Comida chatarra: qué es y cómo perjudica gravemente tu salud

Comer alimentos procesados y con altos niveles de azúcares y grasas puede dañar nuestra salud.
Comida chatarra

La comida chatarra, también conocida como comida basura, es un tipo de comida que puede llegar a ser muy perjudicial para la salud, debido a sus altos contenidos en azúcares, sales, colesterol, grasas… Pero, ¿de qué forma resulta perjudicial? ¿Con qué enfermedades se relaciona?

En este artículo responderemos a estas cuestiones y además conoceremos qué contiene este tipo de comida, ejemplos de ella y 5 razones que explican por qué es tan fácil de consumir y por qué se consume tan a menudo.

Comida chatarra: ¿qué es?

La comida chatarra, también denominada comida basura, es un tipo de comida que contiene concentraciones elevadas de grasas, calorías, condimentos, colesterol, azúcares y/o sal. Además, este tipo de comida contiene una gran cantidad de aditivos alimentarios.

Los aditivos son sustancias que en sí mismas no son alimentos y que no poseen ningún valor nutritivo; su función es modificar y “mejorar” el sabor, aspecto, textura, color… de los alimentos donde se añade, así como mejorar su conservación (conservantes).

En realidad, el término de comida chatarra es utilizado no tanto en España, si no en países sobre todo centroamericanos y sudamericanos (Panamá, Chile, Costa Rica, México, Perú, Argentina, Venezuela, Ecuador, Colombia…). En inglés se utiliza el término “junk food”, y en España utilizamos sobre todo el término “comida basura”. En este artículo utilizaremos indistintamente ambos términos (comida chatarra y basura) para referirnos a lo mismo.

La comida basura es perjudicial para la salud por la gran cantidad de procesados y aditivos que contiene. Si bien es cierto que todos los alimentos pueden llegar a ser perjudiciales si se consumen en abuso, la comida basura lo es especialmente, ya que no se necesita consumir grandes cantidades de la misma para que lo sea.

Además, habitualmente la comida basura se consume en mayor cantidad que el resto de comida, ya que el acceso a ella es fácil y rápido (en general, la “comida rápida” también se considera comida basura o comida chatarra).

Ejemplos

Ejemplos de comida chatarra son: las patatas fritas, los productos congelados, los dulces (por ejemplo el chocolate), la bollería industrial, los productos cocinado con mucho aceite (por ejemplo aritos de cebolla), la comida rápida en general (hamburguesas, salchichas, pizzas…), etc.

En cuanto a bebidas encontramos los refrescos y las bebidas con mucho azúcar, gas, etc, como los refrescos carbonatados.

Ingredientes comida chatarra vs. comida saludable

Los ingredientes que contiene la comida chatarra son sobre todo: grasas, azúcares, sal y colesterol. Por contra, la comida saludable contiene en mayor medida: vitaminas, proteínas, fibras, minerales y carbohidratos.

Estas últimas sustancias son imprescindibles para el correcto funcionamiento del organismo; en cambio, las sustancias que contiene la comida chatarra, no son tan esenciales (o si se necesitan, se necesitan en cantidades menores).

Pizza

Características: ¿por qué es tan fácil de consumir?

¿Por qué es tan fácil de consumir este tipo de comida? Vamos a ver cinco de las razones que lo explican a continuación.

1. Elaboración rápida/comodidad

La comida chatarra se elabora de forma muy rápida, y eso aumenta la probabilidad de consumirla, porque resulta más “cómodo”, sobre todo cuando se tiene poco tiempo, especialmente entre la población juvenil. Es decir, que la preparación que requiere es muy poca, o nula.

El hecho de que se elabore de forma tan rápida y sencilla tiene que ver con los procesos industriales a los que está sometida y con la gran cantidad de conservantes que contiene. Así, debido a estos conservantes, se trata de un tipo de comida con fecha de caducidad muy lejana, y que en muchos casos no necesita refrigeración.

2. Variedad de productos

Por otro lado, otra razón que explica por qué se consume tan habitualmente este tipo de comida es que existe una gran variedad de tipos y sabores de comida chatarra, lo que resulta atractivo para el consumidor.

3. Precio económico

Otro aspecto que favorece el consumo de comida basura es su precio altamente económico, en comparación con la comida saludable, que en ocasiones. Esto se relaciona sobre todo con el alto consumo entre la población juvenil.

4. Efectos placenteros

Además, teniendo en cuenta que la comida basura está muy saturada en sal (y en otros ingredientes), esto hace que las concentraciones de dopamina y orexina del organismo aumenten, provocando a su vez una sensación placentera (de recompensa) en el consumidor, por lo que es probable que sintamos la necesidad de comer más.

5. Accesibilidad

A nivel comercial la comida chatarra se distribuye en grandes cantidades, y resulta muy accesible para la población. La podemos encontrar en casi cualquier sitio; en los supermercados, en las grandes cadenas de “fast food”, por ejemplo McDonalds, Burguer King..., etc. Por otro lado, la publicidad que en ella se invierte es muy alta.

¿Cómo perjudica la salud?

¿De qué forma la comida chatarra resulta perjudicial para la salud? Su efecto más negativo tiene que ver con el desarrollo de enfermedades. Así, este tipo de comida aumenta principalmente la probabilidad de padecer dos enfermedades que pueden llegar a ser graves: la diabetes y la obesidad (además de otras).

Las otras enfermedades o alteraciones que puede provocar son: sobrepeso, problemas cardíacos (del corazón), problemas de circulación, hipertensión, envejecimiento prematuro, etc. También se ha relacionado con algunos tipos de cáncer.

La comida chatarra también aumenta los niveles de colesterol del consumidor y puede ocasionar déficits nutricionales (ya que los valores nutricionales de la comida chatarra son muy bajos). Por otro lado, las bebidas azucaradas se relacionan con un aumento de la masa corporal, que puede desembocar en obesidad y finalmente en muerte.

Los efectos perjudiciales de la comida chatarra, si ésta se consume muy a menudo y desde hace mucho tiempo, pueden llegar a ser irreversibles.

Causas

Los efectos perjudiciales para la salud que origina la comida chatarra, se deben a sus contenidos, que son altamente calóricos y escasamente nutritivos (hablamos de las “calorías vacías”, sin aporte nutricional).

Además, los altos niveles que contiene de otras sustancias también resultan muy negativos para el organismo; los aditivos, conservantes, sal, azúcares, grasas, etc. Todo en exceso es malo, pero estas sustancias lo son aún más (no es lo mismo comer muchísima verdura cada día que muchísimas pizzas cada día).

Enfermedades

En algunas poblaciones determinadas, o en grupos de personas que padezcan determinadas enfermedades, es probable que la comida chatarra sea más perjudicial para ellos.** Este tipo de enfermedades son, por ejemplo, la obesidad y la diabetes (tipo II)**. Además, el consumo de comida chatarra también se relaciona especialmente con la aparición de caries y celulitis.

Estado de ánimo

Pero la alimentación no solo repercute en el estado físico, sino también en el estado psicológico de la persona. Así, lo que comemos influye mucho en cómo nos sentimos. El consumo de comida chatarra se ha relacionado con la aparición de estados depresivos.

Además, también se ha relacionado con trastornos del estado de ánimo (depresión), con trastornos ansiosos (ingesta compulsiva) y con adicciones. De esta manera, la comida chatarra, además de relacionarse con conductas impulsivas, también puede llegar a generar adicción, ocasionando consecuencias negativas en todas las esferas de la vida del consumidor.

Referencias bibliográficas

  • O'Neill, B. (2006). Is this what you call junk food? BBC News.

  • Oliva, O.H. y Fragoso, S. (2013). Consumo de comida rápida y obesidad, el poder de la buena alimentación en la salud. Revista Iberoamericana para la Investigación y el Desarrollo Educativo, 4(7): 176-199.

  • Smith, A.F. (2000). Encyclopedia of Junk Food and Fast Food. Westport (Connecticut, EUA): Greenwood Press.

Ana Torres Ruiz

Ana Torres Ruiz

Médico Generalista y de Cabecera

Ana Torres Ruiz (Girona, 1992) es Graduada en Medicina por la Universitat de Barcelona y actualmente ejerce el periodo de residencia de su especialidad en Medicina Familiar. Además de su labor médica, es una infatigable divulgadora del ámbito de la medicina y la genética.