Los 10 tipos de labios (y sus características)

La fisiología labial determina la estética facial del individuo, pero también sirve como criterio identificativo en el ámbito forense. Veamos cómo se clasifican los labios.
Tipos labios

Los labios son una parte esencial en la anatomía del ser humano. A nivel fisiológico, se pueden definir como unos pliegues que forman el inicio de la boca, en el conjunto de la cabeza y como inicio del aparato digestivo. Esta estructura, formada por un labio superior y uno inferior, sirve como complemento estético, delimitación de la región oral, valor de belleza y elemento gesticular muy efectivo.

Además, gracias a los labios se puede realizar uno de los actos más significativos en la cultura humana: el beso. Estas estructuras musculares nos permiten el acto de besar, signo de romanticismo y sexualidad en muchas culturas, y de aprecio y reverencia familiar en otras. Todavía existe debate sobre si el beso es una característica aprendida o inherente, pero se estipula que podría ser heredada de antepasados biológicos, que regurgitaban sus contenidos estomacales en las bocas de sus crías (para alimentarlas).

Por desagradable que parezca, es posible que estas conductas primigenias hayan modelado lo que hoy en día conocemos como uno de los gestos de afecto más universales del mundo. Con base en esta premisa y muchas más, hoy te presentamos los tipos de labios, sus características y utilidad. Te sorprenderá saber, por ejemplo, que estos rasgos son útiles hasta en el desarrollo de medicina forense.

¿Qué son los labios y cómo se clasifican?

La parte externa de la boca está compuesta por dos labios, el superior (labium superior oris) y el inferior (labium inferius oris). Ambas estructuras presentan membranas mucosas, bermellón, comisuras, contorno, arrugas periorales y una superficie cutánea que recubre la sección muscular. Aunque se considere que los labios son solo la sección rojiza que precede a la entrada de la boca, en realidad estos se extienden hasta el margen inferior de la nariz y el pliegue labiomental de la barbilla.

Los labios sirven para besar, delimitar la entrada de la boca, ayudar a la fonación, permitir que la deglución se produzca de forma adecuada, gesticular y otras muchas cosas más. Además, también resultan un valor estético esencial, que armoniza la cara y resalta unas facciones u otras, dependiendo de su anatomía. Con esta última idea en mente, te presentamos los tipos de labios y sus características.

1. Labios gruesos

Los labios gruesos o carnosos se han vinculado con la atracción sexual desde hace mucho tiempo. Por ello, la cirugía de aumento de labios es muy común en la sociedad general. Para lograr este volumen labial, muchas personas se someten a la inyección de botox (la toxina de la bacteria Clostridium botulinum), que paraliza la musculatura de forma selectiva y temporal, con la finalidad de brindar turgencia y presencia a tejidos localizados.

Como solo dura de 4 a 8 meses, para tener unos labios gruesos de forma permanente hay que inyectarse botox mínimo dos veces al año. Huelga decir que desaconsejamos completamente este tipo de prácticas, ya que algunos pacientes pueden desarrollar respuestas alérgicas con el tiempo y efectos adversos bastante más graves de lo que podría parecer.

Labios gruesos

2. Labio superior más grueso que el inferior

Como su propio nombre indica, en este caso, el labium superior oris es más grande y voluminoso que el inferior. Según estudios, la “boca perfecta” es aquella que presenta un labio inferior el doble de grueso que el superior y cuya estructura labial ocupa un 10% del tercio inferior de la cara. Si tomamos al pie de la letra estos parámetros, un labio superior más grueso que el inferior es un rasgo atípico en la población general (pero no por ello menos atractivo).

3. Labio inferior más grueso que el superior

La forma labial más común de todas, al menos desde un punto de vista estadístico. Como hemos dicho, el labium inferior oris suele ser el doble de grande que el labium superior oris.

Labio inferior grueso

4. Labios en forma de corazón

Otro de los componentes estéticos faciales más buscados, al menos a nivel general. El labio inferior y el superior son equitativos en cuanto a volumen, pero el cupido de arco (que conecta con el surco nasolabial a las fosas nasales) es muy llamativo y pronunciado. La forma de corazón que otorga esta conformación labial suele asociarse con la sensualidad y seducción.

5. Labios finos

Los labios finos se suelen clasificar como poco llamativos o carentes de connotación sexual, pero la realidad es que la degeneración labial es algo común (e inherente) al paso del tiempo. Con la edad, el cuerpo sintetiza menos ácido hialurónico (encargado de mantener las estructuras externas corporales hidratadas, al retener agua), lo cual fomenta que el labio se deshidrate y pierda volumen.

Con la edad, también se atrofia poco a poco el tono muscular. Recordamos que los labios al fin y al cabo son músculos y, por ello, también pierden forma y volumen a lo largo del tiempo. Más que tratarse de un rasgo estético poco deseado, los labios finos son una de las múltiples pruebas de que el tiempo pasa para todos, nos guste o no.

6. Los tipos de labios en la medicina forense

Llama la atención ver cómo múltiples portales divulgativos asocian las formas de los labios a las personalidades de sus portadores. A nivel científico, esto no tiene ningún sentido, ya que la personalidad es un constructo multifactorial en el que juegan papeles esenciales la genética, las vivencias personales y el ambiente. La forma de tus labios nunca va a determinar cómo eres.

De todas formas, los surcos labiales y su organización sí que determinan quién eres, a falta de otras pruebas más fehacientes. El patrón de rugosidades en la superficie labial es único e intransferible y, por ello, se coloca al nivel de evidencia identificativa de las huellas dactilares, ni más ni menos. Para obtener la huella labial de un sospechoso, se deben seguir los siguientes pasos:

Fotografiar los labios del sujeto, con el máximo detalle y cercanía posibles. Con programas informáticos, se puede establecer correlaciones entre la conformación labial y una huella dejada por carmín, por ejemplo. Este conjunto de técnicas se engloban bajo el término “queiloscopia”. Aplicar un pintalabios especial en la superficie labial del sujeto y pedirle que “bese” una zona no porosa, como un papel o celofán. Hacer que el sujeto bese una superficie y utilizar técnicas reveladoras de la impronta, las mismas que se utilizan para evidenciar huellas dactilares.

Según la clasificación de Suzuki y Tsuchihashi, ideada en los años setenta, se pueden distinguir diversos tipos de labios con base en las arrugas de su superficie. Destacamos los siguientes.

Labios forense

6.1 Tipo I

Las arrugas superficiales de los labios se presentan en líneas verticales, que recorren el labio entero o gran parte de él (tipo I’). Es un patrón muy distintivo y de fácil observación.

6.2 Tipo II

Las líneas se originan de forma vertical en el punto de convergencia entre los dos labios, pero se ramifican en forma de “Y” a medida que se acercan a los límites/comisuras.

6.3 Tipo III

Líneas entrecruzadas. Hay arrugas verticales claras, pero estas se pueden entrecruzar con otras horizontales.

6.4 Tipo IV

Un patrón reticular, el forma de “red”. Las arrugas verticales y horizontales se interconectan entre ellas.

6.5 Tipo V

Otros patrones diferentes a los nombrados en la lista anterior.

Resumen

Como has podido observar, los labios se pueden clasificar en dos grandes frentes: sus formas (componente estético) y sus arrugas, cuyo interés en el ámbito forense está cada vez más al alza. De todas formas, cabe destacar que la forma labial no tiene nada que ver con la personalidad de quien la porta, más allá de una serie de preconcepciones preestablecidas poco evidenciadas a nivel científico.

Además, los valores estéticos que te hemos mostrado hasta ahora están basados en la percepción europea de la belleza, pero estos patrones no se cumplen en todas las regiones del mundo. Por ejemplo, en América Latina se aprecian los labios muy gruesos y evidentes, mientras que en las zonas asiáticas se suele mostrar preferencia por facciones un poco más sucintas. La belleza está en los ojos del que la mira, no en las ideas preestablecidas de perfección.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies