Los 12 tipos de uñas (y sus características)

Las uñas son estructuras convexas ubicadas en las regiones distales de los dedos que, dependiendo de la forma en la que las cortemos y las dejemos crecer, pueden ser de diferentes tipos. Veamos las características de cada uno.

Tipos uñas

Las uñas, como parte de nuestro cuerpo, no solo cumplen con funciones importantes, sino que no dejan de ser estructuras vivas del organismo que están constituidas por unas células que van regenerándose, con una complejidad fisiológica y morfológica mayor de la que a simple vista puede parecer. Las uñas no solo son regiones de interés estético.

Se trata de unas estructuras convexas que forman parte del sistema epitelial y que se encuentran ubicadas en las zonas distales de los dedos tanto de las manos como de los pies. Formadas por células epiteliales, presentan un contenido elevado de queratina, una proteína de naturaleza fibrosa que actúa como la matriz que alberga a estas unidades celulares.

Así pues, las uñas son estructuras epiteliales constituidas por células muertas que presentan un alto grado de queratinización, cosa que explica su dureza. Una dureza importante para preservar la piel que hay debajo de ellas, facilitar la captación de estímulos táctiles, favorecer la permeabilidad de la piel, agarrar, raspar e incluso atacar.

De todos modos, sabemos perfectamente que las uñas son un componente estético muy importante. Y en este sentido, pese a que pueda parecer que todas las uñas son iguales, existen diferentes tipos en función de la forma que adoptan al cortarlas y dejarlas crecer. Veamos, pues, cuáles son las principales clases de uñas.

¿Qué son exactamente las uñas?

Las uñas son estructuras convexas ubicadas en la cara dorsal de las regiones distales de los dedos de las extremidades superiores e inferiores y que consisten en “órganos” de tejido epitelial formados por células de piel muertas con un elevado grado de queratinización. La queratina de la matriz de las uñas, una proteína fibrosa, da la característica dureza a estas estructuras.

La queratinización hace que, pese a que las células sean las mismas que las del resto de la piel, se perciban como estructuras diferentes. Unas estructuras que están vivas y que crecen a un ritmo de, aproximadamente, 0,1 milímetros diarios, con una tasa de crecimiento unas cuatro veces mayor en las de las manos que en las de los pies.

Las uñas cumplen con funciones fisiológicas importantes. En primer lugar, preservan la piel que hay debajo de ellas, desarrollando una protección mecánica y favoreciendo la permeabilidad de la piel de las falanges, regulando el flujo de sustancias (principalmente agua) entre el medio externo e interno del organismo.

En segundo lugar, actúan como “órgano prensil”, pues ayudan a que nuestra sensibilidad táctil sea mayor. Cuando tocamos algo con la yema de los dedos, la cara interna de la uña presiona las terminaciones nerviosas, aumentando así la cantidad de información que el sentido del tacto puede percibir.

Y en tercer lugar y a nivel evolutivo, las uñas son “armas” que podemos utilizar para agarrar, raspar e incluso atacar a otros animales. Y es que en la evolución animal, estas uñas (y sus variaciones en otras especies) cumplen con un claro propósito tanto de defensa como ataque. Por suerte, nosotros ya no usamos las uñas (normalmente, pero aquí mejor no entremos) como arma.

Nosotros usamos las uñas como componente estético, siendo un factor importante de belleza. Y prueba de ello son los 14.000 millones de dólares de beneficio que la industria global de la manicura va a conseguir, si la tendencia continúa al alza como hasta ahora, de cara al año 2024. Las uñas son un negocio que mueve miles de millones de dólares porque, con la irrupción de los diferentes estilos de manicura, la gente quiere invertir en su cuidado.

¿Qué formas de uñas puedo tener?

Las uñas pueden llegar a decir mucho de nuestra personalidad y de la importancia que le damos a nuestro aspecto físico. Y siempre que no tengas un problema de oncofagia (comerte las uñas), puedes apostar por alguno de los siguientes diseños. Veamos, pues, qué formas pueden tener las uñas y cómo se pueden cortar y dejar crecer para que queden así.

Estilos uñas

1. Uñas naturales

Las uñas naturales son aquellas que, como su propio nombre indica, no requieren de ningún cuidado especial ni de un corte específico. Es la forma que adoptan las uñas al crecer naturalmente. Basta con cortarlas siguiendo su perfil natural. Para que sean consideradas como tal, deben llevarse cortas, sin que el borde libre de la uña (la parte que sobresale) supere demasiado la parte distal.

2. Uñas redondeadas

Las uñas redondeadas son aquellas que se consiguen limando los ángulos del borde libre de la uña con una forma redonda. Así pues, solo alteramos los extremos de cada lado de la uña, pero el resto sigue teniendo su forma natural. Dan un aspecto limpio, natural y sencillo pero permiten alargar su apariencia, por lo que son perfectas para personas con los dedos cortos que quieren seguir usando las manos con normalidad.

3. Uñas almendradas

Las uñas almendradas son aquellas que se liman las uñas para que adopten la forma de una almendra. Solo se pueden hacer cuando la uña es larga, pues se requiere de dar mucha forma de punta al borde libre. Es por este motivo que son más comunes con las manicuras acrílicas.

4. Uñas cuadradas

Las uñas cuadradas son aquellas que se cortan y se liman de tal manera que el borde libre de la uña sea plano en su punta. El ancho es el mismo en toda la uña y los lados conforman un ángulo de noventa grados, por lo que la uña es similar a un cuadrado. Si se llevan cortas, son muy cómodas y perfectas para personas con manos delgadas.

5. Uñas ovaladas

Las uñas ovaladas son aquellas que se consiguen limando los bordes de la uña hasta que tengan forma redondeada pero dando inclinación a los laterales. De este modo, se estrechan a medida que nos acercamos a la punta del borde libre. Son más puntiagudas que las redondeadas pero menos que las almendradas. Son una muy buena opción si queremos llevar las uñas largas pero sin diseños demasiado rompedores.

6. Uñas abanico

Las uñas abanico son aquellas que se liman y se cortan para que adopten una forma acampanada, siendo el extremo del borde libre más ancho que la parte de contacto con la piel. Es decir, se invierte la forma natural de crecimiento de la uña, con unas puntas más anchas que la base. Evidentemente, es un diseño muy llamativo.

7. Uñas pintalabios

Las uñas pintalabios son aquellas que, partiendo de un modelo de uña redondeada, la punta del borde libre de la uña se corta dando inclinación. Es un corte con pendiente semejante al corte biselado de los pintalabios. Tienen un ángulo asimétrico, por lo que son un estilo peculiar que, sin embargo, no resulta demasiado cómodo.

8. Uñas bailarina

Las uñas bailarina son aquellas que se cortan y se liman imitando la forma de las clásicas zapatillas de las bailarinas con forma de punta. Partimos de una uña de estilo cuadrado que hacemos que sea más estrecha en la punta que en la base. Requiere que las uñas sean largas pero dan una muy interesante estilización de las mismas.

9. Uñas pico de montaña

Las uñas pico de montaña son una evolución de las uñas almendradas pero con un contraste muy marcado entre el ancho de la base y el de la punta. El borde libre de la uña se lima de tal forma que adopta un estilo triangular que se asemeja a una montaña con su pico característico. Actualmente es una forma que está de moda.

10. Uñas punta de flecha

Las uñas puntas de flecha son aquellas que, siendo similares a las de pico de montaña, inician el estilo triangular no en la base de la uña, sino ya superada la zona de contacto con la piel. Parten de una forma cuadrada que, ya cerca de la punta, adopta el estilo triangular. Se asemejan a la punta de una flecha (de ahí el nombre) y aunque no sean demasiado cómodas a la hora de manipular objetos con las manos ya que deben llevarse largas, son muy llamativas.

11. Uñas stiletto

Las uñas stiletto son la versión larga de las uñas pico de montaña. La forma triangular nace desde la propia base del borde libre de la uña (a diferencia de las uñas punta de flecha) pero la altura de la “montaña” y, por tanto, la pendiente, es mayor. Son tendencia ya que permite realizar manicuras para uñas largas con unos diseños muy rompedores.

12. Uñas squoval

Terminamos nuestro viaje con las uñas squoval, un estilo que nace de la combinación entre las formas ovalada y cuadrada. Se dejan crecer como las cuadradas, pero en lugar de dejar que la punta sea plana, se liman los bordes para que sean ligeramente redondeados. Es el estilo que se recomienda para personas que quieren tener las uñas cuadradas pero sin tenerlas largas, pues el estilo puramente cuadrado, en uñas medias y cortas, puede hacer que los bordes se claven en la carne. Con este estilo squoval evitamos este molesto suceso.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies