Los 12 tipos de alopecia (y sus características)

La alopecia es la ausencia o pérdida anómala del cabello, siendo así un término que se usa como sinónimo de calvicie. Veamos cómo se clasifica dependiendo de sus características y causas detrás de este fenómeno.
Tipos alopecia

El cabello es un biomaterial que se desarrolla en la piel de la mayoría de mamíferos y que, siendo un filamento delgado, plástico y elástico constituido principalmente por fibras de queratina, cumple con una función clave a nivel biológico: la protección. Pero, evidentemente, los seres humanos, más allá de esta importancia evolutiva, le hemos dado una connotación estética muy importante.

De ahí que todo aquello asociado con una pérdida anómala del cabello pueda generar inquietud en muchas personas, que ven la calvicie como una de las mayores amenazas a nivel estético. Y si tenemos en consideración que casi el 50% de la población sufre problemas de alopecia de mayor o menor gravedad, se hace esencial hablar de ella y de su naturaleza.

La alopecia, considerada un sinónimo de calvicie, hace referencia a la ausencia o pérdida anómala del cabello, afectando solo al cuero cabelludo o a todo el cuerpo y presentándose de forma temporal o permanente. Del mismo modo, esta pérdida anormal de cabello puede desencadenarse a raíz de muchas causas distintas y expresarse de manera también diferente.

Por todo ello, en el artículo de hoy y de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, además de asentar las bases clínicas de la alopecia en lo que a causas, síntomas y tratamiento se refiere, vamos a indagar en las particularidades de las distintas clases de alopecia que existen. Empecemos.

¿Qué clases de calvicie existen?

La alopecia es un término clínico que hace referencia a la ausencia o pérdida anómala del cabello. Se trata de un concepto considerado como sinónimo de calvicie que, en un país como España, el segundo con mayor incidencia por detrás de República Checa, se presenta en el 42% de los hombres. Así, la escasez de pelo es un “problema” con una alta prevalencia, siendo más común en hombres que en mujeres, aunque estas, pese a los mitos que existen, también pueden presentarla.

Generalmente, hablamos de alopecia cuando existe una ausencia notoria de cabello o cuando la caída de cabello supera los 100 al día, pues una caída de entre 50 y 90 es lo que se considera normal. Pero más allá de estas definiciones sobre simplificadas, lo que es verdaderamente importante es identificar el tipo exacto de alopecia.

En este sentido, se ha realizado una clasificación de las distintas formas de manifestación de la calvicie, agrupándolas en dos grandes grupos, no cicatriciales y cicatriciales, cada una de ellas teniendo subtipos dentro. Y sin más preámbulos, pasemos a analizarlos.

1. Alopecias no cicatriciales

Las alopecias no cicatriciales son un conjunto de formas de calvicie que tienen la particularidad de que no vienen asociadas a una destrucción del folículo piloso, más conocido como raíz del pelo. Este folículo piloso, ubicado por debajo de la piel, en la dermis, es el lugar donde se alberga la actividad metabólica y mitótica a través de la cual se hace posible el crecimiento constante del pelo. Cuando no hay una destrucción de esta raíz del pelo, pero sí cambios funcionales, estaremos ante uno de los siguientes tipos de calvicie.

1.1. Alopecia androgenética masculina

La alopecia androgenética o androgénica es la forma más frecuente de calvicie. En el caso de la masculina, es aquella que afecta al 75% de los hombres, empezando a dar generalmente signos evidentes a partir de los 30-40 años, aunque las primeras señales empiezan en la adolescencia.

Las causas principales son la herencia poligenética de determinados genes junto con factores hormonales, en concreto una actuación de las hormonas masculinas sobre los folículos pilosos, que van provocando una atrofia de los susodichos hasta que se observa una pérdida notable del cabello.

alopecia-androgenetica

1.2. Alopecia androgenética femenina

La alopecia androgenética femenina se presenta en aproximadamente el 10% de las mujeres y sus causas, igual que la masculina, responde a factores tanto genéticos (de herencia de genes que aumentan la predisposición) como hormonales, algo que explica que aparezca generalmente con la llegada de la menopausia y con la consecuente disminución de las hormonas sexuales femeninas. En este caso, la pérdida del cabello es más difusa (no suele haber una desaparición completa como en los hombres) y tampoco se observan las típicas “entradas” que sí son un rasgo característico de alopecia en hombres.

1.3. Alopecia areata

La alopecia areata es un tipo de calvicie que, siendo la segunda forma más común, se expresa con la aparición de parches redondeados sin cabello en áreas determinadas tanto del cuero cabelludo como de otras partes del cuerpo debido a un trastorno autoinmunitario. Es una forma de alopecia bastante impredecible, pues si bien hay veces que el cabello vuelve a crecer en esa zona, hay otra ocasiones en las que no. Pero en 8 de cada 10 casos, tras más o menos un año, el pelo vuelve a crecer.

1.4. Alopecia difusa

La alopecia difusa es un tipo de calvicie donde, si bien existe una pérdida progresiva y generalizada del cabello, esta pérdida no llega a ser total. Es decir, no es una calvicie total, sino una escasez de cabello que, si bien es evidente, puede ser más o menos intensa. Se trata de una forma de caída del cabello, por lo general, reversible, pues la alimentación y el estilo de vida juega un papel muy importante, así como la toma o no de ciertos medicamentos.

alopecia-difusa

1.5. Alopecia traumática

Por alopecia traumática entendemos aquel tipo de calvicie que responde única y exclusivamente a causas controlables. Y es que es aquella pérdida de cabello que se da a causa de malos hábitos de peinado o de cuidado general del cabello, por tics nerviosos de arrancarnos el cabello (los cuales, para eliminar, deberíamos contar con el apoyo de un psicólogo) o por estrés. Así, se trata de una forma de calvicie no solo reversible, sino prevenible.

1.6. Alopecia universal

La alopecia universal es el tipo de calvicie más impactante, pues se basa en una pérdida total del cabello de todo el cuerpo, afectando no solo al cuero cabelludo, sino al resto de vello corporal, pestañas, cejas, etc. Tiene un origen autoinmunitario (como la areata), es decir, la pérdida de cabello se produce como consecuencia de un ataque de las células inmunes de nuestro propio cuerpo sobre los folículos pilosos. Pero aunque este ataque es agresivo, recordemos que al ser una alopecia no cicatricial, no se destruye la raíz del pelo, por lo que es una situación reversible.

1.7. Efluvio telógeno

Por efluvio telógeno entendemos una caída abundante de pelo que, si bien es reversible, ocurre en un pequeño lapso de tiempo. Por distintas causas (enfermedades, estrés, embarazo, postparto, efectos secundarios de medicamentos, déficits nutricionales…), un grupo de folículos pilosos “se saltan” la fase de crecimiento del pelo, por lo que se produce esta caída generalizada de cabello antes de tiempo. Aun así, en la mayoría de casos, la situación vuelve a la normalidad en menos de un año.

1.8. Alopecia fibrosante

La alopecia fibrosante es un tipo de calvicie que, a diferencia de las otras, se presenta con mayor frecuencia en mujeres. También conocida como alopecia frontal ya que la pérdida de cabello se da de tal forma que el cabello crece cada vez más atrás (dejando más zona de frente), sus causas siguen sin estar claras, pero todo parece apuntar a que tiene relación con la menopausia, por lo que los factores hormonales serían una de las claves.

alopecia-femenina

1.9. Alopecia localizada

La alopecia localizada hace referencia a aquella forma de calvicie donde la pérdida de cabello se concentra en zonas específicas del cuero cabelludo. No es una calvicie total pero sí que hay las famosas “calvas, especialmente la coronilla.

2. Alopecias cicatriciales

Las alopecias cicatriciales son un conjunto de formas de calvicie que tienen la particularidad de que sí que están asociadas a una destrucción del folículo piloso previamente mencionado. Debido a una herida, se ha destruido la raíz del pelo, por lo que el cabello, en aquella zona donde se ha desarrollado una cicatriz, no podrá volver a crecer. Según el origen de la herida que ha llevado a este daño irreparable del folículo, encontramos los siguientes tipos de alopecia.

2.1. Alopecia primaria

Por alopecia primaria entendemos toda aquella calvicie que cursa con una destrucción del folículo piloso como consecuencia de una enfermedad dermatológica propia del pelo, con alteraciones fisiológicas y/o morfológicas del folículo piloso que hace que este se dañe lo suficiente como para no permitir el crecimiento de cabello.

2.2. Alopecia adquirida

Por alopecia adquirida entendemos toda aquella calvicie que cursa con una destrucción del folículo piloso como consecuencia de un trastorno autoinmune (o de causa desconocida) en el que las células inmunológicas, debido a un error genético, atacan de forma tan agresiva a la raíz del pelo que las células encargadas del crecimiento del cabello son destruidas.

2.3. Alopecia secundaria

Por alopecia secundaria entendemos toda aquella calvicie que cursa con una destrucción del folículo piloso como consecuencia de infecciones dermatológicas o de daños físico químicos. Así, se engloban aquellas alopecias que tienen su origen en infecciones bacterianas (como la lepra), infecciones víricas (como el herpes), infecciones micóticas (por hongos, como por ejemplo la tiña), infecciones protozoarias (como la leishmaniasis), por exposición a radiación o por quemaduras.

alopecia-secundaria
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies