Las 7 diferencias entre Capitalismo y Comunismo

El capitalismo y el comunismo son los dos principales sistemas económicos y sociales que pueden adoptar un Estado. Veamos sus diferencias más importantes y en qué consiste exactamente cada uno de los modelos.
Diferencias capitalismo comunismo

9 de noviembre de 1989. El Muro de Berlín, que dividía Alemania en un sector Este dominado por los soviéticos y un sector Oeste de carácter occidental, fue derribado, marcando así el final de la Guerra Fría y simbolizando la victoria del capitalismo sobre el comunismo. Y desde la disolución de la Unión Soviética en diciembre de 1991, son pocos los resquicios comunistas que quedan en la Tierra.

Y sin entrar en debates o consideraciones éticas sobre ambos sistemas económicos, políticos y sociales, es apasionante sumergirnos en las características tanto del comunismo como del capitalismo, las dos doctrinas que puede adoptar un Estado y que determinan enormemente la vida en el mismo. Son dos formas distintas de entender no solo la economía y la sociedad, sino la vida.

Por un lado, el capitalismo abogando por la propiedad privada, el capital como generador de riqueza y el mercado como herramienta generadora de recursos. Y, por otro lado, el comunismo abogando por la no existencia de la propiedad privada, la no diferenciación de clases, la distribución de bienes de forma equitativa y el control de los medios de producción por parte del Estado.

Y aunque es cierto que, a día de hoy, solo el sistema capitalista ha demostrado, pese a sus fallos, funcionar, es muy interesante explorar las diferencias entre este y el sistema comunista, una doctrina que se presenta básicamente como una utopía. Así pues, en el artículo de hoy y sin ninguna intención de condicionar el pensamiento de nadie, expondremos las diferencias más importantes entre los sistemas capitalistas y los comunistas de la forma más objetiva posible.

¿Qué es el capitalismo? ¿Y el comunismo?

Antes de presentar las diferencias más importantes entre ambos conceptos en forma de puntos clave, creemos que es interesante (y a la vez importante) ponernos en contexto y comprender, de manera individual, qué es exactamente un sistema capitalista y qué es un sistema comunista. Veamos, pues, sus definiciones.

Capitalismo: ¿qué es?

El capitalismo es un sistema económico y social que aboga por la propiedad privada de los medios de producción y la libertad de mercado, cuyo objetivo final es el de acumular capital, que es el generador de riqueza. En otras palabras, un sistema capitalista es aquel que no pone en manos del Estado el control de los medios de producción, sino de particulares y empresas que consiguen ganancias.

En este sentido, el capitalismo defiende la libertad de mercado como principio básico de su modelo económico, basado en la ley de oferta y demanda, la competitividad entre los productores de bienes y servicios y la satisfacción de las necesidades de consumo de la población.

La participación del Estado es mínima (cada nación plantea una intervención estatal concreta) y se reconoce el derecho a crear una empresa como un derecho individual, siempre y cuando se tengan los recursos necesarios para hacerlo. De ahí que puede generar desigualdades sociales, sueldos distintos y oportunidades laborales no equitativas.

Se trata de la posición económico-social opuesta al socialismo y, como hemos visto, se basa en que la titularidad de los recursos productivos es de carácter privado. La economía pertenece a las personas, no al Estado. Y es que el capitalismo aboga por el mercado libre como mejor mecanismo para garantizar que las necesidades de la población quedan cubiertas.

Así pues, el capitalismo tiene en el trabajo y el capital sus dos pilares. Las personas realizan un trabajo a cambio de un salario que les permitirá moverse libremente por un mercado donde podrán generar riqueza o gastarla libremente. Un mercado con multitud de opciones y productos distintos. Queremos recalcar que, evidentemente, definir el capitalismo en unas pocas líneas es pecar de simplificación, pero seguro que ha servido para entender la idea general. Te dejamos, por si quieres expandir tus conocimientos, artículos que profundizan más en la sección de referencias bibliográficas.

Capitalismo

Comunismo: ¿qué es?

El comunismo es un sistema económico y social y doctrina política que aboga por la no existencia de la propiedad privada ni la diferencia de clases, pues defiende que los medios de producción deben estar en manos del Estado, el cual tiene la potestad (y la obligación) de repartirlos de forma equitativa por la población y según sus necesidades.

Así pues, no existe un libre mercado. Clasificado generalmente como una doctrina de ultraizquierda por la radicalidad de sus planteamientos, el comunismo se fundamenta en las teorías de Karl Marx y de Friedrich Engels, considerando que la propiedad privada (y el sistema capitalista en general) es responsable de la desigualdad de clases.

Así pues, para evitar las desigualdades entre clases sociales, el comunismo aboga por entregar los medios de producción a la clase obrera con una participación del Estado para, teóricamente, llegar a un punto en el que este pueda desaparecer. El comunismo es antiindividualista, pues aboga por el colectivismo.

De todas formas, pese a que, a priori, su planteamiento pueda basarse en un principio loable, solo hace falta recurrir a la historia para ver cómo todos los intentos de instaurar un sistema comunista, por la tendencia al unipartidismo e incluso al totalitarismo, han terminado con un fracaso e incluso con dictaduras como la que impera en Corea del Norte.

Sea como sea y sin entrar en cuestiones éticas o morales, el comunismo es, en resumen, una doctrina política, económica y social que surge como tal en la primera mitad del siglo XIX como una crítica al capitalismo, abogando por poner la producción en manos del Estado, aboliendo el libre mercado y terminando con la diferencia entre ricos y pobres.

Comunismo

¿En qué se diferencian un sistema capitalista y uno comunista?

Como habrás podido ver, capitalismo y comunismo son totalmente opuestos. La noche y el día. No tienen absolutamente nada que ver. Son formas totalmente diferentes de ver la economía, la sociedad, la política y la vida en general. Y aunque seguro que, con las definiciones, sus diferencias han quedado más que claras, por si quieres (o necesitas) tener la información de manera más visual, hemos preparado una selección de las más importantes diferencias entre comunismo y capitalismo en forma de puntos clave.

1. El capitalismo aboga por el libre mercado; en el comunismo, el Estado controla la economía

A nivel económico, sin duda, la diferencia más importante. Y es que los sistemas capitalistas abogan por la mínima participación del Estado en la economía (siempre hay cierta involucración, pero el nivel depende del país) y tienen, en la libertad de mercado, uno de sus pilares fundamentales. El modelo económico capitalista se basa en la ley de oferta y demanda, la privatización de las empresas y la compeitividad entre los productores; todo esto en el marco de un mercado libre que genera riquezas a individuales a través del capital y la riqueza generada.

Con el comunismo, nos olvidamos de todo esto. No solo es que no haya empresas privadas (luego entraremos en este punto), sino que no hay libre mercado. Es el Estado quien controla la producción de bienes y el que se encarga de distribuirlos de manera equitativa por la población. Pero no hay un mercado generador de riquezas.

2. El capitalismo es individualista; el comunismo, colectivista

Para el capitalismo, la libertad individual está por encima de la sociedad. Para el comunismo, la sociedad está por encima de los individuos. Como vemos, esta es una de las diferencias sociales más importantes y un principio del que derivan las características de ambas doctrinas.

Y es que mientras que en el modelo capitalista, cada persona tiene libertad para operar en el mercado en busca de su beneficio propio, en el comunismo no se persigue el beneficio individual, sino el beneficio de la sociedad como un colectivo.

3. El comunismo nace como una crítica al capitalismo

Una diferencia histórica importante. Y es que el capitalismo es previo al comunismo, pues este último nace como una crítica al primero. De hecho, pese a que es imposible establecer su origen exacto, los antecedentes del capitalismo se remontan al siglo XIII-XV, en la transición entre la Edad Media y la Edad Moderna, cuando el feudalismo entró en decadencia y empezó a desarrollarse una fuerte actividad económica en Europa.

El comunismo, en cambio, surge en el siglo XIX a través de los pensamientos de los filósofos alemanes Karl Marx y Friedrich Engels, aunque la primera vez en la que esta doctrina comunista consiguió poder fue tras la Revolución Rusa de 1917, teniendo a Lenin como principal dirigente, el cual haría que se desarrollara el pensamiento del marxismo-leninismo.

Comunismo crítica

4. En el capitalismo hay diferencias de clases; en el comunismo, no

Una de las consecuencias del sistema capitalista y, por tanto, de la libertad de mercado es que, al haber diferencias en lo que sueldos, oportunidades y recursos se refiere, hay diferencias de clases: clase baja, media, alta… En este contexto y a nivel teórico, el comunismo aboga por, al terminar con el libre mercado y poner la producción en manos del Estado, terminar con esta diferenciación de clases. Y es que el sistema comunista ve al capitalismo como el causante de la lucha entre clases.

5. El capitalismo suele abogar por una república democrática; el comunismo, por una democracia participativa

En líneas generales, el sistema político más vinculado al capitalismo es la república democrática, un sistema de gobierno en la que el jefe de Estado no es ni un rey ni una reina, sino un cargo público que ha sido elegido por el pueblo y que no tiene un derecho ni vitalicio ni hereditario para ejercerlo. Es una forma de democracia representativa, donde unos funcionarios representan a un grupo de personas: la sociedad.

En el comunismo, en cambio, y al menos a nivel teórico, está vinculado a la democracia participativa, un modelo de gobierno donde se facilita la asociación y la organización de la ciudadanía para que pueda ejercer una influencia directa sin necesidad de representantes. Ahora bien, no hace falta decir como todos los modelos comunistas han terminado tendiendo al unipartidismo, al totalitarismo e incluso a la dictadura.

6. El capitalismo es el sistema que impera en el mundo

Prácticamente todos los países del mundo siguen un modelo capitalista con un libre mercado entre ellos. Son pocos los resquicios comunistas que quedan, pues este modelo entró en decadencia con la ya nombrada disolución de la Unión Soviética. De hecho, los únicos países comunistas actualmente son Corea del Norte (el más extremo en sus ideales comunistas), Cuba, Laos, Vietnam y, teóricamente, China.

7. El capitalismo se basa en la propiedad privada; en el comunismo, esta se disuelve

Terminamos con una de las diferencias más importantes. Y es que el capitalismo se basa en la capacidad de las personas para tener una propiedad privada. A través de la riqueza generada por nuestro papel en el libre mercado, podemos adquirir bienes que pasarán a ser nuestros, como por ejemplo una casa. En el comunismo, en cambio, no hay propiedad privada. Todo es del Estado. El Estado pone en manos de la sociedad todo aquello que necesita, pero las personas, como individuos, no tienen nada que realmente les pertenezca.

Capitalismo dinero
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies