Los índices de supervivencia de los 20 cánceres más comunes

Siempre que se diagnostiquen precozmente y se aplique el tratamiento antes de que sea demasiado tarde, los cánceres más frecuentes tienen tasas de supervivencia más altas de lo que creemos. Veámoslos.
Indices supervivencia canceres comunes

El cáncer es, seguramente, la enfermedad más temida en el mundo. Y no solo por su elevada incidencia, sino por todo lo que implica, tanto para el afectado como para sus seres queridos. De hecho, cada año se diagnostican 18 millones de casos en todo el mundo.

En cuanto se detecta el cáncer, lo primero que se viene a la cabeza es seguramente la palabra “muerte”. Pero el cáncer no es sinónimo de muerte. De hecho, a pesar de que no tenga cura, eso no significa que no sea tratable.

Siempre que se diagnostique precozmente y se apliquen rápidamente los tratamientos, los cánceres más comunes tienen índices de supervivencia altos. Más de lo que creemos. Por ello, lo importante es siempre una detección precoz.

Evidentemente existe siempre un riesgo de muerte, pero en el artículo de hoy nuestra voluntad es la de demostrar que no solo hay esperanza cuando se diagnostica, sino que la estadística está de tu lado. Veamos, pues, los índices de supervivencia de los cánceres que más frecuentemente se diagnostican en el mundo.

¿Qué es el índice de supervivencia?

Como podemos deducir por su nombre, el índice de supervivencia es una medida matemática expresada en tanto por ciento que refleja el porcentaje de personas que siguen vivas después de un determinado tiempo (en el caso del cáncer, son 5 años) tras ser diagnosticadas de una enfermedad determinada.

Cuando hablamos de cáncer, trabajamos con lo que se conoce como “tasa relativa de supervivencia a 5 años”, la cual indica la probabilidad de que el tratamiento resulte con una supervivencia de la persona más allá de los cinco años. Pasado este tiempo, si la persona sigue viva, su esperanza de vida se estima que ya es prácticamente igual a la de una persona que nunca ha tenido cáncer.

Estas tasas se obtienen a través de cálculos y estudios estadísticos con un gran número de personas que han tenido un tipo de cáncer (y en una etapa) específico. Evidentemente, no predicen con exactitud lo que le pasará a una persona en concreto, pero sí que reflejan, aproximadamente, cuál es la probabilidad de que el tratamiento surta efecto.

Si vemos que un cáncer tiene una tasa de supervivencia del 98%, significa que de cada 100 personas a las que se le diagnostica ese tipo de cáncer y en esa etapa concreta, 98 siguen vivas pasados cinco años.

La tasa de supervivencia depende, evidentemente, del tipo de cáncer, pero también de la etapa en la que se encuentre. Si el tumor está localizado en una región concreta y no ha diseminado a otros órganos, el índice de supervivencia es, por lo general, muy alto. En cambio, a medida que hace metástasis, la tasa baja hasta llegar a un punto en el que las probabilidades de morir son más altas que las de seguir con vida. Por ello, es primordial la detección precoz, acudiendo periódicamente al médico para los análisis rutinarios y explorando nuestro cuerpo para detectar cualquier señal de que algo no va bien.

Las tasas de supervivencia a 5 años de los cánceres más comunes

Sabemos que existen más de 200 tipos de cánceres, pero muchos de ellos se consideran raros, pues su incidencia es muy baja. Estos tienen, por lo general, una tasa de supervivencia menor ya que su detección es más complicada (no se espera que la persona lo sufra) y, por lo tanto, los tratamientos suelen llegar cuando es demasiado tarde.

Sin embargo, casi 13 millones de los 18 millones de casos que se diagnostican son de alguno de los 20 tipos más comunes. Y al ser frecuentes, su detección y aplicación de tratamientos suele ser más rápida, por lo que los índices de supervivencia son mayores.

A continuación presentamos la lista y, además de explicar la naturaleza del cáncer (están ordenados de mayor a menor incidencia) en sí, presentaremos la tasa de supervivencia de cada uno. En el título aparece el índice de supervivencia a 5 años suponiendo que se detecta cuando está localizado en un órgano o tejido concreto y no ha hecho metástasis. Todos los datos se han extraído de la Sociedad Americana Contra el Cáncer.

1. Cáncer de pulmón: 60%

El cáncer de pulmón es, sin duda, el tipo más peligroso. No solo porque es el más frecuente (cada año se diagnostican 2 millones de nuevos casos), sino porque tiene un índice de supervivencia muy bajo. Es el cáncer que más mata. De cada 100 personas que son diagnosticadas con la enfermedad, solo 60 siguen vivas tras 5 años. Y eso cuando está localizado. Si ha empezado a expandirse fuera del pulmón, la supervivencia se reduce hasta el 33%. Y si ha hecho metástasis a órganos vitales, la tasa es del 6%.

Cáncer pulmón

2. Cáncer de mama: 99%

El cáncer de mama es una de las enfermedades más temidas debido a su alta incidencia en mujeres, llegando cada año a registrarse más de 2 millones de casos en todo el mundo. De todos modos, si el cáncer no se ha propagado fuera del seno y se trata a tiempo con cirugía, el índice de supervivencia es del 99%. Si se ha propagado fuera de las mamas, este se reduce hasta el 85%. Como vemos, si se detecta a tiempo, 99 de cada 100 mujeres sobreviven. El problema es si ha hecho metástasis a órganos vitales, en cuyo caso la tasa baja hasta el 27%.

3. Cáncer colorrectal: 90%

El cáncer colorrectal es aquel que se desarrolla en las células del intestino grueso (colon) y que puede llegar hasta el recto. Cada año se diagnostican 1,8 millones de nuevos casos en el mundo. De todos modos, si se detecta cuando todavía no se ha propagado fuera del colon o del recto, la tasa de supervivencia es del 90%. Si ha diseminado a estructuras cercanas, baja hasta el 71%. Y si es distante, es decir, ha hecho metástasis a órganos vitales, el índice es del 14%.

4. Cáncer de próstata: casi 100%

El cáncer de próstata es un cáncer exclusivo de los hombres ya que se desarrolla en las células de la próstata, una glándula que produce el líquido seminal. Y pese a ello, se diagnostican cada año 1,2 millones de nuevos casos. Afortunadamente, es uno de los cánceres con mayor índice de supervivencia. Tanto si está localizado como si ha diseminado a zonas cercanas, la tasa de supervivencia es de casi el 100%. La letalidad es muy baja. Eso sí, si ha hecho metástasis a órganos vitales, la supervivencia se reduce hasta el 30%

5. Cáncer de piel (no melanoma): 98%

El cáncer de piel es aquel que se desarrolla en las células basales y escamosas de la epidermis, pero no en los melanocitos. Suele desarrollarse en las regiones de la piel expuestas a la radiación solar y se diagnostican más de 1 millón de casos anualmente. Si se detecta precozmente y se trata con rapidez mediante cirugía, el índice de supervivencia es de más del 98%. El problema es si no se diagnotica a tiempo y se le da tiempo a que disemine, pues si llega a estructuras cercanas o hace metástasis a órganos vitales, el índice de supervivencia es del 64% y del 23%, respectivamente.

Cáncer piel

6. Cáncer de estómago: 68%

El cáncer de estómago es aquel que se desarrolla en las células productoras de mucosidad que recubren el estómago. Cada año se diagnostican cerca de 1 millón de nuevos casos en el mundo y, al igual que el de pulmón, es uno de los que tiene una mayor letalidad. Incluso cuando está localizado únicamente en el estómago, solo 68 de cada 100 personas siguen vivas tras cinco años. Y en caso de que disemine a estructuras cercanas, la tasa se reduce al 31%. Pero es que cuando ha hecho metástasis a órganos vitales, solo 5 de cada 100 personas sobreviven.

7. Cáncer de hígado: 31%

El cáncer de hígado es aquel que se desarrolla en las células hepáticas y cada año se diagnostican en el mundo 840.000 nuevos casos. De esta lista, es el que tiene una mayor tasa de letalidad. Incluso cuando está localizado, solo 31 de cada 100 personas sobreviven. Y si ha diseminado, las probabilidades son mucho menores. Si está en zonas próximas, la tasa ya es de solo el 11%; pero si ha llegado a órganos vitales, es de solo el 2%.

8. Cáncer de esófago: 47%

De cáncer de esófago se diagnostican cada año 570.000 nuevos casos y tiene una supervivencia también baja. Cuando está localizado, el índice es del 47%. Si ha diseminado a estructuras cercanas, la tasa de supervivencia se reduce hasta el 25%. Y si ha hecho metástasis a órganos vitales, hasta el 5%.

9. Cáncer de cuello uterino: 92%

El cáncer de cuello uterino es, evidentemente, exclusivo de las mujeres, pues se desarrolla en las células de la parte baja del útero que conecta con la vagina. Pese a ello, cada año se diagnostican 569.000 nuevos casos en todo el mundo. Afortunadamente, su índice de supervivencia vuelve a ser alto. Si está localizado, 92 de cada 100 mujeres diagnosticadas seguirán vivas tras cinco años. Si ha diseminado a estructuras cercanas, el índice se reduce hasta el 56%. Y si ha hecho metástasis a órganos vitales, hasta el 17%.

10. Cáncer de tiroides: casi 100%

El cáncer de tiroides es aquel que se desarrolla en las células de la tiroides, una glándula endocrina (productora de hormonas) situada en el cuello. Cada año se diagnostican 567.000 nuevos casos. Por suerte, su índice de supervivencia es de los más altos. Si está localizado o ha diseminado a estructuras cercanas, su tasa es de casi el 100%. Incluso si ha hecho metástasis, su índice de supervivencia sigue siendo relativamente alto en comparación con otros: 78%.

Cáncer tiroides

11. Cáncer de vejiga: 69%

El cáncer de vejiga es aquel que se desarrolla en las células de la vejiga, que es el órgano donde se almacena la orina. Cada año se diagnostican 549.000 casos en todo el mundo. Desafortunadamente, tiene un índice de supervivencia bajo. Incluso estando localizado, es del 69%. Si ha diseminado a estructuras cercanas, del 35%. Y si ha hecho metástasis, de solo el 5%.

12. Linfoma no hodgkiniano: 72%

El linfoma no hodgkiniano es un tipo de cáncer que se desarrolla en el sistema linfático, afectando al sistema inmunitario. Cada año se diagnostican 509.000 casos en todo el mundo. Tanto si está localizado como si ha diseminado a estructuras cercanas, la tasa de supervivencia es del 72%. Incluso con metástasis, las probabilidades de supervivencia son relativamente altas: 55%.

13. Cáncer de páncreas: 34%

El cáncer de páncreas es aquel que se desarrolla en el páncreas, un órgano que sintetiza y libera enzimas para facilitar la digestión, así como hormonas para regular los niveles de azúcar en sangre. Cada año se diagnostican 458.000 nuevos casos. Por desgracia, es uno de los que tiene un índice de supervivencia más bajo. Incluso estando localizado, solo 34 de cada 100 pacientes sobreviven. Si ha diseminado a estructuras cercanas, la tasa se reduce hasta el 12%. Y si ha hecho metástasis, hasta el 3%.

14. Leucemia: 90%

La leucemia es el tipo de cáncer que se desarrolla en las células sanguíneas. Cada año se diagnostican en el mundo 437.000 nuevos casos. La supervivencia de este cáncer es la que depende de más factores, por lo que los datos no son demasiado representativos. Dependiendo del estado de la enfermedad y de la salud y edad de la persona, puede ir desde el 35% hasta el 90%. De todos, a día de hoy, la leucemia es un cáncer muy tratable.

15. Cáncer de riñón: 93%

El cáncer de riñón es el que se desarrolla en las células renales. Cada año se diagnostican en el mundo 403.000 nuevos casos. Afortunadamente, tiene buen pronóstico. Si está localizado, la tasa de supervivencia es del 93%. Si ha diseminado a lugares cercanos, del 70%. Pero si ha hecho metástasis, del 12%.

Cáncer de riñón

16. Cáncer de endometrio: 96%

El cáncer de endometrio es aquel que se desarrolla en las células del útero. Cada año se diagnostican en el mundo 382.000 nuevos casos. Afortunadamente, tiene buen pronóstico. Si está localizado, la supervivencia es del 96%. Si ha diseminado a estructuras próximas, del 70%. Eso sí, si ha hecho metástasis, se reduce hasta el 18%.

17. Cáncer de boca: 84%

El cáncer de boca es aquel que se desarrolla en las células de la cavidad bucal. Cada año se diagnostican en el mundo 354.000 nuevos casos. Si se diagnostica cuando está localizado, la tasa de supervivencia es del 84%. Si ha diseminado a estructuras cercanas, del 65%. Y si ha hecho metástasis, del 39%.

18. Cáncer del sistema nervioso central: 6% - 92%

El cáncer del sistema nervioso central se desarrollan en las estructuras del sistema nervioso, especialmente el cerebro. Cada año se diagnostican 296.000 nuevos casos. De todos modos, la supervivencia depende mucho de las células afectadas, de dónde se encuentre el tumor y de la edad de la persona. Por ello, el índice de supervivencia va desde un pronóstico muy bueno del 92% hasta situaciones muy graves con una probabilidad de supervivencia de solo el 6%.

19. Cáncer de ovario: 92%

De cáncer de ovario se diagnostican cada año 295.000 nuevos casos. Cuando está localizado, el índice de supervivencia es del 92%. El problema es que suele detectarse cuando ya ha diseminado a estructuras cercanas, cuando la tasa ya es del 75%. Si ha hecho metástasis, el índice se reduce hasta el 30%.

20. Cáncer de vesícula biliar: 61%

El cáncer de vesícula biliar se desarrolla en las células del órgano que almacena la bilis, un líquido que ayuda a la digestión. Cada año se diagnostican 219.000 nuevos casos. Desafortunadamente, tiene un índice de supervivencia bajo, del 61%. Si ha diseminado, la tasa se reduce hasta el 26%; pero es que si ha hecho metástasis, la supervivencia es de solo el 2%.

Cáncer vesícula

Referencias bibliográficas

  • World Health Organization (2018) “Latest global cancer data”. Suiza: International Agency for Research on Cancer.
  • Bray, F., Ferlay, J., Soerjomataram, I. et al. (2018) “Global Cancer Statistics 2018: GLOBOCAN Estimates of Incidence and Mortality Worldwide for 36 Cancers in 185 Countries”. A Cancer Journal for Clinicians.
  • World Health Organization (2008) “Cancer Control: Knowledge into Action, Diagnosis and Treatment”. Switzerland: WHO Press.
  • Sociedad Española de Oncología Médica. (2020) “Las cifras del cáncer en España 2020”. SEOM.
TÓPICOS
Cáncer
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.