Cáncer de las glándulas salivales: causas, síntomas y tratamiento

La mayoría de los tumores que aparecen en las glándulas salivales son benignos. Este tipo de cáncer es extremadamente raro pero debemos saber cómo detectarlo a tiempo.
Cáncer glándulas salivales

Las glándulas salivales son grupos de tejido de naturaleza exocrina situados en el sistema digestivo superior que producen la saliva. Este líquido de consistencia acuosa posee proteínas, glucoproteínas, hidratos de carbono, leucocitos y muchos compuestos más. Su función principal es humedecer el bolo alimenticio para que su paso por el resto del tracto gastrointestinal sea más sencillo, pero también contiene enzimas que inician ciertos procesos digestivos.

Estas interesantes estructuras se encuentran en la boca, el cuello y la cabeza. Las más grandes son las parótidas, las submandibulares y sublinguales, aunque también existen glándulas salivales menores ubicadas en la faringe, la lengua, los labios y la mucosa interna de la boca.

Por desgracia, hoy te traemos un grupo de patologías de las que nadie quiere hablar a menos que sea estrictamente necesario (y con razón): el cáncer. Si quieres conocerlo todo sobre el cáncer de las glándula salivales, sus estadísticas epidemiológicas, cómo afecta a los pacientes y cuáles son los tratamientos disponibles para abordarlo, sigue leyendo.

¿Qué es el cáncer de las glándulas salivales?

El cáncer puede tener lugar en prácticamente cualquier parte del cuerpo, incluso en las células más recónditas e inimaginables. Los tumores de las glándulas salivales comienzan cuando algunas líneas celulares de la zona sufren mutaciones de ADN, lo que trastoca su ciclo de crecimiento, división y apoptosis. El sobrecrecimiento celular forma un tumor que, si es de naturaleza cancerosa, puede invadir y destruir tejidos cercanos e ingresar en el aparato sanguíneo/linfático. A este último proceso se le denomina metástasis.

Hasta el 80% de los tumores de las glándulas salivales son benignos: esto quiere decir que no crecen de forma desproporcionada, no invaden tejidos adyacentes ni causan procesos de metástasis en órganos distantes. Por desgracia, la aparición de este tumor benigno suele ser el desencadenante del posterior cáncer (solo un 20% de neoplasias malignas surgen de forma espontánea). De todas formas, esto no quiere decir, ni mucho menos, que todos los tumores benignos de las glándulas salivales se vayan a traducir en cáncer.

La potencial malignidad de un tumor depende mucho de la zona en la que se presenta. En esta lista se refleja la afirmación:

  • Las probabilidades de una neoplasia maligna son del 20-25% si el tumor se encuentra en la glándula parótida.
  • Este valor se eleva a un 35-40% si se presenta en las glándulas submandibulares.
  • Las probabilidades son de un 50% en glándulas menores.
  • El valor máximo es de un 90%, alcanzado cuando el tumor se forma en las glándulas sublinguales.

Aproximadamente el 70% de los tumores de las glándulas salivales aparecen en la parótida, si bien casi todos ellos son benignos. Por desgracia, si el diagnóstico se realiza en las glándulas sublinguales, las probabilidades de estar ante un cáncer son muy altas.

Glándulas salivares cáncer

Síntomas

En la mayoría de las ocasiones, el cáncer de las glándulas salivales se manifiesta en etapas iniciales como una masa indolora al tacto en alguna parte de la cara/boca/cuello. A medida que el tumor crece, este puede provocar un entumecimiento y debilidad en la parte del rostro, dificultad para tragar, problemas para abrir mucho la boca y un dolor constante en el lugar afectado. Esto se debe a que la masa genera pinzamientos y daños en los nervios faciales próximos.

Causas

Hablar de agentes causales en la aparición de tumores malignos es un rompecabezas. No conocemos aún muchos factores subyacentes a la aparición de cánceres, pero se sabe que algunos tienen una carga genética importante (alrededor del 15%) y, el resto, se ven como mínimo propiciados por el ambiente y el estilo de vida del paciente. ⅓ de todos los cánceres son directamente atribuibles a parámetros como la obesidad, el tabaquismo y el sedentarismo, por ejemplo.

De todas formas, es necesario tener en cuenta que este tipo de cáncer es extremadamente raro: en países como Reino Unido, solamente 720 pacientes (contando a toda la población general) presentan la enfermedad. En Estados Unidos, la incidencia se colocó en 1.7 pacientes entre 100.000 habitantes entre los años 2009 y 2013. Algunos de los factores de riesgo para manifestarla son los siguientes:

  • Edad avanzada: la mayoría de las personas con cánceres de las glándulas salivales comienzan a manifestar signos a partir de los 50 o 60 años de edad.
  • Exposición a la radiación y otros tóxicos: esto puede suceder en el ámbito laboral o como parte de una radioterapia por un cáncer previo.
  • Prevalencia familiar: es más probable que el paciente tenga un cáncer de las glándulas salivales si alguien de su familia lo presenta.
  • Otros desencadenantes: ningún posible factor de riesgo más allá de los listados ha sido comprobado científicamente.

Nos llama especialmente la atención el tercero de los puntos. El hecho de que exista una prevalencia más alta entre miembros de la misma familia no significa que este tipo de cáncer se herede genéticamente. Muchos investigadores creen que esto se debe más a un estilo de vida compartido que a carga de herencia genética, pero se requieren muchos más estudios para confirmar las hipótesis.

Cáncer glándulas salivales síntomas

Tratamiento

El tratamiento del cáncer de las glándulas salivales variará drásticamente según el estado de salud del individuo y la extensión del tumor. De todas formas, en todos los casos en los que sea posible, se comienza extirpando la masa tumoral neoplásica.

Si el tumor es pequeño y está localizado en un lugar de fácil acceso, se opta por extirpar solo una parte de la glándula salival afectada. En casos más generalizados, se requiere la extracción de toda la glándula salival y tejidos adyacentes afectados (incluso nervios, músculos y hueso, si es necesario). También se suele acudir a la extracción de los ganglios linfáticos del cuello adyacentes al tumor, pues es relativamente probable que las células cancerígenas hayan podido migrar a ellos por el torrente linfático.

Dependiendo de la extensión de la masa y de la cantidad de tejido que haya tenido que extraerse, los profesionales médicos pueden recomendar una cirugía de reconstrucción facial y una quimioterapia o radioterapia accesorias. Debes tener en cuenta que, por ejemplo, la parótida es bastante grande: pesa alrededor de 25 gramos y produce hasta 1,5 litros de saliva al día. Si se extrae por completo, el paciente requiere de ciertos retoques estéticos para mantener su simetría facial.

Cáncer glándulas salivales tratamiento

Pronóstico y esperanza de vida

Cuando hablamos del pronóstico ante cualquier tipo de cáncer, es necesario destacar que solo se están citando tendencias generales. Cada neoplasia es un mundo, pues su progreso y respuesta al tratamiento depende completamente de parámetros del paciente. Ante un cáncer salival en estadio 1, la tasa de supervivencia 5 años después del diagnóstico es de un 90%. Este valor va bajando a medida que el cuadro clínico se agrava, llegando a un 40% de supervivientes en un estadio 4.

Además, este tipo de cáncer es extremadamente difícil de cuantificar, pues el número de pacientes en cualquier momento dado es muy bajo. Al igual que en otros casos las estadísticas son casi inamovibles y muy ilustrativas, aquí deben ser cogidas con pinzas. De todas formas,una cosa está clara: cuanto menos desarrollado esté el tumor y menos estructuras adyacentes se han malignizado, más probable es que la cirugía y la radioterapia surtan efecto. Por ello, ante cualquier sospecha, lo mejor es acudir con presteza al médico.

Resumen

Algunos tipos de cáncer son extremadamente comunes, mientras que otros tienen una incidencia más baja que la inmensa mayoría de las enfermedades. Este es el caso del cáncer de las glándulas salivales, por ejemplo. Además, recalcamos un dato que quizá haya pasado inadvertido: la inmensa mayoría de los tumores de las glándulas parótidas son benignos, así que con una extracción de los mismos es suficiente para asegurar el bienestar del paciente a largo plazo.

De todas formas, te animamos a que acudas al médico si te has visto reflejado en cualquiera de las líneas expuestas. Si observas una masa facial, lo más probable es que se trate de un tumor salival benigno, pero como se suele decir, siempre es mejor prevenir que curar. Ante un cáncer potencial, cada segundo de acción cuenta.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies