Los 10 países con mejores sistemas de salud en el mundo

Todo país debe promocionar y cuidar la salud de sus ciudadanos, pero no todos disponen de unos sistemas de sanidad igual de buenos. Veamos una selección de los mejores.
Países mejor salud

Todo país dispone de un sistema de salud, que es el conjunto de servicios, campañas, instalaciones, profesionales, centros y recursos enfocados a mantener, promover y mejorar la salud de sus ciudadanos y que están bajo la dirección de un gobierno central.

Hospitales, medidas de comunicación, personal sanitario, promoción de hábitos saludables, tratamientos, terapias, diagnósticos… Todo aquello que el país pueda poner a disposición de las personas para que cuiden su salud física y emocional forma parte de un sistema de salud.

Los sistemas sanitarios centran sus esfuerzos en la prevención del desarrollo de enfermedades, aunque como es imposible evitar que esto suceda, también permite el tratamiento y cura de estas. De todos modos, esta atención, dependiendo del país, llega a todo el mundo o solo a unos pocos.

En función de la cobertura y de la calidad de los servicios, la OMS ha elaborado una lista de los países con la mejor atención sanitaria del mundo. Y en el artículo de hoy mostraremos este ranking, que cuenta con algunas sorpresas.

¿Qué es la cobertura sanitaria universal?

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), la sanidad y la calidad de esta es, evidentemente, uno de los factores más importantes para determinar cómo de avanzado es un país o, al menos, si garantiza o no la salud de sus ciudadanos.

Porque mayor desarrollo no significa mayor calidad de los sistemas de salud. Prueba de ello es Estados Unidos, la potencia mundial por excelencia, que, al no ofrecer atención sanitaria cuando y donde se necesite a todos los ciudadanos (solo a los que puedan sufragar cifras que a menudo son extremadamente elevadas), la OMS la hace caer hasta el puesto número 37 del ranking.

Para encontrarse arriba en esta clasificación, la cobertura sanitaria universal es requisito imprescindible. Para la OMS, un país con un buen sistema de salud es aquel en el que todas las personas, sin importar su situación económica u otros factores, tienen acceso a los mismos servicios sanitarios cuando y donde necesiten, sin que eso les cueste fortunas.

Y evidentemente hay privatización en el sector, pues la sanidad privada es también motor de la economía. Pero mientras haya unos buenos hospitales, servicios, profesionales y centros a los que todo el mundo pueda acudir para prevenir, tratar y curar enfermedades, habrá sanidad pública y, por lo tanto, alcanzará puestos altos en el ranking.

Ranking de los países con mejor sanidad

La OMS ha elaborado una lista de los países con los mejores sistemas de salud del mundo en función de varios factores, especialmente el gasto gubernamental que se destina a sanidad y la calidad de la atención sanitaria a todos los niveles, desde la primaria hasta la terciaria.

El dinero invertido en sanidad es algo relativo, pues dependerá tanto de la situación económica del país como del número de habitantes, pues los países con menos población lo tienen más “sencillo” para hacer llegar la sanidad a todos ellos, aunque ya veremos que esta pequeña población es un arma de doble filo. De todos modos, la OMS presenta el ranking de forma objetiva, con unas cifras que salen de un índice donde se tienen en cuenta muchos aspectos distintos.

Sea como sea, de los 191 países que ha analizado la OMS, solo 25 cumplen con las exigencias que este organismo pide que se respeten para promover y garantizar la salud de las personas. Y potencias mundiales y/o países donde técnicamente existe el estado de bienestar como Estados Unidos, Canadá, Dinamarca, Finlandia, etc, no están dentro de estos 25.

A continuación presentamos los 10 mejores países (ordenados) en cuanto a sistemas sanitarios, pues son los que garantizan que los servicios lleguen a todos los ciudadanos y, además, son los de mayor calidad.

1. Francia

De acuerdo a la OMS, Francia dispone del mejor sistema de salud del mundo. Con sus 67 millones de habitantes, las instituciones gubernamentales francesas han desarrollado un sistema sanitario que garantiza el acceso a la sanidad a todos sus ciudadanos, con una interrelación entre lo público y lo privado.

Y es que es en este “mix” donde radica el éxito de la sanidad francesa. Francia dispone de una cobertura sanitaria universal en la que las visitas rutinarias al médico y los tratamientos más comunes son pagados en un 70% por la seguridad social, es decir, la persona solo debe pagar el 30% de lo que realmente cuesta.

Y para este 30%, muchas personas contratan también un seguro privado que cubre estos gastos, después de, evidentemente, estar pagando una cuota. Pero la clave está en que, para las enfermedades graves o de larga duración que supondrían un esfuerzo económico inalcanzable, el estado paga el 100%. La persona no debe pagar nada.

Por lo tanto, el éxito de Francia está en que, para los servicios más básicos y de bajo coste, la persona debe pagar una cantidad muy baja que, normalmente, puede cubrir si desea un seguro privado; y en que los servicios más caros son sufragados por completo por el estado.

2. Italia

Italia es el segundo mejor país del mundo en cuanto a calidad de sus servicios sanitarios. Con 60 millones de habitantes, el estado garantiza que todos ellos tengan acceso a unos servicios sanitarios excelentes.

La sanidad está en manos tanto de organismos públicos como privados, aunque parte del éxito radica en la descentralización de los servicios, es decir, la sanidad se divide por regiones, donde hay agencias que gozan de autonomía para adaptarse a las condiciones y necesidades de cada área.

Italia ofrece total cobertura para los servicios más básicos. Para los demás servicios sanitarios tales como prótesis, laboratorio, algunas especialidades médicas, etc, la cobertura es parcial. De todos modos, han encontrado la manera de que todos reciban una atención de calidad sin importar su situación económica.

3. San Marino

Con sus poco más de 30.000 habitantes y siendo el quinto país más pequeño del mundo, podría parecer que hace “trampa”, pero lo cierto es que dado su tamaño y población, tiene todavía más mérito estar en este puesto del ranking.

Y es que es logísticamente complicado, dado que hay muy poca gente y, por lo tanto, poca gente enferma, garantizar que, cuando lo necesiten, haya acceso a unos servicios de calidad. Por ello, San Marino destina cada año más de 3.000 euros por ciudadano en sanidad, algo que está por encima de la media de otros países de este ranking. Su cobertura pública, la calidad de los servicios y el gasto que realiza por cada ciudadano ha hecho que la OMS lo sitúe en tercer lugar.

4. Andorra

Con sus cerca de 77.000 habitantes, en Andorra pasa algo similar a San Marino. Es uno de los países más pequeños y menos poblados del mundo, por lo que, aunque pueda parecer sencillo hacer llegar una buena sanidad a todos los ciudadanos, se encuentran con retos mayores que los demás.

La sanidad andorrana lo cubre todo y está financiada por sus ciudadanos, que reciben una atención de calidad y rápida. Prueba de ello es que la esperanza de vida en Andorra es una de las más altas en el mundo, lo que la hace merecedora del cuarto lugar en el ranking.

5. Malta

Malta, con sus poco más de 490.000 habitantes, sigue siendo un país pequeño, pero esto no ha evitado que el estado pueda garantizar una cobertura universal y unos servicios de una calidad excelente. La seguridad social cubre el 64% de los gastos en sanidad, mientras que el porcentaje restante procede del sector privado. Pese a ello, han encontrado el equilibrio perfecto y todos sus ciudadanos pueden recibir una atención justa y de calidad, lo que convierte a Malta en uno de los países con mejor sanidad del mundo.

6. Singapur

Por primera vez, salimos de Europa. Singapur es un país al sur de Malasia que, con sus más de 5 millones de habitantes, cuenta con uno de los mejores sistemas de salud del mundo. Es uno de los que menos invierte en sanidad por habitante (870 euros al año) de los 10 de esta lista, aunque esto es suficiente para que el estado pueda garantizar una cobertura universal y de calidad para todos ellos.

Parte del éxito es la cobertura casi total por parte de la seguridad social y, en gran medida, a las campañas de concienciación del estado, que impulsa a sus ciudadanos a ahorrar para que, en caso de que deban pagar la parte que el gobierno no sufraga, no se encuentren con imprevistos. Esta estrategia tan efectiva ha hecho que la OMS sitúe a Singapur entre los mejores.

7. España

España es el segundo país del mundo con mayor esperanza de vida, solo por detrás de Japón. Y “culpa” de ello la tiene, evidentemente, un sistema sanitario público de primer nivel. El estado español garantiza que cualquiera de sus cerca de 47 millones de habitantes tengan acceso a unos servicios de sanidad adecuados.

Y es que España es uno de los países que más destina en salud, pues el 9 % del Producto Interior Bruto (PIB) va a la sanidad. Aunque cada vez hay más centros y seguros privados, esto también sirve para que las personas que no puedan contratarlos tengan un acceso más rápido y eficaz a la seguridad social.

8. Omán

Omán es un país de la península arábiga que, con sus más de 4’5 millones de habitantes, cuenta con uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo. Con unos elevados ingresos que proceden del petróleo, Omán ha sido de los pocos países de esta región que ha decidido destinar gran parte de este capital a la sanidad.

En los últimos años, este país ha pasado de ser tercermundista en cuanto a sanidad a convertirse en uno de los que cubre más servicios y hace llegar una atención de sanidad a más gente. Prueba de ello es que en poco más de cuarenta años, la esperanza de vida ha pasado de ser de 60 años a ser de 74.

9. Austria

El caso de Austria es especial. Todos y cada uno de los cerca de 9 millones de habitantes reciben una cobertura sanitaria de primer nivel y “pública”, aunque lo ponemos entre comillas porque el camino para conseguir esto es distinto. El resultado es el mismo que con los demás países, aunque aquí no es el estado el que directamente sufraga esto.

Los habitantes de Austria están obligados a pagar (aunque hay colectivos que no deben hacerlo) un seguro mensual para acceder a la sanidad pública. Y aunque esto pueda parecer que no es sanidad pública sino privada, sigue siendo cobertura universal. Porque en lugar de “sacar” este dinero de los impuestos, sale de la contratación de estos seguros. El gasto para las personas es el mismo y su acceso a una sanidad de calidad es igual, simplemente el dinero sigue un recorrido distinto.

10. Japón

Japón es el país del mundo con mayor esperanza de vida, por lo que su sanidad debe ser necesariamente de primer nivel. Y así es. Con sus más de 126 millones de habitantes, el gobierno japonés garantiza una cobertura universal y de calidad para todos ellos.

Y es que Japón cuenta con el triple de hospitales públicos (por población) que los otros países de esta lista. ¿Cómo consiguen esto sin “arruinarse”? Con uno de los sistemas de gestión de sanidad más eficientes, si no el que más, del mundo. De forma similar a lo que ocurre en Austria, los japoneses contratan un “seguro” de sanidad pública, aunque la cantidad a pagar depende de los ingresos de cada uno y no es demasiada alta, que cubre el 70% de cualquier servicio sanitario que se pueda prestar.

Paralelamente, la mayoría de ciudadanos tienen contratado también un seguro privado para evitar el colapso de los servicios públicos. Aunque para haber conseguido esto se necesita una mentalidad de protección colectiva que es difícil de conseguir en otros países, pues fuera de estados como Japón, sería difícil pensar que alguien, además del seguro obligatorio, pagaría uno de privado con el fin de que el sistema de salud funcionara mejor.

Referencias bibliográficas

  • Organización Mundial de la Salud. (2008) “La atención primaria de salud: más necesaria que nunca”. OMS
  • Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. (2019) “Los sistemas sanitarios en los países de la Unión Europea: Características e indicadores de salud 2019”. Gobierno de España.
  • Tandon, A., Murray, C., Lauer, J.A., Evans, D.B. (2000) “Measuring overall health system performance for 191 countries”. World Health Organization.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.