Medicina General

Las 8 partes del aparato reproductor masculino (anatomía y funciones)

El aparato reproductor masculino está formado por distintos órganos que, trabajando de forma conjunta, tienen la función de producir y liberar los espermatozoides para hacer posible la fecundación.
Aparato reproductor masculino

A pesar de los grandes avances que se han realizado en base a esta materia, la sexualidad continúa siendo un tabú en la sociedad moderna. ¿Sabías, por ejemplo, que más de 270 millones de mujeres en edad reproductiva requieren planificación familiar y están desatendidas en materia de anticoncepción?

Los hombres no se libran, pues estudios estiman que el 9% de los integrantes del género masculino sufren períodos de anorgasmia (incapacidad para eyacular) en algún momento de su vida, el 39% han experimentado eyaculación precoz y el 18% eyaculación retardada. La falta de conocimiento sobre nuestro propio cuerpo, hasta cierto punto, dificulta la comprensión y entendimiento de los eventos que surgen por desajustes en el mismo.

Por ello, hoy venimos a reconstruir las bases de la fisiología humana. Te contamos de forma rápida y somera las 8 partes del aparato reproductor masculino, con algunas acepciones finales esenciales para evitar ciertas patologías graves. El sexo es vida, y la vida, pasa por conocimiento. No te lo pierdas.

¿Qué es el aparato reproductor masculino?

El aparato reproductor masculino se puede definir como el conjunto de órganos internos y externos, así como conductos entre ellos, que le permiten al hombre tener relaciones sexuales por placer con cualquier individuo dentro del espectro de género y, además, reproducirse con una mujer (si entendemos reproducción como dejar descendencia de forma directa). Entre sus funciones, encontramos las siguientes:

  • Producción de hormonas sexuales: los testículos sintetizan testosterona, que tiene efecto en el patrón de desarrollo prenatal y en la aparición de los caracteres sexuales secundarios, entre otras cosas.
  • Erección: el pene entra en erección gracias a una compleja interacción de factores fisiológicos y psicológicos.
  • Eyaculación: el semen va cargado de los cuerpos celulares haploides, los espermatozoides. Con un solo evento se eyectan unos 400 millones de ellos.

Así pues, el aparato reproductor masculino tiene una triple función: desarrollo y formación de los caracteres sexuales masculinos, placer e inseminación. Sin duda, sin este sistema la vida sería imposible.

Aparato reproductor hombres

¿Cuáles son las partes del aparato reproductor masculino?

Una vez hemos definido de forma somera las funciones de este complejo sistema, es hora de ir diseccionando sus partes. Vamos a ello.

1. Pene

Quizá la parte más obvia de todo el aparato, pues es lo primero que nos viene a la mente cuando pensamos en él. Lo cierto es que, más allá de la forma fálica, este órgano es mucho más complejo de lo que en un principio pudiera parecer.

En primer lugar, es necesario destacar que el pene está compuesto por 3 secciones tisulares, dos cuerpos cavernosos y uno esponjoso. A nivel anatómico, está dividido a su vez en raíz (unida a las estructuras abdominales y los huesos pélvicos), el cuerpo y el glande (extremo en forma de cono). Por otra parte, la uretra, por donde se expulsa el semen y la orina, atraviesa el cuerpo esponjoso y termina en un orificio conocido con el nombre de meato urinario, que se encuentra en el extremo del glande.

Como resumen, podemos decir que la erección se produce por un conjunto de factores tanto psicológicos como fisiológicos. Tras el estímulo sexual y procesos cerebrales y hormonales que no nos atañen en esta oportunidad, ciertos neurotransmisores favorecen la dilatación de las arterias del pene y la entrada de sangre en el órgano (cuerpos cavernosos), dando lugar a la erección. Se estima que, para endurecerse, el pene necesita unos 130 mililitros de sangre.

2. Escroto

Bajamos un poco y nos encontramos con los testículos. El escroto se puede definir como un saco (bolsa) de naturaleza epidérmica que rodea y protege a los testículos. Además de ser un amortiguador mecánico, este saco de piel también actúa como termorregulador, ya que permite a los testículos alcanzar la temperatura idónea (a cierta distancia del cuerpo) para que se puedan formar correctamente los espermatozoides.

3. Testículos

Los testículos son glándulas con forma de huevo que se encuentran dentro del escroto y producen tanto espermatozoides como hormonas masculinas. Tienen un tamaño medio de 4 a 7 centímetros de largo y una capacidad de 20 a 25 mililitros de volumen.

Ambas glándulas son extremadamente complejas a un nivel anatómico, pues poseen una red testicular, conos o conductillos, albugínea (una capa de tejido conjuntivo) y otras muchas estructuras más. Desde luego, la fisiología testicular daría para un espacio por sí sola.

4. Epidídimo

El epidídimo es un tubo estrecho y alargado en espiral de hasta 6 metros de largo, situado en la parte posterior del testículo, que lo conecta con el conducto deferente. Si te palpas los testículos, notarás como una serie de “rugosidades” más allá de la glándula oval: eso es el epidídimo. Aquí maduran y se almacenan los espermatozoides.

5. Conducto deferente

Saliendo de los testículos y el epidídimo, el conducto deferente se puede definir como un tubo por el cual se transporta el esperma fuera de la bolsa escrotal. Se trata del punto de conexión entre el epidídimo y la uretra. Junto a fibras musculares, vasos sanguíneos y nervios, el conducto deferente forma una estructura denominada “cordón espermático”.

6. Uretra

Otro de los “grandes” a la hora de hablar del aparato reproductor masculino, pues la uretra es cuanto menos emblemática. La uretra es el tubo que atraviesa el pene y permite la salida de orina, pero también del líquido seminal. Cuando el cerebro envía señales a los músculos del esfínter para que se relajen, la orina sale de la vejiga a través de la uretra. A su vez, la vejiga debe tensarse, pues solo así se podrá vaciar y producirse una micción normal.

7. Próstata

La próstata es una glándula compartida por todos los mamíferos del género masculino, con forma de castaña, ubicada enfrente del recto, debajo y a la salida de la vejiga urinaria. La glándula prostática o próstata secreta un fluido ligeramente alcalino (con espermina, zinc, magnesio y ciertas enzimas) que sirve como líquido para el transporte de espermatozoides.

8. Vesículas seminales

Situadas encima de la próstata, las vesículas seminales producen hasta el 60% del líquido seminal. El conducto de la vesícula seminal y el conducto deferente forman el conducto eyaculador, el cual desemboca en la uretra prostática.

Como curiosidad, es necesario destacar que estas glándulas secretan grandes cantidades de prostaglandina y fibrinógeno. Se cree que las prostaglandinas, de caracter lipídico, son esenciales en la reproducción por 2 motivos: reaccionan con el moco cervical femenino, haciéndolo más receptivo al paso y movimiento de espermatozoides, y desencadenan contracciones peristálticas en la musculatura interna del aparato femenimo para fomentar el movimiento de espermatozoides hasta el óvulo.

Apreciaciones finales

¿Sabías que aproximadamente 1 de cada 250 varones sufrirán cáncer testicular en algún momento de su vida? Además de esto, existen otras patologías mucho más comunes (como el varicocele, dilatación de las venas del cordón espermático) que afectan hasta al 15% de la población general y no llegan a detectarse por una falta de conocimiento por parte del paciente.

La palpación testicular de vez en cuando es esencial, pues nos permite a los hombres encontrar bultos, irregularidades, inflamaciones y otros eventos atípicos en las partes más externas de nuestro aparato reproductor. Al igual que las mujeres con su palpación del seno para la búsqueda de tumores, también es nuestra tarea conocer nuestras estructuras sexuales y buscar cualquier tipo de desajuste en ellas. Cada vez los órganos sexuales son menos tabúes en nuestra sociedad, pero el autocuidado genital y la concienciación general sobre las enfermedades fisiológicas (No ETS) en las estructuras sexuales masculinas sigue siendo una gran incógnita para la mayoría de la población.

Resumen

Como habrás podido leer en estas líneas, desde los componentes lipídicos más pequeños (las prostaglandinas) hasta el órgano más evidente (el pene), todas y cada una de las secciones del aparato reproductor masculino juegan un papel esencial a la hora del disfrute y la fecundación.

Es necesario recalcar que, como hombres, debemos tener nuestros propios autocuidados y conocimiento en lo que al área genital se refiere. Si sientes cualquier tipo de desajuste “ahí abajo”, no tengas miedo a compartirlo con tu entorno cercano y con tu médico de cabecera. En estos casos, es esencial acudir a un especialista.

Comparte:
¿Te ha gustado?
MédicoPlus Logo
MédicoPlus te acerca al mundo de la medicina. Rigor científico y médico en cada artículo. Contacta con tu médico y mejora tu salud en tu portal especializado de confianza.
  • Estilonext
  • azsalud

Suscríbete a
nuestra newsletter

Cada semana te enviamos tips de salud,
nutrición, noticias y más.

Puedes darte de baja cuando quieras.

© Copyright 2021 MédicoPlus. Todos los derechos reservados.Aviso legal,política de privacidad,configuración ads ycookies