Cáncer de boca: causas, síntomas y tratamiento

Con 354.000 nuevos casos diagnosticados anualmente en el mundo, el cáncer que se desarrolla en cualquiera de las estructuras que constituyen la cavidad bucal es uno de los más frecuentes.
Cáncer boca

Cada año se diagnostican en el mundo 18 millones de nuevos casos de cáncer, una enfermedad que, por desgracia, a día de hoy sigue sin tener cura. Este desesperanzador dato, junto con el impacto psicológico que supone tanto para el paciente como para sus seres queridos, convierte el cáncer en la enfermedad más temida del mundo.

Aun así, hay luz al final del camino. Y cada vez más, de hecho. Y es que gracias a los increíbles progresos en oncología, actualmente, “cáncer” ya no es sinónimo de “muerte”. Quizás años atrás lo era, pero en los tiempos que corren, ya no.

En este sentido, hay muchos tumores malignos que, pese a que siempre hay riesgo de que resulten letales, de ofrecer tratamientos lo antes posible, presentan tasas de supervivencia altas. Y un ejemplo de ello es el cáncer de boca, el décimo séptimo cáncer más frecuente del mundo.

Pero para que el tratamiento llegue rápidamente, el diagnóstico precoz se hace imprescindible. Y para esta detección, es necesario conocer bien cómo se manifiesta esta enfermedad. Por ello, en el artículo de hoy y de la mano de las fuentes más reputadas del mundo de la oncología, ofreceremos toda la información importante acerca de causas, factores de riesgo, síntomas, complicaciones y tratamiento del cáncer que se desarrolla en las estructuras de la cavidad bucal.

¿Qué es el cáncer bucal?

El cáncer de boca, cáncer bucal o cáncer de la cavidad oral es una enfermedad oncológica que consiste en el desarrollo de un tumor maligno en cualquiera de las estructuras que constituyen la cavidad bucal o boca, el órgano que marca el inicio del sistema digestivo.

La boca es un conjunto de órganos y tejidos distintos que, trabajando de forma coordinada, permiten tanto el primer paso de la digestión de los alimentos (masticación y mezcla con enzimas digestivas presentes en la saliva) como la experimentación del sentido del gusto, así como la comunicación verbal.

Constituida por estructuras pertenecientes al sistema digestivo, respiratorio e incluso nervioso, la boca está formada por diferentes órganos. Y como órganos que son, son susceptibles de desarrollar cáncer. Los labios, la lengua, el revestimiento interno de las mejillas, el paladar, la base de la boca y las encías son las estructuras de la cavidad bucal que pueden desarrollar un tumor maligno.

Como cualquier otro tipo de cáncer, consiste en un crecimiento anómalo de células de nuestro propio cuerpo (en este caso, de las células que conforman los tejidos y órganos de la cavidad bucal que acabamos de mencionar), las cuales, debido a la acumulación de mutaciones genéticas (en un proceso azaroso que puede estar impulsado por daños en estas estructuras ya que cuantas más veces tengan que repararse, más probable será la aparición de errores genéticos), pierden la capacidad tanto de regular su ritmo de división como su funcionalidad.

En este sentido, tenemos que, en alguna de las estructuras de la boca, está creciendo una masa de células que se divide más deprisa de lo normal y que no tiene ni la morfología ni la fisiología del resto de células normales del tejido.

Esta masa de células, en clínica, se conoce como tumor. En caso de que no ponga en riesgo la salud de la persona, estamos hablando de un tumor benigno. Pero, si por el contrario, supone un riesgo para la vida de la persona y puede diseminar (hacer metástasis) a otros órganos vitales, ya estamos ante un tumor maligno, también conocido como cáncer.

Por lo tanto, el cáncer de boca es una enfermedad que consiste en el desarrollo de un tumor en los labios, la lengua, el revestimiento interno de las mejillas, el paladar, la base de la boca o las encías ya que las células escamosas (células planas y delgadas que recubren estos tejidos bucales) sufren unas mutaciones que las llevan a perder su funcionalidad y a poner en peligro la vida de la persona.

Cáncer boca qué es

Causas

Como sucede, por desgracia, con la mayoría de cánceres, las causas de su desarrollo no están demasiado claras. Las mutaciones que se generan en las células escamosas de la piel son producidas al azar tras las continuas divisiones de estas células, que van acumulando errores genéticos división tras división.

En este sentido, pese a que es cierto que puede existir predisposición genética, los motivos exactos de su aparición no son claros. De hecho, el desarrollo de un tumor maligno en las estructuras de la boca se debería a una compleja interacción entre factores tanto genéticos (lo que dicen nuestros genes) como ambientales (lo que hacemos con nuestra vida).

En este sentido, y pese a que las causas no las sabemos con exactitud, lo que sí sabemos es que existen distintos factores de riesgo. Es decir, situaciones que, pese a no ser causa directa, de cumplirse, sí que aumentan a nivel estadístico las probabilidades de sufrir este tipo de cáncer.

El tabaquismo y el alcoholismo son los principales factores de riesgo. Es decir, fumar y hacer excesos con el alcohol es lo que más incrementa las probabilidades de padecer cáncer bucal. De todos modos, existen otros, como la exposición prolongada y repetitiva a la radiación solar en la zona de los labios (una parte de la piel muy sensible que normalmente nos olvidamos de proteger cuando tomamos el sol), tener el sistema inmune debilitado, haber sufrido una infección por el Virus del Papiloma Humano (VPH), ser hombre (la incidencia en hombres es dos veces mayor que en mujeres), ser de edad avanzada (prácticamente todos los cánceres bucales se diagnostican después de los 55 años), seguir una mala alimentación (las dietas bajas en frutas y verduras son factor de riesgo) o padecer determinados síndromes genéticos (para más información, consultar con el médico de familia).

En determinados portales puede leerse que los enjuagues bucales que tienen alcohol en su composición y que llevar dentaduras postizas mal ajustadas (que provocan irritación) pueden ser dos factores de riesgo. Pero lo cierto es que después de investigar, no hemos encontrado ningún artículo científico que avale estas afirmaciones.

También puede leerse que no cuidar la salud de los dientes y de la boca en general (no seguir los hábitos adecuados de cepillado e higiene) puede incrementar el riesgo. De nuevo, nos movemos en terreno de lo controversial, pues no hay estudios que afirmen esta relación. Aun así, lo que está claro es que cuidar la salud de nuestra boca es imprescindible.

Cáncer boca causas

Síntomas

Si algo de positivo tiene el cáncer de boca es que los signos clínicos aparecen en etapas tempranas del desarrollo del tumor y son fáciles de detectar, pues la mayoría de ellos no suelen confundirse con las manifestaciones de otros trastornos más benignos.

En este sentido y pese a que dependen de la estructura donde se está desarrollando el cáncer (recordemos que podía aparecer en cualquier órgano o tejido de la boca) y que cada paciente los expresará con una intensidad mayor o menor, estos son los principales síntomas del cáncer bucal:

  • Aparición de una úlcera o llaga en la boca que no cura (es el síntoma más común y relevante)
  • Dolor constante en la boca (la mayoría de casos se manifiestan con dolor)
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Aflojamiento de los dientes
  • Mal aliento constante
  • Molestias al masticar y al tragar
  • Aparición de un bulto en la mejilla
  • Entumecimiento de la cavidad oral
  • Dificultades para mover la lengua y/o la mandíbula
  • Dolor de oído
  • Aparición de un parche blanco o rojizo o en la estructura con el tumor
  • Hinchazón de la articulación mandibular
  • Cambios en la voz
  • Aparición de un bulto en el cuello
  • Aparición de áreas blanquecinas en el interior de la boca
  • Dolor de garganta
  • Sensación de que hay algo atascado en la garganta

Estos son los síntomas más frecuentes. No significa que una persona vaya a experimentarlos todos, pues los signos clínicos dependen de muchos factores. Por lo general, si cualquiera de ellos (y especialmente si se observa la úlcera que no sana) se alarga más de dos semanas, la visita al médico se hace obligada. Ante el menor atisbo de vida, hay que solicitar atención. Y es que una detección precoz es fundamental para que los tratamientos puedan asegurar un buen pronóstico.

Síntomas cáncer boca

Tratamiento

En cuanto hayamos acudido al médico ante la sospecha de sufrir cáncer de boca, si este lo considera necesario, se iniciarán las pruebas de diagnóstico, las cuales, por la facilidad de acceder a la boca y analizarla (no es lo mismo que tener que inspeccionar el páncreas, por ejemplo), serán más sencillas que las de otros cánceres.

Generalmente basta con una exploración física en busca de los síntomas y manifestaciones que hemos comentado. En caso de que todo parezca indicar que, en efecto, es cáncer de boca (o simplemente haya que confirmar que no lo es), se realizará una biopsia, que consiste en extraer una muestra del tejido sospechoso para su análisis en laboratorio.

En caso de que este diagnóstico sea positivo y se sufra cáncer bucal, el tratamiento empezará lo antes posible. La elección de una opción terapéutica u otra dependerá de muchos factores: localización del tumor, grado de diseminación, edad, estado de salud general, accesibilidad, balance de beneficios-riesgos, etc.

La opción predilecta es la cirugía, aunque esta solo es logísticamente posible cuando el tumor no ha diseminado, sino que está localizado en una región muy específica de la cavidad oral. Si es posible, pues, se optará por una extirpación quirúrgica del tumor (es la mejor opción, pero no siempre es posible) o de parte de la estructura que contiene el tumor. En este último caso, quizás haya que someterse a una segunda operación de reconstrucción facial mediante el trasplante del tejido que se necesite.

Hay veces en las que hay que extirpar también los ganglios linfáticos e incluso parte de los dientes, aunque esto ya son casos específicos. Sea como sea, será el médico quien informe de las particularidades de la técnica. Cada intervención quirúrgica es única.

Si el diagnóstico ha llegado precozmente, lo más posible es que con esta cirugía sea suficiente. De todos, hay veces que, ya sea porque hay que asegurarse de haber eliminado todas las células cancerosas o porque el cáncer ha diseminado, hay que realizar otros tratamientos más agresivos.

En este sentido, es posible que quizás haya que recurrir a sesiones de quimioterapia (administración de medicamentos que matan a las células de crecimiento rápido), radioterapia (exposición a rayos X), inmunoterapia (administración de fármacos que estimulan la actividad del sistema inmunitario) o, lo que es más habitual, una combinación de varios.

Sea como sea, de acuerdo a las cifras aportadas por la American Society of Clinical Oncology, si se diagnostica cuando está localizado, la tasa de supervivencia es del 84%. No es tan alta como otros cánceres como el de mama (del 99%), pero sigue siendo relativamente alta. Si ha diseminado a regiones fuera de la cavidad bucal, esta supervivencia baja hasta el 65%. Y si ha hecho metástasis a órganos vitales, hasta el 39%. Si lo comparamos con otros cánceres en fase metastásica, este es uno de los que más opciones de sobrevivir presenta.

Cirugía cáncer boca
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies