Las 5 diferencias entre Ibuprofeno y Paracetamol (y cuándo tomar cada uno)

El Ibuprofeno y el Paracetamol son medicamentos que comparten propiedades analgésicas, pero a pesar de que muchas veces los usemos indistintamente, son muy diferentes. Veamos sus principales diferencias.

Diferencias ibuprofeno paracetamol

Los medicamentos analgésicos son el grupo farmacológico de mayor consumo. Y es que son muchas las personas que experimentan dolor agudo por distintas circunstancias e incluso que viven con dolor crónico. Y en estos contextos, el consumo de un analgésico puede marcar enormemente la diferencia, pues reducen la intensidad de esta experiencia sensorial.

Aun así, ante tal diversidad de fármacos, es normal que en la población general nos salgan dudas. Sabemos que no hay un analgésico perfecto y que cada uno tiene sus ventajas y riesgos y está recomendado para el tratamiento de un dolor concreto. Pero más allá de esto, solemos tener problemas a la hora de tomar una decisión.

Y en este sentido, una de las dudas más habituales es la de escoger entre el Ibuprofeno y el Paracetamol, los dos fármacos analgésicos más populares que incorrectamente consideramos prácticamente como sinónimos. Y es que a pesar de que sirvan para reducir el dolor, sus propiedades son muy distintas.

Así pues, en el artículo de hoy y de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, además de entender de manera individual cuáles son las propiedades del Ibuprofeno y del Paracetamol, exploraremos las principales diferencias entre ellos para que nunca más vuelvas a confundirlos. Vamos allá.

¿Qué es el Ibuprofeno? ¿Y el Paracetamol?

Más adelante presentaremos las principales diferencias entre ellos en forma de puntos clave, pero antes es interesante (e importante) que nos pongamos en contexto y que definamos individualmente en qué consiste cada uno de estos medicamentos. Veamos, pues, qué es el Ibuprofeno y qué es el Paracetamol.

Ibuprofeno: ¿qué es?

El Ibuprofeno es un medicamento con propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antipiréticas que pertenece a la familia de los antiinflamatorios no esteroides (AINE), en la cual también están incluidos, entre otros, el naproxeno y la aspirina. Se usa para aliviar la sintomatología de patologías que cursan con, además de dolor y fiebre, inflamación.

Así pues, el Ibuprofeno está indicado para el tratamiento del dolor agudo o crónico asociado a causas infecciosas, odontológicas, reumáticas o artrósicas, así como para controlar la fiebre. Su dosis más recomendable es de 400 miligramos, una cantidad suficiente para abordar las dolencias más comunes.

Sin embargo, su principal inconveniente es que en 1 de cada 10 pacientes surgen efectos secundarios vinculados especialmente a problemas gastrointestinales, ya que el Ibuprofeno irrita el epitelio del aparato digestivo, provocando frecuentemente estreñimiento, diarrea, vómitos, aftas bucales, dolor abdominal, ardor de estómago, etc.

De ahí que, pese a ser un medicamento tan popular, jamás debamos hacer excesos con él. De hecho, pese a que sirva para paliar los signos clínicos de enfermedades que cursan con dolor, fiebre e inflamación, nuestra primera opción debería ser (casi) siempre el Paracetomal, el cual lo analizaremos a continuación.

Ibuprofeno

Paracetamol: ¿qué es?

El Paracetamol es un medicamento con propiedades analgésicas y antipiréticas, pero no antiinflamatorias, que pertenece a la familia de los antitérmicos. Así pues, además de ser la mejor opción para reducir la fiebre (actúa sobre el centro hipotalámico del cerebro) y pese a no tener acción antiinflamatoria, es el fármaco más usado para reducir el dolor.

En este sentido, el Paracetamol está especialmente indicado para controlar la fiebre, reducir el dolor menstrual, muscular y de muelas, combatir el dolor de cabeza y aliviar la sintomatología de la gripe. En definitiva, sirve para aliviar los signos clínicos de cualquier patología dolorosa y/o que cursa con fiebre siempre que no haya inflamación, pues no tiene propiedades antiinflamatorias.

Una de sus principales ventajas es que presenta pocos efectos adversos (aunque como cualquier medicamento, siempre hay riesgo), apareciendo en 1 de cada 1.000 pacientes y consistiendo en hipotensión, malestar general y aumento de las transaminasas en sangre. Pero no tiene efectos secundarios frecuentes y ni siquiera poco frecuentes. Vamos directamente a la categoría de los “raros”.

El Paracetamol es efectivo en la inmensa mayoría de casos en los que tenemos que reducir el dolor y/o la fiebre (recordando que tampoco tenemos que bajarla siempre, pues es un mecanismo del cuerpo para combatir naturalmente una infección), por lo que si con él nos sentimos mejor, no habría que recurrir a ningún otro analgésico. A no ser que necesitemos acción antiinflamatoria, en cuyo caso el Paracetamol no es efectivo.

Paracetamol

¿En qué se diferencian el Ibuprofeno y el Paracetamol?

Tras analizar individualmente ambos medicamentos, seguro que sus semejanzas, pero también sus diferencias, han quedado más que claras. De todos modos, por si necesitas (o simplemente quieres) tener la información de manera más visual y clara, hemos preparado la siguiente selección de las principales diferencias entre Paracetamol e Ibuprofeno en forma de puntos clave.

1. El Ibuprofeno es antiinflamatorio; el Paracetamol, no

Sin duda, la diferencia más importante y la que debemos recordar para no volver a tener dudas entre ambos medicamentos. Y es que mientras que el Ibuprofeno pertenece a la familia de los AINE (antiinflamatorios no esteroides), el Paracetamol no presenta propiedades antiinflamatorias. En otras palabras, el Ibuprofeno sirve para reducir la inflamación, pero el Paracetamol no.

Tanto el Ibuprofeno como el Paracetamol tienen propiedades analgésicas (reducción del dolor) y antipiréticas (reducción de la fiebre), por lo que la principal diferencia radica en esta acción antiinflamatoria. De aquí derivan las importantes diferencias en lo que a dolencias que tratan se refiere.

La “fórmula mágica” de la que hablan los expertos es que el Paracetamol debe usarse en procesos con dolor y el Ibuprofeno, en procesos inflamatorios que, como consecuencia, causan dolor. En este sentido, el Ibuprofeno suele recomendarse para el tratamiento del dolor agudo o crónico asociado a procesos inflamatorios por causas infecciosas, traumáticas, reumáticas, odontológicas o artrósicas (vinculadas a la artrosis), así como por torceduras, caídas o golpes.

El Paracetamol, en cambio, se recomienda para aliviar la sintomatología de procesos no inflamatorios que sí que cursan con dolor y fiebre (de hecho, es el mejor para rebajar la fiebre), como por ejemplo dolor menstrual, muscular y de muelas, dolor de cabeza, síntomas de la gripe… Además, puede usarse en niños, mujeres embarazadas y pacientes que presentan contraindicaciones para el uso del Ibuprofeno.

De hecho, siempre que no haya una inflamación asociada, deberíamos probar primero con el Paracetamol. Es muy efectivo y, como veremos, presenta menos efectos secundarios adversos que el Ibuprofeno. Por ello, el Paracetamol siempre tendría que ser nuestra primera opción. Si con él funciona, no habría que recurrir a ningún otro.

2. El Paracetamol presenta menos efectos secundarios que el Ibuprofeno

Uno de los principales puntos a favor del Paracetamol es que, en comparación con el Ibuprofeno, presenta muchos menos efectos secundarios adversos. De hecho, el Paracetamol no presenta efectos secundarios frecuentes (1 de cada 10 pacientes) ni poco frecuentes (1 de cada 100 pacientes), sino que directamente pasamos a los raros (1 de cada 1.000 pacientes), pudiendo aparecer hipotensión, malestar general y aumento de las transaminasas en sangre, algo que puede dar lugar a erupciones en la piel, picor, náuseas, vómitos y cansancio.

Pero esto es en casos extraños. En cambio, el Ibuprofeno sí que presenta efectos secundarios frecuentes que aparecen en 1 de cada 10 pacientes y que consisten en estreñimiento, diarrea, vómitos, aftas bucales, ardor de estómago, dolor abdominal, fatiga, erupciones en la piel, mareos, vértigo, úlceras pépticas, dolor de cabeza…

Por no hablar de que, como efectos raros (1 de cada 1.000 pacientes), el Ibuprofeno puede ocasionar inflamación del esófago, desorientación, visión borrosa, hepatitis, ictericia, depresión, adormecimiento de las extremidades, etc. Por ello, no debe extrañarnos que, siempre que no haya una inflamación que deba ser tratada, el dolor y la fiebre deban abordarse con Paracetamol antes que con Ibuprofeno.

Paracetamol ibuprofeno

3. El Ibuprofeno irrita el epitelio gastrointestinal; el Paracetamol, no

Una de las explicaciones a por qué el Ibuprofeno tiene tantos efectos adversos a nivel gastrointestinal es porque, a diferencia del Paracetamol, este Ibuprofeno irrita el epitelio del aparato digestivo. A nivel más técnico, el Ibuprofeno es gastroenteroerosivo, por lo que pacientes con antecedentes de úlceras gástricas, de sangrado gástrico o de enfermedad inflamatoria intestinal deberían evitar este medicamento. El Paracetamol, en cambio, no es gastroenteroerosivo, de ahí que, como hemos dicho antes, esté recomendado en pacientes que presentan contraindicaciones para el uso del Ibuprofeno

4. Las dosis a tomar son distintas

En este punto, deberíamos consultar las especificaciones con un médico o con el farmacéutico. De todos modos, lo que sí es cierto es que las dosis a tomar son distintas entre el Ibuprofeno y el Paracetamol. Y es que mientras que la dosis diaria recomendada de Paracetamol es de 500 - 2.000 mg, la dosis diaria recomendada de Ibuprofeno es de 1.200 - 1.600 mg.

5. El Paracetamol puede tomarse durante el embarazo y la lactancia; el Ibuprofeno, no

Terminamos con una diferencia importante. Y es que mientras que el Paracetamol puede ser consumido por mujeres embarazadas o en periodo de lactancia (aunque la dosis tendría que ser mínima e intentar que el tratamiento durara pocos días), el Ibuprofeno está contraindicado en ambos casos. No debería tomarse ibuprofeno durante la lactancia ni durante el embarazo, especialmente a partir del tercer trimestre.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies