¿Es peligroso dormir con el móvil cerca de la cama?

En ocasiones se ha afirmado que dormir con el móvil cerca puede llegar a ser dañino para la salud, pero, ¿realmente es tan peligroso como se dice?
Móvil en la cama

Desde hace años, la idea de que dormir con el móvil cerca de la almohada puede causar cáncer y otras enfermedades relacionadas con el supuesto efecto cancerígeno de las ondas móviles y wifi se ha propagado por la sociedad.

Y realmente dormir con el móvil cerca de la cama puede ser peligroso para la salud, pero no de esta manera tan directa. Tener el móvil cerca puede ser dañino para nosotros ya que afecta a algo vital para nuestro organismos: los ritmos del sueño.

Es decir, no son las ondas generadas por el móvil lo que nos causa problemas, sino la luz que estos y otros dispositivos emiten y que, en caso de consultarlos antes de dormir o incluso a media noche, pueden alterar nuestro “reloj” biológico.

Por ello, en el artículo de hoy analizaremos esta cuestión acerca de si los móviles son realmente peligrosos para la salud y en qué sentido pueden afectarnos.

¿Por qué se ha dicho que dormir con el móvil causa cáncer?

Aquellos que afirman que dormir con el móvil cerca de la cama provoca cáncer se apoyan en un argumento que parece válido pero que, como veremos, se desmonta por sí mismo: los teléfonos emiten radiación.

Pero no se especifica qué radiación. Existen muchos tipos distintos de radiación y no todos aumentan el riesgo de desarrollar cáncer. Se sabe que la radiación ionizante, que es la de alta energía y la que se encuentra en los rayos X, por ejemplo, en caso de que la exposición sea excesiva, sí que hace más posible que se desarrollen distintos tipos de cáncer.

Pero es que los teléfonos móviles no emiten esta radiación. Estos dispositivos, al igual que los microondas, liberan lo que se conoce como radiación no ionizante, la cual es de muy baja energía. Y, si bien es cierto que el cuerpo absorbe esta radiación en caso de que el contacto sea próximo, todavía no hay ninguna evidencia científica que afirme que dormir con el móvil cerca de la cama incremente el riesgo de desarrollar cáncer.

Además, en caso de que aumentara las probabilidades de sufrir cáncer, el efecto cancerígeno no se daría solo en el momento de dormir, se produciría a lo largo de todo el día, mientras respondemos mensajes, jugamos a juegos, respondemos llamadas… Por lo tanto, ni los móviles en general ni dormir con ellos cerca de la almohada provocan cáncer.

Los peligros reales de llevar el móvil a la cama

Que las ondas móviles no aumenten el riesgo de sufrir cáncer no significa que el uso del teléfono móvil, en especial durante la noche, esté exento de peligros para la salud. Puede ser dañino para nuestro organismo a causa de la luz que estos y otros dispositivos emiten.

Nuestro reloj biológico es un sistema controlado hormonalmente y de una importancia capital, pues es el encargado de regular nuestros ritmos de sueño. Es decir, tenemos un sistema que determina que durante el día tengamos energía y por la noche nos sintamos cansados. Estamos programados biológicamente para que los ritmos de día y noche se efectúen correctamente.

Pero nuestro cuerpo necesita ayuda, requiere de algún factor externo que regule el funcionamiento de este sistema de control de los ciclos de sueño. Y este factor es la luz. Y hasta la irrupción de la electricidad y, actualmente, los dispositivos electrónicos, la única fuente de luz que teníamos los humanos era la del Sol.

Por lo tanto, las personas estamos programadas para adaptarnos a las horas de luz solar. Y es que esta luz regula la producción de melatonina, una hormona que modifica los procesos fisiológicos de nuestro cuerpo para tener energía durante el día y sueño por la noche. En condiciones ideales, la luz bloquea la secreción de melatonina, cosa que incrementa los niveles de energía en el organismo. Por ello durante el día, que es cuando hay luz, no tenemos sueño.

En cambio, cuando se pone el Sol y la luz se va desvaneciendo, no hay nada que bloquee la segregación de melatonina, por lo que esta empieza a producirse y rebaja los niveles de energía en el cuerpo, por lo que empezamos a sentirnos cansados y llega el sueño.

Pero, ¿cuál es el problema? Que las nuevas tecnologías han hecho que recibamos luz a horas en las que técnicamente, nuestro organismo debería estar rodeado de oscuridad. Y ahí viene el problema de los móviles a la hora de dormir.

Y es que estos dispositivos emiten la famosa “luz azul”, la cual tiene un efecto en nuestra fisiología similar a la de la luz solar. Cuando estamos tiempo con el móvil por la noche, empezamos a recibir esta luz y el cuerpo, al pensar que es de día, empieza a bloquear la síntesis de melatonina, por lo que nos cuesta más conciliar el sueño.

Por lo tanto, el mayor riesgo para la salud que tienen los móviles, no es por el hecho de dormir con ellos cerca de la cama. Si está cerca de tu almohada pero no lo consultas, no hay ningún problema. Los peligros vienen por consultarlo antes de dormir e incluso a media noche, pues alteramos nuestro reloj biológico, con todas las implicaciones que esto tiene en nuestra salud.

Consecuencias de dormir mal a causa del uso de los móviles

Dormir bien es de vital importancia para garantizar un buen estado de salud, pues de lo contrario, pueden surgir muchos problemas e incluso incrementarse el riesgo de padecer todo tipo de enfermedades. Por lo tanto, utilizar el móvil y otros dispositivos electrónicos como ordenadores o tablets indirectamente puede causar problemas de salud.

A continuación presentamos algunos de los mayores peligros que tiene dormir mal, los cuales, en la sociedad actual, están estrechamente vinculados al uso de aparatos electrónicos a altas horas de la noche. Pero hay que tener claro que estos peligros no son debidos a la tecnología y las ondas que emiten, sino a la alteración del sueño que provocan.

1. Aumento de la presión arterial

La privación de sueño, ya sea por dormir pocas horas o que estas no sean de la suficiente calidad, está vinculado a un aumento en el riesgo de sufrir un incremento en la presión arterial. Y esta hipertensión está vinculada a su vez al desarrollo de todo tipo de enfermedades cardiovasculares, incluidos los ataques al corazón, los accidentes cerebrovasculares, la insuficiencia cardíaca, los trastornos renales...

2. Cansancio e irritabilidad

No descansar bien hace que al día siguiente nos sintamos más cansados. Esta falta de descanso y de energía están relacionadas con un bajo rendimiento ya sea escolar o laboral, además de incrementar la irritabilidad, con todos los problemas en las relaciones personales que esto puede suponer. Además, se ha observado que la falta de sueño causada por el uso excesivo de la tecnología puede aumentar también el riesgo de sufrir trastornos psicológicos, incluida la depresión.

3. Tendencia al sobrepeso

Por extraño que parezca, usar demasiado el móvil por la noche puede incrementar el riesgo de sufrir sobrepeso y obesidad. Y es que las personas que descansan mal, por la falta de energía después durante el día, tienen más tendencia a comer más y a escoger productos con más calorías, incluidos los alimentos ricos en grasas saturadas y transgénicas. El sobrepeso que puede inducir la privación de sueño está relacionado con todo tipo de problemas de salud, incluidas las enfermedades cardiovasculares y la diabetes tipo 2.

4. Aumenta el riesgo de cáncer

Repetimos: no es el móvil en sí lo que aumenta el riesgo de cáncer, sino no descansar bien por culpa del uso excesivo que hacemos de él durante la noche. La privación de sueño sí que ha demostrado aumentar el riesgo de desarrollar algunos tipos de cáncer, en concreto el colorrectal y el de mama.

5. Afectación a la salud ósea

Dormir pocas horas o que el sueño no sea de calidad aumenta el riesgo de desarrollar osteoporosis, una enfermedad en la que se pierde la densidad ósea y hace que la persona sea más propensa a sufrir fracturas de huesos.

6. Aumenta el riesgo de diabetes

Debido a los desajustes hormonales de los que es responsable la falta de sueño, se aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, un trastorno endocrino en el que el cuerpo se vuelve resistente a la acción de la hormona insulina y los niveles de glucosa en sangre son demasiado altos. Se trata de una enfermedad crónica potencialmente mortal que requiere de tratamiento de por vida.

Entonces, ¿es peligroso dormir con el móvil cerca de la cama?

Estar con el móvil cerca mientras dormimos no es peligroso de por sí, pues su mera presencia no aumenta el riesgo de desarrollar cáncer u otras enfermedades. Lo que sí puede ser peligroso para la salud en el sentido que afecta a nuestra calidad del sueño es utilizarlo en exceso por la noche, pues altera nuestro reloj biológico, con todas las implicaciones que esto tiene en la salud del organismo.

Mientras no lo uses demasiado a altas horas de la noche, dormir con el móvil cerca no va a causarte ningún problema de salud.

Referencias bibliográficas

  • Akçay, D., Akçay, B. (2018) “The effect of mobile phone usage on sleep quality in adolescents”. The Journal of Neurobehavioral Sciences.
  • Orzel Gryglewska, J. (2010) “Consequences of sleep deprivation”. International Journal of Occupational Medicine and Environmental Health.
  • National Institute of Health. (2011) “Your Guide to Healthy Sleep”. U.S. Department of Health and Human Services.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.