¿Qué es la Gestación Subrogada? Definición y controversia

La gestación subrogada se presenta como una alternativa para aquellas personas que no pueden tener hijos de manera natural. Sin embargo, este procedimiento suscita importantes dilemas éticos, morales y sociales.

gestacion-subrogada

La sociedad actual ha evolucionado y ya no existe un único modelo de familia. Más allá de la tradicional imagen de un padre, una madre y sus respectivos hijos, hoy podemos ver todo tipo de configuraciones. Parejas homosexuales o hijos criados por madres y padres solteros son sólo algunos ejemplos. Esto, añadido a los crecientes problemas de infertilidad que afectan a la población debido a distintos factores (entre ellos la edad cada vez más tardía a la que tenemos descendencia), ha llevado al desarrollo de nuevas vías para tener hijos.

Estos nuevos métodos han permitido a muchas personas cumplir su sueño de ser padres a pesar de no poder concebir de manera natural. En algunos casos esto se debe a que biológicamente resulta imposible tener hijos, como es el caso de las parejas conformadas por dos hombres, a que existen problemas de fertilidad en el hombre o la mujer o a que el embarazo está contraindicado por la presencia de alguna enfermedad, entre otras muchas razones.

De entre las diferentes alternativas a la concepción natural, hay una que viene generando especial polémica por sus características: hablamos de la gestación subrogada. Quizá hayas oído hablar de este fenómeno con anterioridad, ya que no son pocas las personalidades conocidas que han recurrido a este camino para tener hijos. No obstante, aún es una cuestión desconocida para mucha gente, lo que hace que no se comprendan del todo sus implicaciones. Por ello, en este artículo hablaremos sobre qué es la gestación subrogada y qué argumentos existen a favor y en contra de ella.

¿Qué es la gestación subrogada?

La gestación subrogada, también conocida como vientre de alquiler, es una práctica por la que, previo acuerdo con otra persona o pareja, una persona queda embarazada y lleva la gestación a término para dar a luz a un bebé que será dado a esa otra persona o pareja, quienes se convertirán en progenitores del recién nacido a todos los efectos.

Esta práctica comenzó a llevarse a cabo en la década de los setenta, y desde entonces no ha dejado de suscitar una profunda controversia por sus implicaciones éticas, legales y sociales. Así, existen tanto detractores como defensores de esta práctica. Algunos la consideran un ejercicio de libertad individual y altruismo, mientras que para otros no es más que una forma camuflada de explotación y trata de seres humanos en la que la raza y la clase social constituyen importantes factores. Esta diversidad de opiniones también queda reflejada en el plano legal, pues existen países en el mundo que la regulan en detalle, mientras que otros la prohíben radicalmente o se abstienen de regularla, en cuyo caso nos encontramos con una situación de alegalidad.

Cuando se produce un embarazo subrogado, a la mujer gestante se le implanta un embrión que resulta de la unión de espermatozoides donados y óvulos que pueden pertenecer a la propia gestante o a otra mujer donante. No obstante, lo más habitual es que los óvulos pertenezcan a otra mujer distinta de la propia gestante, ya que lo contrario se encuentra prohibido en muchos países que regulan la gestación subrogada explícitamente. Incluso en aquellos lugares en los que esta cuestión no está regulada con claridad, siempre se evita que la gestante aporte sus óvulos con el fin de reducir el vínculo entre ella y el bebé a la mínima expresión.

Por lo general, se habla de la gestación subrogada como un método de reproducción asistida, al igual que otras técnicas como la FIV (fecundación in vitro) o la inseminación artificial. Sin embargo, existe controversia sobre esta cuestión, pues algunos expertos entienden que no son métodos comparables y que por tanto la gestación subrogada merece ser tratada de forma distinta.

Mientras que en la FIV o inseminación una mujer se somete a un tratamiento médico para gestar a su propio bebé, en la gestación subrogada la mujer gestante deberá separarse de la criatura que ha llevado nueve meses dentro de ella. Con independencia de que esta haya accedido a llevar el embarazo y entregar al bebé tras dar a luz, no cabe duda de que las implicaciones emocionales y éticas de este procedimiento nada tienen que ver con una técnica de reproducción asistida al uso.

Para llevar a cabo este procedimiento se establece un acuerdo o contrato, por el que una mujer con plenas capacidades se compromete de manera irrevocable a entregar al recién nacido a los que serán, legalmente, los progenitores de ese bebé. La mujer gestante debe poseer un buen estado de salud y llevar hábitos de vida saludables. Además, esta verá cubiertos los gastos derivados del embarazo por parte de los padres de intención del futuro bebé.

Es decir, es compensada económicamente por los trastornos que el embarazo puede ocasionar en su vida normal (revisiones, pruebas, puerperio, baja laboral…). En algunos países, la regulación no permite brindar a la madre gestante más compensación económica que la cobertura de los costes del embarazo. Sin embargo, en otros países las mujeres pueden recibir importantes cifras de dinero por gestar.

La ambigüedad que existe en muchos lugares en torno a esta práctica hace que se convierta en el caldo de cultivo perfecto para que se formen negocios de compraventa de bebés en los que las mujeres gestantes suelen ser personas con necesidades económicas. En el caso particular de España la gestación subrogada está prohibida por la Ley 14/2006, por lo que en la práctica quienes desean tener hijos por esta vía deben viajar al extranjero para conseguirlo.

que-es-gestacion-subrogada

¿Quién recurre a la gestación subrogada?

La gestación subrogada es una alternativa a la que suelen recurrir aquellas personas que, por diferentes motivos, no pueden gestar un bebé. Principalmente, es una salida para aquellas parejas gays y hombres solteros que carecen de útero en el que darse el embarazo. En el caso de las mujeres que desean ser madres solteras y las parejas lesbianas o heterosexuales, la gestación subrogada puede valorarse en casos como los siguientes:

  • Problemas de salud que llevan a la ausencia de útero o alteraciones en el mismo.
  • Fallos repetidos en otras técnicas de reproducción asistida, como la FIV.
  • Abortos de repetición.
  • Contraindicación médica por la presencia de alguna enfermedad.

Controversia

Como planteamos al principio, no son pocas las controversias que han aparecido desde que la gestación subrogada se inició hace algunas décadas. En los últimos años, la creciente demanda de este servicio ha hecho que el debate se haya encendido aún más, con argumentos tanto a favor como en contra de este.

Argumentos a favor de la gestación subrogada

Quienes defienden esta práctica consideran que se trata de una técnica de reproducción asistida que no genera ningún problema adicional frente a las demás. Equiparan la gestación subrogada a otros procedimientos sanitarios como la donación de órganos y consideran que con el tiempo esta debe ser legalizada y normalizada, pues creen que esto favorece el aumento de una tasa de natalidad cada vez más baja.

De la misma manera, se defiende su existencia debido a que resulta un procedimiento mucho más sencillo que la adopción internacional, lo que permite a muchas personas cumplir sus sueños de ser padres sin someterse a listas de espera interminables. Así, los defensores de la gestación subrogada consideran que, bien regulada y controlada, puede ser un acto totalmente altruista que se pone al servicio de aquellas familias que lo necesitan.

Además, legalizar esta práctica ayudaría a que se dé una mayor igualdad de acceso a ella, pues el hecho de que en España está prohibida hace que muchas familias deban gastar importantes sumas de dinero no sólo en los costes del embarazo, sino también en el traslado a otro país donde esta sí sea legal y pueda ser realizada. De esta forma, se concibe la gestación subrogada como una alternativa válida siempre y cuando esté regulada, para que la mujer gestante realice este papel de manera totalmente libre sin condicionantes socioeconómicos y en la más absoluta legalidad.

controversia-gestacion-subrogada

Argumentos en contra de la gestación subrogada

Los detractores de esta práctica la rechazan frontalmente, al considerarla un desprecio a la dignidad de la mujer. Para ellos, la gestación subrogada es una forma camuflada de mercadeo con seres humanos, por lo que optan por hablar de vientre de alquiler y no de gestación subrogada, ya que este último término es un eufemismo que camufla una horrible realidad.

Quienes desean acabar con esta práctica entienden que ser padre/madre no es un derecho, y por ello el deseo de tener hijos no debe justificar el uso del cuerpo de la mujer como un simple recipiente. Aunque la mujer acepte a llevar a cabo el procedimiento, el hecho de que se realice un contrato que tiene como objeto al propio bebé supone una forma de comercializar con un ser humano.

Además, muchas veces sucede que la mujer recibe compensaciones económicas que, en lugar de usarse para costear el embarazo, se emplean con otros fines (por ejemplo, cubrir deudas, por lo que deja de ser un acto puramente altruista). Junto a todo esto, también se debe tener en cuenta que, incluso cuando el óvulo no pertenece a la mujer gestante, el hecho de llevar al bebé dentro de ella hace que se forme un vínculo entre ambos que resulta cruel romper tras el parto. Lo peor que le puede suceder a un recién nacido es ser separado de su madre.

Esto es un hecho respaldado con evidencia científica y no una cuestión de opinión. De acuerdo con la psiquiatra perinatal Ibone Olza (2017), las vivencias del bebé durante el embarazo, el parto y los primeros días de vida dejan una huella imborrable en su desarrollo psíquico, condicionando su desarrollo cerebral. Esto no debe sorprender, pues los bebés nacen dotados con una serie de mecanismos neurohormonales que les predisponen a buscar a su madre, reconocerla, olerla y mirarla. Por tanto, la separación planificada de ella es un acto de violencia hacia el recién nacido que daña su desarrollo cerebral y su salud.

contras-gestacion-subrogada
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies