¿Cuándo se puede saber el sexo del bebé? Todo lo que debes conocer

Conocer el sexo del bebé es un momento muy emocionante para quienes esperan un hijo. Habitualmente, el método más empleado para conseguirlo es la ecografía. No obstante, serán necesarias algunas semanas de espera para conocer esta información.

cuando-se-puede-saber-sexo-bebe

El embarazo es, para la mayoría de las parejas, un evento repleto de emociones. Durante los meses de gestación, los futuros padres comienzan a fantasear acerca de cómo será su bebé y preparan con ilusión y amor todo lo necesario para recibirle. Además de todas las preparaciones y emociones, el embarazo es un proceso que requiere el control periódico por parte de los médicos, que será más o menos exhaustivo dependiendo de si se trata o no de un embarazo de riesgo.

En un embarazo normal, se suelen realizar tres ecografías en total, una por cada trimestre. Además, también se llevan a cabo otros tipos de pruebas, como por ejemplo análisis de sangre, para verificar que todo se encuentra en orden. También es frecuente revisar el peso y los niveles de tensión de la mujer.

¿Cómo se descubre el sexo del bebé?

Uno de los momentos más emocionantes a lo largo de embarazo es en el que se descubre el sexo del bebé. Es normal que, desde que una mujer conoce que está embarazada, la pareja sienta mucha curiosidad acerca de este punto. Lo cierto es que hay distintos métodos que permiten conocer este dato, aunque no todos son igualmente precisos.

La forma más habitual de averiguar el sexo del bebé es realizar una ecografía, donde además se podrá ver el crecimiento del feto y escuchar sus latidos. Para comprender en qué momento del embarazo puede conocerse si el bebé es niño o niña, vamos a comentar las pruebas pertinentes en cada trimestre de embarazo. Además, como curiosidad también veremos otros métodos popularmente extendidos para conocer el sexo del bebé, aunque estos no cuentan con validez científica.

Como venimos comentando, en todo embarazo deben realizarse, como mínimo, tres ecografías en total, una por cada trimestre de gestación. En algunos embarazos de riesgo puede que sea necesario realizar alguna más. Además, en cada trimestre se tendrán que hacer otras pruebas que permiten asegurar que todo marcha correctamente.

1. Primer trimestre

Los primeros meses son los más decisivos y los que implican más novedades y cambios. Las pruebas que se realizan en este momento tienen como finalidad conocer el estado de salud de la mujer y su historial clínico. En esta fase se realiza la primera visita al especialista, quien confirmará el embarazo con un análisis de orina. Además, en esta etapa se realiza la primera ecografía, que permite averiguar la edad gestacional y si se trata o no de un embarazo múltiple. Debido a que el bebé está aún comenzando su desarrollo, no es habitual identificar su sexo en este primer trimestre.

2. Segundo trimestre

El segundo trimestre es considerado, en general, como el más seguro del embarazo. Una vez superado el umbral de los tres primeros meses, el cuerpo de la mujer se encuentra acomodado a su nueva realidad y el bebé está mucho más desarrollado, por lo que es más fácil saber detalles sobre él.

En este momento se realizan a todas las embarazadas pruebas como el test O’Sullivan, que permite conocer mediante análisis de sangre si la embarazada está en riesgo de desarrollar diabetes gestacional. También en esta fase se realiza la amniocentesis, una prueba invasiva que permite detectar anomalías cromosómicas en el bebé. A diferencia de la anterior, esta se realiza solo a mujeres mayores de 35 años o que han mostrado riesgo alto en los análisis realizados en el primer trimestre.

En este segundo trimestre es cuando, por fin, los padres pueden conocer el sexo de su bebé. En la actualidad, se dispone de tecnología que permite realizar ecografías de alta resolución para ver en detalle al feto. La fecha en la que se realiza esta ecografía tan importante es en la semana 20 de embarazo. Esta ecografía se realiza vía abdominal y permite obtener imágenes nítidas de gran calidad. Además del sexo, estas imágenes también permiten detectar problemas de desarrollo en el bebé.

ecografia-embarazo

3. Tercer trimestre

Ya en el tercer trimestre, las pruebas que se realizan van orientadas a la preparación para el parto, con el fin de que el bebé nazca saludable. Por supuesto, las semanas previas al parto son muy emocionantes porque se acerca por fin la llegada del hijo. En este último trimestre se realizará una ecografía de nuevo, se realizará un cultivo vaginal y se realizará una monitorización fetal, con el fin de garantizar que el bebé se encuentra en buen estado.

La ecografía se llevará a cabo en la semana 34 y permitirá ver si el crecimiento del bebé es correcto, la cantidad de líquido amniótico, el funcionamiento de la placenta y la posición del bebé. La monitorización fetal es obligatoria para todas las embarazadas y se realiza entre las semanas 38 y 39 de embarazo, colocando unas correas alrededor del vientre materno. Esta prueba permite controlar las contracciones uterinas así como el latido del bebé.

Otros procedimientos médicos para saber el sexo del bebé

Además de la ecografía en el segundo trimestre, existen otras pruebas médicas que permiten conocer el sexo del bebé:

  • Análisis de sangre: A partir de la semana 8 es posible realizar un análisis sanguíneo para detectar la presencia de cromosomas masculinos (Y). Si estos se encuentran, se trata de un niño. Si no, es niña.
  • Análisis de orina: Mediante un análisis de orina específico se puede determinar el sexo del bebé a partir de la semana 10 de gestación con un 90% de fiabilidad.
  • Amniocentesis y biopsia corial: Estas pruebas de tipo invasivo son leves, pero acarrean cierto riesgo para el bebé, por lo que solo se recurre a ellas en caso de sospecha de anomalía cromosómica.
  • Método Ramzi: Estudiando la posición de la placenta respecto al feto permite conocer el sexo del bebé con 97% de precisión.

Todos los métodos que hemos comentado hasta ahora cuentan con evidencia científica y son realizados por sanitarios cualificados. Sin embargo, existen numerosos mitos y leyendas respecto al sexo de los bebés y como conocerlo. Por supuesto, estos carecen de una base científica, pero es interesante saber de ellos:

  • La belleza materna: Existe un mito muy extendido que dice que si la madre se encuentra más bella que nunca durante su embarazo, es que tendrá un niño. En cambio, aquellas mujeres que se encuentran más deterioradas durante su embarazo es que esperan una niña.
  • El pecho: Se suele decir que las mujeres que tienen el pecho derecho más grande que el izquierdo tendrán un niño. Si es al contrario, tendrán una niña.
  • Antojos: Se cree que las mujeres con antojo de alimentos dulces esperan una niña. En cambio, las que muestran predilección por los salados esperan un niño.
  • Ritmo cardíaco: Se dice que cuando las pulsaciones del bebé superan las 140, es una niña, pero si son inferiores a ese número es un niño.

Aunque esperar y cultivar la paciencia no es un ejercicio fácil, es importante que mantengas la calma hasta el momento en el que el especialista pueda observar si esperas un niño o una niña. Es fundamental que, si esperas un bebé, acudas a todas tus revisiones para asegurar que todo está en orden. En el embarazo es esencial mantener una supervisión periódica, con el fin de conocer todos los detalles posibles sobre el bebé en camino y poder garantizar su bienestar y el de su madre.

descubrir-sexo-bebe

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca del momento en el cual es posible conocer el sexo de un bebé. El embarazo es un proceso repleto de emociones e ilusión, y durante esos meses es especialmente relevante seguir revisiones médicas periódicas por parte de un especialista. En cada trimestre de embarazo se llevan a cabo pruebas determinadas que permiten conocer detalles acerca del bebé y saber si todo va como debería.

Conocer el sexo del bebé es un momento muy especial para los futuros padres, motivo por el que desde los primeros días que se conoce el embarazo existe una gran impaciencia por que llegue ese día. Generalmente, el sexo del bebé sólo se puede determinar con certeza en el segundo trimestre de embarazo. Concretamente, es en la semana 20 cuando se puede realizar una ecografía abdominal que permitirá obtener imágenes nítidas del bebé.

Además de la ecografía, existen otras herramientas en medicina que permiten obtener esta información, aunque algunas no son tan precisas o prácticas como la primera. Por ejemplo, este dato también se puede saber mediante análisis de sangre, análisis de orina o el método Ramzi. Aunque la medicina ha avanzado de forma espectacular permitiendo controlar el embarazo de una forma minuciosa, hasta hace no tanto no existían tantos recursos científicos.

Esto llevaba a recurrir a estrategias no tan científicas, pero sí muy populares. Algunas han calado tanto, que muchas personas siguen creyendo en ellas. Esta sabiduría popular no tiene ninguna base científica, pero es interesante conocer los mitos que han circulado durante mucho tiempo. Por ejemplo, se ha sostenido que la belleza de la madre, sus antojos, el tamaño de sus pechos o el ritmo cardíaco del bebé son pistas fiables para conocer si el bebé en camino es niño o niña.

Por el momento, lo más prudente es acudir a las revisiones pertinentes con un especialista, con el fin de llevar un control adecuado del bebé y su madre desde el principio hasta el final del embarazo. Los profesionales de la salud son los que disponen de toda la formación y conocimientos necesarios para velar por la salud de madre e hijo.

embarazo-ecografia
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies