Las 6 diferencias entre copa menstrual y tampón: ¿cuál es mejor?

Los tampones y la copa menstrual son dos métodos muy diferentes que permiten a las mujeres gestionar el flujo menstrual durante el período. Aunque ambos tienen pros y contras, la idoneidad de cada uno dependerá de la mujer.

diferencias-copa-menstrual-tampon

La regla siempre ha sido un asunto problemático para las mujeres. Aunque cada una vive su período de forma distinta y no todas manifiestan los mismos síntomas, por lo general esos días del mes suelen caracterizarse por el cansancio, el dolor de cabeza, las molestias digestivas, las alteraciones en el apetito y la hinchazón y molestias abdominales. Añadido a esto, el hecho mismo de expulsar sangre por la vagina puede resultar bastante incómodo y ocasionar dificultades para trabajar, dormir, hacer deporte, etc.

Los productos tradicionalmente utilizados para contener la sangre menstrual han sido las compresas o toallas sanitarias y los tampones. Estos han sido hasta hace muy poco la única alternativa para las mujeres de todo el mundo. Dado que, por supuesto, no son métodos exentos de defectos, en los últimos años se ha tratado de buscar alguna alternativa que haga a las mujeres mucho más sencillo el hecho de menstruar.

Así, en los últimos años el mercado de la higiene femenina ha vivido una revolución con la llegada de la copa menstrual. Esta se presenta como una alternativa a los medios más tradicionales, presentándose como más ecológica, higiénica y cómoda. Aunque en un principio generó dudas, hoy en día son muchas las mujeres que se han pasado a la copa y han desterrado para siempre el uso de otros métodos para llevar sus reglas.

En términos generales, la copa es un elemento cónico fabricado con material hipoalergénico que se introduce en la vagina y recoge la sangre menstrual. Aunque no es un método perfecto, sí que posee numerosos beneficios frente a los clásicos tampones que quizá no conozcas. A pesar de que el número de mujeres satisfechas con la copa se ha disparado recientemente, aún son muchas las que desconocen exactamente cómo funciona este método y qué puede aportar frente a los medios más convencionales. Por todo ello, en este artículo vamos a detallar cuáles son las diferencias entre los tampones y la copa menstrual, con el fin de que tú misma puedas valorar qué alternativa se ajusta más a ti.

¿Qué es la copa menstrual?

La copa menstrual consiste en un recipiente de silicona médica que se introduce en el interior de la vagina durante la menstruación de forma similar a los tampones. A diferencia de estos, la copa puede permanecer hasta 12 horas dentro del cuerpo y es capaz de adaptarse a las paredes vaginales de manera que recoge el flujo menstrual con independencia de nuestros movimientos.

Se trata de un producto seguro, indoloro e higiénico, que además no es desechable y por ello genera muchos menos residuos. Después de cada regla, basta con esterilizarla en agua hirviendo y guardarla en su bolsa para poder volver a ser usada el mes siguiente. En general, la copa permite despreocuparse de manchas, pérdidas y olores, algo que no sucede con otros métodos. Añadido a esto, es totalmente apta para ser introducida en el medio vaginal, pues no posee aditivos químicos y está diseñada para que las bacterias no puedan permanecer en su superficie. La silicona de la que está hecha es respetuosa con las paredes de la vagina, pues no la seca ni deja residuos, algo que sí sucede con los tampones.

que-es-la-copa-menstrual

¿Qué es el tampón?

El tampón es un producto de higiene íntima que constituye uno de los métodos más populares en el mundo para gestionar la menstruación. Este consiste en un tubo elaborado con material absorbente y comprimido, generalmente algodón y rayón. Con el fin de evitar el desprendimiento de fibras en el interior del cuerpo, este suele poseer un recubrimiento sintético.

El tampón debe introducirse en el canal vaginal hasta ser colocado debajo del cérvix, donde absorbe la sangre menstrual. Para ello se ofrecen en el mercado tampones manuales que se introducen con los dedos, pero también tampones que cuentan con un aplicador para facilitar la colocación dentro del cuerpo. Al igual que las compresas y toallas sanitarias, se trata de un producto desechable, con la diferencia de que este permite realizar actividades tales como bañarse.

que-es-tampon

Tampón y copa menstrual: ¿en qué se diferencian?

Ahora que ya hemos definido qué son la copa menstrual y los tampones respectivamente, es momento de comentar las diferencias entre ambos métodos.

1. Duración

Los tampones se caracterizan por tener una menor duración frente a la copa. Lo ideal es que el tampón se cambie cada cuatro horas aproximadamente. Sin embargo, la copa permite una duración mucho mayor, que dependiendo del flujo de la mujer puede llegar a las 12 horas. Esto hace que la copa sea un método más práctico al permitir mayor libertad a la mujer, que no tiene que preocuparse por cambiarse cada poco tiempo. Esto es particularmente útil durante las noches, ya que durante el sueño pueden pasar muchas horas durante las cuales el tampón permanece dentro del cuerpo.

2. Coste

La copa menstrual tiene, a priori, un coste más elevado que una caja de tampones. Sin embargo, se trata de toda una inversión, ya que a diferencia de estos es un método reutilizable. Por lo tanto, resulta a nivel económico mucho más rentable a medio y largo plazo. Siguiendo los cuidados y pautas de higiene y almacenamiento adecuados, una copa puede permanecer intacta durante años.

Por ello, la copa puede permitir a muchas mujeres ahorrar una suma importante de dinero. No olvidemos que los productos de higiene íntima no se caracterizan, precisamente, por ser baratos. Teniendo en cuenta que debemos recurrir a ellos una vez al mes durante muchos años, es una diferencia a valorar.

3. Respeto al pH vaginal

Este aspecto es muy interesante, pues el material que compone a los tampones es diferente del que posee la copa. Mientras que los primeros están esencialmente fabricados con algodón, la segunda está elaborada con silicona médica. Añadido a esto, la copa recoge el flujo, pero el tampón lo absorbe. Todo ello, los materiales y el mecanismo de recogida, hacen que la copa sea más respetuosa con el medio vaginal, ya que no lo reseca en absoluto, algo que sí puede suceder con los tampones.

La sequedad por el uso de un producto como el tampón puede desajustar el pH y favorecer la aparición de infecciones, especialmente cuando este es utilizado en los días de regla que hay menos flujo menstrual. En este sentido, la copa es más interesante, pues su textura no reseca e incluso puede introducirse con la ayuda de lubricante para favorecer su colocación sin molestias.

copa-menstrual-tampon-diferencias

4. Medio ambiente

Si eres mujer probablemente hayas reparado en la enorme cantidad de residuos que generas cuando utilizas tampones. Al tratarse de un producto desechable, cada período supone tirar a la basura unas cuantas unidades, lo que no resulta especialmente ecológico. Si estás concienciada con la naturaleza y el ecologismo, debes saber que la copa en este sentido gana por goleada al tampón. Al ser reutilizable, los residuos que se generan son cero, por lo que es una alternativa mucho más cuidadosa con el planeta.

Para reutilizar la copa basta con lavarla con agua entre usos durante el período. Cuando finaliza tu regla, basta con hervirla en agua para esterilizarla y guardarla en una bolsa de algodón hasta el mes siguiente. Es importante que la guardes en un lugar seco y alejado de temperaturas extremas. Siguiendo estas pautas básicas, tu copa podrá ser reutilizada durante muchos años, por lo que podrás menstruar de forma cómoda sin dañar la naturaleza.

5. Colocación

Un punto en contra de la copa frente a los tampones tiene que ver con su colocación. Lo cierto es que, al principio, introducirla correctamente puede ser complicado, ya que es un método que tiene su truco. Es cierto que con varios intentos y la ayuda del lubricante es fácil cogerle el truco, pero deberás tener paciencia y probar un tiempo hasta sentirte totalmente cómoda. En este sentido, los tampones pueden ser más sencillos, especialmente aquellos que cuentan con aplicador.

6. Lugares públicos

Un gran problema de la copa es que es un método poco práctico si necesitas cambiarte en un baño público. Extraer tu copa con sangre, lavarla… requiere tener la privacidad del baño de casa. Por tanto, si vas a pasar mucho tiempo fuera, puede que la copa no sea la alternativa más cómoda. Es cierto que la duración de la copa es, como ya hemos comentado, muy larga. Por ello, es poco probable que te toque vaciarla estando fuera si te organizas bien. No obstante, es clave tener este punto en cuenta.

tampon-copa-menstrual-diferencias

Conclusiones

En este artículo hemos hablado acerca de las diferencias entre la copa menstrual y los tampones. La regla es un momento lleno de molestias para las mujeres y por ello en los últimos años se han sacado nuevas alternativas para gestionar el flujo menstrual. Los tampones tradicionales pueden ser prácticos en ciertos momentos y es relativamente fácil colocarlos.

Sin embargo, la copa tiene como puntos fuertes su rentabilidad económica, su larga duración, el hecho de no ser desechable y generar cero residuos y su respeto al pH de la vagina. Aunque ambas alternativas tienen pros y contras, lo cierto es que cada mujer debe valorar qué opción se ajusta mejor a su cuerpo y su menstruación, así como su estilo de vida.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies