¿Qué cosas hay que evitar durante el embarazo y cuáles no?

El embarazo es una de las etapas más importantes en la vida de una mujer. Sin embargo, es posible que haya dudas sobre lo que se puede hacer y lo que no.
Embarazo

40 semanas. Esto es lo que, por regla general, dura un embarazo. Durante este tiempo, el cuerpo de la mujer pasa por cambios estructurales, metabólicos y hormonales muy importantes, pues en su interior lleva una vida a la que debe proteger y nutrir.

Este proceso tan complejo altera de tal manera el organismo de la mujer que es normal que, al menos al principio, un embarazo tenga síntomas similares a los de muchas enfermedades: debilidad, sensibilidad en los senos, náuseas, vómitos, estreñimiento, mareos, vértigos…

Esto, juntamente con el hecho de que durante el embarazo puedan surgir complicaciones más o menos graves, hace que, pese a que debe ser una época de felicidad para la mujer, haya algunos miedos e inseguridades.

La necesidad de la madre de asegurar que el embarazo salga bien ha hecho que, históricamente, surjan muchas creencias erróneas en cuanto a lo que se puede hacer y lo que no se pueda hacer durante la gestación. En el artículo de hoy intentaremos resolver estas dudas.

¿Todas las complicaciones del embarazo son por culpa del estilo de vida?

No. Mientras está embarazada, la fisiología, metabolismo y anatomía de la mujer pasan por muchos cambios. Por ello, muchas de las complicaciones, problemas y síntomas clínicos que puede sufrir una mujer no son ni graves ni aparecen por culpa de su estilo de vida. Son simplemente la respuesta natural de su cuerpo ante el desarrollo del feto.

Por ello, es importante tener en cuenta que no todos los problemas del embarazo son por culpa de cosas que hace mal la mujer. Una persona que sigue absolutamente todos los consejos también puede, por el simple azar, padecer complicaciones: sangrados abundantes durante la gestación, vértigos y mareos, diabetes gestacional…

Incluso pueden darse embarazos ectópicos, nacimientos prematuros, abortos espontáneos, etc, sin que la madre haya hecho nada mal. Por ello, hay que tener en cuenta que, pese a que es de vital importancia seguir las indicaciones, pueden haber igualmente problemas durante el embarazo. Eso sí, la probabilidad de que aparezcan será menor.

¿Qué puedo hacer y qué no puedo hacer durante el embarazo?

A lo largo de la historia se han dicho muchas cosas sobre lo que está prohibido y no durante el embarazo. Y, pese a que muchas de ellas son totalmente ciertas, algunas de ellas son simples mitos o leyendas urbanas que no han demostrado tener relevancia alguna en cuanto al pronóstico del embarazo y a la salud posterior del hijo.

Por ello, a continuación presentaremos algunas de las preguntas que se hacen las mujeres con mayor frecuencia durante el embarazo e indicaremos qué conductas deberían evitarse y cuáles pueden seguir haciéndose sin riesgo alguno.

1. ¿Tengo que comer “por dos”?

No. Pese a que puede ser algo recomendable que las embarazadas aumenten algo de peso en caso de que estuvieran muy delgadas, lo que no debe hacerse es comer por dos. El cuerpo es sabio y los cambios metabólicos ya están enfocados a que con la ingesta calórica normal, tanto la madre como el feto reciban la energía suficiente. La mujer debe centrarse en llevar una dieta sana para ella misma. Su cuerpo hará el resto.

2. ¿Puedo hacer deporte?

Claro. Y, de hecho, es muy recomendable. Siempre que el ginecólogo que lleva el embarazo no indique lo contrario, es muy adecuado que una embarazada haga algún tipo de deporte suave como el yoga, la natación, el pilates… Eso sí, los deportes extenuantes no están recomendados, al igual que, evidentemente, aquellos en los que haya riesgo de sufrir caídas o golpes.

3. ¿Puedo tener relaciones sexuales?

Sí. No hay ningún problema. Siempre que el ginecólogo no crea que hay un riesgo alto de sufrir abortos o en el caso de que la placenta esté mal colocada, se puede tener sexo sin problemas. Eso sí, hay que tener en cuenta que, debido a los cambios hormonales, es igual de posible que la mujer experimente un aumento considerable del apetito sexual como que lo rechace por completo.

4. ¿Puedo comer embutido?

Siempre que se trate de embutidos cocidos, sí. No hay ningún problema. Eso sí, los embutidos crudos deben ser eliminados de las dietas ya que pueden ser un foco de infecciones alimentarias. Del mismo modo, hay que lavar bien las hortalizas y verduras antes de consumirlas.

5. ¿Es malo que tenga antojos?

Puedes tener antojos y dártelos. Es totalmente normal debido a los cambios hormonales y, pese a lo que a veces se dice, no van a perjudicar al feto. Mientras se siga una dieta equilibrada, no pasa absolutamente nada por de vez en cuando comer algo que sea “poco sano”.

6. ¿Puedo utilizar productos cosméticos?

Puedes, pero cuidado. Si bien la cantidad de sustancias tóxicas que se absorben a través de la piel es casi negligible, al menos durante el primer trimestre del embarazo habría que evitar los tintes con amoníaco, los desodorantes que contienen aluminio, los tratamientos de queratina, los esmaltes con acetona o etanol, cremas con ácido salicílico, etc. Para los demás (cremas naturales, champús, geles de ducha…) no hay ningún problema.

7. ¿Puedo comer carne poco cocinada?

No. La carne poco cocinada tiene un riesgo mucho mayor de provocarnos enfermedades de transmisión alimentaria que pueden derivar en problemas en el feto. La toxoplasmosis, por ejemplo, es una infección que se contagia por las carnes de mamíferos y aves y, si bien no causa mayores complicaciones fuera del embarazo, en caso de que la mujer esté encinta, puede provocar malformaciones en el feto e incluso ser responsable de una aborto espontáneo.

8. ¿Puedo bañarme en la playa y las piscinas?

Sí que puedes. De hecho, la natación es uno de los mejores deportes que puede practicar una embarazada. Por lo tanto, a excepción de que la mujer sufra infecciones urológicas con frecuencia, una embarazada puede bañarse. Lo único que se recomienda es no hacerlo a partir de los 15 días anteriores a la fecha de parto programada, pues el tapón mucoso puede ablandarse y hacer que rompa aguas antes de tiempo.

9. ¿Puedo beber café y té?

Sí, pero con moderación. Los estudios de los efectos de estas dos sustancias en el desarrollo del feto se siguen estudiando. De todos modos, una o dos tazas de café o de té al día no le harán ningún daño al bebé ni a la madre.

10. ¿Es malo beber mucha agua?

No. Hay quien dice esto por el tema de la retención de líquidos, pero lo cierto es que la hinchazón en muñecas, tobillos, pies, etc, no es debida a esta retención, sino a los propios cambios fisiológicos de la mujer. Mantenerse hidratada es muy importante y se puede beber tanta agua como se desee.

11. ¿Puedo fumar un poco?

Evidentemente, no. El tabaco daña la salud tanto de la madre como del feto. De hecho, fumar aumenta el riesgo de muerte prematura, malformaciones e incluso puede hacer que el bebé nazca con síndrome de abstinencia.

12. ¿Puedo beber alcohol de baja graduación?

No. El “no se puede beber alcohol” no se refiere solo a las bebidas de más alta graduación. Las cervezas y el vino también deben ser eliminadas. Incluso en concentraciones bajas, el alcohol puede dañar al feto.

13. ¿Puedo irme de viaje?

Siempre que lo consultes con el ginecólogo y este lo apruebe, sí. Esto es así porque él le dirá a la mujer si el país al que ve tiene riesgos sanitarios o si su estado de salud no es suficientemente bueno como para pasar por un viaje largo. De todos modos, es perfectamente sano viajar aunque sea en avión. El mejor momento para hacerlo es a partir del segundo trimestre y si la mujer se encuentra bien, puede hacerlo hasta un mes antes del parto.

14. ¿Puedo darme baños calientes e ir a la sauna?

No. Es más, las embarazadas deben evitar la exposición a las altas temperaturas en general. Las saunas, los baños calientes, pasear a pleno sol… Todo esto puede hacer que la madre se encuentre mal e incluso se desmaye. El uso de los jacuzzis está permitido siempre que el agua no esté muy caliente y los chorros no den directamente en el abdomen.

15. ¿Puedo tomar ibuprofeno?

Sí, la mayoría de fármacos genéricos no están contraindicados, por lo que los antiinflamatorios más comunes (ibuprofeno, paracetamol, etc) pueden tomarse durante el embarazo. De todos modos, durante el último trimestre no se recomienda consumirlos. Para otros medicamentos, es importante consultar con el ginecólogo, pues él sabrá si están contraindicados o no.

16. ¿Puedo someterme a rayos X?

Sí, siempre que sea estrictamente necesario. Las dosis en las que funcionan las técnicas de imagen por rayos X no llegan a afectar al desarrollo del feto. De todos modos, solo deberían hacerse cuando no haya alternativa posible. Además, los técnicos podrán aplicar dosis menores durante menos tiempo del normal y también protegerán el abdomen y la pelvis.

17. ¿Puedo usar productos de limpieza?

Siempre que se asegure una correcta ventilación de la casa, se utilicen guantes y mascarillas y se usen detergentes naturales, sí. Los otros productos, pese a que todavía no hay evidencia científica de que dañen al feto, deberían ser evitados, pues en su composición hay sustancias tóxicas.

Referencias bibliográficas

  • The Department of Health. (2013) “The Pregnancy Book”. The Department of Health.
  • Alcolea Flores, S., Mohamed, D.M. (2011) “Guía de cuidados en el embarazo”. Gobierno de España: Ministerio de Sanidad y Política Social.
  • Brotherson, S.E., Garden Robinson, J. (2011) “Steps Toward a Healthy Pregnancy for You and Your Baby”. Bright Beginnings.
TÓPICOS
Embarazo
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.