9 mitos sobre el embarazo, desmentidos

Son muchas las creencias erróneas que se difunden acerca del embarazo. Desmentirlas es importante para evitar conductas de riesgo que dañen la salud de madre y bebé.

mitos-embarazo

El embarazo es una etapa de gran importancia en la vida de una mujer. Se trata de un momento repleto de emociones intensas, donde priman el amor y la ilusión. No obstante, también constituye una fase compleja por todos los cambios que entraña a nivel físico, emocional y social. La futura madre a menudo puede sentir que sube y baja como en una montaña rusa, pues en cuestión de meses su vida y su organismo se transforman por completo.

Vivir un embarazo es un momento feliz, pero también requiere adquirir aprendizajes y conocer mucha información para poder tomar las medidas adecuadas que garanticen la salud de madre y bebé. En este sentido, es habitual que popularmente se difunda mucha información errónea en forma de mitos. Son numerosas las mujeres que aceptan como verdades los consejos que reciben de conocidos o familiares.

Sin embargo, muchos de ellos carecen de evidencia científica y, por ello, son totalmente falsos. El problema de los mitos es que condicionan los comportamientos de salud de la mujer, lo que puede llegar a poner en riesgo el bienestar del bebé en camino. Por todo ello, se hace esencial recurrir a fuentes de información fiables, utilizando como guía a los profesionales sanitarios cualificados. De esta manera, se podrá disfrutar del embarazo cuidando la salud tanto de la madre como de su bebé.

9 mitos sobre el embarazo

Como venimos comentando, el embarazo es una época dulce pero también delicada en cuestiones de salud. Es importante no seguir cualquier consejo que nos den nuestros conocidos y familiares, pues muchas veces esta información es falsa por no contar con evidencia científica. A continuación, vamos a comentar algunos de los mitos más frecuentes en torno al embarazo.

1. La embarazada debe comer por dos, alrededor de 300 kcal extra cada día

Por supuesto, la dieta en el embarazo es esencial para que la mujer y su bebé se encuentren bien. Los alimentos contribuyen a mantener la energía y nutrientes necesarios para que el feto se desarrolle con normalidad. Este mito puede generar mucha confusión y llevar a que la madre no se nutra de la forma correcta.

Aportar al organismo todos los nutrientes necesarios para la gestación no requiere comer más cantidad, sino realizar ingestas más frecuentes. Es crucial que la dieta sea variada y saludable, evitando grandes comidas copiosas que pueden provocar molestias gastrointestinales y una ganancia de peso excesiva en estos meses.

2. Las relaciones sexuales pueden provocar un aborto

Muchas mujeres viven su vida sexual en el embarazo desde el miedo, pues caen en la creencia de que tener sexo puede motivar un aborto. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. El bebé que está creciendo se encuentra bien protegido por capas de tejido, por lo que la penetración no ocasiona, en ningún caso, problemas al feto.

Por ello, la actividad sexual no está contraindicada salvo casos puntuales en los que el médico así lo considere. En este sentido, el único problema que suele aparecer tiene que ver con la incomodidad de la mujer a la hora de tener relaciones sexuales en estado avanzado de gestación. La dimensión de la tripa puede hacer difícil mantener una vida sexual normal, aunque ciertas posturas pueden resultar más cómodas que otras.

3. La mujer embarazada no puede vacunarse

Otro mito frecuente tiene que ver con la vacunación. Lo cierto es que este mito es una verdad a medias. Es cierto que algunas vacunas pueden ser dañinas para el feto, pero otras no sólo no son peligrosas sino que resultan necesarias para asegurar la salud de madre y bebé. Este tipo de dudas siempre deben consultarse con el médico para asegurar que todas las vacunas necesarias se llevan a cabo. En estos meses siempre se recomienda evitar viajes a países no desarrollados, pues ello requiere aplicar vacunas que pueden no estar indicadas en el embarazo. Además, en estos destinos hay menos condiciones de higiene y garantías sanitarias, por lo que es preferible no arriesgarse.

4. La mujer embarazada no puede ir a la piscina

Otro mito muy extendido es el que defiende que bañarse en una piscina puede favorecer la aparición de infecciones en el canal vaginal. Sin embargo, esto no es correcto. En realidad, esta zona está bien protegida por el moco uterino, por lo que los baños en la piscina son compatibles con el embarazo. No obstante, hay que vigilar posibles cambios bruscos de temperatura que conducen a menudo a bajadas de tensión.

mujer-embarazada-piscina

5. Se puede saber si es niño o niña por la forma de la tripa

Otro mito muy extendido es el que afirma que el sexo del bebé puede adivinarse en función de la forma de la tripa materna. De esta manera, se suele asociar el abdomen elevado y más prominente con el sexo masculino, mientras que uno más bajo y ancho se vincula con el sexo femenino. La evidencia científica no ha apoyado hasta el momento estas teorías, por lo que son un mito popular más que una verdad.

6. La embarazada puede beber cantidades pequeñas de alcohol en el embarazo

Aunque hemos progresado mucho en este sentido, lo cierto es que aún hay quienes creen que beber alcohol en el embarazo es un acto inocuo si se hace en pequeñas dosis. Sin embargo, la ciencia indica que no hay un nivel seguro de consumo de alcohol durante la gestación. Incluso menos de una copa podría provocar daños graves en el feto. El alcohol es un tóxico para la criatura en desarrollo, por lo que su consumo por parte de la madre puede provocar problemas de salud.

A veces, estas consecuencias se hacen notorias cuando el niño va haciéndose mayor, mostrando dificultades de aprendizaje o problemas de conducta. En los casos más extremos, el consumo de alcohol en el embarazo puede provocar el llamado Síndrome Alcohólico Fetal, una patología que provoca rasgos faciales característicos, problemas de crecimiento, defectos cardíacos o deformidad en las articulaciones, entre otros síntomas.

7. La embarazada no puede tomar ningún medicamento

Otro mito es el que afirma que la mujer embarazada no puede consumir ningún medicamento. Es cierto que hay medicamentos que deben evitarse, pero otros son perfectamente compatibles durante la gestación. Ante cualquier duda, lo más importante es contactar con el médico para que él compruebe si el fármaco en cuestión es apto para consumo en embarazadas.

8. Cuando una embarazada tiene ardor de estómago eso es porque su bebé tiene mucho pelo

Uno de los mitos más curiosos y extendidos es el que afirma que el ardor de estómago propio del embarazo se debe a que el bebé tiene mucho pelo. Lo cierto es que esta idea no ha sido evidenciada científicamente. En realidad, estas molestias digestivas vienen ocasionadas por la propia presión que el útero materno ejerce en el estómago. Los cambios hormonales también favorecen que el ácido del estómago ascienda hacia arriba, provocando este fenómeno. Por lo tanto, la acidez en embarazadas nada tiene que ver con el pelo de sus futuros hijos.

9. La embarazada no puede teñirse el pelo

Otro mito muy curioso es el que afirma que las mujeres embarazadas no pueden teñirse el pelo, pues estos productos de belleza contienen químicos que podrían dañar al bebé. Esta afirmación es errónea, y es que los químicos de los tintes están regulados y son aptos para utilizarse en humanos sin toxicidad. Añadido a esto, el uso en mujeres gestantes no parece provocar efectos dañinos en el bebé. En algunos casos se puede recomendar por simple precaución no recurrir a los tintes por primera vez estando embarazada (por ejemplo, podría darse una reacción alérgica). Además, ante cualquier duda siempre es recomendable consultar con el médico acerca de la viabilidad de su uso.

embarazo-mitos

Conclusión

En este artículo hemos hablado acerca de algunos mitos comunes acerca del embarazo. El embarazo es una etapa importante en la vida de la mujer, pues gestar una vida implica amor, ilusión… pero también subidas y bajadas, cambios a todos los niveles, dudas o miedos. En estos momentos, se hace esencial contar con información fiable acerca de cómo cuidarse para garantizar la salud de madre y bebé. A veces, se reciben consejos e informaciones de amigos, conocidos o familiares, que se asumen como verdad cuando carecen de evidencia científica.

El peligro de estos mitos reside en que pueden condicionar las conductas de salud de la madre y poner en riesgo su estado de salud y el del feto. Por ello, es esencial recurrir a los profesionales sanitarios para garantizar que se siguen orientaciones adecuadas. En este artículo hemos visto algunos ejemplos de mitos que muchas veces se difunden, como que las embarazadas no pueden teñirse el pelo, vacunarse, tomar medicamentos, tener relaciones sexuales o bañarse en piscinas.

También se suele afirmar que en el embarazo la mujer debe comer por dos y aumentar las calorías diarias consumidas o que se pueden beber pequeñas dosis de alcohol. Incluso, se suele decir que el ardor de estómago típico del embarazo está relacionado con la cantidad de pelo del futuro bebé. Desmentir estas afirmaciones es clave para que madres y bebés se encuentren bien y alejados de conductas de riesgo posibles riesgos.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies