Las 5 diferencias entre Hongos y Algas (explicadas)

Los hongos y las algas son dos reinos distintos de seres vivos que, pese a que a veces pueden confundirse, tienen unas bases biológicas muy diferentes que analizaremos a continuación en forma de puntos clave.

diferencias-hongos-algas

Desde la última revisión en 2015 por parte del equipo de Michael A. Ruggiero, biólogo estadounidense, la Biología reconoce un total de siete reinos: animales, plantas, hongos, protozoos, cromistas, bacterias y arqueas. Esta clasificación taxonómica es uno de los mayores logros de la historia de esta ciencia, pues permite clasificar cualquier especie dentro de estos siete grandes grupos.

Los reinos son cada una de las grandes subdivisiones que permiten diferenciar a los organismos en función de su historia evolutiva. Y aunque haya reinos que conocemos a la perfección y que jamás confundiríamos entre ellos, como pueden ser el animal y el vegetal, hay otros que, al menos en la población general, pueden generar más dudas.

Y un ejemplo de esta confusión se encuentra en el reino de los hongos y el reino de los cromistas, concretamente de un grupo dentro de este último donde encontramos las algas. Los hongos y las algas son organismos que, pese a que tengan unas bases biológicas muy distintas (de ahí que formen parte de reinos distintos), pueden confundirse entre ellos.

Por ello, en el artículo de hoy y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a indagar en las bases morfológicas, fisiológicas, ecológicas y evolutivas tanto del reino fúngico como del reino cromista para, finalmente, presentar una diferenciación en forma de puntos clave entre los hongos y las algas.

¿Qué son los hongos? ¿Y las algas?

Antes de entrar en profundidad en la diferenciación, es importante que nos pongamos en contexto y que comprendamos, individualmente, sus bases biológicas. Por ello, a continuación vamos a describir los principales rasgos del reino fúngico y de las algas, que como hemos dicho pertenecen al reino cromista. De este modo, sus diferencias empezarán a quedar mucho más claras.

Hongos: ¿qué son?

Los hongos son organismos heterótrofos unicelulares o pluricelulares eucariotas, siendo seres constituidos por células fúngicas (que como eucariotas tienen un núcleo delimitado que contiene el ADN y orgánulos celulares en el citoplasma) que constituyen el conocido como Reino Fungi, el cual es el único reino de los seres vivos con representantes tanto unicelulares como pluricelulares.

Así pues, tenemos hongos formados por una única célula y que por tanto son microscópicos (como por ejemplo las levaduras) pero también hongos formados por millones de células fúngicas que, como organismos pluricelulares, se especializan formando tejidos (como las setas). Existe, como vemos, una enorme diversidad morfológica.

A nivel metabólico, los hongos siempre son heterótrofos, es decir, requieren de la degradación de materia orgánica como fuente de carbono, descomponiendo estas sustancias a través de una digestión extracelular. Asimismo, la mayoría de hongos son saprófitos, cosa que significa que crecen en materia en descomposición y generalmente en condiciones de humedad, motivo por el que es habitual encontrarlos en suelos o madera húmeda.

Y a pesar de ideas y concepciones erróneas, no hay ni una sola especie de hongo que realice la fotosíntesis. Aun así, sí que hay ciertas especies fúngicas que han desarrollado la capacidad de colonizar tejidos de otros seres vivos, provocando enfermedades como es el caso de patógenos fúngicos humanos como los que ocasionan candidiasis, aspergilosis, pies de atleta, dermatofitosis, etc.

Del mismo modo, existen también especies simbiontes de animales y plantas, algo especialmente relevante en el caso de las micorrizas, una simbiosis de los hongos y los vegetales a nivel de raíces, presentes en el 97% de plantas de la Tierra. Todos los hongos se reproducen a partir de la liberación de esporas, pero pueden optar por una reproducción sexual (si las condiciones climáticas son adversas) o por una reproducción asexual (si las condiciones son óptimas).

De las más de 600.000 especies de hongos que se estima que podrían existir en la Tierra, apenas hemos identificado el 7%, que corresponde a unas 43.000 especies. Debemos mencionar también que las setas, la división más evolucionada dentro del reino de los hongos, incluye especies comestibles, tóxicas e incluso alucinógenas. Es un reino tremendamente diverso en cuanto a especies.

que-son-hongos

Algas: ¿qué son?

Las algas son organismos unicelulares fotosintéticos que pertenecen al Reino Cromista y que son eucariotas. Siempre son seres unicelulares, pero tienen la capacidad de formar colonias, cosa que explica que, a pesar de que no desarrollen nunca formas de vida pluricelulares ya que no existe una diferenciación de tejidos, podamos ver a algunas algas a simple vista.

Disponen, igual que sucede con el resto de cromistas (reino que se diferenció de los protozos al escindirse en dos el reino protista en la revisión de 1998), de una cubierta rígida alrededor de la membrana plasmática que hace que puedan adquirir formas muy variadas.

Absolutamente todas las algas son fotoautótrofas, lo que significa que disponen de unos pigmentos fotosintéticos que le permiten transformar la luz solar en una energía química que usarán para sintetizar su propia materia orgánica. No hay ni una sola especie heterótrofa ni tampoco ninguna especie patógena para el ser humano ni para cualquier otro organismo.

Pero a pesar de que realicen la fotosíntesis y de que dispongan de una pared celular de celulosa, es esencial señalar que las algas no son plantas. Son cromistas. Un reino muy diferente al vegetal. Así pues, las algas son un grupo dentro de los cromistas que cuenta con unas 27.000 especies identificadas, todas ellas (con algunas excepciones de especies terrestres) adaptadas a la vida acuática.

Esto se explica teniendo en cuenta su origen evolutivo, pues las algas (y el reino cromista en general) surgieron hace unos 1.600 millones de años fruto de una simbiosis entre los protozoos y las cianobacterias, en un momento en el que la vida seguía estrechamente ligada a los océanos. Pero a pesar de este origen primitivo, las algas son, a día de hoy, uno de los productores primarios de los ecosistemas marinos más importantes para la vida en nuestro planeta.

que-son-algas

Algas y hongos: ¿en qué se diferencian?

Tras haber analizado las características de ambos grupos de seres vivos, seguro que sus diferencias han quedado más que claras. Aun así, por si necesitas (o simplemente quieres) disponer de la información con un carácter más visual y esquemático, hemos preparado la siguiente selección de las principales diferencias entre algas y hongos en forma de puntos clave.

1. Los hongos pertenecen al reino fúngico; las algas, al reino cromista

Algas y hongos pertenecen a reinos distintos de los seres vivos. Los hongos conforman su propio reino, conocido como reino fúngico. En cambio, las algas son un grupo dentro del reino cromista, un reino donde, además de estas algas, tenemos a las diatomeas, los dinoflagelados e incluso parásitos como los oomicetos.

2. Los hongos pueden ser pluricelulares; las algas siempre son unicelulares

Los hongos son el único reino de los siete con representantes tanto unicelulares como pluricelulares. Es decir, tenemos especies fúngicas en las que los seres están constituidos por una única célula (como las levaduras) pero también especies pluricelulares compuestas por millones de células donde hay una diferenciación de tejidos (como las setas).

En cambio, las algas son siempre unicelulares. Pero esto no significa que siempre sean microscópicas. Y es que a pesar de que no desarrollen formas de vida pluricelulares, sí que tienen la capacidad de formar colonias donde las células se agregan (pero sin diferenciación de tejidos) para constituir estructuras que sí que son visibles a simple vista.

3. Los hongos son heterótrofos; las algas, fotoautótrofas

Todos los hongos son heterótrofos, cosa que significa que todas las especies fúngicas tienen un metabolismo basado en la digestión extracelular de materia orgánica que les permite obtener la materia y energía que necesitan para mantenerse vivos. Asimismo, generalmente son saprófitos, creciendo sobre materia orgánica en descomposición y en condiciones de humedad.

En cambio, todas las algas son fotoautótrofas, siendo, junto a las plantas y las cianobacterias, uno de los principales representantes de la fotosíntesis. Esto significa que disponen de unos pigmentos fotosintéticos que les permiten convertir la luz solar en una energía química que utilizarán para sintetizar su propia materia orgánica.

4. Hay especies patógenas de hongos; pero no de algas

No hay ni una sola especie de alga patógena para el ser humano ni para cualquier otro organismo. En cambio,sí que hay importantes patógenos fúngicos capaces de colonizar tejidos de otros seres y provocar enfermedades, como es el caso de, en humanos, la candidiasis, la aspergilosis, los pies de atleta, la dermatofitosis…

5. Las algas aparecieron antes que los hongos

Evolutivamente, las algas surgieron antes que los hongos. Las algas (y el resto de cromistas) surgieron hace unos 1.600 millones de años a través de una simbiosis entre los protozoos y las cianobacterias. En cambio, los hongos aparecieron hace unos 1.300 millones de años a partir de una evolución de protozoos parasitarios. Esta diferencia explica que, si bien los hongos todavía son dependientes de la humedad, las algas estén mucho más ligadas a la vida acuática.

algas-hongos-en-que-se-diferencian
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies