Los 20 tipos de muerte (naturales y no naturales)

Descubrir la forma de muerte es un proceso llevado a cabo por un forense para realizar una determinación legal del modo cómo murió una persona. Un repaso de la clasificación de los tipos de muerte.

Tipos muerte

De acuerdo a datos del año 2017, cada día fallecen en el mundo unas 150.000 personas. La muerte, al fin y al cabo y por irónico que resulte, forma parte de la vida. Todos nos tendremos que enfrentar a ella y tendremos que ver a personas cercanas a nosotros perder la vida. Así es, por suerte o por desgracia, la existencia de los seres vivos.

Pero más allá de consideraciones éticas, biológicas o sociales, la muerte es algo que está sujeto a muchas jurisdicciones legales para realizar estadísticas y esclarecer la causa del fallecimiento de la persona. Por ello existen tantos términos en la Medicina Legal y Forense, la disciplina que aplica conocimientos médicos para resolver problemas con implicaciones legales generalmente asociados a la muerte de un ser humano.

Y en este contexto, uno de los conceptos más importantes es el de la “forma de muerte”, una determinación legal realizada por un forense, médico forense o policía para esclarecer la causa del fallecimiento y proceder con las tareas legales y jurídicas pertinentes.

Y en el artículo de hoy, para sumergirnos en el interesante mundo de la Medicina Forense, exploraremos los distintos tipos de muertes que existen, desde distinciones generales como “muerte natural” y “muerte no natural” hasta causas más específicas. Veamos, a nivel legal, qué clases de fallecimientos se contemplan.

¿Cómo se clasifican las formas de muerte?

La muerte se define científicamente como el efecto terminal que deriva en la finalización del proceso homeostático de un ser vivo. Es decir, es un proceso que culmina con la extinción de las funciones vitales y, por tanto, el final de la vida. Aun así, el fallecimiento en sí sigue siendo difícil de definir a nivel bioquímico, neurofisiológico y médico, pues hay todavía controversias.

De todos modos, donde no hay controversias (ya que no puede haberlas) es en el marco de la legalidad, pues las jurisdicciones requieren que este proceso de fallecimiento, registrado por un forense o médico forense, esté perfectamente detallado. Y es en este contexto que existen las distintas formas de muerte para que cualquier fallecimiento pueda encajar dentro de una.

1. Muerte natural

La muerte natural es aquella forma de muerte en la que el fallecimiento sucede sin intervención de causas extrañas al organismo, por lo que generalmente se asocia a las muertes que ocurren por el simple proceso de envejecimiento y las enfermedades que surgen cuando el cuerpo se degenera por el paso del tiempo. Las actividades biológicas cesan por envejecer.

Muerte natural

2. Muerte no natural

La muerte no natural es aquella forma de muerte en la que el fallecimiento sucede por intervención de causas extrañas al organismo. Es decir, dentro de este gran grupo se incluyen todas aquellas muertes que ocurren no por causas naturales internas ligadas al envejecimiento o a enfermedades, sino a la influencia de factores externos: homicidios, accidentes, suicidios...

3. Muerte súbita

La muerte súbita es una forma de muerte natural que tiene la particularidad de que el fallecimiento se produce menos de una hora después de la aparición del primer síntoma de una enfermedad, por lo que el fallecimiento es rápido y, sobre todo, inesperado. Es “habitual” en recién nacidos (conocida como la muerte súbita del lactante) y en mayores de cuarenta años (por enfermedades cardiovasculares).

4. Muerte violenta

La muerte violenta es una forma de muerte no natural en la que el fallecimiento se produce por una acción externa a la persona, deliberada o no deliberada, que provoca el cese de sus funciones vitales. Es decir, la muerte es totalmente ajena a la fisiología del organismo y el fallecimiento ocurre por lesión del cuerpo.

5. Muerte aparente

Por muerte aparente o catalepsia entendemos aquel estado legal en el que una persona, pese a aparentemente haber perdido todas sus funciones vitales, no está completamente muerta. La persona se encuentra en una especie de estado transitorio del cual se puede recuperar si es reanimada correctamente.

Muerte aparente

6. Suicidio

El sucidio es una forma de muerte no natural en la que una persona se quita voluntariamente la vida. El fallecimiento, pues, ocurre deliberadamente y por uno mismo. Se trata de un verdadero problema social que tiene su mayor incidencia en los jóvenes de entre 15 y 29 años, grupo poblacional que tiene, en este suicidio, su segunda principal causa de defunción.

7. Muerte accidental

La muerte accidental es una forma de muerte no natural en la que el fallecimiento ocurre por intervención de un agente externo a la persona, pero sin intención de provocar su muerte. Es decir, una persona provoca la muerte de otra de manera accidental, teniendo, pues, unas consecuencias legales graves pero distintas a las de un homicidio.

8. Homicidio

El homicidio es una forma de muerte no natural en la que una persona, de forma intencionada y con mayor o menor premeditación, quita la vida a otro ser humano. Hay muchos móviles detrás de estos homicidios y es importante determinarlo para así establecer la pena para el culpable.

9. Muerte clínica

Una muerte se determina como “clínica” cuando las funciones vitales de la persona han cesado (no respira ni su corazón late) pero no se han producido daños en las células cerebrales, es decir, en las neuronas. Desaparecen las señales externas de vida pero la actividad nerviosa continúa, por lo que es posible reanimar a la persona.

10. Muerte somática

La muerte somática, también conocida como muerte general, es aquella forma en la que cesan todas las funciones vitales orgánicas de la persona, incluida la actividad de las neuronas del cerebro. Así pues, es la muerte que ocurre cuando los órganos vitales del organismo fallan del todo, provocando así la pérdida de la vida.

Muerte somática

11. Necrosis

Por necrosis entendemos aquella situación en la que un tejido (que, al final, es un conjunto de células) muere a causa de una infección, dejando una zona del organismo con células muertas y que se convierte en un foco de descomposición que puede ocasionar el fallecimiento de la persona.

12. Necrobiosis

La necrobiosis es la muerte celular programada. Se trata de un proceso natural del cuerpo que, a diferencia de la necrosis, no supone ningún peligro para la persona ni da lugar a la aparición de un foco de descomposición. Nuestras células están constantemente muriendo y siendo sustituidas por nuevas. Y es así como nos mantenemos vivos.

13. Muerte biológica

La muerte biológica es aquella situación en la que un tejido, órgano o sistema del cuerpo deja de funcionar y su rehabilitación no es posible, por lo que empieza un proceso de muerte natural. Nuestro organismo deja de funcionar paulatina o súbitamente hasta culminar con el fallecimiento.

14. Muerte celular

La muerte celular es aquella situación en la que una célula de alguno de nuestros tejidos muere. Como hemos visto, este proceso puede designar una situación natural e inofensiva (en el caso de la necrobiosis) o una situación antinatural y potencialmente mortal (necrosis). No debemos olvidar que nuestro organismo es la suma de 30 millones de millones de células que van muriendo y siendo sustituidas por nuevas células.

15. Muerte cerebral

La muerte cerebral es aquella situación clínica en la que la actividad del sistema nervioso central de una persona ha cesado de manera completa e irreversible. Es una pérdida permanente de la actividad del cerebro. La persona puede seguir “viva” si se conecta a dispositivos que prolongan la vida de forma artificial.

Muerte cerebral

16. Muerte agónica

Por muerte agónica entendemos todo aquel fallecimiento cuyo proceso sucede de forma lenta. Puede ser tanto natural como no natural. Una muerte agónica natural sería, por ejemplo, aquella en la que el fallecimiento sucede como consecuencia de un proceso degenerativo lento en una enfermedad terminal como el Alzheimer.

En cambio, una muerte agónica no natural sería, por ejemplo, un homicidio en el que un asesino estrangula a su víctima o una muerte accidental en la que nos ahogamos. Así pues, ya sea de forma natural o no natural, las muertes agónicas son las que implican mayor sufrimiento tanto físico como emocional.

17. Muerte rápida

Por muerte rápida entendemos todo aquel fallecimiento cuyo proceso sucede de manera veloz. De igual modo, puede ser natural (ya hemos hablado de la muerte súbita) o no natural, en cuyo caso estamos ante homicidios rápidos sin buscar el sufrimiento ni la agonía de la persona o accidentes de coche. Cuando la muerte ocurre de forma rápida, no hay tiempo de reacción pero hay menos sufrimiento.

18. Muerte reciente

Por muerte reciente entendemos aquella situación en la que los restos de la persona fallecida todavía no han iniciado los procesos de putrefacción cadavérica. Así pues, es un estado legal en el que la persona ha perdido la vida recientemente.

19. Muerte lejana

Por muerte lejana entendemos aquella situación en la que los restos de la persona fallecida ya han iniciado los procesos de putrefacción cadavérica. Así pues, es un estado legal en el que la persona perdió la vida hace tiempo.

20. Eutanasia

Terminamos el artículo con la eutanasia, la cual engloba todas aquellas técnicas médicas que se aplican consensuada y voluntariamente para acelerar la muerte de una persona que tiene una enfermedad incurable y/o terminal. El equipo médico da al paciente medicamentos que, tras un proceso legal, provocarán su muerte. A día de hoy solo es legal en algunos estados de Estados Unidos, Canadá, Luxemburgo, Holanda y Bélgica.

Eutanasia
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies