Atención secundaria de la salud: ¿qué problemas trata?

La atención secundaria incluye todos aquellos servicios sanitarios enfocados a detectar precozmente las enfermedades para reducir el impacto en los afectados.
Atención secundario de la salud

El sistema de salud de todo país tiene el objetivo -y la obligación- de promover y garantizar la salud de las personas, tanto en el ámbito de prevenir enfermedades como, en caso de que no sea posible evitar su aparición, ofrecer todas las facilidades para o bien curarlas o, al menos, reducir el riesgo de secuelas y de afectación a la calidad de vida de las personas.

Esto se consigue mediante una estrecha relación entre hospitales, médicos, suministros, centros de atención, campañas de concienciación, planes de comunicación, transportes, servicios públicos, promoción de los hábitos de vida saludables…

Por lo tanto, un sistema de salud es el conjunto de servicios que persiguen no solo que las personas no enfermen, sino que vivan con la mayor calidad de vida posible. Dependiendo del objetivo de estos servicios, los sistemas de salud se clasifican en tres tipos: atención primaria, secundaria y terciaria.

En el artículo de hoy nos centraremos en la atención secundaria en salud, aquella enfocada a las estrategias para detectar precozmente las enfermedades y así evitar que los afectados desarrollen complicaciones o que vean comprometida su vida.

¿Qué niveles de atención en salud existen?

Como hemos dicho, todo sistema de salud divide sus servicios de atención en salud en tres categorías (primaria, secundaria y terciaria). Y esto es así porque la prioridad debe ser prevenir y, como evidentemente no siempre es posible evitar que la gente enferme, hay que intentar detectar la enfermedad lo más rápido posible para que no cause problemas. Y, en caso de no poder remediar la aparición de complicaciones, ofrecer tratamientos para ralentizar su progresión.

Cada nivel de atención se especializa en uno de estos ámbitos. La atención primaria en salud son todas aquellas técnicas de prevención y de promoción de la salud a un nivel más básico. Incluye aquellas estrategias que pueden adoptarse para que una persona no enferme y no necesite “echar mano” de otros niveles superiores.

Las campañas de vacunación y donación de sangre, los servicios de limpieza, la concienciación sobre enfermedades de transmisión sexual, los espacios verdes, la promoción de hábitos de vida saludable y los servicios que se ofrecen en los Centros de Atención Primaria (CAP), forman parte de la atención primaria.

Pero no siempre es posible evitar que la gente enferme, y ahí es donde entra el siguiente nivel: la atención secundaria en salud. Esta consiste en asegurar que la detección de la enfermedad sea lo más precoz posible, pues un diagnóstico a tiempo aumenta enormemente las probabilidades de que la enfermedad no se agrave e incluso de que se cure.

Pero esto, de nuevo, no es siempre posible. Por ello, hay el nivel máximo: la atención terciaria. Esta es el conjunto de servicios que ofrecen los hospitales para tratar las enfermedades de forma más exhaustiva, ofreciendo terapias con el objetivo de ralentizar su progreso, evitar las complicaciones y reducir el riesgo de secuelas.

¿Qué es la atención secundaria en salud?

La atención secundaria en salud es el conjunto de servicios y centros que el sistema de salud de un país pone a disposición de sus ciudadanos para tratar las enfermedades más prevalentes. Estos servicios son ofrecidos en los hospitales, pues son los lugares dotados de los profesionales y medios necesarios para curar enfermedades que no pueden ser tratadas mediante la administración de medicamentos en el hogar.

Dicho de otra manera, la atención secundaria existe porque, a pesar de los esfuerzos puestos en la atención primaria, es imposible evitar que la gente enferme. De todos modos, es de vital importancia que la atención primaria funcione, pues mediante la prevención se reduce enormemente el número de gente que requiere los servicios de la atención secundaria, ya que curar una enfermedad es mucho más costoso para el sistema de salud que prevenirla.

Es decir, pese a que, como se suele decir, es mejor prevenir que curar, prácticamente todo el mundo requiere de una atención sanitaria más especializada en algún momento de su vida.

¿Qué servicios se ofrecen en la atención secundaria?

Tendemos a confundir los servicios de la atención secundaria y la terciaria, pues ambos se ofrecen en los hospitales. Pero hay diferencias. En el caso de la secundaria, los servicios van enfocados a curar la enfermedad cuando todavía no ha causado graves daños a la persona ni su vida corre peligro.

Por lo tanto, el servicio que ofrece la atención secundaria consiste en ser capaces de detectar una enfermedad concreta de la forma más precoz posible, cuando acaba de empezar a manifestarse. Esto es imprescindible porque cuanto antes se diagnostique, más probable es que se pueda tratar sin necesitar la atención terciaria.

La atención secundaria tiene el objetivo de mejorar el pronóstico de una persona enferma, pues a través del diagnóstico precoz, se puede interrumpir el progreso de la enfermedad antes de que aparezcan complicaciones o pase a ser crónica, pues en caso de que esto ocurra, los servicios sanitarios tendrán que ofrecerle a la persona unos tratamientos mucho más costosos y prolongados en el tiempo, algo negativo tanto para la economía del sistema de salud como para el individuo.

En resumen, el servicio de la atención secundaria no se basa en prevenir la aparición de una enfermedad, sino en prevenir que esta derive en problemas más graves y que la calidad de vida del paciente se vea comprometida.

¿Qué problemas trata la atención secundaria?

A grandes rasgos, la atención secundaria en salud trata todas aquellas enfermedades reversibles o, en caso de que haya riesgo de que se cronifiquen, cuando todavía están en fase reversible. Es decir, trata afecciones lo suficientemente graves como para no poder ser atendidas en la atención primaria pero no lo suficiente como para necesitar los servicios más costosos de la atención terciaria.

De hecho, cerca del 95% de las enfermedades pueden ser tratadas mediante la atención secundaria. A continuación veremos algunos de los problemas que son más frecuentemente atendidos por los servicios de este nivel de atención en los hospitales.

1. Medicina interna

La medicina interna es la especialidad de la medicina en la que se tratan las enfermedades que no requieren de un procedimiento quirúrgico. Un especialista en medicina interna (no confundir con un médico interno) es el profesional encargado de diagnosticar y ofrecer terapias para curar trastornos en los que están afectados varios órganos y tejidos distintos.

Así, los servicios de atención secundaria ofrecen curas para los problemas propios de la medicina interna: enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares, diabetes, arteriosclerosis, enfermedades del aparato digestivo, artritis, osteoporosis, trastornos del aparato genitourinario…

Por lo tanto, la atención secundaria en sanidad propia de la medicina interna soluciona gran parte de los problemas de salud con los que se encuentra una persona a lo largo de su vida. En la mayoría de casos, pues, las patologías pueden ser resultas por un médico internista sin necesidad de acudir a un especialista, aunque la mayoría de internistas están especializados en algún ámbito concreto (endocrinología, gastroenterología, reumatología…)

2. Pediatría

La pediatría es la rama de la medicina que estudia las enfermedades propias de los niños, pues la naturaleza e incidencia de estas puede llegar a ser muy diferente que la de los adultos. Pese a que cambia dependiendo del país, los pediatras tratan a las personas desde su nacimiento hasta la adolescencia, generalmente hasta los 18 años.

Así, la atención secundaria en salud también ofrece tratamientos para las patología más comunes en niños, que pueden ser resueltas por un pediatra. La pediatría sería como la medicina interna pero centrada en los niños.

3. Salud mental

La ansiedad, la depresión, las fobias, el TOC… Los problemas de salud mental, pese a continuar siendo tema tabú en la sociedad, tienen una enorme incidencia en todo el mundo. De hecho, la depresión es una enfermedad que afecta a cerca de 300 millones de personas.

Por ello, la atención secundaria en salud también se centra en el diagnóstico y tratamiento de todas estas enfermedades, problemas y trastornos psicológicos. Los psiquiatras y los psicólogos son los profesionales que se encargan de estudiar estas patologías y de encontrar las mejores soluciones para ellas.

4. Cirugía general

La cirugía general es la especialidad de la medicina encargada de las operaciones del aparato digestivo y el sistema endocrino. Es decir, la atención secundaria en salud también incluye la realización de procedimientos quirúrgicos por parte de un cirujano general, es decir, sin la necesidad de que intervenga un especialista, aunque el general suele contar también con una especialización.

Por lo tanto, en la atención secundaria en sanidad se ofrecen curar para problemas como trastornos del tracto gastrointestinal, hígado, bilis, páncreas, tiroides, hernias...

5. Ginecología y obstetricia

La ginecología y obstetricia es el campo de la medicina especializado en la atención de las mujeres durante el embarazo y en el tratamiento de las enfermedades de los órganos reproductivos femeninos más comunes.

Por lo tanto, el nivel secundario de los sistemas de salud también ofrece atención para los problemas más comunes vinculados al sexo femenino: complicaciones durante el embarazo, sangrados anormales, problemas hormonales, esterilidad, menopausia...

Referencias bibliográficas

  • Julio, V., Vacarezza, M., Álvarez, C., Sosa, A. (2011) “Niveles de atención, de prevención y atención primaria de la salud”. Archivos de Medicina Interna.
  • Lorenzini Erdmann, A., Regina de Andrade, S., Mello, A., Crespo Drago, L. (2013) “Secondary Health Care: best practices in the health services network”. Revista Latino-Americana de Enfermagem.
  • Unicef. (2017) “Protocolo de prevención y atención primaria, secundaria y terciaria”. Programa Integral de Atención a Niños, Niñas y Adolescentes en Situación de Calle.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.