Los 4 tipos de Sexólogos (especialidades y problemas que tratan)

La Sexología es la disciplina que estudia la sexualidad humana en todos sus ámbitos, atendiendo también los problemas que las personas puedan tener a nivel sexual. Veamos qué clases de sexólogos existen.

Tipos sexólogos

Pese a encontrarnos en pleno siglo XXI, todo lo que tiene que ver con la sexualidad humana sigue siendo, por desgracia, tema tabú. Nos cuesta todavía hablar sin tapujos del sexo, de las relaciones íntimas y de nuestra relación con la sexualidad. Pero por mucho estigma que la rodee, la sexualidad forma parte de nosotros desde que nacemos, evolucionando a lo largo de la vida.

Una evolución marcada por fenómenos psicológicos, sociales, conductuales, emocionales y sentimentales muy fuertes que hacen que el mundo del sexo y, por tanto, nuestra relación con él, sea increíblemente complejo. De ahí que, en ocasiones, recibir atención profesional en este aspecto de nuestra vida pueda ser esencial.

Fobias sexuales, eyaculación precoz, impotencia, inseguridades, parafilias, vaginismo, adicciones sexuales, problemas de pareja… En estas y muchas otras circunstancias, la figura de un sexólogo o una sexóloga se convierte en primordial, pues es la persona formada para tratar problemas vinculados con la sexualidad y para ofrecer educación en este ámbito de la vida humana.

Pero, ¿todos los sexólogos son iguales? No. Ni mucho menos. Dependiendo de su formación, existen diferentes clases de sexólogos que están capacitados para abordar problemas específicos vinculados con la sexualidad humana. Y en el artículo de hoy, además de entender qué es la Sexología y qué estudios se requieren para convertirse en profesional de la misma, veremos qué tipos de sexólogos y sexólogas existen, haciendo énfasis en sus especialidades y problemas que tratan.

¿Qué es la Sexología y qué hay que estudiar para ser sexólogo?

La Sexología es la disciplina dentro de las ciencias de la salud que estudia la sexualidad humana en todos sus aspectos, siendo, en resumidas cuentas, la ciencia del sexo. De sexare (sección) y logia (ciencia), es la rama del conocimiento que estudia todo aquello que tiene que ver con el hecho de ser, sentirse y expresarse como hombre o mujer, además de todo lo relativo a las relaciones sexuales entre personas de diferente o del mismo sexo.

Si bien sus antecedentes históricos se remontan a la Edad Antigua, con escritos sexuales tan célebres como el Kama Sutra, la Sexología nace como tal en el año 1867, momento en el que Elizabeth Osgood Goodrich Willard acuñó el término, marcando el inicio de una disciplina que, pese a su relativa corta edad, ha evolucionado mucho a lo largo de la historia.

Actualmente, la Sexología estudia el hecho sexual humano desde una perspectiva sociocultural, fisiológica, clínica, investigativa, genética y antropológica. Tiene, pues, un claro componente multidisciplinar, al englobar múltiples ramas del conocimiento para así comprender la naturaleza de la sexualidad y, sobre todo, atender de la mejor forma posible los problemas o trastornos que las personas puedan sufrir en relación a su sexualidad.

Sexología

En resumen, la Sexología es la ciencia que analiza el comportamiento sexual humano desde un punto de vista tanto psicológico como fisiológico. Y gracias a la conciencia global sobre la importancia de respetar la libertad sexual de las personas, se trata de una disciplina que está en auge. Así pues, formarse como sexólogo o sexóloga es una gran idea siempre y cuando nos apasione este mundo.

Pero, ¿qué formación hay que recibir para ser sexólogo? A no ser que haya alguna excepción que desconocemos, no existe una carrera o grado universitario como tal en Sexología. Por lo tanto, no es posible convertirse en sexólogo con una carrera común. Pero sí que existen diversos másteres que dan la formación oficial para poder ejercer como profesional de la Sexología.

La mayoría de estos másteres tienen requisitos de acceso, especialmente en lo que a formación universitaria previa se refiere. Están pensados especialmente para licenciados en Psicología, pero también son perfectamente indicados para estudiantes que hayan cursado Medicina, Ciencias de la Educación, Educación Social o Trabajo Social. Por tanto, la vía para ser sexólogo o sexóloga es cursar uno de estos grados universitarios (algunos permiten el ingreso desde cualquier carrera siempre y cuando se haga una formación previa al máster) y después cursar el máster en Sexología.

Un máster que formará a los futuros sexólogos para cumplir con sus principales funcionales como profesionales de la sexualidad humana: actuar como terapeutas de pareja, ejercer como terapeutas sexuales, fomentar la salud sexual de sus pacientes, dar educación en sexualidad, abordar los trastornos vinculados a la realidad sexual e incluso trabajar como investigador.

Todas estas funciones hacen de los sexólogos y sexólogas piezas claves del presente y futuro de la sociedad, pues la Sexología es absolutamente necesaria para promover el derecho fundamental que es la salud sexual, implantar programas de educación sexual y responder a la demanda de atención clínica en materia de sexualidad.

Máster sexología

¿Qué clases de sexólogos existen?

Un sexólogo es, como hemos visto, el profesional formado en Sexología para evaluar y tratar los problemas relativos a la sexualidad de las personas. Pero como también hemos analizado, la propia disciplina tiene una naturaleza multidisciplinar. De ahí que haya distintas ramas dentro de la Sexología que hacen que haya diferentes tipos de sexólogos. Veamos sus especialidades y qué problemas tratan.

1. Educador sexual

Hemos empezado este artículo diciendo que, por desgracia y pese a estar en pleno siglo XXI, la sexualidad humana sigue siendo, en gran medida, tema tabú. Pues bien, los educadores sexuales son los profesionales que luchan para terminar con este estigma, derrumbar los mitos relativos al sexo y, en definitiva, educar en sexualidad.

En este contexto, un educador sexual es el sexólogo especializado en la formación en sexualidad humana. Dirigiéndose a distintos grupos de población (dependiendo del objetivo) y usando canales de comunicación concretos (por ejemplo, talleres o charlas), los educadores sexuales forman a las personas para que comprendamos conceptos como la feminidad, la masculinidad o la transexualidad, así como para educarnos en métodos anticonceptivos, dependencia emocional, maltrato psicológico en la pareja, identidades sexuales, el coito, etc.

Así pues, estos sexólogos, a través de la educación sexual que imparten, tienen el objetivo de terminar con los estereotipos, conseguir que la población tenga una vida sexual segura y emocionalmente plena, luchar contra los estigmas, mitos y leyendas urbanas relativas al sexo y, en definitiva, hacer que, a nivel social, la vida sexual sea algo de lo que enorgullecerse.

2. Sexólogo especializado en trastornos sexuales

Con una formación previa generalmente en Psicología, un sexólogo especializado en trastornos sexuales es aquel que tiene la formación para diagnosticar y tratar los problemas vinculados a la vida sexual que tienen su origen en trastornos psicológicos. Es decir, son profesionales de la salud mental con el objetivo de revertir los problemas que han entorpecido la vida sexual de una persona y así lograr que pueda volver (o que por fin consiga) disfrutar de su sexualidad.

La eyaculación precoz, las fobias sexuales, el vaginismo, las parafilias, la disfunción eréctil, la anorgasmia, los traumas psicológicos, dispareunia (malestar y dolor físico antes, durante o después del coito), inseguridades por homofobia o transfobia, adicciones sexuales… Todos aquellos trastornos que, si bien pueden tener un componente físico, tienen su origen en alteraciones psicológicas, son abordados por estos sexólogos.

El miedo, la preocupación por no ser suficientemente bueno, la baja autoestima, los problemas de confianza, los traumas del pasado… Son muchos los desencadenantes de estos trastornos que, si bien pueden surgir a cualquier edad, son especialmente comunes en adultos jóvenes. De hecho, un estudio de 2016 publicado en Journal of Adolescent Health reveló que el 33% de los jóvenes de entre 16 y 21 años habían experimentado algún problema sexual en el último año.

En este contexto, el papel de estos sexólogos se hace esencial. No solo porque los trastornos sexuales son muy comunes y disfrutar plenamente del sexo es uno de los mayores placeres de la vida, sino porque, de no actuar, estos pueden cronificarse e incluso trasladarse a otros ámbitos de la vida. El sexo es salud.

Sexólogo psicólogo

3. Sexólogo de lesiones orgánicas

Con una formación previa en Medicina, los sexólogos de lesiones orgánicas son aquellos especializados en el tratamiento de problemas sexuales que no están vinculados a trastornos psicológicos, sino a enfermedades físicas que se traducen en daños en el aparato reproductor o en dificultades para tener una vida sexual plena.

Se trata, pues, de médicos que no se focalizan en los problemas psicológicos que derivan en trastornos sexuales (esto es misión de los sexólogos anteriores, que tienen una formación en Psicología), sino de las enfermedades del aparato reproductor o trastornos en otro sistema del cuerpo que, sin embargo, tienen síntomas que afectan a la sexualidad de la persona.

Estos sexólogos están formados y capacitados para diagnosticar tales trastornos y ofrecer los tratamientos farmacológicos, de rehabilitación e incluso quirúrgicos necesarios para curarlos y así lograr, en la medida de lo posible, que el paciente recupere la normalidad en su vida sexual.

4. Sexólogos de pareja

Con una formación previa generalmente en Psicología, los sexólogos de pareja son aquellos profesionales de la salud mental que abordan los problemas de sexualidad que involucran no a una persona aislada, sino a la pareja en sí. En este contexto, estos sexólogos identifican qué problemas puede haber en la intimidad de la relación que están afectando al sexo en la pareja para así, junto a ellos, resolverlos.

Su figura se hace esencial, pues el sexo es, en mayor o menor medida dependiendo de cada relación, algo fundamental en la vida en pareja. Y problemas en él pueden acabar mermando la relación, creando tensiones e incluso siendo motivo de ruptura. Los sexólogos de pareja desarrollan terapias para así resolver los problemas que han llevado a esta situación y/o volver a despertar, en la pareja, la llama de la pasión.

Sexólogo pareja
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies