siempre activas.

3.1. Neuronas excitatorias

Son las neuronas cuya sinapsis va enfocada a que la siguiente neurona de la red se active y siga transmitiendo un impulso eléctrico para continuar el envío del mensaje. Es decir, son las neuronas que producen unos neurotransmisores que actúan como “detonantes” de la funcionalidad de la neurona siguiente.

Más del 80% de las neuronas son de este tipo, pues son las encargadas de transmitir la información tanto desde los órganos sensoriales hasta el sistema nervioso central como del cerebro hasta los órganos y tejidos motores.

3.2. Neuronas inhibitorias

Son las neuronas cuya sinapsis va enfocada a que la siguiente neurona de la red siga estando inactiva o que deje de estar excitada. Las neuronas inhibitorias son las que fabrican unos neurotransmisores que actúan como “calmantes” para las siguientes neuronas, es decir, frenan su actividad o evitan que se exciten.

Esto es importante para asegurar que el cerebro no reciba informaciones erróneas y que los mensajes a los músculos motrices se transmitan incorrectamente.

3.3. Neuronas moduladoras

Las neuronas moduladoras ni excitan ni inhiben la funcionalidad de otras neuronas, sino que regulan el modo en el que estas realizan la sinapsis. Es decir, “controlan” la manera en el que las otras neuronas se comunican entre sí.

Referencias bibliográficas

  • Gautam, A. (2017) “Nerve Cells”. Springer.
  • Megías, M., Molist, P., Pombal, M.A. (2018) “Tipos celulares: Neurona”. Atlas de Histología Vegetal y Animal.
  • World Health Organization (2006) “Neurological Disorders: Public Health Challenges”. WHO.
TÓPICOS
Cerebro
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.