Trombocitopenia: causas, síntomas y tratamiento

Las plaquetas son células sanguíneas que ayudan a la coagulación de la sangre. Cuando se presentan niveles bajos, pueden producir hematomas y sangrados excesivos. Esta condición se conoce como trombocitopenia. Descubramos sus causas subyacentes.

trombocitopenia

La sangre se compone de un líquido llamado plasma y contiene varios tipos de células: los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas, también llamadas trombocitos. Las plaquetas ayudan a detener las hemorragias. Cuando la piel se lesiona o se rompe, las plaquetas se agregan con proteínas y otras células para formar un coágulo. Los coágulos funcionan a modo de tapón y previenen el sangrado. Son el primer paso para la reparación del vaso.

La trombocitopenia es el término médico que se utiliza para reseñar un recuento bajo de plaquetas. Algunas personas con trombocitopenia pueden no experimentar ningún síntoma. Sin embargo, en casos severos esta afección puede conducir a un sangrado incontrolable que resulta en la muerte del paciente. En este artículo examinamos las distintas condiciones y sustancias que pueden disminuir los niveles de plaquetas, sus síntomas más comunes y cómo reconocerlos y qué esperar del tratamiento.

¿Qué es la trombocitopenia?

La trombocitopenia es una afección en la que el organismo cuenta con un nivel de plaquetas bajo. Estas células sanguíneas también son conocidas como trombocitos. Cuando se produce un corte o una herida, los trombocitos se agregan entre sí, además de con otras proteínas sanguíneas, para formar coágulos (también conocidos como trombos). Estos coágulos forman un tapón de aspecto gelatinoso que ayuda a detener la hemorragia.

Las plaquetas, al igual que el resto de células sanguíneas, se producen en el interior de nuestros huesos. Este tejido blando y esponjoso donde se originan las plaquetas se conoce como médula ósea. La trombocitopenia es la condición médica que refleja un recuento bajo de plaquetas. La médula ósea de las personas afectadas no produce la suficiente cantidad de células sanguíneas para crear un coágulo. Como resultado, estos pacientes pueden tener dificultades para detener el sangrado debido a lesiones como cortes y heridas.

La trombocitopenia no presenta una incidencia sesgada: afecta a personas de todos los géneros, edades y etnias. Alrededor del 5% de las mujeres embarazadas desarrollan trombocitopenia leve justo antes del parto por razones aún desconocidas. Existen tres causas principales de esta condición que resultan en un recuento bajo de plaquetas. Este puede derivar de:

  • Destrucción de las plaquetas: un anticuerpo plaquetario autoinmune que se adhiere a las plaquetas puede destruirlas.
  • Secuestro de plaquetas: las personas con bazo grande o enfermedades hepáticas acumulan plaquetas en el organismo.
  • Disminución de la producción de plaquetas: se observa principalmente en ciertas enfermedades de la médula ósea,

Actualmente, no se sabe cuántas personas en el mundo están afectadas de trombocitopenia, se cree que la prevalencia es alta, pero no existen datos que lo confirmen. Es muy posible que un número elevado de personas afectadas con trombocitopenia no se den cuenta de que tienen la enfermedad porque solo presentan síntomas leves. Según las estadísticas, alrededor de 3 de cada 100 000 niños y adultos tienen la forma autoinmune de trombocitopenia, conocida como púrpura trombocitopénica inmune o PTI.

que-es-trombocitopenia

Causas

Hablamos de trombocitopenia cuando los niveles del paciente están por debajo de 150.000 plaquetas por microlitro de sangre. Debido a que las plaquetas tienen una vida muy corta: sólo subsisten unos 10 días en la circulación sanguínea. Nuestro organismo renueva regularmente nuestro suministro mediante la creación de nuevas plaquetas en la médula ósea.

La trombocitopenia puede ser causada por numerosas condiciones y medicamentos, no suele presentar origen hereditario. Independientemente de la causa subyacente a un recuento bajo de células sanguíneas, la cantidad de plaquetas en el sistema circulatorio se ve reducida por uno o más de los siguientes motivos: aumento de la destrucción de plaquetas, disminución de la producción o retención de plaquetas en el bazo.

1. Retención de plaquetas por el bazo

El bazo es un órgano pequeño ubicado en el lado izquierdo del abdomen, justo debajo de la caja torácica. Normalmente, se utiliza para combatir infecciones y filtrar los productos de desecho de la sangre. Sin embargo, algunas enfermedades pueden hacer que el bazo crezca demasiado. En tales casos, puede llegar a guardar demasiadas plaquetas; esto reduce el número de plaquetas circulantes en el resto del cuerpo.

2. Disminución en la producción de plaquetas

La reducción de la producción de plaquetas se origina en la médula ósea. Esto puede ocurrir a causa de varios factores y afecciones tales como:

  • Cáncer, principalmente la leucemia
  • Anemia aplásica idiopática
  • Hepatitis C o VIH y otras infecciones virales.
  • Los tratamientos de quimioterapia y radioterapia
  • Alcoholismo

3. Aumento en la destrucción de plaquetas

Algunas condiciones hacen que el cuerpo descomponga las plaquetas a un ritmo más rápido de lo que las puede producir. Esto da como resultado un recuento de plaquetas más bajo de lo normal en la circulación sanguínea. Entre estas condiciones se encuentran:

  • Embarazo: un recuento bajo de plaquetas derivado del embarazo suele ser leve y durar poco tiempo. Este en la mayoría de casos mejora rápidamente después del parto.
  • Trombocitopenia inmunitaria: existen una serie de enfermedades autoinmunes como el lupus y la artritis reumatoide que pueden afectar a los niveles de plaquetas. En este caso, el sistema inmunológico del cuerpo destruye las plaquetas debido a que las reconoce erróneamente como invasoras. La púrpura trombocitopénica idiopática se observa comúnmente en niños y se desconoce la causa subyacente.
  • Bacterias en la sangre: las infecciones bacterianas graves relacionadas con la sangre( bacteriemia) pueden destruir las plaquetas.
  • Púrpura trombocitopénica: esta condición es extremadamente rara y provoca la aparición de pequeños coágulos de sangre de forma repentina y sin causa aparente alrededor de todo el cuerpo. La formación de tantos coágulos provoca una gran pérdida de plaquetas.
  • Síndrome urémico hemolítico: El síndrome urémico hemolítico es una condición rara que provoca disminuciones repentinas en el recuento de plaquetas, destrucción de glóbulos rojos y mala salud renal general.
  • Medicamentos: Ciertos medicamentos reducen la cantidad de plaquetas en el cuerpo; esto se debe comúnmente a que confunden al sistema inmunitario que destruye las plaquetas por error. Estos medicamentos incluyen: la quinina, la heparina y los antibióticos que contienen sulfonamida y anticonvulsivos.

Síntomas y complicaciones

Los niveles de plaquetas ligeramente por debajo de lo normal suelen pasar desapercibidos, ya que no presentan síntomas. Estos solo aparecen si se alcanzan niveles muy bajos. Estos pueden incluir la formación de petequias. Las petequias aparecen en forma de erupción de puntos rojizos morados redondos en la piel -generalmente en las piernas-, ocurre cuando la trombocitopenia provoca sangrado espontáneo. La púrpura son erupciones parecidas a hematomas formadas por la fusión de petequias.

En algunos casos de púrpura trombocitopénica idiopática (PTI), los pacientes experimentan hemorragias nasales o de las encías sin razón aparente. Además, los pacientes con PTI pueden experimentar sangre en la orina o las heces debido al bajo recuento de plaquetas: normalmente menos de 20 000/µl. Otros síntomas y signos de la trombocitopenia pueden incluir:

  • Sangrados prolongados por heridas que no se detienen
  • Flujos menstruales abundantes e irregulares
  • Sensación de cansancio
  • Bazo más grande de lo normal

Un recuento bajo de plaquetas, si no se trata, puede tener consecuencias graves y causar sangrado en el cerebro o los intestinos. En estos casos puede llegar a ser una afección mortal, por lo que es necesario buscar atención médica si sospecha de riesgo de trombocitopenia.

sintomas-trombocitopenia

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de la trombocitopenia puede incluir varias pruebas, además de observar un sangrado que no se detiene fácilmente. Exige la elaboración de un informe, donde el médico preguntará acerca de los medicamentos recetados y el historial familiar. Después de eso, se realizará un examen físico exhaustivo para buscar otros signos de enfermedad: cualquier hematoma, sarpullido o manchas en la piel. En el caso de sospecha de trombocitopenia, el bazo o hígado pueden estar agrandados, por lo que se necesita una palpación de la zona abdominal.

Para confirmar trombocitopenia, es necesario la realización de un conteo sanguíneo completo (CBC), que verifica los niveles de glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas. Las pruebas de coagulación sanguínea miden el tiempo que tarda la sangre en coagularse. Estas pruebas incluyen el tiempo de protrombina o PT y el tiempo de tromboplastina parcial o PTT. Si los resultados confirman un recuento plaquetario bajo, se ordenan pruebas adicionales para determinar la causa subyacente. Que pueden incluir:

  • Biopsia de médula ósea: las muestras de médula ósea se pueden usar para diagnosticar o descartar distintas enfermedades o cánceres. Las leucemias y el mieloma múltiple son cánceres de médula ósea.
  • Diagnóstico por imagen: Distintas causas subyacentes de trombocitopenia como: un bazo más grande de lo normal, la cirrosis hepática o los ganglios linfáticos agrandados se pueden comprobar mediante la realización de una tomografía computarizada o una prueba de imágenes por ultrasonido.

Según la causa específica de un recuento bajo de plaquetas y la gravedad de la afección, las opciones de tratamiento pueden variar.Se puede optar solamente por el control en el caso de afecciones leves en lugar de realizar ningún tipo de procedimiento o toma de medicamentos. Si se inicia un tratamiento debido a un recuento de plaquetas bastante por debajo del rango normal, este dependiendo de la causa puede incluir: transfusiones de sangre y plaquetas, medicamentos como inmunoglobulina o esteroides para reducir el sistema inmunológico y cirugía para extirpar el bazo.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies