¿Por qué salen manchas blancas en las uñas? Causas y tratamiento

Nuestras uñas son una parte del cuerpo que nos da pistas sobre el estado de nuestra salud. La aparición de manchas blanquecinas en ellas es un fenómeno común que responde a distintas causas.

por-que-salen-manchas-blancas-uñas

Nuestras uñas suelen mostrar un tono rosado casi pálido, con una forma de media luna blanquecina en la parte inferior que constituye la matriz donde crecen. Aunque quizá no prestes demasiada atención a esta parte de tu cuerpo, lo cierto es que las uñas conforman un organismo vivo que puede darnos importantes pistas acerca del estado de nuestra salud.

En condiciones normales, nuestras uñas deberían mostrar una superficie lisa sin imperfecciones, así como un color uniforme y una consistencia firme. Sin embargo, hay veces en las que pueden aparecer imperfecciones, siendo especialmente comunes las manchas blancas. Este fenómeno, cuyo nombre formal es leuconiquia, es algo muy común. Sin embargo, no siempre aparece por las mismas causas. En este artículo hablaremos acerca de las posibles razones por las que pueden aparecer estas curiosas manchas blancas en nuestras uñas.

¿Por qué salen manchas blancas en las uñas?

Antes de comentar las posibles causas que pueden esconderse detrás de estas curiosas manchas, es importante recordar qué partes componen nuestras uñas. Estas son principalmente tres: la matriz (donde se encuentran las células que fabrican esta parte del cuerpo), la lámina (el área rosada que conforma el grueso de la uña, que está formada principalmente por queratina) y el lecho (la zona donde de carne donde se sitúa la lámina).

Cuando aparecen manchas en la lámina de nuestras uñas es habitual asociar este fenómeno con la falta de calcio. Sin embargo, esta idea tan extendida constituye sólo un mito que no cuenta con el respaldo de la evidencia científica. El calcio no tiene nada que ver con la leuconiquia, pues las causas que la producen son las que veremos a continuación.

1. Traumatismo sobre la matriz (leuconiquia verdadera)

Algunos fenómenos como la manicura, el uso de determinados tipos de calzado o los golpes pueden hacer que se produzcan traumatismos sobre el área de la matriz. De esta forma, este tipo de leuconiquia aparece cuando se forma la lámina, haciendo que pierda su transparencia y aparezcan estas particulares manchas blanquecinas. Este tipo de leuconiquia se conoce como leuconiquia verdadera.

2. Lesión en el lecho (leuconiquia aparente)

En otros casos puede suceder que la lesión se localice en la zona del lecho. Esto suele deberse a la aparición de un edema, es decir, un exceso de agua en la zona. En este caso la mancha blanca no va a desplazarse a medida que la uña crece, y además podemos ver cómo desaparece si presionamos la zona. Este tipo de leuconiquia se conoce como aparente y puede deberse a tratamientos como la quimioterapia y enfermedades como la cirrosis o la insuficiencia renal.

3. Factores externos (pseudoleuconiquia)

En algunos casos sucede que las manchas blancas aparecen por factores externos a la estructura de la uña en sí misma. En este caso se habla de pseudoleuconiquia y esta puede ser provocada por causas como:

  • Onicomicosis: alteración producida por la invasión de hongos patógenos o saprofitos en la estructura de la uña.
  • Psoriasis: afección cutánea que provoca enrojecimiento, escamas plateadas e irritación de la piel. La mayoría de personas con psoriasis muestran parches gruesos, rojos y bien definidos de piel y escamas con un tono blanco plateado.
  • Alopecia areata: afección de base autoinmune que genera parches redondos de pérdida del cabello y que puede llevar a la calvicie total
  • Intoxicación por sustancias como el arsénico.
manchas-blancas-uñas

Tratamiento de la leuconiquia

No existe un tratamiento genérico para la leuconiquia. Esto dependerá de la causa subyacente que haya provocado las manchas. Cuando estas son meramente superficiales, simplemente desaparecerán a medida que la uña continúe creciendo. Lo más importante para evitar que estas manchas aparezcan es prevenir los traumatismos en la zona y cuidarla mediante una buena hidratación, evitando el uso de esmaltes agresivos y sin eliminar la cutícula, pues esta permite protegerla.

Otras señales que podemos ver en nuestras uñas

Como vemos, las uñas son un importante indicador de salud. En ellas no sólo podemos observar manchas blanquecinas cuando algo no va bien, sino también otro tipo de señales que no debemos dejar pasar. Algunas de ellas son:

  • Estrías: Las estrías pueden ser de dos tipos. Las longitudinales aparecen con la edad y no son indicador de ninguna patología, sino que suelen responder a causas genéticas. En cambio, las transversales vienen provocadas por alguna carencia nutricional o incluso por la presencia de fiebre.
  • Uñas blandas y débiles: Las uñas frágiles que se rompen con facilidad pueden ser debidas a enfermedades crónicas o reumáticas.
  • Uñas amarillentas: Este problema puede venir dado por enfermedades como la psoriasis, por la presencia de hongos o bacterias e incluso por el abuso de lacas.
  • Uñas encarnadas: Este tipo de problema da lugar a la inflamación de la carne debido a que la uña se clava en ella. Suele tener una causa hereditaria y para evitarlo es recomendable no cortar demasiado los bordes de la uña.
  • Microtraumatismos: Este tipo de problema suele suceder en aquellas personas que realizan deportes muy agresivos, y se manifiesta en forma de pequeñas rayas de tono amarillento. En este caso la única solución es reducir la intensidad de la actividad física. En algunos casos los microtraumatismos también pueden aparecer por hábitos como morderse las uñas.
  • Hongos: Los hongos son un problema muy común y suelen manifestarse en forma de manchas blancas o amarillas.
  • Problemas: El abuso de esmaltes y lacas pueden hacer que la uña parezca áspera y sin brillo, adoptando un color amarillento.
tratamiento-uñas-manchas-blancas

Pautas para cuidar las uñas

Las uñas son una parte de nuestro organismo que nos da pistas sobre nuestro estado de salud. Además, las manos son una carta de presentación de cara a los demás y un buen cuidado de las mismas es símbolo de higiene y cuidado. Evitar manchas blancas y otros problemas es relativamente fácil si seguimos algunas pautas básicas de cuidado de esta zona.

1. Cuida tu dieta

Nuestra alimentación tiene mucho que ver con el estado de las uñas. Cuando sufrimos algún tipo de carencia nutricional, esta zona es una de las primeras en manifestar cambios. Como pauta general para mantener unas uñas fuertes y sanas es recomendable consumir alimentos ricos en vitamina A y B, como por ejemplo las nueces, el pescado o el tomate.

2. Protege tus uñas de humedad y agresiones

Es importante que protejas tus uñas de la humedad y posibles agresiones. Procura utilizar guantes cuando limpies, friegues o realices cualquier tarea que pueda ser agresiva para las manos, ya que de lo contrario la humedad y la fricción pueden estropearlas y favorecer la aparición de hongos.

3. Hidratación

Las uñas necesitan una buena dosis de hidratación para estar en buen estado. Una buena estrategia para conseguirla es hacer baños en aceite de oliva, sumergiendo las uñas durante 5 minutos para después masajearlas y dejar que absorban los nutrientes. El aceite de ricino te permitirá también conseguir un extra de dureza.

4. Cuida las cutículas

Cuidar las cutículas es necesario para que la uña esté sana. Para ello, lo ideal es aplicar en la zona crema hidratante. Cuando te hagas la manicura es necesario que apliques algún aceite en ellas, ya que así permitirás que se ablanden y será más fácil moldearlas. Evita cortarlas a no ser que tengas algún padrastro y retíralas con ayuda de un palito o bastoncillo siempre después de haber aplicado el aceite.

5. Cortar las uñas

Lo ideal es que reduzcas la longitud de tus uñas mediante el uso del limado, aunque si están muy largas puedes cortarlas. Procura hacerlo siempre con ayuda de una tijera o cortauñas y siguiendo siempre la forma de tu cutícula. Lo ideal es que hagas esto siempre después de que tus manos hayan pasado por agua caliente, pues de esta manera la zona estará más blanda y el corte será menos agresivo.

6. Evita la acetona

Para retirar el esmalte de uñas lo ideal es que utilices productos suaves y respetuosos con la uña que no contengan acetona. Esta sustancia es perjudicial, pues hace que la queratina se debilite y que las uñas se resequen.

manchas-uñas-blancas

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de por qué pueden aparecer manchas blanquecinas en nuestras uñas. Aunque existe un mito muy extendido que asocia estas manchas con la carencia de calcio, este no cuenta con evidencia científica. Lo cierto es que este tipo de manchas pueden producirse en diferentes partes de la uña y pueden deberse a todo tipo de causas, como traumatismos, enfermedades, tratamientos médicos, una manicura agresiva o un calzado inadecuado.

El estado general de nuestras uñas es un indicador de salud y por ello no debemos ignorar cualquier característica atípica que aparezca en ellas. En condiciones normales, las uñas deben ser lisas y rosadas, por lo que cualquier aspecto diferente de esto puede indicar que algo no va bien. Un adecuado cuidado de las uñas es una buena manera de prevenir este tipo de manchas, pues nuestras uñas necesitan estar protegidas de la fricción y la humedad.

Además, requieren que llevemos una dieta equilibrada y completa y que mantengamos la hidratación sin recurrir a productos químicos como la acetona. Todo ello puede favorecer un adecuado estado de nuestras uñas y prevenir no sólo las manchas, sino también otros problemas como las estrías o las uñas débiles.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies