Kalanchoe: propiedades, mitos y efectos secundarios

Este género de plantas pueden tener distintas propiedades medicinales, pero se ha llegado a prometer que previene el cáncer cuando en realidad no hay ningún estudio que lo avale. ¿Qué hay de cierto y qué hay de mito en lo que refiere al Kalanchoe?
Kalanchoe

Cuando un producto, ya sea un alimento o una planta, se pone de moda, de repente todo Internet se inunda de información falsa y de publicaciones (generalmente en medios poco fiable o directamente a través de redes sociales) en las que se promete que ese producto en cuestión es la cura para absolutamente todos los problemas. Desde un sarpullido hasta el cáncer.

Todos estos mitos son muy peligrosos ya que pueden hacer creer a la gente que comiendo a diario un alimento A (cuando al cabo de dos semanas se dirá que hay comer otro B ya que el A ya no sirve para nada, según Internet) ya tienen su salud cubierta, olvidándose así de lo realmente importante: comer bien, hacer deporte y descansar adecuadamente.

Y este es el caso del Kalanchoe, un género de plantas que está de moda y que es cierto que tiene algunas propiedades medicinales interesantes, especialmente por sus acciones antiinflamatorias. Pero, como pasa siempre, Internet ha tirado demasiado de la cuerda.

Esta planta, que puede consumirse fresca o con infusiones, ha llegado a recibir el título de “Planta mágica” o de “La Diosa planta”. Pero cuando se trata de salud, no existe ni la magia ni las divinidades. Por ello, en el artículo de hoy, veremos qué hay de cierto en los beneficios del Kalanchoe pero también desmentiremos los mitos acerca de él.

¿Qué es el Kalanchoe?

El Kalanchoe es un género de plantas crasuláceas, una gran familia de plantas que suelen formar parte de la decoración de los hogares y que destacan por tener unas hojas suculentas y xerófilas, es decir, que almacenan agua en su interior. En el caso del Kalanchoe, este género incluye unas 125 especies, las más importantes de las cuales se encuentran en Madagascar, aunque también se utilizan las de India, China, Brasil y el sureste africano.

Está planta “medicinal” (y decimos “medicinal” porque solo los medicamentos y los fármacos pueden recibir directamente esta calificación) lleva utilizándose desde civilizaciones antiguas, pero lo cierto es que su consumo se ha disparado en los últimos tiempos. Se ha convertido en moda.

El Kalanchoe puede consumirse (a parte de aplicarse sobre la piel) de forma fresca para preparar ensaladas con sus hojas, se pueden exprimir estas hojas para hacer zumos o pueden prepararse infusiones con ella. Hasta aquí, todo bien. Y es que es totalmente cierto que puede tener aplicaciones terapéuticas interesantes. Pero de ahí a decir que previene (o incluso que cura) el cáncer hay un buen trecho.

El Kalanchoe ha sido utilizado por la medicina tradicional para tratar infecciones, inflamaciones y enfermedades reumáticas porque dispone de ciertos compuestos que analizaremos a continuación y que sí que tienen una buena acción antiinflamatoria.

Pero todo lo relativo a su supuesto efecto para combatir el cáncer no es más que un mito. Y a continuación veremos los motivos por los que este bulo se ha propagado tanto por la red.

Propiedades (científicamente comprobadas) del Kalanchoe

Que haya bulos en torno a esta planta no significa que sea mala. Todo lo contrario. El Kalanchoe puede tener muchos efectos positivos en nuestro cuerpo; simplemente hay que tener claro que no es mágica y que no lo cura todo. No hay absolutamente ningún producto en la naturaleza (ni en la industria) que nos proteja de todo. Solo a través de una alimentación saludable e incluyendo la actividad física regular en nuestra vida podemos promover al máximo la salud.

Dicho esto, las especies del género Kalanchoe sintetizan distintos compuestos químicos con una actividad biológica interesante. Estas dos sustancias son principalmente los flavonoides y los bufadienólidos.

En primer lugar, los flavonoides son unos pigmentos vegetales (que podemos encontrar en otras verduras y frutas, no solo en el Kalanchoe) que, una vez procesados por nuestro organismo, tienen acción antiinflamatoria (reducen la inflamación que suele desarrollarse después una infección) y un poder antioxidante fuerte. Como cualquier antioxidante, pues, el Kalanchoe reduce el envejecimiento prematuro del cuerpo, por lo que en este sentido sí que es una buena manera de prevenir el cáncer o las enfermedades cardiovasculares.

Kalanchoe planta

Pero recordemos que no es el único que tiene flavonoides. Las manzanas, el brócoli, las naranjas, el apio, las uvas, el cacao… Hay literalmente cientos de productos vegetales que ya incluimos en nuestra dieta que tienen estos flavonoides. En este sentido, no habría razón para añadir el Kalanchoe. Puede ser un complemento, pero en ningún caso previene directamente el cáncer.

Lo que sí han demostrado los flavonoides del Kalanchoe (y de solo unas especies concretas) es que tienen una buena actividad contra el parásito de la leishmaniosis, una enfermedad causada por un protozoo que puede manifestarse de forma cutánea o sistémica, la cual puede derivar en complicaciones potencialmente mortales. Pero, de nuevo, los flavonoides contribuyen a su prevención, pero en ningún caso son el remedio mágico.

Y en segundo lugar, los bufadienólidos, que son unos compuestos químicos de tipo esteroides y que fueron aislados por primera vez de la piel de los sapos, son las sustancias con las que han llegado los malentendidos con el Kalanchoe.

Y es que estos bufadienólidos, que se encuentran de forma más exclusiva en el Kalanchoe (los flavonoides ya hemos visto que estaban en todas las frutas y verduras) han demostrado, en laboratorio (y resaltamos esto de “laboratorio”), tener actividad antitumoral, es decir, efecto a la hora tanto de evitar como de combatir el cáncer.

Entonces, si se ha comprobado su efecto antitumoral, ¿por qué llevamos todo el artículo diciendo que lo de que cura el cáncer es un mito? Porque (y aquí es la parte que los medios que predican acerca del efecto anticancerígeno se saltan) no tiene nada que ver el in vitro (en una placa en un laboratorio) con el in vivo (en seres vivos).

Y ahora vamos a explicar en profundidad esto y a demostrar que, hasta que no se demuestre lo contrario, el efecto anticancerígeno real del Kalanchoe es tan solo un mito.

El Kalanchoe no previene (ni cura) el cáncer

Como hemos visto, el Kalanchoe es una interesante planta por el hecho de tener buenas cantidades de flavonoides, los cuales sí que son importantes por su acción antiinflamatoria. Pero estos mismos flavonoides los podemos conseguir de otras verduras y frutas. Por ello, no hay nada de mentira en que el Kalanchoe ayude a combatir infecciones y enfermedades inflamatorias, lo que pasa es que nadie nos dice que podemos conseguir el mismo efecto comiendo manzanas, por ejemplo.

Pero el verdadero problema llega con el tema del cáncer, pues las empresas que venden esta supuesta planta mágica juegan con el miedo que todos nosotros le tenemos a esta terrible enfermedad. Y estas empresas, además de medios que les dan la razón y publicaciones en redes sociales donde se habla del Kalanchoe como si fuera la mejor medicina del mundo, se fundamentan en el hecho de que los bufadienólidos han demostrado tener efecto antitumoral en laboratorios.

Bueno, la parte de “en laboratorios” se la saltan. Se quedan con que tiene actividad anticancerígena. Y esto es mentir. Porque los bufadienólidos han demostrado, por ahora, tener efecto antitumoral cuando se trabaja con ellos in vitro, es decir, sobre placas de Petri que tienen tejidos vivos. Pero la mayoría de veces que se experimenta con sustancias así, estas no funcionan después cuando se introducen en seres vivos, pues hay millones de factores que pueden hacer que la acción contra el cáncer que hemos visto en el laboratorio simplemente no exista.

Por lo tanto, los bufadienólidos del Kalanchoe tienen actividad antitumoral cuando trabajamos sobre placas en un laboratorio, pero afirmar que por este motivo su consumo realmente previene o cura el cáncer en personas es directamente mentir.

De las 125 especies de Kalanchoe, solo los bufadienólidos de 3 de ellas han pasado a ser estudiados en ratones. Y por el momento no dan resultados ni en estos modelos animales, así que no podemos, ni por asomo, concluir que el Kalanchoe ayuda a combatir el cáncer en seres humanos.

Ojalá estos bufadienólidos acaben por demostrar tener actividad antitumoral en humanos, pero aquí hay otro punto a tener en cuenta: en caso de que lo tengan, no se conseguirá con una ensalada de hojas de Kalanchoe.

Como ocurre siempre con los medicamentos que se obtienen de productos naturales (hay unos compuestos de una planta de Madagascar que se utilizan para la quimioterapia en distintos tipos de cáncer), las sustancias activas de estas plantas deben aislarse y refinarse. Es decir, el efecto anticancerígeno se consigue cuando se extraen los compuestos químicos en cuestión y se purifican, además de pasar por muchos procesos farmacológicos para que aumenten su rendimiento. Por lo tanto, el efecto antitumoral no lo tiene la planta en sí, sino una sustancia en concreto que debe refinarse para ser usada en los tratamientos oncológicos.

En resumen, que el Kalanchoe sea eficaz para combatir el cáncer es un bulo por dos motivos. El primero, porque su supuesto efecto solo se ha demostrado in vitro y porque in vivo solo 3 de las 125 especies son prometedoras. Y el segundo, porque el efecto antitumoral de las plantas no se consigue consumiéndolas en la cocina de casa, sino que sus productos antitumorales deben refinarse en la industria farmacéutica y pasar por procesos de purificación muy estrictos para que realmente sea útil en la lucha contra el cáncer.

Efectos secundarios del Kalanchoe

Ya hemos visto por qué es un mito que cure y prevenga el cáncer, que era lo más importante. Y también hemos analizado sus propiedades. Pero cuidado, porque el consumo de Kalanchoe (en fresco, en infusiones o en zumos) puede tener efectos secundarios. Así que, teniendo en cuenta que los flavonoides era lo único que realmente daba beneficios a la salud y que estos pueden conseguirse de otras verduras y frutas, realmente no hay demasiados motivos para consumir esta planta.

Y es que aunque los bufadienólidos terminaran por demostrar ser antitumorales en pacientes reales, deberían tomarse aislados, nunca a través de la planta entera. El Kalanchoe tiene una serie de compuestos con efectos adversos en el sistema cardiovascular (especialmente por incrementar la frecuencia cardíaca), endocrino (a la larga, su consumo puede ocasionar hipotiroidismo) e inmunitario (inhibe la producción de linfocitos, llevando así a una inmunosupresión generalizada).

En resumen, comer Kalanchoe en casa jamás será una buena estrategia para prevenir (y mucho menos curar) el cáncer, pues sus bufadienólidos deben ser procesados en la industria para que realmente tengan efecto antitumoral. Y de todos modos, solo 3 de las 125 especies son prometedoras en este sentido. Además, a pesar de que los flavonoides tienen efectos beneficiosos, para la salud es más peligroso (por los efectos secundarios) tomarlo que privarnos de él. En salud y nutrición, no hay magia que valga. Los mismos efectos positivos pueden lograrse comiendo una manzana al día. Y esta, además, no tiene efectos secundarios.

Referencias bibliográficas

  • Puertas Mejía, M.A., Torbón Gallego, J., Arango, V. (2014) “Kalanchoe daigremontiana Raym.-Hamet. & H. y su potencial uso como fuente de antioxidantes y colorantes naturales”. Revista Cubana de Plantas Medicinales.
  • Cárdenas García, C. (2009) “Kalanchoe spp.: una fuente natural de nuevas sustancias bioactivas puestas de manifiesto por la Etnomedicina”. Encuentros en la Biología.
  • Alvarado Palacios, Q.G. (2016) “Evaluación Citotóxica en Cáncer de Mama con Nanocápsulas de Extracto de Aranto (Kalanchoe daigremontiana), elaborados por Nanospray Dryer”. Instituto Politécnico Nacional.
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies