Las 7 diferencias entre diabetes tipo 1 y tipo 2 (explicadas)

La diabetes es una enfermedad endocrina que no dispone de cura y que se traduce en unos niveles de azúcar en sangre demasiado elevados. Existen dos modalidades: la tipo 1 y la tipo 2. Analicemos sus diferencias.
Diferencias diabetes tipo 1 tipo 2

Muchos expertos consideran esta enfermedad como un grave problema global cuya incidencia en el mundo solo va a ir en aumento. Y es que aunque las cifras resulten sorprendentes, se estima que cerca de 400 millones de personas en el mundo sufren diabetes, una enfermedad crónica, incurable y potencialmente mortal que requiere de tratamiento de por vida.

Una patología endocrina severa en la que, por distintas causas, los niveles de azúcar (glucosa) en la circulación sanguínea son demasiado elevados. El cuerpo, pues, sufre una hiperglucemia que, a medio y largo plazo hace que el paciente tenga un riesgo muy alto de desarrollar complicaciones graves como enfermedades cardíacas, depresión, accidentes cerebrovasculares, daños renales, problemas neurológicos y otros trastornos que hacen, de la diabetes, una enfermedad mortal.

Aun así, la parte positiva es que la Medicina ha progresado mucho y hemos desarrollado tratamientos (y estrategias de prevención, cuando es posible) para lograr que los pacientes de diabetes, si bien siempre van a tener una esperanza de vida menor (de unos 6 años menos) que la de una persona sin la patología, puedan vivir una vida que, aun estando determinada por la adherencia a dicho tratamiento, puede ser casi normal.

Pero para llegar a este punto en el que la diabetes sea una enfermedad tratable (que no significa que sea curable), hemos tenido que conocer su naturaleza, descubriendo que hay dos modalidades de la enfermedad perfectamente diferenciadas: la tipo 1 y la tipo 2. Y en el artículo de hoy y de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, analizaremos las principales diferencias entre ellas.

¿Qué es la diabetes tipo 1? ¿Y la diabetes tipo 2?

Antes de empezar, queremos apuntar que este artículo se basará en las diferencias clave entre las modalidades. Si quieres conocer las generalidades de la diabetes, así como sus síntomas y complicaciones, te hemos dejado acceso a un artículo donde abordamos la patología de forma global.

Dicho esto, empecemos con el tema que nos reúne hoy aquí. Y para entrar en contexto y entender tanto sus similitudes como diferencias, es interesante (e importante) que definamos ambas modalidades de la diabetes de manera individual. Veamos, pues, qué es la diabetes tipo 1 y la tipo 2.

Diabetes tipo 1: ¿qué es?

La diabetes tipo 1 es la modalidad de esta enfermedad endocrina que se desarrolla a causa de un trastorno autoinmune que hace que no se produzca suficiente insulina, la hormona producida por el páncreas y que, en condiciones normales, se libera en las cantidades justas cuando se detecta que los niveles de glucosa en sangre son demasiado altos.

Esta insulina, una vez se encuentra en la circulación sanguínea, captura las moléculas de azúcar con las que se encuentra y las moviliza a lugares donde provoquen menos daños (la glucosa no puede estar libre por la sangre), cosa que se consigue convirtiendo el azúcar en grasa, dando lugar así al tejido adiposo. Pero esto es en condiciones normales.

En una persona con diabetes de tipo 1, a causa de un error de origen genético, las células del sistema inmunitario atacan a las células del páncreas encargadas de producir insulina. Esto origina una deficiencia de esta hormona y la imposibilidad innata de regular los niveles de glucosa en sangre. Las causas detrás de este ataque autoinmune son desconocidas, pero se sabe que, evidentemente, la genética es el factor de riesgo principal.

La enfermedad tiende a expresarse antes de los 30 y, al ser de origen genético, no es posible prevenir su aparición. La patología no remite y requiere de un tratamiento de por vida con las tan conocidas inyecciones de insulina a diario que les permitan llevar un control de sus niveles de glucosa en sangre. Así pues, la diabetes tipo 1 no depende del estilo de vida. Es una patología con la que nacemos, tarde más o menos en expresarse.

Diabetes tipo 1

Diabetes tipo 2: ¿qué es?

La diabetes tipo 2 es la modalidad de esta enfermedad endocrina que se desarrolla cuando, a causa de un estilo de vida negativo para la salud, las células se hacen resistentes a la acción de la insulina. Debido a excesos prolongados con el azúcar, se ha producido tanta insulina a lo largo de la vida que esta ya no despierta ninguna reacción en las células, cosa que hace que el azúcar se encuentre libre por la circulación sanguínea.

No hay un ataque inmune a las células del páncreas, por lo que la liberación de insulina es óptima. El problema es que la insulina ya no tiene efecto en la movilización de la glucosa. Así pues, la causa de la diabetes tipo 2 es la resistencia a la insulina, la cual, si bien tiene en la genética un factor de riesgo importante, este empequeñece al lado de los verdaderos factores de riesgo: obesidad, falta de ejercicio físico, niveles altos de colesterol, sedentarismo, alcoholismo…

Así pues, la diabetes tipo 2 no es una enfermedad con la que nacemos, es una patología que adquirimos a lo largo de la vida y en función de si nuestros hábitos alimenticios han sido mejores o peores, siempre en gran parte determinado por la genética, eso sí. La enfermedad tiende a expresarse entrados ya en los 40 años y representa hasta el 90% de todos los casos de diabetes.

Al igual que sucede con la diabetes tipo 1, la diabetes tipo 2 es una enfermedad sin cura. Pero en este caso sí que es prevenible adoptando una dieta sana y practicando ejercicio físico regularmente. Ahora bien, si aparece, entonces sí que debe tratarse con las ya mencionadas inyecciones diarias de insulina. Pero es una patología con la que no nacemos. No es de origen genético ni autoinmune. Depende de nuestro estilo de vida.

Diabetes tipo 2

¿En qué se diferencian la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2?

Tras esta extensa pero necesaria introducción, seguro que las diferencias entre ambas modalidades de la enfermedad han quedado más que claras, pues como hemos visto, si bien el desenlace es parecido (y son igual de graves), sus causas son muy distintas. De todos modos, por si necesitas (o simplemente quieres) tener la información de manera más visual y esquemática, hemos preparado la siguiente selección de las principales diferencias entre diabetes tipo 1 y 2 en forma de puntos clave.

1. La diabetes tipo 1 es de origen autoinmune; la tipo 2 se adquiere con la vida

La diferencia más importante y de la que derivan todas las demás. La diabetes tipo 1 es una modalidad de la enfermedad que surge por, debido a errores genéticos, un trastorno autoinmune que hace que las células inmunitarias ataquen, por error, a las células beta del páncreas. Así pues, el tipo 1 se debe a un trastorno de origen genético con el que nacemos.

En cambio, la diabetes tipo 2, si bien también tiene a la genética como factor de riesgo de predisposición, no se debe a ningún trastorno de origen autoinmune. Las células no atacan al páncreas. El problema radica en el estilo de vida que seguimos, apareciendo por una combinación de mala alimentación y sedentarismo.

2. La diabetes tipo 1 surge por insuficiencia de insulina; la tipo 2, por resistencia a la insulina

Otra diferencia clave. Y es que mientras que la diabetes tipo 1 se debe a una insuficiencia de insulina (la hormona que regula los niveles de azúcar en sangre) a causa del ataque del sistema inmune a las células del páncreas que producen esta hormona, la diabetes tipo 2 no se debe a una insuficiencia de insulina, sino al desarrollo de resistencia a ella.

Tras muchos años de excesos con el azúcar y, en general, de un estilo de vida que engloba las factores de riesgo de su aparición (obesidad, alcoholismo, sedentarismo, mala alimentación…), el cuerpo ha tenido que producir tanta insulina que las células han terminado por hacerse resistentes a su efecto. Así pues, no es que no produzcamos insulina, sino que esta ya no despierta las reacciones que debería despertar.

3. La diabetes tipo 1 se expresa en edades más tempranas

Una diferencia lógica si tenemos en cuenta que la diabetes tipo 1 tiene su origen en un trastorno genético con el que nacemos. Y es que mientras que la edad de aparición de la diabetes tipo 1 suele ser antes de los 30, la diabetes tipo 2 tiende a surgir después de los 40 años. De hecho, la edad avanzada es un factor de riesgo para el desarrollo de la de tipo 2.

Diagnóstico diabetes

4. La diabetes tipo 2 se puede prevenir; la tipo 1, no

Como hemos visto, la diabetes tipo 1 tiene su origen en un trastorno genético con el que nacemos. Así pues, su prevención no es posible. Tarde o temprano, cuando el páncreas ya no pueda liberar más insulina por los daños causados por el ataque de las células inmunes, desarrollaremos la enfermedad inevitablemente.

En cambio, como la diabetes tipo 2, si bien tiene en la genética un factor de riesgo de predisposición importante, sí que se puede prevenir. Evitando los excesos con el azúcar, controlando nuestros niveles de colesterol, haciendo actividad física regularmente, manteniéndonos en nuestro peso corporal, etc, podemos prevenir (con una eficacia que dependerá de cada persona) la aparición de la diabetes tipo 2.

5. La diabetes tipo 2 es más común que la tipo 1

Como hemos dicho, la diabetes es una enfermedad que sufren casi 400 millones de personas en el mundo. Pero en este sentido, la diabetes tipo 2 es mucho más frecuente que la 1. De hecho, la diabetes tipo 1 representa solo entre el 8% y el 10% de todos los casos de diabetes. Así pues, hasta el 90% de los pacientes con diabetes tienen el tipo 2, el cual, como hemos recalcado varias veces, es prevenible.

6. Los síntomas de la diabetes tipo 1 aparecen más rápidamente

En la diabetes tipo 1, el inicio de los síntomas es rápido. Es decir, cuando la producción de insulina baja de un umbral determinado, los signos clínicos de la diabetes (que ya hemos dicho que tenemos un artículo donde los detallamos en profundidad y al cual te hemos dado acceso al inicio del artículo) aparecen de forma súbita.

Esto no es así en el caso de la diabetes tipo 2, pues al aparecer por una resistencia progresiva a la insulina, los síntomas aparecen de forma mucho más gradual. De hecho, muchas personas no saben que la padecen hasta que años después del primer signo clínico, es diagnosticada. De ahí que haya veces que se detecte la patología en controles de los niveles de azúcar cuando el paciente ni siquiera ha manifestado síntomas.

7. La diabetes tipo 2 puede ser abordada de más formas que la tipo 1

Tanto la diabetes tipo 1 como la diabetes tipo 2 son, por desgracia, incurables. Y es que como hemos dicho, son igual de graves una vez se ha desarrollado el trastorno endocrino como tal y con sus síntomas concretos. Ahora bien, además de que la diabetes tipo 1 no se puede prevenir, el tratamiento requiere siempre de inyecciones diarias de insulina. Es la única forma de abordar esta modalidad.

Con la diabetes tipo 2, la cosa es algo distinta. Es cierto que en muchos pacientes la única alternativa terapéutica es la inyección de insulina, pero esto no es así siempre. De hecho, se puede retrasar su progreso con cambios en el estilo de vida, por lo que algunos pacientes pueden revertir (hasta cierto punto) la situación con dieta y ejercicio. En otros casos, se pueden tomar antidiabéticos orales para ayudar al cuerpo a usar la insulina de forma más eficaz. Pero sí, es totalmente cierto que, si se diagnostica tarde, el único tratamiento posible es la inyección diaria de insulina.

Inyección insulina
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies