Terapias de Conversión: qué son, historia y daños en las víctimas

Las terapias de conversión constituyen intervenciones sin evidencia científica que promueven la corrección de la orientación o identidad sexual de las personas no heteronormativas. Además de inútiles, atentan contra los derechos humanos más básicos.

terapias-conversion

La psicología es una disciplina compleja y muy interesante. Gracias a ella, hoy sabemos mucho más acerca de la mente y el comportamiento de las personas. Como ciencia, esta ha contribuido a mejorar el bienestar de muchos individuos que padecen distintos problemas de salud mental, así como dificultades que, sin constituir condiciones psicopatológicas, ocasionan mucho sufrimiento.

Sin embargo, este ámbito de conocimiento no está exento de partes oscuras. A lo largo del siglo pasado emergieron prácticas de corte homófobo que fueron conocidas como “terapias de conversión”. Estas surgieron a consecuencia de la clasificación de la homosexualidad como una categoría clínica, de manera que prometían “curar” los deseos sexuales considerados inadecuados que mostraban los pacientes.

En la actualidad, las terapias de este tipo ya se encuentran penadas por la ley en diversos lugares, aunque siguen siendo muchos los países que las permiten. El problema de fondo que respalda este problema tiene que ver con la idea homófoba de que la homosexualidad es un trastorno o enfermedad que debe ser curada. En este artículo vamos a comentar qué son las terapias de conversión y hasta qué punto pueden ser dañinas para las víctimas que se han visto sometidas a ellas.

Antecedentes históricos de las terapias de conversión

La sexualidad es un ámbito que siempre ha despertado mucho interés desde la antigüedad. Por ello, ha sido objeto de debate y estudio desde campos como la filosofía, la ciencia e incluso la política. Muchas veces, la concepción y entendimiento de la sexualidad humana ha estado impregnada de connotaciones morales y religiosas. Esto ha llevado a una visión sesgada y reduccionista de la misma, dejando en la sombra muchas identidades, deseos y prácticas sexuales alejadas de la heteronormatividad.

Así, la faceta sexual de las personas se analiza siempre en relación con la capacidad reproductiva. Siguiendo esta línea, se entiende que sólo las relaciones entre hombres y mujeres son válidas, naturales y aceptables. Esta discriminación de otras posibles realidades sexuales empezó a ponerse en tela de juicio a mediados del siglo pasado, especialmente en Europa y Estados Unidos. En este momento, comenzó a reclamarse el derecho a ejercer la sexualidad de forma libre.

Este movimiento alimentó la lucha por la igualdad de derechos y la eliminación de todas las formas de discriminación sexual. La actividad terminó brindando frutos y en 1973 la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) decidió retirar por fin la homosecualidad de su manual de trastornos mentales. Ya entrado el siglo XXI, este organismo condenaría también las llamadas terapias de conversión.

A pesar de los avances, no son pocos los grupos, profesionales y organismos conservadores que tratan de insistir en la negación de la diversidad sexual, aceptando la heteronormatividad como la única manifestación válida. De esta manera, en muchos entornos sigue siendo una realidad la promoción de terapias conversivas que buscan revertir la condición sexual de las personas.

historia-terapias-conversion

¿Qué son las terapias de reorientación sexual?

Las terapias de conversión pueden definirse como el conjunto de intervenciones que buscan cambiar la orientación sexual o identidad de género de una persona. Son prácticas de carácter discriminatorio, cruel, inhumano y degradante, que llegan a infligir dolor físico y emocional en las víctimas equiparable a la tortura. Los defensores de este tipo de prácticas afirman que pueden transformar a las personas del colectivo LGTBIQ+ en individuos heteronormativos y cisgénero, de manera que su identidad de género corresponda con el sexo asignado al nacer.

La premisa de base que sostiene estas terapias tiene que ver con la idea de que las personas alejadas de la heteronormatividad son inferiores en todos los aspectos (moral, espiritual, físico…) por razón de su orientación o identidad sexual. Así, “reparar” su problema permitiría situarlos al mismo nivel que el resto de la población. Las terapias de conversión pueden buscar cumplir su objetivo de diversas maneras. En algunos casos, parten de la creencia de que la diversidad sexual o de género se deriva de una infancia o experiencia vital anormal.

En otros, se considera que esta diversidad responde a un defecto o disfunción biológica. También se da el caso de intervenciones sustentadas en creencias religiosas, donde se asocia la diversidad sexual con la malignidad, considerando esta algo incompatible con la fe. Entre las aberraciones que se llevan a cabo en el marco de las terapias conversivas podemos destacar todo tipo de abusos físicos, psicológicos y sexuales. También se conocen casos donde se ha empleado la electrocución, medicación forzada, aislamiento, confinamiento o humillación.

Sin embargo, el más utilizado es la aversión, por la cual se expone a la víctima a un estímulo afín a su orientación sexual. En ese momento, se le aplica una sensación negativa, dolorosa o angustiante para provocar una especie de contracondicionamiento. De la misma manera, se han llegado a aplicar intervenciones farmacológicas en las que diferentes medicamentos han sido aplicados con el fin de neutralizar la orientación sexual “desviada”. En los casos más extremos, las víctimas de las terapias conversivas pueden llegar a sufrir malos tratos en forma de palizas, insultos homófobos, privación de libertad y alimento, etc.

Añadido a todo lo que hemos comentado, los profesionales y entidades que llevan a cabo estas terapias juegan con la manipulación y el chantaje. Así, hacen creer a las víctimas que, si siguen su orientación o identidad sexual, se verán totalmente solas y desprotegidas. De esta manera, se tortura a la persona emocionalmente, infundiendo en ella desconfianza y sentimiento de desamparo y soledad.

que-son-terapias-reorientación-sexual

El daño que las terapias de conversación provocan sobre las víctimas

Como te podrás esperar, las terapias conversivas no sólo constituyen una amenaza a los derechos humanos de las personas por el daño que provocan, sino que además son ineficaces. Las experiencias de dolor y sufrimiento que implican dejan una huella física y psíquica en las víctimas, que pueden experimentar consecuencias a corto y largo plazo. Muchas personas que han vivido este infierno pueden sentirse avergonzadas, culpables e incluso llegar a despreciarse y odiarse a sí mismas. Todo ello favorece la aparición de problemas de autoestima, produce importantes desajustes emocionales e incluso puede trastocar la personalidad.

El daño puede resultar especialmente devastador en niños y adolescentes, pues se encuentran en pleno proceso de desarrollo y esto incrementa su vulnerabilidad. A largo plazo, estas intervenciones aberrantes pueden conducir al desarrollo de cuadros de ansiedad, depresión, trastornos de la conducta alimentaria, problemas sexuales, trastorno por estrés postraumático, ideas e intentos de suicidio. Sin el tratamiento psicológico adecuado, estas secuelas pueden llegar a cronificarse y ocasionar un daño irreversible en la persona.

Lo que hace que las terapias conversivas constituyan un problema de gran magnitud es el hecho de que no sólo individuos particulares las aprueban. Lejos de ser una aberración limitada a algunos colectivos pequeños, estas siguen siendo consentidas por organizaciones religiosas de gran calibre e incluso por gobiernos estatales.

En muchos países las autoridades siguen dando luz verde a este tipo de intervenciones a pesar de que atenten directamente contra los derechos humanos más básicos. Figuras poderosas como jueces, oficiales de policía y políticos siguen actuando como cómplices de este crimen en muchos lugares del planeta. Aunque es cierto que muchos países han empezado a tomar medidas legales, la realidad es que la promoción de estos tratamientos basados en el odio más que en el fundamento científico siguen estando presentes.

Así pues, el rechazo hacia las terapias conversivas desde la perspectiva ética está justificado por no pocos motivos:

  • No existe evidencia científica que valide la aplicación de estas terapias.
  • No existen profesionales capacitados para aplicarlas por el punto anterior. Por ello, cuando se llevan a cabo es siempre por motivaciones ideológicas y no por el bien de la persona que las recibe.
  • En el consentimiento informado se suelen ensalzar las supuestas consecuencias positivas, dejando ocultos los daños potenciales.
  • Parten de una concepción de la homosexualidad como algo inaceptable y sinónimo de anormalidad.
  • Atentan contra la dignidad de las personas.
  • Favorecen la homofobia.
  • Provocan enormes daños en la salud mental de las víctimas, que pueden llegar a cometer intentos de suicidio.
  • Ocultan la realidad de la diversidad humana, ignorando los derechos humanos en materia sexual y reproductiva.
daños-terapias-conversion-sexual

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de las terapias de conversión y el daño que estas provocan en las personas. Este tipo de intervenciones se presentan como un tratamiento eficaz para revertir la orientación o identidad sexual de personas no heterosexuales. Estas parten de la idea de que las personas del colectivo LGTBIQ+ son inferiores al resto de personas en todos los aspectos, considerando que además son individuos enfermos, cuyos deseos sexuales inaceptables deben ser corregidos.

Aunque hoy sabemos que la homosexualidad no es una enfermedad y por ello no debe ser tratada de ninguna forma, estas terapias siguen siendo una realidad en muchos lugares del mundo. Además de ser inútiles, resultan profundamente dañinas para las personas. Atentan contra sus derechos humanos más básicos y pueden favorecer el desarrollo de numerosas enfermedades mentales como ansiedad, depresión, trastorno de estrés postraumático, ideación e intentos de suicidio, trastornos de la conducta alimentaria, problemas sexuales, etc.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies