Los 10 tipos de cuerpos (y sus características)

Cada cuerpo es único, pero según la constitución ósea, las zonas donde se acumula la grasa y la masa muscular, pueden clasificarse según su silueta en distintas clases. Veamos las características de cada tipo de cuerpo.

Tipos cuerpos

El cuerpo humano queda definido como el conjunto de las partes que conforman nuestro ser. Pero, más allá de esto, el cuerpo humano es mucho más que la suma de las 30 millones de millones de células que constituyen nuestros órganos y tejidos. Somos una máquina casi perfecta, una proeza de la evolución biológica capaz de cosas extraordinarias.

En él, más de 80 órganos distintos trabajan de forma coordinada para que podamos cumplir con nuestras funciones morfológicas y fisiológicas. Pero sin entrar en esta complejidad anatómica, el concepto de “cuerpo” apela a una realidad mucho más simple: la suma de la cabeza, el tronco y las extremidades.

Este cuerpo, que conforma nuestra apariencia física, es único para cada una de las personas. No hay dos cuerpos iguales, pues la combinatoria de rasgos es prácticamente infinita. Aun así, en nuestro afán por clasificar y dar nombre a todo aquello que nos rodea, también hemos sido capaces de desarrollar una clasificación del cuerpo humano en distintos tipos.

Y en el artículo de hoy, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a analizar las características anatómicas de las diferentes clases de cuerpos, clasificados en función de la constitución ósea de la persona, de las zonas donde se acumula grasa y de la distribución de la masa muscular. Empecemos.

¿Qué clases de cuerpos existen?

El “cuerpo” es el conjunto de las estructuras que conforman un ser vivo. Y en el caso del cuerpo humano, podemos distinguir entre diversos tipos somáticos o tipos de cuerpos, los cuales se clasifican según la constitución ósea, las zonas donde se acumula grasa y la distribución de la masa muscular. Todo ello da lugar a diferencias de silueta y de constitución entre diversas personas.

Y aunque, como hemos dicho, cada cuerpo es único ya que la combinatoria de rasgos es prácticamente infinita, esta clasificación ha permitido distinguir entre los distintos cuerpos que veremos a continuación en función de su forma y propiedades generales. ¿Podrás encontrar el tuyo?

1. Cuerpo ectomorfo

La clasificación más importante y reconocida es la que diferencia 3 tipos somáticos: ectomorfo, mesomorfo y endomorfo. Las personas ectomorfas son personas delgadas a las que les cuesta ganar masa muscular y que acumulan poca grasa en su cuerpo. Debido a su complexión delgada, suelen estar por debajo del promedio de peso de la población.

Generalmente, su metabolismo es más acelerado que el de otros tipos somáticos y su estructura ósea es más alargada. Esta aceleración metabólica es la responsable de que tengan una complexión delgada, pues “queman” la energía más rápidamente. Aun así, esto también hace que aprovechen menos los nutrientes que proceden de la alimentación.

Las personas con cuerpo ectomorfo, necesitarán seguir una dieta muy rica en proteínas y de alto aporte calórico si quieren aumentar su masa muscular. Destacan, debido a lo que hemos comentado de su constitución ósea, por tener unos huesos estrechos y unas extremidades inferiores y superiores particularmente largas.

2. Cuerpo mesomorfo

Las personas mesomorfas son las que consideramos “privilegiadas genéticamente”, pues tienen predisposición a ganar masa muscular con facilidad. Tienen una complexión que entendemos como atlética, con una tendencia a tener la suficiente masa muscular como para tener una apariencia fuerte. Tienen músculos duros, unos hombros anchos y una cintura más estrecha.

Tienen más problemas para perder peso, por lo que si estas personas quieren adelgazar, tendrán que comer alimentos bajos en grasas y de bajo aporte calórico. Aun así, si bien deben balancearla para evitar una ingesta demasiado alta en grasas, pues podrían acumularla, no necesitan adherirse demasiado a ninguna dieta, pues su metabolismo está bien compensado.

Lo situamos en segunda posición ya que realmente se trata del cuerpo situado en medio del primero (el ectomorfo) y el tercero (el endomorfo). Basta con quedarnos con la idea de que, pese a que todo esto se basa en estándares sociales de belleza, el mesomorfo es el cuerpo que consideramos normalmente como “perfecto”.

3. Cuerpo endomorfo

Las personas endomorfas son las que tienen mayor predisposición a acumular grasa, estando generalmente por encima del peso promedio de la población. Su metabolismo es más lento, algo que contribuye no solo a esta tendencia a la acumulación de grasas, sino a presentar una estructura ósea más ancha y fuerte, con una prominente anchura de caderas y hombros.

Los cuerpos endomorfos tienden a acumular grasa y presentan dificultades para eliminarla. De ahí que deban seguir dietas más estrictas si quieren mantenerse en un peso óptimo y hacer ejercicio prácticamente a diario, pues con la alimentación y la actividad física deben compensar esta lentitud metabólica.

Los cuerpos endomorfos destacan por tener músculos menos definidos (la complexión no es atlética como en los mesomorfos), articulaciones anchas y, generalmente, sobrepeso. A nivel social, el cuerpo endomorfo es aquel al que nos referimos cuando hablamos de personas “de complexión ancha”. Aun así, y pese a que necesiten de dietas más estrictas y de práctica muy regular de ejercicio para compensar su metabolismo, son los que tienen más facilidad para ganar fuerza y masa al entrenar.

Ectomorfo

4. Cuerpo triangular

Ahora que ya hemos visto los tres tipos somáticos principales, podemos inspeccionar ya las características de otros tipos de cuerpos clasificados según la silueta de la persona. Y empezamos con el cuerpo triangular, también conocido como “cuerpo con forma de pera”. Destaca porque la porción superior del cuerpo es más estrecha que la porción inferior.

De forma similar a un triángulo o a una pera (aunque es mejor evitar este concepto ya que adquiere un significado algo peyorativo para la persona), las personas con este cuerpo tienen una cadera particularmente ancha y unos hombros estrechos. Es decir, como una pirámide, se va ensanchando desde la cabeza hasta las extremidades inferiores.

Tienden a usar tallas de camisa más pequeñas que la de pantalón, en referencia a la proporción que siguen otros tipos somáticos. La cadera y los muslos se perciben como redondeados y no están alineados con los hombros, los cuales, además, tienden a, además de ser estrechos, estar levemente caídos, presentando poca definición muscular en esta zona.

5. Cuerpo reloj de arena

El cuerpo reloj de arena es otro de aquellos que, por la silueta, se considera como perfecto. Estas personas tienen una cintura estrecha muy marcada y, con una buena armonía entre la parte superior e inferior del cuerpo, tienen tanto los hombros como la cadera anchas. De este modo, se crea una forma similar a la de un reloj de arena acentuando las curvas y resultando físicamente atractivo.

6. Cuerpo ovalado

Por cuerpo ovalado entendemos todos aquellos cuerpos cuerpos cuya silueta no está demasiado bien definida. Son personas que suelen tener los hombros ligeramente caídos, presentando poca masa muscular y definición en esta zona del cuerpo. Además, es habitual que las medidas de hombros, cintura y cadera sean bastante similares, por lo que no se aprecia una curvatura como en el tipo de cuerpo que hemos visto antes.

7. Cuerpo cuadrado

El cuerpo cuadrado, también conocido como cuerpo regla, es aquel que tiene la característica propia de que la persona presenta un ancho de hombros y de cadera muy similar. Así pues, si bien la cintura está poco definida, los hombros y la cadera quedan alineados, con tendencia a tener glúteos y muslos de formas redondeadas pero sin llegar a ser demasiado anchos. Además, sus hombros no están ligeramente caídos, sino que presentan una buena definición, teniendo hombros rectos y manteniendo unas proporciones que interpretamos, de acuerdo a los estándares, como “adecuadas”.

Cuerpos mujer

8. Cuerpo rectangular

El cuerpo rectangular es, seguramente, el más peyorativo de esta lista. Y es que ya no solo es que se aplique solo a mujeres, sino que se usa para referirse a aquellas que tienen poco pecho y poca cadera. Es, como se suele decir de forma incorrecta ya que puede ofender a las personas, el cuerpo de las mujeres “planas”. Son cuerpos delgados y con hombros definidos y rectos que, si bien se alejan de los absurdos estándares de belleza femeninos, dan lugar a cuerpos de mujer muy atléticos.

9. Cuerpo de manzana

El cuerpo de manzana es aquel propio de las personas que tienden a acumular grasa corporal, pero específicamente en la zona media del cuerpo. Es decir, estas personas tienen brazos y piernas delgadas, pero los hombros y especialmente la cadera tienden a ser zonas redondeadas (la cintura está poco definida) debido a esta acumulación de tejido graso. Al mismo tiempo, las mujeres con este cuerpo tienden a tener pechos grandes. Extremidades con poca acumulación de grasa y tronco con mayor acumulación de tejido graso. En esto se basa este tipo de cuerpo.

10. Cuerpo de triángulo invertido

Y terminamos con el cuerpo de triángulo invertido, el cual, como podemos deducir, es el contrario al cuerpo triangular que hemos visto antes. En este caso, estamos ante una complexión atlética en la que, como un triángulo invertido, la espalda es más ancha que la porción inferior del cuerpo. Es decir, son personas que tienen hombros más anchos que la cadera.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies