Los 10 agentes cancerígenos más dañinos y peligrosos

Los agentes cancerígenos son aquellos cuya exposición más o menos prolongada e intensa aumenta notablemente las probabilidades de sufrir algún tipo de cáncer.
Agentes cancerígenos

A día de hoy, están confirmados 118 agentes cancerígenos. Estos productos han demostrado tener una relación de causa-efecto con el desarrollo de distintos tipos de cánceres. Después, hay muchas otras sustancias cuya relación con los tumores malignos es posible, pero no está del todo clara.

La carne roja, los teléfonos móviles, la naftalina, los polvos de talco, la gasolina, el aloe vera, el plomo, los esteroides… Estos y muchos otros productos han sido relacionados con un aumento en el riesgo de padecer cáncer, pero todavía son necesarios muchos más estudios para confirmarlo o desmentirlo. Por ahora, son solo suposiciones.

Por ello, en el artículo de hoy solo presentaremos aquellos agentes con suficiente revisión bibliográfica como para afirmar rotundamente que la exposición prolongada y/o intensa a ellos aumenta de manera notable el riesgo de desarrollar cáncer.

¿Qué es un agente carcinógeno?

Un agente carcinógeno o cancerígeno es cualquier sustancia biológica, física o química que, al exponerse a un tejido vivo durante más o menos tiempo, aumenta la probabilidad de que en esa región del cuerpo víctima de la exposición se desarrolle un tumor maligno.

Pero, ¿por qué aumentan el riesgo de sufrir cáncer? Para responder a esto, debemos recordar qué es lo que hace que una célula pase de estar sana a ser tumoral.

Un cáncer consiste en un crecimiento anómalo y descontrolado de las células de nuestro propio cuerpo, las cuales, debido a mutaciones en su material genético, pierden la capacidad de regular sus ciclos de división.

Estas mutaciones son “errores” que suceden de forma natural cuando renovamos las células. Y es que en condiciones ideales, las copias que nuestro organismo hace de las células deberían ser copias perfectas, pero ningún mecanismo biológico es perfecto. Es normal que, pese a que lo hace con una frecuencia extremadamente baja, nuestro cuerpo se “equivoque” al replicar las células de nuestros tejidos y órganos.

Un pequeño error en la “reproducción” celular no es en absoluto un problema. Lo peligroso viene cuando estas pequeñas mutaciones se van acumulando a lo largo de las generaciones y generaciones de nuestras células, pues las células del organismo se están dividiendo constantemente. Cuando los errores son demasiados, es común que pierdan la capacidad de dividirse correctamente, momento en el cual puede desarrollarse un tumor.

Pero lo que hay que tener en cuenta es que, por simples matemáticas, cuanto más dañemos las células de nuestro cuerpo, más veces tendrán que replicarse para renovarse y, al pasar por más divisiones, más probable será que acumulen mutaciones que deriven en cáncer.

Y ahí es donde entran los agentes cancerígenos. Y es que estas sustancias dañan las células tanto que las obligan a dividirse constantemente. Y a más divisiones, más probable es que se padezca cáncer.

De todos modos, por lo que hemos visto, también es posible que personas sin exposición a estos agentes desarrollen cáncer, pues puede ser debido al mero azar biológico. Pero lo que es importante tener claro es que los agentes cancerígenos aumentan el riesgo de sufrir cáncer porque hacen más probable que las células desarrollen mutaciones.

¿Cuál es el impacto de los agentes cancerígenos?

Los agentes cancerígenos que veremos a continuación suelen ser la principal causa detrás de la mayoría de casos de cáncer diagnosticados cada año en el mundo. Y lo que sorprende es que, como veremos, la exposición a ellos suele ser totalmente opcional. A excepción de algunos casos concretos.

Por lo tanto, si bien es totalmente cierto que hay personas que desarrollan cáncer sin haber estado expuestos a ninguno de los principales agentes cancerígenos, estos sí que son responsables de gran parte de los 18 millones de casos de cáncer que se declaran en el mundo anualmente.

Y es que 1 de cada 3 mujeres y 1 de cada 2 hombres desarrollarán algún tipo de cáncer a lo largo de su vida, siendo los de pulmón, mama, colon, próstata y de piel los más frecuentes.

El cáncer es la segunda causa de muerte en todo el mundo y, repetimos, su desarrollo suele venir dado por la exposición prolongada a alguno de los agentes cancerígenos que veremos a continuación. Evita entrar en contacto con ellos y el riesgo de sufrir esta enfermedad se verá enormemente reducido.

¿Cuáles son los principales agentes cancerígenos?

A continuación presentamos las sustancias biológicas, químicas y físicas que han demostrado aumentar el riesgo de desarrollar distintos tipos de cáncer en función de la región de nuestro organismo con la que entran en contacto.

1. Tabaco

El tabaco es, seguramente, el agente cancerígeno más dañino del mundo. Según la OMS, el tabaco es responsable del 22% de muertes por cáncer cada año, y es que está detrás del 70% de casos de cáncer de pulmón, el más común del mundo con 2 millones de nuevos casos anualmente en todo el mundo. 1 millón de personas mueren de cáncer a causa del tabaco.

El tabaco es una de las mayores amenazas para la salud conocidas, pues no solo es responsable de cáncer, también provoca muchos otros problemas de salud graves. Por ello, se cree que el tabaco mata a la mitad de sus consumidores. Y teniendo en cuenta que se estima que fuman cerca de 1.100 millones de personas en todo el mundo, solo hace falta hacer los cálculos.

2. Alcohol

El alcohol es otro de los agentes cancerígenos más dañinos, por lo que sorprende que, igual que el tabaco, sea una droga legal. El alcohol aumenta mucho las probabilidades de desarrollar muchos tipos distintos de cáncer, siendo los colorrectales, los de hígado, los de esófago y los de boca los que ven su riesgo más incrementado.

Todo esto hace que el alcohol sea responsable de 600.000 defunciones anuales vinculadas al desarrollo de cáncer. Además, es causa directa de muchas otras enfermedades, convirtiéndose así en una de las principales causas de muerte en el mundo.

3. Luz solar

La radiación solar, especialmente los rayos UVA, son agentes cancerígenos físicos que aumentan enormemente el riesgo de sufrir cáncer de piel. Y es que la exposición prolongada y sin protección a la luz del Sol es causa directa de más del 90% de los cánceres de piel que se diagnostican al año y, teniendo en cuenta que hay más de 1 millón de nuevos casos anualmente, la radiación solar es uno de los agentes cancerígenos más dañinos. Se estima que cada año mueren unas 97.000 personas a causa de los cánceres causados por el Sol.

4. Contaminación ambiental

La contaminación ambiental, que engloba todos los tóxicos presentes en agua, aire y suelo a causa de las actividades humanas, es uno de los agentes cancerígenos más dañinos del mundo. De todos modos, hay que tener en cuenta que no es tan fácil establecer datos claros como en los otros agentes.

Sea como sea, se estima que la contaminación ambiental es responsable de cerca el 4% de los cánceres que se diagnostican anualmente en el mundo y causante de aproximadamente 200.000 defunciones debido a los tumores que provoca.

5. Rayos X y Gamma

La radiación ionizante daña el material genético de las células y, por lo tanto, puede causar cáncer. Pero no hay que tener miedo a las radiografías, pues el tiempo de exposición y los niveles de radiación utilizados no aumentan el riesgo de padecer cáncer. Si nos hiciéramos varias radiografías al día durante años, quizás sí. Pero con el uso que se hace, no hay ningún riesgo.

6. Hepatitis B y C

Primer agente cancerígeno de origen biológico de la lista. Los virus causantes de la hepatitis B y C infectan las células del hígado y aumentan notablemente el riesgo de desarrollar cáncer de hígado. De hecho, sufrir hepatitis es la principal causa detrás de los más de 800.000 casos de cáncer hepático que se diagnostican anualmente en el mundo.

7. Carne procesada

Debido a los procesos químicos por los que pasa para elaborarse, la carne procesada ha demostrado ser un agente cancerígeno. Pero, de nuevo, tranquilidad. Con las cantidades que una persona consume de media, el efecto no es suficiente como para que sufra cáncer. Eso sí, hay que hacer un consumo moderado de todas aquellas carnes curadas, fermentadas, ahumadas, etc.

8. Virus Papiloma Humano (VPH)

Otro agente cancerígeno de origen biológico. El VPH es un virus que se transmite por vía sexual y que aumenta notablemente el riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino, uno de los cánceres más comunes en mujeres. De hecho, la infección por VPH está detrás de gran parte de los 570.000 nuevos casos de este cáncer que se diagnostican anualmente en el mundo.

9. Aluminio

El aluminio es un elemento químico extremadamente tóxico que ha demostrado aumentar el riesgo de desarrollar cáncer, especialmente el de mama. De todos modos, hay que dejar claro que la mayoría de personas no están expuestas a las cantidades mínimas necesarias como para que haya un incremento sustancial de la probabilidad de padecerlo. De hecho, el mayor riesgo está en trabajar en una fábrica de aluminio o vivir en los alrededores de una.

10. Combustión del carbón

La contaminación en los hogares a causa de la combustión del carbón es responsable de cerca del 2% de las muertes por cáncer de pulmón, y es que las sustancias presentes en el humo pueden acumularse en el hogar y, al ser cancerígenas, aumentar el riesgo de que las personas que la habitan desarrollen cáncer en las vías respiratorias. La contaminación en los hogares en los que no se respetan las condiciones de sanidad del aire mata cada año a 97.000 personas.

Referencias bibliográficas

  • Huertas Ríos, S. (2018) “Riesgo de exposición a agentes cancerígenos”. ASEPEYO.
  • World Health Organization (2018) “Latest global cancer data”. Suiza: International Agency for Research on Cancer.
  • American Cancer Society (2018) “Cancer Facts & Figures”. EUA: American Cancer Society.
  • Bray, F., Ferlay, J., Soerjomataram, I. et al. (2018) “Global Cancer Statistics 2018: GLOBOCAN Estimates of Incidence and Mortality Worldwide for 36 Cancers in 185 Countries”. A Cancer Journal for Clinicians.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.