El impacto de la Infertilidad en la Pareja: 3 consejos para gestionarlo

La infertilidad es un fenómeno que repercute en todas las áreas vitales de la persona, especialmente en la relación de pareja. Algunas pautas pueden ser de ayuda para mantener viva la conexión entre ambos a pesar de las dificultades.

impacto-infertilidad-pareja

La infertilidad es un fenómeno que ha adquirido enorme protagonismo en la sociedad actual. Los ritmos y los modelos de familia han cambiado y esto ha hecho que las parejas tengan cada vez más difícil la tarea de conseguir descendencia.

No existe una causa única que justifique la infertilidad. La edad, algunas condiciones de salud o el estrés son sólo algunos ejemplos de factores que pueden reducir la probabilidad de embarazo. En general, el cambio estructural en la sociedad tiene mucho que ver con este nuevo problema de la era contemporánea.

Los jóvenes cada vez se emancipan más tarde, por lo que el momento de tener hijos se ha postergado notablemente. Añadido a esto, los avances médicos han permitido desarrollar técnicas de reproducción asistida cada vez más sofisticadas y eficaces, de manera que recurrir a ellas se ha convertido en una alternativa popular y cada vez más normalizada.

En algunos casos, estas permiten tener hijos no sólo a quienes sufren infertilidad, sino también a personas que desean tener hijos en solitario o no desean mantener un encuentro sexual para conseguir el embarazo.

La infertilidad, un problema multidimensional

La infertilidad constituye un problema de impacto multidimensional, pues repercute en todas las esferas vitales de la persona (individual, pareja, familiar, social…). Experimentar incapacidad para tener hijos constituye una crisis emocional para muchas personas, pues esto influye en aspectos tan importantes como la identidad y la autoestima, las relaciones sociales y la satisfacción en la pareja.

Por tanto, es habitual que quienes se encuentran en esta tesitura sufran problemas de salud mental relacionados con elevados niveles de estrés, emociones muy dolorosas y una afectación global en la vida cotidiana. El momento en el que un individuo es conocedor de su infertilidad puede suponer un antes y un después, con un impacto traumático innegable.

La fertilidad se encuentra estrechamente relacionada con los ideales y aspiraciones dentro de la sociedad, por lo que no poder disfrutarla puede suponer una amenaza para el sentimiento de valía. No poder tener hijos se vive como un fracaso personal que impide vivir la vida de una manera completa, pues dicho hito vital aparece como inalcanzable.

Así, las personas que se encuentran con el drama de la infertilidad atraviesan un curioso proceso de duelo. Se llora algo que no se ha tenido, porque se experimenta esa sensación de pérdida con algo que se había anhelado y soñado. Es decir, el dolor se proyecta en relación a las fantasías e idealizaciones que se habían construído en torno a esa descendencia imaginada.

Cuando la infertilidad llega lo hace arrasando con el equilibrio físico y emocional de la persona, que se ve a sí misma incapaz, vulnerable, inválida, etc. Incluso en aquellos casos en los que el tratamiento de fertilidad funciona, el peso de no haber seguido un proceso reproductivo normativo puede constituir una pesada carga psicológica.

Aunque, como venimos diciendo, la infertilidad es un fenómeno que impacta de manera global en la persona, una de las áreas más dañadas ante esta realidad es la de la pareja. Cuando una pareja desea tener hijos y recibe la noticia de que no podrá hacerlo, al menos de forma natural, esto puede amenazar seriamente el bienestar de la relación.

En este artículo vamos a hablar del impacto de la infertilidad sobre la pareja y conoceremos algunas pautas que pueden ser de ayuda para gestionar este desafío de la mejor manera posible.

infertilidad-pareja

¿Cómo afecta a la pareja la infertilidad?

La infertilidad se concibe como una condición médica que imposibilita la concepción de un hijo de forma natural. En algunos casos, es posible que la mujer logre quedarse embarazada pero no pueda completar la gestación, sufriendo sucesivos abortos.

La infertilidad puede afectar tanto a hombres como a mujeres, aunque en cualquier caso el diagnóstico se comienza a barajar cuando no se logra embarazo tras un año de relaciones sexuales frecuentes sin uso de métodos anticonceptivos. Cuando dichas sospechas empiezan a aparecer, la tensión en la pareja ya se hace notar. Es decir, los problemas en la relación pueden comenzar incluso antes de que exista un diagnóstico oficial.

Un primer paso que la pareja tiene que dar cuando es conocedora de su infertilidad es el de decidir qué desea hacer. Hay personas que se decantan por las técnicas de reproducción asistida, mientras que otras deciden inclinarse por otros caminos, como la adopción.

Incluso hay quienes toman la decisión de renunciar a la maternidad/paternidad debido al desgaste psicológico vivido en el proceso. Ya en este punto es posible que aparezcan discrepancias, pues ambos miembros de la pareja pueden tener visiones contrapuestas de qué alternativa es más adecuada.

En general, la infertilidad supone una fuente muy intensa de estrés y desencadena una cascada de emociones como la frustración, la rabia, la impotencia e incluso el miedo y la culpa. Muchas veces el deseo de buscar respuestas al típico “¿Por qué a mí?” lleva a analizar hábitos o acciones pasadas que hayan podido tener relación con la infertilidad actual, incluso cuando esto no tiene ninguna base médica.

El temor a no poder tener descendencia y no encontrar alternativas para conseguirlo también puede empañar la relación de pareja. En muchas ocasiones la infertilidad también condiciona la vida sexual, pues mantener relaciones deja de vivirse como una experiencia placentera en sí misma, convirtiéndose en un medio para conseguir un fin superior.

Así, es fácil que se pierdan la magia y el deseo debido a que el sexo solo se valora en tanto que permite obtener el ansiado embarazo. En definitiva, la dificultad para poder concebir constituye un giro importante en la relación de pareja y puede plantear ajustes profundos que no siempre son fáciles.

Al fin y al cabo, tener hijos en común es todo un proyecto de vida y cuando este no es viable (al menos de la manera en la que se había planeado) es necesario reformular el plan encajando los deseos de ambos miembros de la pareja.

como-afecta-infertilidad-pareja

¿Cómo gestionar el impacto de la infertilidad en la pareja?

Como venimos comentando, la imposibilidad para concebir puede suponer un importante obstáculo para una pareja, debido a la fuente de estrés que supone. Emociones como la frustración o la culpa pueden desestabilizar la relación y mermar áreas centrales para que las cosas funcionen, como la comunicación o las relaciones sexuales. Por ello, a continuación vamos a comentar algunas pautas que pueden ser de ayuda para manejar la situación.

1. Comunicación asertiva

Es habitual que, por temor a hacer sentir mal al otro y empeorar la situación, los miembros de la pareja decidan no compartir sus sentimientos y mostrarse herméticos. En otros casos, sucede que la infertilidad pasa a ocupar todas las conversaciones, constituyendo el centro de toda la vida en pareja.

Ninguno de estos extremos resultan saludables, por lo que lo ideal es hallar el punto de equilibrio entre ambos. Esto se puede lograr a través de una comunicación asertiva, donde ambos miembros de la pareja hablen de forma clara y honesta acerca de sus emociones durante el proceso.

De igual manera, es fundamental que ambos aprendan a escuchar al otro de forma activa, poniendo toda su atención y tratando de comprender su manera de vivir lo que está pasando, que puede ser muy diferente de la propia. Además, es importante destinar momentos concretos a hablar de ello, de forma que no todas las conversaciones terminen cayendo en esta cuestión.

Ante todo, es esencial tener presente que reprimir emociones no ayudará en absoluto a la pareja, sino todo lo contrario. Ambos deben estar coordinados como un equipo para que el proceso que están viviendo no desmorone la relación.

2. Trabajar en la relación al margen de la paternidad

Cuando se dan problemas de infertilidad es muy común que la pareja comience a dejar a un lado sus actividades al margen de la búsqueda del embarazo. Esto es peligroso, pues es fácil que la conexión entre ambos se debilite si no se cuida la relación.

Por ello, es muy recomendable que ambos miembros de la pareja puedan realizar actividades conjuntas que sean de su gusto, como ir a cenar, al cine, practicar deporte, cocinar… cualquier momento juntos donde haya complicidad y disfrute es de gran ayuda para mantener un vínculo cálido a pesar de lo que está sucediendo.

En el plano sexual, es importante que ambos traten de reconciliarse con el placer más allá de la búsqueda de un embarazo. El sexo debe dejar de verse como un medio para conseguir algo, pues puede ser un fin en sí mismo.

Para ello es de gran ayuda el mantener el romanticismo en la relación, tener detalles cotidianos con el otro, organizar una cena improvisada en casa, poner algo de música, velas… Además, en el plano sexual no todo debe girar al coito en sí. Es muy interesante el utilizar las caricias, los halagos, los besos o los masajes para mantener la química.

3. Acudir a terapia

Por supuesto, en algunos casos la pareja puede no sentirse capaz de manejar la situación por sí misma. Por ello, en algunos casos es recomendable acudir a terapia psicológica para que la pareja pueda recuperar su equilibrio. Gracias a la ayuda de un psicólogo ambos podrán aprender a resolver sus conflictos, mejorar la calidad de la comunicación y manejar los pensamientos negativos.

terapia-pareja-infertilidad
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies