Aspectos Psicológicos de la Reproducción Asistida: las 4 claves

Las técnicas de reproducción asistida han revolucionado el tratamiento de la infertilidad. No obstante, este tipo de procesos son largos y tediosos y poseen grandes implicaciones psicológicas.

aspectos-psicologicos-reproduccion-asistida

La infertilidad se ha consolidado como uno de los grandes problemas que numerosas parejas afrontan en la sociedad actual. Los ritmos y los modelos de familia han cambiado y esto ha hecho que muchas personas tengan cada vez más difícil cumplir su deseo de tener hijos. La infertilidad es un fenómeno multifactorial, es decir, no viene dado por una causa única. Variables como la edad, algunas condiciones de salud o el estrés son sólo algunos ejemplos de factores que pueden reducir la probabilidad de embarazo.

En general, el cambio estructural en la sociedad tiene mucho que ver con este nuevo problema de la era contemporánea. Los jóvenes cada vez se emancipan más tarde, por lo que el momento de tener hijos se ha postergado notablemente. Añadido a esto, el estrés y el estilo de vida acelerado son grandes compañeros para cualquier individuo de la sociedad actual, lo que fisiológicamente afecta a nuestra capacidad reproductiva.

Afortunadamente, los avances médicos han permitido desarrollar técnicas de reproducción asistida para resolver los problemas de infertilidad. Estas intervenciones son cada vez más sofisticadas y eficaces, de manera que recurrir a ellas se ha convertido en una alternativa popular y cada vez más normalizada. En algunos casos, estas permiten tener hijos no sólo a quienes sufren infertilidad, sino también a personas que desean tener hijos en solitario o no desean mantener un encuentro sexual para conseguir el embarazo.

Aunque puede parecer que el problema acaba en el momento que una persona o pareja se pone en manos de profesionales para un tratamiento de este tipo, nada más lejos de la realidad. Atravesar un proceso de reproducción asistida supone todo un desafío para la salud física y mental. Es un viaje duro que no siempre acaba con final feliz, y es que hay muchas implicaciones psicológicas que rodean a los tratamientos reproductivos. En este artículo hablaremos de las más importantes.

La infertilidad, un problema multidimensional

La infertilidad constituye un problema de impacto multidimensional, pues repercute en todas las esferas vitales de la persona (individual, pareja, familiar, social…). Experimentar incapacidad para tener hijos constituye una crisis emocional para muchas personas, pues esto influye en aspectos tan importantes como la identidad y la autoestima, las relaciones sociales y la satisfacción en la pareja. Por tanto, es habitual que quienes se encuentran en esta tesitura sufran problemas de salud mental relacionados con elevados niveles de estrés, emociones muy dolorosas y una afectación global en la vida cotidiana.

El momento en el que un individuo es conocedor de su infertilidad puede suponer un antes y un después, con un impacto traumático innegable. La fertilidad se encuentra estrechamente relacionada con los ideales y aspiraciones dentro de la sociedad, por lo que no poder disfrutarla puede suponer una amenaza para el sentimiento de valía. No poder tener hijos se vive como un fracaso personal que impide vivir de una manera completa, pues dicho hito vital aparece como inalcanzable.

Así, las personas que se encuentran con el drama de la infertilidad atraviesan un curioso proceso de duelo. Se llora algo que no se ha tenido, porque se experimenta esa sensación de pérdida con algo que se había anhelado y soñado. Es decir, el dolor se proyecta en relación a las fantasías e idealizaciones que se habían construído en torno a esa descendencia imaginada. En definitiva, cuando la infertilidad llega lo hace arrasando con el equilibrio físico y emocional de la persona, que se ve a sí misma incapaz, vulnerable, inválida, etc.

Incluso en aquellos casos en los que se pone en marcha un tratamiento de fertilidad hablamos de una situación muy delicada. Un proceso de reproducción asistida puede ser muy duro, implica muchas veces varios intentos o pruebas diversas que no siempre salen bien. Todo ello genera gran angustia, dudas, miedos, etc. Incluso cuando estas intervenciones funcionan, el peso de no haber seguido un proceso reproductivo normativo puede constituir una pesada carga psicológica.

reproduccion-asistida-aspectos-psicologicos

Aspectos psicológicos de las técnicas de reproducción asistida

A continuación, vamos a comentar algunos de los aspectos psicológicos más relevantes en relación con los tratamientos reproductivos.

1. Espera angustiosa y frustración

Un primer reto que supone estar en tratamiento con técnicas de reproducción asistida tiene que ver con lidiar con esperas que se pueden hacer largas y duras. Durante la última fase del tratamiento, la mujer debe esperar el resultado de la intervención, es decir, saber si está o no embarazada. Estos momentos de incertidumbre constituyen una enorme montaña rusa emocional.

La pareja tiene que encontrar un punto de equilibrio por el cual conserve la ilusión sin dejar de contemplar la posibilidad de que no se haya logrado embarazo. Por ello, se puede hacer particularmente duro y producir desgaste, especialmente cuando se han repetido varios intentos consecutivos. En estos momentos de tensión, hay mujeres que optan por tomarse un respiro del trabajo. Sin embargo, esta decisión puede perjudicar más que beneficiar, ya que permanecer en casa sin ocupaciones puede favorecer el estrés y la ansiedad, así como los pensamientos acerca del posible embarazo y la constante comprobación de síntomas que podrían indicar que el tratamiento ha funcionado.

2. Secreto, tabú e intimidad

Otro aspecto importante a valorar en los tratamientos de reproducción asistida tiene que ver con el tabú y el secreto en torno a ellos. Por supuesto, hemos avanzado como sociedad y hoy la infertilidad no se vive como algo tan “anormal” como hace décadas. Hoy son muchas las parejas que afrontan esta situación y ello ha permitido desestigmatizar los tratamientos de fertilidad. Sin embargo, sigue siendo difícil para muchas personas exponer en público el hecho de que están atravesando por un proceso de este tipo.

Algunas deciden, de manera muy respetable, mantenerlo en secreto incluso con sus propios allegados. Muchas veces, el entorno puede incrementar la tensión sin quererlo, haciendo continuas preguntas sobre el estado del tratamiento, los resultados, etc. Vivirlo en silencio puede proporcionar más serenidad al no tener que brindar explicaciones. Sin embargo, también hace que los momentos de dificultad se atraviesen en soledad, sin más apoyo que el de la pareja, que está viviendo lo mismo.

3. “Yo soy” versus “yo tengo”

Cuando una persona o pareja lidia con la infertilidad, es fácil que la autoestima se vea dañada. Como comentamos al inicio del artículo, tener hijos es un hito importante en la vida. Cuando esto no se puede lograr, la persona afectada se siente incompleta, menos válida. Las mujeres pueden llegar a sentir que han fracasado como tales, y es que la maternidad se posiciona en la sociedad como una prioridad incluso cuando no se desea tener hijos.

Todo ello puede conducir a que el problema de infertilidad “se coma” la identidad de la pareja. Olvidan todo lo que han construido juntos y todo lo que eran antes de decidir ser padres, y la etiqueta “soy estéril” se lo lleva todo. En este sentido, el trabajo terapéutico con psicólogos y psiquiatras puede ayudar a diferenciar el “yo soy” del “yo tengo”. De esta manera, es posible separar la patología de la propia identidad. A veces, los grupos de apoyo con otras personas que viven lo mismo también puede tener efectos muy positivos. Así, es posible tejer redes sociales con gente que comprende ese sufrimiento incomparable a otros, ofreciendo alivio y contención.

4. Aceptación del no control y la incertidumbre

Otro aspecto importante en relación con este tipo de tratamientos tiene que ver con aprender a lidiar con la incertidumbre. Habitualmente, se asume que empezar un tratamiento reproductivo es sinónimo de felicidad y ausencia de problemas. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Para muchas parejas este proceso es largo y tedioso, y se ven en la necesidad de aprender a gestionar la incertidumbre. Aprender a soltar y no tener el control puede ser muy complejo especialmente al inicio y si las expectativas no son realistas. En este sentido, trabajar con profesionales de salud mental puede ser de gran ayuda.

reproduccion-asistida-claves-psicologicas

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de las implicaciones psicológicas relacionadas con los tratamientos de reproducción asistida. La infertilidad es un problema muy frecuente en la sociedad actual, algo influido por los cambios sociales que conducen a una maternidad tardía y unos niveles de estrés muy elevados. No obstante, la infertilidad es un fenómeno multifactorial influido por diversas variables. Recibir un diagnóstico de infertilidad es un shock para las personas que lo reciben, que ven frustrado su deseo de tener hijos.

Si bien las técnicas de reproducción asistida han permitido resolver el problema en muchas parejas, la realidad es que atravesar un proceso de este tipo no es en absoluto sencillo. A menudo, se trata de un viaje largo y tedioso en el que se tiene que lidiar con frustración e incertidumbre, estigma y tabú por parte de la sociedad y muchos miedos acerca de lo que puede suceder en el futuro. Además, es común que surjan problemas psicológicos relacionados con la ansiedad o la baja autoestima. En este sentido, el acompañamiento de profesionales de salud mental puede ser de gran ayuda para poder sobrellevar el proceso de la mejor forma posible.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies