Los 5 tipos de foliculitis (causas y tratamiento)

La foliculitis es una patología dermatológica que consiste en la inflamación de uno o varios folículos pilosos, las regiones que constituyen la raíz de los cabellos. Veamos cómo se clasifica esta enfermedad.

Tipos foculitis

Con sus aproximadamente dos metros cuadrados de extensión, la piel es, de largo, el órgano más grande de nuestro organismo. Un órgano que nos protege de las amenazas externas al mismo tiempo que nos hace posible captar estímulos y que está formada por diferentes estructuras que, trabajando de forma coordinada, permiten que esta piel cumpla con sus funciones fisiológicas.

Y una de ellas son los conocidos como folículos pilosos, los cuales, recibiendo también el nombre de “raíz del pelo”, estando situados en la dermis (la capa intermedia de la piel, por debajo de la epidermis, siendo la más gruesa), albergan las reacciones metabólicas y mitóticas para el desarrollo del cabello.

Ahora bien, estos conductos foliculares puede tanto dañarse (al afeitarnos o por sufrir fricción contra la ropa) como bloquearse, algo que puede resultar en una infección bacteriana o fúngica y una consecuente inflamación que da lugar a una común patología dermatológica conocida como foliculitis.

Y en el artículo de hoy, además de entender exactamente las bases clínicas de esta foliculitis, veremos qué clases existen, pues hay diferentes tipos en función de sus causas, síntomas y tratamiento. Y es que esta enfermedad, pese a que no es un riesgo para la salud, sí que puede ocasionar dolor, picazón y vergüenza. Es por este motivo que es tan importante conocer sus características.

¿Qué es la foliculitis?

La foliculitis es una enfermedad dermatológica que consiste en la infección y posterior inflamación de uno o varios folículos pilosos de la piel, los conductos que se extienden desde la capa intermedia que es la dermis hasta el exterior y en cuyo interior crece el cabello. En este sentido, la foliculitis es una patología en la que las pequeñas bolsas desde donde crece el pelo se inflaman como consecuencia de, generalmente, una infección bacteriana o fúngica.

De hecho, lo más habitual es que el problema empiece por un daño (por fricción con la ropa o por afeitarse o depilarse) o un bloqueo de los folículos pilosos, algo que aumenta el riesgo de que, principalmente, Staphylococcus aureus (aunque pueden ser otras bacterias e incluso hongos u otras causas que veremos más adelante) colonice la raíz del pelo y se inicie así un proceso inflamatorio.

La foliculitis puede desarrollarse en prácticamente cualquier parte del cuerpo (excepto labios, membranas mucosas y palmas tanto de manos como de pies) y, si bien todas las personas pueden desarrollarlos, existen algunos factores de riesgo: ser hombre con pelo rizado que se afeita con frecuencia, depilarse con cera, usar ropa ajustada, usar ropa que absorbe el calor y el sudor, recibir hidromasajes en instalaciones con mal mantenimiento, sufrir acné o dermatitis, tomar ciertos medicamentos (consultar con el médico de cabecera) y, claro, padecer alguna enfermedad que debilite el sistema inmunitario.

Qué es foliculitis

Sea como sea, la foliculitis tiene unos síntomas bastante claros que consisten en la aparición de espinillas de cabeza blanca que se forman alrededor del folículo piloso infectado, aparición de grupos pequeños de bultos, formación de ampollas llenas de pus que pueden formar costras, dolor y sensibilidad en la piel, picazón, ardor y, en algunos casos, aparición de grandes bultos hinchados.

Como vemos, más allá del dolor, picazón y vergüenza por la afectación a nivel estético, la foliculitis no es una enfermedad que represente un peligro para la salud. Pero sí es cierto que, en casos más graves que no reciben el tratamiento necesario, esta puede derivar en complicaciones tales como la formación de úlceras escamosas incurables (en caso de que la infección se propague), reaparición de la infección, forunculosis (formación de cúmulos de pus por debajo de la piel conocidos como forúnculos), cicatrices permanentes, aparición de manchas oscuras e incluso pérdida permanente del cabello en esa zona si el (o los) folículos son destruidos por la patología.

Por ello, además de prevenir su aparición (afeitarse con menor frecuencia, evitar la ropa ajustada, probar otros métodos de depilación, aplicar lociones hidratantes después de afeitarte, lavar la piel con agua y jabón antes de afeitarte, bañarte solo en piscinas limpias…), es importante conocer su tratamiento, el cual deberías consultar a un médico sabiendo que puede consistir tanto en terapia farmacológica (geles antibióticos o cremas para reducir la inflamación) como, en casos más graves que han derivado en complicaciones, terapia quirúrgica (cirugía menor para drenar el pus), así como en depilación láser.

¿Qué clases de foliculitis existen?

Ahora que ya hemos entendido las bases clínicas, las causas, los síntomas, las complicaciones y el tratamiento de la foliculitis como patología general, estamos más que preparados para analizar las particularidades de cada uno de los tipos de foliculitis. Veamos, pues, cómo se clasifica este trastorno de la piel.

1. Foliculitis bacteriana

La foliculitis bacteriana es aquella variedad de la patología en la que la inflamación de la raíz del pelo se desencadena a causa de una infección bacteriológica, generalmente por Staphylococcus aureus, una bacteria que está presente en la piel de, aproximadamente, una de cada tres personas del mundo. Generalmente no provoca problemas, pero en ocasiones puede comportarse como patógeno oportunista.

Si bien puede ocasionar infecciones gastrointestinales, neumonía, infecciones óseas, bacteriemia y muchas otras patologías, las infecciones de la piel son las más comunes. Y dentro de ellas, la foliculitis es una de las principales. Las bacterias se aprovechan de las heridas en los folículos pilosos o de los bloqueos de los conductos para colonizarlos y ocasionar así una infección. En este caso, se caracteriza por los bultos blancos y llenos de pus que ocasionan escozor. El tratamiento consiste en la aplicación de lociones y geles antibióticos. Los antibióticos orales prácticamente nunca se recetan.

Foliculitis bacteriana

2. Foliculitis fúngica

La foliculitis fúngica es aquella variedad de la patología en la que la inflamación de la raíz del pelo se desencadena a causa de una infección por parte de hongos, generalmente por Malassezia furfur, una especie de hongo que forma parte de la microbiota natural de la piel pero que, al igual que en el caso anterior, puede aprovechar lesiones de la piel para provocar infecciones.

Esta forma de la patología es más común en adolescentes y adultos jóvenes de sexo masculino que viven en climas húmedos, algo que favorece la actividad de esta especie de levadura. En este caso, la foliculitis se expresa con pápulas y pústulas generalmente en frente, mentón, cuello, espalda, hombros, rostro o tronco que suelen picar de forma uniforme y que pueden ser crónicas. El tratamiento consiste en la administración, por vía oral, de fluconazol, un medicamento antifúngico.

3. Foliculitis por vello encarnado

La foliculitis por vello encarnado es aquella variedad de la patología en la que la inflamación de la raíz del pelo no se debe (al menos al principio) a una infección bacteriana o fúngica, sino a un vello encarnado, es decir, un pelo que, después de ser afeitado o arrancado, vuelve a crecer pero de una forma anómala, por debajo de la piel y sin llegar a salir.

Es especialmente común en hombres con el pelo rizado que se afeitan con frecuencia y sin aplicar antes ni después del afeitado tratamientos para el cuidado de la piel, como lavados con agua y jabón o aplicación de lociones hidratantes. Pero puede suceder en cualquier persona que se afeite alguna parte del cuerpo o que se depilo con pinzas o con cera.

En este caso, la foliculitis consiste en pápulas (protuberancias sólidas, pequeñas y redondeadas), pústulas (lesiones similares a ampollas que están llenas de pus), oscurecimiento de la piel, dolor y picazón. Todo ello porque un vello está incrustado. Para solucionar el problema y evitar que la herida se infecte y que queden manchas oscuras de forma permanente, el vello que está incrustado debe ser extirpado poniéndote en manos de un dermatólogo.

Vello encarnado

4. Foliculitis del jacuzzi

Foliculitis del jacuzzi es el nombre que recibe aquella variedad de la patología que se desarrolla a causa de una infección por parte de bacterias que se encuentran en ambientes como jacuzzis, piscinas climatizadas, bañeras de hidromasajes o spas que no reciben los tratamientos de mantenimiento adecuados. En otras palabras, es la foliculitis que sufrimos por bañarnos en lugares donde el cloro y el pH no están bien regulados, algo que aumenta el riesgo de sufrir una infección por parte de, generalmente, bacterias del género Pseudomonas.

Estas bacterias generalmente ocasionan enfermedades respiratorias, pero también pueden dar lugar a infecciones dermatológicas. En este caso, la foliculitis, que es peor en áreas donde el traje de baño mantiene el agua en contacto con la piel, se caracteriza por la aparición, entre uno y dos días después de la exposición, de un sarpullido rojo que viene acompañado de bultos redondos y de picazón, así como de ampollas llenas de pus en los folículos. En este caso, sin embargo, la infección remite a los pocos días sin la necesidad (en la inmensa mayoría de casos) de tratamiento médico.

5. Foliculitis profunda

Hasta ahora hemos visto todo lo relativo a foliculitis superficial, que, al fin y al cabo, es la forma más leve de la enfermedad. Pero también existe la foliculitis profunda, que es aquella variedad en la que la inflamación involucra también al bulbo piloso, que es la parte más inferior del folículo y donde tiene lugar la actividad micótica de crecimiento del cabello. La inflamación no solo se produce en la parte superficial de la piel, sino a lo largo de todo el conducto piloso.

Encontramos diversos tipos dentro de esta variedad que, evidentemente, requiere de un tratamiento más intensivo, como por ejemplo la forunculosis (formación de cúmulos de pus por debajo de la piel conocidos como forúnculos), ántrax (formación de protuberancias por debajo de la piel), sicosis de la barba (aquella foliculitis profunda en el rostro de los hombres que se afeitan), foliculitis eosinofílica (de causa desconocida, afecta principalmente a pacientes de SIDA) y foliculitis gram negativa (por una infección profunda, generalmente en pacientes que han recibido una terapia a largo plazo contra el acné). El tratamiento dependerá de la causa exacta.

Foliculitis profunda
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies