Las 7 diferencias entre Norma y Ley (explicadas)

Las normas y las leyes son los pilares que regulan la conducta humana con el fin de lograr una mayor armonía en una sociedad. Pero a pesar de que tendamos a confundirlos, son conceptos que apelan a realidades distintas.

diferencias-norma-ley

Absolutamente todas las sociedades y organizaciones requieren de unas pautas de comportamiento que limiten las libertades de los miembros que las constituyen. Y es que sin imposiciones que ponen freno a la total anarquía, el progreso social, cultural, científico y tecnológico que la humanidad ha logrado hasta tejer esta civilización globalizada hubiera sido imposible.

Los seres humanos, para convivir en armonía dentro de las sociedades que hemos creado a lo largo de la historia, necesitamos estar sujetos a normas y leyes. La historia nos ha demostrado que es esencial que el comportamiento humano esté limitado y que existan principios de conducta prescritos aprendidos e internalizados a través de la socialización.

Tienen que existir guías, reglas y principios que determinen nuestros derechos, obligaciones y prohibiciones y que, al mismo tiempo, sean conocidas por la población para que sus miembros vivan siguiendo estas pautas en pro del beneficio común. Pero, en este contexto, es habitual que confundamos dos términos que, si bien están relacionados, no son en absoluto sinónimos.

Estamos hablando, evidentemente, de las normas y las leyes. Los dos pilares que regulan la conducta humana a nivel de sociedad y de organizaciones con el objetivo de lograr una mayor armonía en las relaciones dentro de dichos grupos sociales. Pero como son distintas y esto genera mucha confusión, en el artículo de hoy, además de definir ambos conceptos, vamos a detallar las diferencias entre una norma y una ley en forma de puntos clave y de manera concisa y clara.

¿Qué son las normas? ¿Y las leyes?

Antes de entrar en profundidad en la diferenciación entre términos, es interesante (y también importante) que nos pongamos en contexto y definamos, de manera individual, ambos. Y es que de este modo tanto su relación como diferencias empezarán a quedar más claras. Veamos, pues, qué es exactamente una norma y qué es una ley.

Norma: ¿qué es?

Las normas son principios, reglas o pautas de comportamiento que emergen de los valores morales y éticos de una sociedad con el fin de, tras ser internalizadas a través de la socialización, lograr la armonía entre los integrantes de dicha sociedad u organización. Son principios relacionados con la moralidad que sirven como guía para regular las conductas de las personas.

Una norma, por encima de todo, busca alcanzar una convivencia más respetuosa entre personas, pues si todos los miembros de un grupo siguen estas pautas de conducta, es mucho más sencillo conseguir el bienestar común. Así, las normas determinan qué está permitido y qué no está permitido desde un punto de vista de los valores morales.

Este elemento de la moralidad, la cual no es universal ni atemporal ya que depende del momento histórico y de la realidad sociocultural en la que vivimos, hace que las normas varíen entre sociedades y culturas, pues su implantación y transmisión de generación en generación van en función de muchos rasgos particulares de comunidad humana en cuestión.

Además, existen muchos tipos distintos de normas dependiendo de su origen y ámbito de aplicación. Así pues, tenemos normas morales (las más ligadas a los valores éticos de nuestra sociedad, como por ejemplo promover el respeto hacia los demás y no discriminar), normas religiosas (seguidas por los fieles de un credo), normas sociales (como ceder el asiento del autobús a una persona mayor), normas familiares (aquellas que se aplican solo en nuestro núcleo familiar), normas protocolarias (como los códigos de vestimenta en situaciones especiales), etc.

Pero todas las normas tienen un nexo en común. Y es que a pesar de que emergen de la moralidad y de que su incumplimiento genera rechazo desde una perspectiva social y puede acarrear también un arrepentimiento propio, no va ligado a consecuencias penales. Todos los tipos de normas nos guían en cómo actuar, pero nacen más de las conductas esperables de la sociedad que de una legislación como tal. Todos, excepto uno. Las normas jurídicas. Y es así como entran en juego las leyes.

que-son-normas

Ley: ¿qué es?

Una ley es una norma jurídica, un principio que debe cumplirse de manera estricta y que conforma una imposición que emana de la legislación de un Estado. Así, se trata unas normas de cumplimiento obligatorio, pues son reglas de origen jurídico descritas en documentos de carácter legal e impuestas por el poder legislativo y ejecutivo de una nación.

El incumplimiento, en este caso, no se limita a ser juzgado por la sociedad ya que no se han seguido los principios morales que imperan en la misma, sino que acarrea sanciones y penas legales, con castigos cuya severidad dependerá de la gravedad de la acción (o la inacción), pudiendo ir desde multas económicas hasta penas de cárcel.

Las leyes, pues, son normas de obligado cumplimiento que tienen el objetivo de reducir los delitos y todas aquellas acciones que atentan de forma grave no solo contra el bienestar y armonía de la sociedad, sino contra la integridad física y/o emocional de su miembros o las instituciones públicas del Estado.

Así pues, las leyes, aunque emergen también de la moral y la ética, no tienen su origen tanto en una transmisión de generación en generación de pautas de conducta esperables que forman parte del consciente e inconsciente colectivo, sino que son impuestas por una autoridad superior que regula, en base a la justicia, las relaciones entre los integrantes de la sociedad.

En resumen, una ley es una norma jurídica impuesta por una autoridad superior que busca regular, de forma justa y a través de una legislación de carácter formal, algún aspecto de la sociedad en el plano político, cultural, social o económico. El incumplimiento de una ley representa un delito, es decir, una infracción del derecho penal que acarrea sanciones.

que-son-leyes

Leyes y normas: ¿en qué se diferencian?

Tras haber definido ambos conceptos, seguro que las diferencias entre ellos han quedado más que claras. Aun así, por si necesitas (o simplemente quieres) disponer de la información con un carácter más visual y conciso, hemos preparado la siguiente selección de las principales diferencias entre normas y leyes en forma de puntos clave.

1. Todas las leyes son normas pero no todas las normas son leyes

Empezamos con una diferencia clave. Y es que las leyes son solo un tipo específico de norma. Las normas son todos aquellos principios impuestos para regular la conducta de los miembros de una sociedad u organización. Pero existen muchas clases distintas: morales, sociales, religiosas, protocolarias, familiares, etc. Y una de las muchas clases son las leyes, que siempre son normas.

2. Una ley es una norma jurídica

En relación con el anterior punto, es importante recalcar que una ley es una norma jurídica, es decir, una clase específica de norma que tiene la particularidad de ser de obligado cumplimiento. A diferencia del resto de normas no jurídicas, cuyo incumplimiento, más allá de ser juzgado por la sociedad o de arrepentirnos de nuestro comportamiento, no acarrea consecuencias, el incumplimiento de una ley sí que tiene consecuencias legales.

3. El incumplimiento de una ley acarrea consecuencias penales; el de una norma, no

Como decimos, incumplir una norma no jurídica no tiene consecuencias penales y, más allá de que puede ocasionarnos conflictos en la convivencia, no acarrea problemas. Es decir, no vamos a tener consecuencias legales por no ceder el asiento a una mujer embarazada en un autobús, pero estamos yendo en contra de los principios morales de nuestra sociedad.

En cambio, incumplir una ley sí que nos hace caer en un delito, es decir, una infracción del derecho penal cuyo castigo dependerá de la norma jurídica contra la que hemos atentado, pudiendo ir desde multas económicas hasta penas de cárcel.

delito

4. Las leyes son impuestas por autoridades superiores; las normas, por la sociedad

Las leyes están perfectamente descritas de manera formal en la legislación de un Estado, estando impuestas, pues, por las autoridades superiores de la nación que controlan el poder legislativo y ejecutivo del mismo. En cambio, las normas no están recogidas en documentos oficiales, sino que nacen de los valores de la sociedad y son transmitidos a través de las generaciones e interiorizados por socialización.

5. Las normas emergen de la moral; las leyes, de la legislación de un Estado

Las leyes son normas también, por lo que evidentemente los principios morales de la conducta humana son importantes, pero no emergen de forma tan directa de ellos. Y es que quien desarrolla estas leyes es el Estado a través de sus autoridades superiores.

En cambio, las normas sociales emergen de los principios morales y éticos de la sociedad, algo que explica que, al depender del contexto sociocultural, las normas varíen más a través de las sociedades, mientras que las leyes sean, por regla general, más universales.

6. Las leyes se aplican a todo el mundo por igual; las normas, no

Las leyes emanan de la justicia y, por tanto, su aplicación debe ser universal, en el sentido que la legislación no debe diferenciar entre personas. Todos estamos sujetos, a partir de la mayoría de edad, a unas mismas normas jurídicas.

En cambio, las normas no son iguales para todos, pues dependen más de nuestro contexto social y de nuestra situación concreta de vida. Con un ejemplo, esto se entiende muy bien. Y es que si bien un joven sano debe cederle el asiento a una mujer embarazada, quizás esta mujer embarazada no tenga que cederle el asiento a una persona mayor.

7. La interpretación de las normas es más libre

Y visto lo visto en el anterior punto, queda claro que las normas, además de que dependen del contexto sociocultural de cada comunidad humana, tienen una interpretación mucho más subjetiva y libre que depende, en gran parte, de la moralidad de cada individuo y de cómo interpreta el bien y el mal.

En cambio, en las leyes no hay lugar para la libre interpretación. Sus principios deben quedar descritos a la perfección para que no dé pie a la subjetividad. Una ley es claramente objetiva. No puede (o no debería poder) interpretarse libremente.

norma-ley-diferencias
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies