Zonas de dolor en los tatuajes: los 11 sitios que más duelen

Tatuarse siempre duele, pues tenemos que perforar la piel para introducir la tinta. Pero como hay ciertas zonas del cuerpo más sensibles, también hay regiones donde un tatuaje nos va a doler más. Veamos cuáles son.
Zonas dolor tatuajes

Pese a que el grado de dolor vinculado a cada zona del cuerpo es relativo y variará según el umbral de tolerancia que tenga cada individuo, sí que en general hay algunas partes del cuerpo que duelen más que otras. Hay diversos factores que influyen en el grado de dolor sentido en cada zona del cuerpo, afectará el grosor de la piel, siendo más doloroso cuando esta es más fina, la cantidad de terminaciones nerviosas que lleguen a cada zona y si hay grasa que protege el hueso y las terminaciones.

Estas terminaciones libres son las encargadas de conectar y llevar la información tanto del exterior como del propio cuerpo al cerebro. De este modo, las zonas donde haya más cantidad de ellas serán más sensibles y por tanto sentiremos más dolor, citar por ejemplo las ingles o la palma de la mano. En este artículo explicaremos por qué sentimos dolor al tatuarnos y mencionaremos que zonas son las más dolorosas de tatuar y cuál puede ser la causa.

¿Por qué sentimos dolor al hacernos un tatuaje?

Todo el mundo en mayor o menor medida tiende a sentir dolor o molestia cuando se tatúa, dependerá del grado de tolerancia que tenga cada persona, el umbral de dolor varía, y una misma zona puede suponer mucho dolor a un individuo y casi no notarlo a otro, pero también influyen otros factores como lo grande que sea el tatuaje o la zona del cuerpo que se tatue.

Nuestro cuerpo está formado por terminaciones nerviosas o libres que tienen una función aferente, es decir de captar y enviar la información tanto de nuestro propio cuerpo como del exterior hacia al cerebro. Estas terminaciones son las que nos permiten sentir el calor y el frío, la presión o el dolor, permitiéndonos actuar de forma adecuada según la estimulación que nos llegue, es decir tiene función adaptativa.

De este modo, habrá partes del cuerpo como por ejemplo las palmas de las manos o los pies que tendrán más terminaciones nerviosas y por esta razón serán más sensibles. Asimismo, las zonas del cuerpo que tengan más grasa, cubrirán y protegerán las terminaciones nerviosas haciendo que estas no capten tanto o de manera tan precisa la estimulación del exterior. Este hecho también se puede traducir diciendo que en las regiones donde el hueso sea más visible o la piel sea más fina la sensación dolorosa será mayor.

Asimismo si tenemos presente que para hacernos un tatuaje una aguja o conjunto de agujas tienen que penetrar múltiples veces en nuestra piel para introducir la tinta, provocando de este modo una herida, es de esperar que las terminaciones libres noten el estímulo y manden la información y alerten al cerebro del estímulo doloroso y así este pueda actuar, siendo esta la reacción adaptativa y funcional.

Dolor tatuajes

Las zonas del cuerpo en las que más dolerá hacerse un tatuaje

Así pues, ahora que ya tenemos más idea de cómo nuestro cuerpo capta las señales y estímulos dolorosos y de este modo siente dolor y qué características tienen las partes más sensibles a este, presentaremos las regiones o zonas del cuerpo donde es más probable que notes más dolor o te moleste más cuando té tatuen.

1. La cara

En este caso, al ser una región grande, con distinta distribución de la musculatura o grasa, habrá diferencia entre las distintas zonas en referencia a la sensibilidad y al dolor sentido al hacernos un tatuaje. Diremos que de las partes de la cara donde duele más tatuarse es en la sien, ya que se considera una de las áreas más sensibles y delicadas del cuerpo humano y también en la zona alrededor de los ojos, ya que en esta área la piel es más fina produciéndose un contacto más directo de las agujas con el hueso.

2. El pecho

El pecho es una zona del cuerpo dolorosa para tatuar, sobre todo en la parte del esternón, parte del cuerpo que conecta las costillas con el cartílago. Como ya hemos mencionado con anterioridad las zonas con menos grasa, dolorán más ya que las terminaciones nerviosas captan mejor el estímulo doloroso. En este caso, el tatuaje se hace en una zona donde casi sólo hay únicamente piel y hueso, siendo muy probable que nos duela más.

Así pues, si el tatuaje es muy próximo al pezón o en él, dado que es una región muy sensible, formada por piel muy fina y delicada el dolor que sentiremos será más intenso. Del mismo modo, el tiempo de recuperación de la herida que genera el tatuaje será mayor, presentando más riesgo de infección si no se cuida bien.

3. La axila

Si ya duele cuando nos arrancan los pelos al depilarnos las axilas, este malestar y dolor se vuelve más intenso e insoportable cuando nos tatúan esta zona, ya que como hemos apuntado antes, las zonas donde haya más terminaciones nerviosas serán las que generen más dolor cuando la aguja penetre la piel, siendo las axilas una de estas regiones del cuerpo que concentran más número de transmisores del dolor.

Apuntar también que en las axilas la piel es más fina y delicada y aunque algunas personas no sientan dolor como tal sí que les puede producir malestar la sensación de cosquilleo que aparece cuando activamos esta zona.

4. La espalda

La espalda no es una zona en la que normalmente se acomula grasa, y concretamente en la región cerca a la columna vertebral, es decir donde el hueso está menos protegido por músculos, nos dolerá más que nos tatuen.

Tatuarse espalda

5. Las costillas

Del mismo modo que hemos mencionado el esternón como una zona de dolor dada la poca grasa que presenta, pasará lo mismo con una región cercana a este, las costillas, donde la acumulación de grasa también es baja y se tiene la sensación de estarnos tatuando directamente el hueso. Hay quienes la consideran la zona más dolorsa para tatuarse.

6. La rodilla y el codo

Tanto las rodillas como los codos son partes del cuerpo donde duele hacerse un tatuaje, ya que son zonas móviles donde la piel es más fina y los pinchazos se producen más cercanos al hueso.

En especial de estas dos partes, las zonas que duelen con más intensidad son las traseras, es decir las zonas de pliegue, ya que son bastante sensibles, siendo la piel más fina y acumulándose menos grasa. Del mismo modo, las articulaciones están menos protegidas, sintiendo así más la molestia de las agujas.

7. La mano

Toda la mano en general es bastante dolorosa de tatuar, tanto el lateral, los nudillos o los dedos, como el anverso (parte superior). Aun así, la mayoría de personas que se han tatuado esta zona opinan que la parte que duele más es la palma de la mano, no sólo comparado con las otras partes de la mano sino también en comparación con otras zonas del cuerpo.

La palma de la mano es una de las partes del cuerpo más sensibles, que detectará y actuará más rápido ante un estímulo doloroso, donde llegan un elevado número de terminaciones nerviosas que sumado al hecho que no están cubiertas de grasa le permiten detectar y discriminar muy bien los estímulos.

8. Los pies

Del mismo modo que sucede con las manos, los pies también es una de las zonas del cuerpo que más duele tatuarse, tanto en el empeine ya que la piel está en contacto directo con los huesos, como la planta del pie que del mismo modo que la palma de la mano, este también está constituida por muchas terminaciones nerviosas, captan con facilidad la estimulación, en este caso los pinchazos de las agujas.

Tatuarse pies

9. Las ingles

Las ingles también es una de las zonas del cuerpo que más duele tatuar, debido que también llegan un elevado número de terminaciones nerviosas, es zona de paso de bastantes arterias y hay poca grasa que proteja. De este modo, el dolor será extremo, generando incluso que la persona tatuada se pueda desmayar.

10. El cuello

El cuello está formado por distintas partes que variará entre ellas el grado de dolor. La parte frontal es una de las zonas del cuello que más duelen, puesto que como ya venimos comentando, la piel es más fina y la aguja tendrá un contacto casi directo con la nuez del cuello. Del mismo modo esta zona también es una zona de paso de muchas arterias.

11. Los genitales

Los genitales son una zona delicada, siendo por tanto una región de elevado dolor si nos tatuamos. Del igual modo que hemos visto con otras partes del cuerpo, en los genitales también se sentirá diferente intensidad del dolor según la zona o parte de estos que sea tatuada. Es una zona muy sensible, con muchas terminaciones nerviosas que captarán muy rápido y de manera muy intensa los estímulos dolorosos.

Así mismo, si nos hacemos un tatuaje en los genitales deberemos mantenernos especialmente atentos y cuidadosos para que la curación transcurra lo mejor posible, dado que es una zona propensa a infecciones y de roce constante con la ropa.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies