Los 4 tipos de varicocele (causas, síntomas y tratamiento)

Un varicocele es una dilatación de las venas del escroto y del cordón espermático que puede ser causa de esterilidad en los varones. Veamos sus bases clínicas y en qué grados se clasifican los varicoceles.
Tipos varicocele

Los testículos, dos glándulas con forma de huevo ubicadas dentro del escroto (el saco que contiene dichos testículos) y que tienen un tamaño de entre 4 y 7 centímetros de largo, son los órganos sexuales masculinos, siendo pieza clave del aparato reproductor de los varones. Y es que no solo producen las hormonas masculinas, sino que en su interior tiene lugar la espermatogénesis, el proceso a través del cual se forman y maduran los espermatozoides a un ritmo de 100 millones por día.

Y aunque no solamos pensar en ellos como órganos demasiado complejos, nada más lejos de la realidad. Los testículos son increíblemente complejos a nivel tanto morfológico como fisiológico, disponiendo de muchas estructuras distintas como el epidídimo,los conos eferentes, la red testicular, los conductos seminíferos, la albugínea… Y, como siempre, una elevada complejidad anatómica está ligada a una mayor sensibilidad a sufrir lesiones.

Si eres hombre, no es ninguna sorpresa leer que los testículos son muy sensibles. Pero hay veces en las que esto no se limita a molestias o dolor por sufrir daños en ellos, sino que pueden surgir problemas en su funcionamiento que incluso pueden derivar en esterilidad. Y, sin duda, uno de los trastornos más relevantes a nivel clínico es el varicocele.

Así pues, en el artículo de hoy y, como siempre, de la mano de las más prestigiosas publicaciones científicas, vamos a analizar las bases clínicas del varicocele, definido como un agrandamiento de las venas del escroto, viendo también cómo estos se clasifican en distintos grados según su gravedad y la sintomatología asociada. Empecemos.

¿Qué es un varicocele?

Un varicocele es una condición clínica que consiste en la hinchazón de las venas dentro del escroto, la estructura con forma de saco que, formada por distintas envolturas de piel, cubre y aloja a los testículos. Así pues, los varicoceles son agrandamientos de las venas dentro de esta piel que sostiene a los testículos, dando lugar así a una tumoración formada por una variz (como las que se suelen ver en las piernas), es decir, una vena inusualmente hinchada.

Estas venas susceptibles de sufrir una hinchazón se encuentran a lo largo del cordón espermático, la estructura con forma de cordón que va desde el abdomen hasta cada uno de los testículos a través del conducto inguinal. Contiene nervios, sangre y vasos sanguíneos, los cuales, en concreto las venas, pueden ensancharse y provocar la formación de un varicocele.

Los varicoceles se forman en las venas y no en las arterias ya que en su formación entran en juego las válvulas de los vasos sanguíneos, presentes en las venas pero no en las arterias. Estas válvulas ayudan a impulsar la sangre y a impedir su retroceso en las venas ya que esta ha perdido impulso. En las arterias no hace falta ya que la sangre, al venir bombeada del corazón, tiene suficiente fuerza.

Varicocele qué es

¿Por qué aparecen?

Sea como sea, por causas que generalmente se desconocen (ni siquiera hay factores de riesgo descritos más allá de la observación de que es más frecuente durante la pubertad, algo que impide que existan estrategias de prevención) estas válvulas de las venas del cordón espermático dejan de funcionar adecuadamente, impidiendo que la sangre circule como es debido.

Esta situación provoca que, en la región de la vena donde una o varias válvulas no funcionan como es debido, la sangre empiece a acumularse, cosa que conduce a una hinchazón, inflamación y dilatación de las venas y, consecuentemente, la formación de esta tumoración testicular que constituye el varicocele en sí.

La mayoría de varicoceles se desarrollan lentamente, es decir, no tienen una aparición súbita. Son relativamente frecuentes, con una incidencia estimada del 15-20% en la población masculina general, con la mayoría de casos ubicados en el sector de edad de entre los 15 y los 25 años y el 95% de ellos apareciendo en el lado izquierdo del escroto. Una aparición súbita en una persona mayor tiende a ser la consecuencia de un tumor renal que puede estar bloqueando el flujo de sangre a una vena del cordón testicular.

¿Qué síntomas provoca? ¿En qué complicaciones puede derivar?

En lo que respecta a la sintomatología, cabe destacar que, muchas veces, un varicocele no da lugar a síntomas visibles ni de salud. Cuando lo hace, estos síntomas suelen limitarse a la visualización de venas agrandadas y retorcidas en el escroto y, en raras ocasiones, dolor. Un dolor que tiende a ser sordo pero que puede variar entre una molestia leve y dolores agudos y que aumenta cuando el hombre está de pie durante mucho tiempo o haciendo esfuerzos físicos.

En esta misma línea, cuando el varicocele produce dolor, este tiende a empeorar a lo largo del día y a disminuir cuando la persona se acuesta boca arriba. A nivel visual, los varicoceles, descritos popularmente y pese a lo mal que suena como “una bolsa de gusanos”, tienden a incrementar su hinchazón, a agrandarse y a hacerse más evidentes.

Y aunque normalmente la sintomatología no va a más, ya no solo es que ante cualquier bulto extraño debamos solicitar la atención de un médico (quizás creamos que el bulto es un simple varicocele cuando en realidad estamos ante algo más grave), sino que en algunos pacientes puede derivar en complicaciones que, si bien no ponen en peligro la vida en ningún momento, sí que pueden ser serias.

Un varicocele que empeora en el tiempo sin recibir el tratamiento necesario puede provocar una atrofia del testículo afectado, causando un encogimiento del mismo como respuesta a las toxinas que se van acumulando por el incorrecto flujo de la sangre. Pero también, y aquí viene lo más peliagudo, esterilidad.

El varicocele, por la acumulación de la sangre, puede hacer, según su localización y tamaño, que la temperatura dentro y/o alrededor del testículo sea demasiado alta. Los espermatozoides son muy sensibles a la temperatura, por lo que este incremento en la misma puede hacer que el hombre sea estéril o que tenga un esperma de baja calidad.

Varicocele síntomas

¿Cuál es el tratamiento?

La mayoría de varicoceles no requieren de tratamiento. Ahora bien, si se observa dolor, atrofia testicular y/o hay problemas de esterilidad, entonces sí que puede plantearse un tratamiento, el cual consiste siempre en una cirugía de reconstrucción. Es decir, a través de una intervención quirúrgica que presenta pocos riesgos (más allá de los que tiene cualquier cirugía) se puede reparar un varicocele.

El objetivo de la cirugía es sellar la vena que está hinchada y redirigir el flujo de sangre hacia las venas sanas, es decir, aquellas cuyas válvulas funcionan de forma óptima. En los casos donde este ha derivado en esterilidad, la cirugía permite curarla del todo o, al menos, mejorar la calidad del esperma. Cabe destacar, sin embargo, que si solo viene ligado a un dolor leve que aparece puntualmente, no es necesario plantear la cirugía, con analgésicos que mejoren lo alivien es suficiente.

Ahora bien, si la cirugía sí que se plantea como la única alternativa, entonces será el momento de elegir una forma u otra. La elección de una intervención dependerá de las características del varicocele, de la localización, de la gravedad y, por supuesto, de las preferencias del paciente, pero se pueden plantear las siguientes: cirugía abierta (se realiza de forma ambulatoria, con anestesia local o general, permitiendo retomar las actividades diarias en unos dos días), laparoscopia (se hace una incisión en el abdomen y se inserta un instrumento para ver y reparar el varicocele sin hacer una cirugía abierta) o embolización percutánea (se inserta un tubo que permite realizar cicatrices en las venas para interrumpir el flujo de sangre y reparar el varicocele).

¿Qué grados de varicoceles existen?

Ahora que ya hemos analizado las características, causas, síntomas y tratamiento de los varicoceles, es el momento de detallar los distintos tipos que existen. Y es que la clasificación de los varicoceles en distintos grados es esencial para determinar su gravedad y, por tanto, recurrir o no a un tratamiento. Así pues, estos son los distintos grados de varicocele que pueden existir.

1. Varicocele de grado 0

Un varicocele de grado 0 es un varicocele de tipo subclínico. No genera ningún síntoma y no es ni palpable ni visible. No puede verse ni palparse ni en reposo ni durante la maniobra Valsalva, una técnica que permite detectar varicoceles mediante un incremento de la presión abdominal, algo que se consigue pidiendo al paciente que tosa. Pero pese a que no dé síntomas visuales ni de salud, sí que puede observarse a través de una ecografía.

2. Varicocele de grado 1

Un varicocele de grado 1 o primario es aquel que sí que puede palparse durante la maniobra de Valsalva, pero no es palpable en reposo. Además, ni es visible ni genera más síntomas. Por tanto, en los varicoceles de primer grado, no pueden verse las venas hinchadas.

3. Varicocele de grado 2

Un varicocele de grado 2 o secundario es aquel que es palpable no solo a través de la maniobra Valsalva, sino en reposo. Es decir, el varicocele puede palparse con facilidad mientras el paciente está en reposo. Aun así, las venas hinchadas siguen sin estar visibles.

4. Varicocele de grado 3

Un varicocele de grado 3 o terciario es aquel que es palpable y visible en reposo. Como es evidente, son también estos varicoceles de tercer grado los que tienen una sintomatología más severa asociada, siendo los que presentan mayor riesgo de derivar en complicaciones.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2022 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,cookies