Agenesia Vaginal: causas, síntomas y tratamiento

La agenesia vaginal es una malformación urogenital poco frecuente caracterizada por la ausencia parcial o total de la vagina en una mujer. Un repaso de las bases clínicas de este trastorno de causa incierta.

agenesia-vaginal

El aparato reproductor femenino es el conjunto de órganos y tejidos implicados en la reproducción por parte del sexo femenino, estando implicado en la producción de óvulos, la secreción de hormonas sexuales y el desarrollo del embrión desde la fecundación y hasta el momento del parto. Son muchas las estructuras que forman parte de este aparato.

Y una de las más reconocidas es, sin duda, la vagina, un órgano tubular de naturaleza muscular y elástica que conecta los órganos sexuales externos con los internos, concretamente el útero. Mide de 8 a 12 centímetros y, siendo el punto de inserción del pene masculino, es el conducto a través del cual viajan los espermatozoides en su camino para fecundar el óvulo.

Aun así, como órgano que es, la vagina es susceptible de desarrollar distintas afecciones. Pero una de las más relevantes a nivel clínico es la conocida como agenesia vaginal, una malformación poco frecuente que se basa en la ausencia parcial o total de la vagina por una afectación en su desarrollo durante las primeras 20 semanas de desarrollo embrionario.

Y en el artículo de hoy, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, analizaremos las causas, síntomas y tratamiento de esta agenesia vaginal, un trastorno que suele pasar desapercibido hasta que las mujeres llegan a la adolescencia y no menstrúan. Aun así, con autodilatación e incluso cirugía, esta malformación no tiene por qué impedir que la mujer tenga una vida sexual plena.

¿Qué es la agenesia vaginal?

La agenesia vaginal es una malformación urogenital poco frecuente caracterizada por la ausencia parcial o total de la vagina en la mujer, el órgano tubular de naturaleza elástica que conecta los órganos sexuales femeninos externos con los internos. Se trata de un trastorno congénito que se desarrolla por una afectación en el desarrollo embrionario durante las primeras 20 semanas de gestación.

En la agenesia vaginal, la vagina no se desarrolla correctamente y es posible también que el útero (el órgano hueco y musculoso donde se implante el cigoto después de la fecundación) se desarrolle de forma parcial e incluso que no se forme. Al mismo tiempo, puede asociarse con trastornos renales y del sistema esquelético.

Puede pasar desapercibida hasta la llegada a la adolescencia, momento en el que salta la alarma de que la chica no menstrua. La causa detrás de la agenesia vaginal no se conoce, pero sí se sabe que el origen de la malformación es que, en algún momento en las primeras veinte semanas de embarazo, los conductos de Müller, unas unas estructuras derivadas del pliegue urogenital que aparecen en ambos sexos en el desarrollo embrionario y que en el sexo femenino dan lugar al útero, la vagina, las trompas de Falopio y el cérvix, no se desarrollan como es debido.

Sea como sea, la agenesia vaginal no es un trastorno peligroso ni una malformación que derive, por regla general, en muchas complicaciones, pero sí que, además de problemas derivados que pueden surgir en otros sistemas del cuerpo, puede afectar a las relaciones sexuales y, si hay afectación también al útero, que sea imposible que la mujer se quede embarazada.

Por ello, es importante diagnosticar la malformación e iniciar el tratamiento correspondiente, el cual tiene, como primera opción, una terapia de autodilatación con el objetivo de alargar la vagina hasta un tamaño que permita disfrutar de las relaciones. Ahora bien, también se puede plantear una cirugía para, a través de una vaginoplastia, crear una vagina funcional cuando la autodilatación no sea posible. Indaguemos ahora en las bases clínicas de esta malformación.

que-es-agenesia-vaginal

Causas de la agenesia vaginal

Las causas de esta malformación urogenital no se conocen con exactitud. Aun así, sabemos que la agenesia vaginal se desarrolla durante el desarrollo embrionario. En algún momento durante las primeras 20 semanas de gestación, el embrión, por una causa desconocida donde entrarán en juego factores genéticos, sufre una alteración en el desarrollo de los conductos de Müller. La agenesia vaginal tiene una incidencia de 1 caso por cada 4.000 - 10.000 mujeres.

Los conductos de Müller son unos conductos pares del embrión que descienden a los laterales de la cresta urogenital que aparecen en ambos sexos durante el desarrollo embrionario. En el sexo masculino, estos conductos desaparecen, pero en el femenino, evolucionan para desarrollar, además de las trompas de Falopio, el útero y el cérvix, los dos tercios superiores de la vagina.

Así, la alteración en su desarrollo hará que la vagina no se forme como es debido, derivando en la malformación urogenital que conforma la agenesia vaginal, caracterizada por la ausencia parcial o total de la vagina. Como vemos, el subdesarrollo de los conductos de Müller es el desencadenante de este trastorno.

Dependiendo de cómo sea el impacto en el desarrollo, habrá una ausencia de la vagina, un cierre parcial de la vagina y/o la ausencia o desarrollo parcial del útero, en cuyo caso la mujer no podrá quedar embarazada. Aun así, como decimos, sigue sin estar claro por qué algunas mujeres tienen este problema de desarrollo de los conductos de Müller y otras no.

causas-agenesia-vaginal

Síntomas y complicaciones

La agenesia vaginal, pese a ser una malformación congénita presente desde antes del nacimiento, suele pasar desapercibida hasta que la chica llega a la adolescencia, momento en el que el hecho de no menstruar (condición conocida como amenorrea) enciende las sospechas. De ahí que si tu hija no ha tenido ningún periodo menstrual llegada a los 15 años, habría que acudir al ginecólogo.

Normalmente, los órganos sexuales externos (los genitales) tienen un aspecto normal, por lo que es difícil detectar el problema antes de la llegada a la adolesencia. Aun así, en esta malformación, la vagina puede ser más corta de lo normal, estar ausente, no tener un cuello del útero al final del conducto o tener una abertura vaginal más cerrada, con una ligera hendidura en lugar de la abertura típica. Cada paciente es distinta.

Del mismo modo, es posible que la malformación esté presente también en el útero, estando este parcialmente desarrollado e incluso ausente. En estos casos, sí que es común la sintomatología de dolores abdominales crónicos y de calambres. También cabe destacar que, si bien los ovarios suelen estar bien desarrollados y ser funcionales, pueden encontrarse en zonas inusuales.

Y, por último, en más raras ocasiones, puede haber también un subdesarrollo (e incluso ausencia) de las trompas de Falopio, el par de conductos por los que se desplazan los óvulos hasta el útero. Como vemos, las malformaciones en la vagina pueden ser muy distintas en cada caso y pueden o no venir acompañadas de otras malformaciones en aparato reproductor.

Pero no solo en él. Sabemos que la agenesia vaginal puede estar asociada (que no causar) otros problemas tales como malformaciones renales y de las vías urinarias, afecciones congénitas en el corazón, impacto en el desarrollo de las extremidades, problemas de audición, daños en el desarrollo de la columna vertebral, etc. Todo ello por la alteración en el desarrollo embrionario.

Ahora bien, la agenesia en sí no deriva en complicaciones graves de salud. Lo que sí que puede hacer es impedir que la mujer disfrute de las relaciones sexuales al ser la vagina demasiado corta o tener una abertura más cerrada de lo normal. Pero más allá de esto, puede quedar embarazada si se recurre a una fertilización in vitro. Caso distinto es aquel en el que existe también una malformación uterina e incluso la ausencia del mismo o daños en los ovarios. En tal caso la mujer no puede quedar embarazada.

sintomas-agenesia-vaginal

Diagnóstico y tratamiento

Normalmente, el diagnóstico de la agenesia vaginal llega durante la pubertad o la adolescencia, con el ginecólogo o pediatra explorando los antecedentes médicos. Las pruebas para su diagnóstico incluyen una ecografía, una resonancia magnética (para obtener imágenes detalladas del interior del aparato reproductor) y análisis de sangre para medir los niveles de hormonas y descartar otras afecciones.

En caso de que el diagnóstico sea afirmativo, empezará el tratamiento. Si es viable, la primera opción siempre será la autodilatación. El objetivo de esta técnica es alargar la vagina hasta un tamaño en el que sea cómodo tener relaciones sexuales, es decir, mejorar la fisionomía del conducto sin necesidad de pasar por una cirugía.

El ginecólogo determinará cómo y cuándo debe realizarse esta autodilatación, que consistirá en presionar un pequeño dilatador (una varilla redonda) contra la abertura vaginal o dentro de la vagina, en función de dónde esté la malformación durante unos 10-30 minutos unas tres veces al día, incrementando paulatinamente el tamaño del dilatador.

Pueden pasar meses hasta obtener los resultados y hay que tener en cuenta que el dolor vaginal (que puede reducirse haciendo uso de lubricantes o tomando antes un baño caliente), los sangrados y los problemas para orinar son comunes al principio. Pero hay veces en las que la malformación es más severa y la autodilatación no es suficiente.

En casos más graves, pues, existe la alternativa de la cirugía. La intervención quirúrgica recibe el nombre de vaginoplastia y, a través de distintas técnicas, permite “crear una vagina artificial” que, si bien hará que las relaciones sexuales requieran de lubricación artificial, permitirán a la mujer disfrutar de las relaciones sexuales.

tratamiento-agenesia-vaginal
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies