Los 10 tipos de Trastornos del Sueño: causas, síntomas y tratamiento

Los trastornos del sueño son patologías que provocan alteraciones en la forma de dormir, afectando al descanso y a la calidad de vida. Veamos cómo se clasifican en función de cómo afectan a la higiene del sueño.

tipos-trastornos-sueño

Las estadísticas no engañan. 1 de cada 2 personas tienen problemas para conciliar el sueño o para mantenerlo. Así, se estima que aproximadamente el 50% de la población mundial adulta sufre insomnio en mayor o menor medida, un trastorno que abre la puerta a todo tipo de problemas de salud físicos y mentales vinculados a no dormir las horas necesarias o que estas no sean de calidad.

Y es que el sueño es salud. Lograr un sueño reparador no solo nos hace no estar cansados al día siguiente, sino que previene el desarrollo de enfermedades, estimula el sistema inmunitario, potencia la memoria y, en definitiva, nos mantiene saludables a nivel tanto físico como mental. Pero dormir, pese a que parezca algo tan sencillo, se trata de un proceso fisiológico complejo que puede ser perturbado por muchos factores intrínsecos y extrínsecos.

Y es en este contexto que entran en juego los tan conocidos trastornos del sueño, todas aquellas patologías que provocan alteraciones en la forma de dormir, afectando al descanso y a la calidad de vida. Pero, ¿es el insomnio el único trastorno del sueño? No. Ni mucho menos. Quizás sea el más famoso, pero desde luego, no es el único.

De hecho, existen más de 90 trastornos del sueño distintos. Y para sumergirnos en esta gran diversidad, en el artículo de hoy y, por supuesto y como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a indagar en las características de los principales trastornos del sueño. Vamos allá.

¿Qué es un trastorno del sueño?

Un trastorno del sueño es toda aquella afección que provoque alteraciones en la forma de dormir, siendo así patologías que interfieren en la higiene del sueño, afectando al descanso y a la calidad de vida de la persona. Y es que a pesar de que generalmente no sean trastornos graves, sí que pueden tener implicaciones en nuestro día a día y en el plano tanto personal como profesional.

En este sentido, los trastornos del sueño son alteraciones físicas y/o psicológicas que aparecen a la hora de dormir o a la hora de mantenerse despierto durante el día. Sus causas son muy complejas y diversas, pudiendo surgir de forma independiente o siendo una consecuencia del padecimiento de una enfermedad de fondo.

Del mismo modo, las alteraciones en nuestros hábitos y patrones de sueño (empezar a trabajar de noche, estar criando a un bebé, tener un trabajo nuevo en el que tenemos que madrugar mucho…), el uso de dispositivos antes de dormir, tener en la habitación un ambiente que no ayuda, no tomar suficiente el sol, comer y beber mucho antes de dormir, fumar, beber alcohol, hacer excesos con la cafeína, hacer siestas largas, practicar deporte pocas horas antes de dormir, etc, son factores de riesgo para su aparición.

De forma general, los trastornos del sueño provocan síntomas tales como agotamiento físico y mental, bajo rendimiento, somnolencia diurna, cansancio, irritabilidad, dificultad para cumplir con nuestras obligaciones laborales y personales… Y es que dormir las horas necesarias y lograr que estas sean de calidad es imprescindible para garantizar un buen estado de salud físico y mental.

Porque más allá del impacto en lo que a calidad de vida y rendimiento se refiere, sufrir un trastorno del sueño, los cuales se presentan en mayor o menor medida en el 50% de la población, puede, en los casos más severos, incrementar el riesgo de sufrir hipertensión, sobrepeso, ansiedad, depresión, enfermedades cardiovasculares, problemas renales, accidentes cerebrovasculares, diabetes tipo 2, problemas óseos e incluso cáncer, pues se ha demostrado que las personas con problemas de sueño tienen más probabilidades de desarrollar cáncer colorrectal y de mama.

Por todo ello, es esencial no solo tener en cuenta que el insomnio no es el único trastorno del sueño, sino conocer las manifestaciones de los más importantes. Y desde la década de los noventa, los trastornos del sueño se clasifican según sus síntomas, contando con una última revisión que data del año 2014 y en la que nos vamos a centrar a continuación.

¿Cuáles son los principales trastornos del sueño?

Como decimos, existen más de 90 trastornos del sueño reconocidos, cada uno de ellos teniendo un impacto concreto en la salud del sueño. A continuación vamos a rescatar los principales, aquellos que tienen una mayor relevancia clínica principalmente por su incidencia, para así conocer su diversidad.

Porque a pesar de que los problemas para conciliar el sueño y/o permanecer dormido (como el insomnio) sean los más habituales, también se pueden manifestar con problemas para permanecer despierto, problemas para mantener un horario regular de sueño o comportamientos inusuales durante el sueño. Veamos, pues, cuáles son las principales clases de trastornos del sueño.

1. Insomnio

El insomnio es el trastorno del sueño más común y se manifiesta con problemas para conciliar el sueño o bien para mantenerlo a lo largo de la noche, así como con tendencia a despertarse demasiado pronto y no poder volver a dormir. Puede ser de corta duración, definiendo así un insomnio agudo en el que los problemas para dormir no se prolongan más de tres meses, emergiendo por situaciones puntuales de estrés.

Pero también podemos encontrarnos con el insomnio crónico, aquel en el que los problemas para dormir se prolongan más de tres meses y aparecen, mínimo, tres noches a la semana. Aquí hay riesgo de impacto en la salud física y mental y, teniendo en cuenta que afecta al 10% de los adultos y que suele estar asociado a un problema de ansiedad o de depresión o a una enfermedad orgánica no diagnosticada, es importante buscar ayuda médica.

insomnio

2. Hipersomnia

La hipersomnia es un trastorno del sueño que se manifiesta con una somnolencia diurna excesiva. La persona, a pesar de dormir las horas necesarias, se sienta cansada durante el día con una necesidad constante de dormir. La hipersomnia, que aumenta en un 25% el sueño habitual, puede ser de causa desconocida, pero también estar ligada a afecciones como la fibromialgia o el hipotiroidismo, a una enfermedad vírica o a la obesidad.

3. Narcolepsia

La narcolepsia es un trastorno del sueño que se manifiesta por una somnolencia diurna extrema que lleva a la persona a quedarse dormida repentinamente durante el día. Estos episodios de sueño duran entre 2 y 5 minutos y pueden darse en cualquier momento, incluso conduciendo. La persona entra directamente en fase REM y estamos ante una enfermedad neurológica en sí misma que, si bien no tiene cura, puede controlarse con medicamentos y cambios en el estilo de vida.

4. Síndrome de las piernas inquietas

El síndrome de las piernas inquietas es un trastorno del sueño que se manifiesta con la sensación incómoda y desagradable de mover las piernas, generalmente por una incomodidad en ellas. El movimiento alivia temporalmente esta sensación incómoda, pero interrumpe el sueño.

5. Sonambulismo

El sonambulismo es un trastorno del sueño que se manifiesta con la tendencia de la persona a caminar semiinconscientemente mientras duerme. Se trata de episodios de corta duración en la que la persona puede realizar actividades cotidianas cuando está dormida, como caminar, comer e incluso realizar actividades sexuales. En adultos, tiende a estar relacionado a trastornos mentales o al consumo de ciertas sustancias estupefacientes.

sonambulismo

6. Apnea del sueño

La apnea del sueño es un trastorno del sueño que se manifiesta con una interrupción en la respiración mientras la persona duerme, con episodios de apnea que duran varios segundos y que no suelen ser percibidos por la persona en sí, sino por aquella con la que comparte cama. Por regla general, no es grave, manifestándose con ronquidos o sequedad bucal, pero cuando interfiere en la salud del sueño, entonces pueden surgir complicaciones.

7. Terrores nocturnos

Los terrores nocturnos son trastornos del sueño que consisten en episodios autolimitados y de corta duración de pesadillas muy intensas que vienen acompañados de agitación, gritos y, a veces, sonambulismo. Son frecuentes en niños menores de siete años y, aunque pueden resultar aparatosos, no tienden a ser graves.

8. Trastorno de comportamiento asociado al sueño REM

El trastorno de comportamiento asociado al sueño REM es aquel trastorno del sueño que consiste en que la persona se mueve mucho durante esta fase representando generalmente los sueños que está teniendo.

9. Síndrome de sueño y vigilia irregulares

El síndrome de sueño y vigilia irregulares es un trastorno del sueño muy poco común en el que la persona duerme sin ningún horario real. La cantidad de horas que se duerme es óptima, pero el reloj biológico de la persona no regula el ciclo circadiano normal. Está generalmente ligado a alguna alteración en la función cerebral.

10. Síndrome del desfase horario

El síndrome del desfase horario es un trastorno del sueño transitorio que conforma lo que tradicionalmente conocemos como jet lag. Se trata de un desfase que altera el reloj biológico cuando viajamos a una zona horaria diferente. Mientras el cuerpo se adapta a esta nueva zona, es habitual que haya problemas de sueño.

jet-lag
Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies