Los 20 mitos sobre las Vitaminas, desmentidos

En Internet se habla mucho de las vitaminas, tanto de sus funciones como de las formas de obtenerlas, pero, ¿qué hay de cierto en aquello que se dice?
Mitos sobre las vitaminas

Todo el mundo habla de ellas y de la importancia que tiene incluirlas en la dieta. Sin embargo, las vitaminas siguen siendo un misterio y muchas veces no comprendemos exactamente qué efectos tienen en nuestro cuerpo ni de qué maneras podemos adquirirlas.

Las vitaminas son unas moléculas que viajan por el torrente sanguíneo que ayudan a nuestro cuerpo permitiendo que este goce de un correcto estado de salud: mantienen los huesos y dientes sanos, ayudan a la función cerebral, potencian la formación de glóbulos rojos, facilitan la cicatrización de heridas y el metabolismo de los nutrientes…

¿Qué son las vitaminas?

Existen 13 vitaminas esenciales y todas son imprescindibles para que nuestro organismo funcione como es debido. Cuando hay déficits de cualquiera de estas vitaminas pueden desencadenarse problemas de salud potencialmente graves.

El cuerpo produce algunas vitaminas él mismo, aunque hay otras que no puede sintetizarlas y la única manera de que lleguen a nuestra sangre y realicen sus funciones es ingiriéndolas a través de la dieta.

Cuando decimos que es muy importante llevar una alimentación variada y equilibrada es precisamente porque estas vitaminas proceden de fuentes muy distintas: frutas, hortalizas, aceites, carnes, pescados, cereales, etc. Todos estos alimentos son importantes para que el cuerpo disponga del aporte vitamínico necesario.

El hecho de que sus déficits puedan derivar en problemas de salud, juntamente con la generalizada confusión acerca de cuáles son los mejores alimentos para obtenerlas, ha potenciado la difusión de muchas mentiras acerca de las vitaminas.

Por ello, es importante tener claro qué es verdad sobre las vitaminas y qué es mentira. Esto es lo que haremos en este artículo, pues desmontaremos algunas de las leyendas urbanas y falsas creencias que giran alrededor del mundo de las vitaminas.

¿Qué mitos acerca de las vitaminas hay que desmentir?

En este artículo haremos un repaso de los principales mitos y leyendas urbanas que rodean el mundo de las vitaminas.

A continuación desmentiremos los bulos más comunes, pues la alimentación es un aspecto muy importante de la salud y no se puede jugar con ella.

1. “Bébete el zumo rápido, que pierde las vitaminas”

Falso. Pese a ser un clásico dicho en todas las casas del mundo, las vitaminas no se “escapan” del zumo de naranja si no se bebe rápidamente. De hecho, el zumo mantiene sus propiedades vitamínicas durante más de 12 horas. Lo que cambia rápido es el sabor, pero las vitaminas no las pierde.

2. “Las vitaminas rejuvenecen”

Falso. Las vitaminas no tienen efectos rejuvenecedores, pues no hay ningún estudio que lo demuestre. Lo único que puede tener efectos similares es llevar una dieta equilibrada (que incorpore, evidentemente, vitaminas), pues hacerte gozar de vitalidad puede hacerte sentir rejuvenecido. Pero no, no hay una vitamina “rejuvenecedora”.

3. “Tomar suplementos vitamínicos siempre te ayuda”

No. Tomar suplementos vitamínicos por cuenta propia es como automedicarse: no debe hacerse. No hay manera de saber en casa qué vitaminas te faltan. De hecho, hay muchas veces en las que no es necesario un aporte extra de vitaminas. La única manera de saberlo es realizando una analítica de sangre, y dependiendo de los resultados, el médico recomendará tomar suplementos o no.

4. “Congelando los alimentos hacemos que pierdan las vitaminas”

Falso. La congelación es uno de los métodos de conservación más seguros y, además, es de los que mantiene mejor las propiedades de los alimentos. Aunque el periodo de congelación sea muy largo, se pierden pocas vitaminas, pues las bajas temperaturas no alteran su estructura molecular.

5. “Los multivitamínicos compensan llevar una mala dieta”

No. Nunca. Los suplementos vitamínicos no son en ningún caso un sustitutivo de la dieta. No se puede compensar llevar una mala alimentación con complejos multivitamínicos. Lo que hacen estos es ayudar a que haya un aporte extra, pero debemos priorizar recibir las vitaminas de forma más natural

6. “La vitamina C previene los resfriados”

Falso. O, al menos, no hay pruebas. Ningún estudio científico ha conseguido demostrar la validez de esta afirmación. La vitamina C no protege contra los resfriados. Sí es cierto que ayuda a suavizar los síntomas, pero no nos previene de que el virus del resfriado nos infecte.

7. “Hay vitaminas que previenen el desarrollo de enfermedades cardiacas”

Falso. Durante un tiempo se pensó que las vitaminas antioxidantes podían ayudar a prevenir el desarrollo de enfermedades del corazón. Sin embargo, varios estudios demostraron que estas no tenían ningún efecto en la probabilidad de desarrollar estos trastornos.

8. “Tomar vitaminas protege contra el cáncer”

Falso. Igual que en el anterior mito, ningún estudio ha conseguido demostrar que un alto aporte en la dieta de vitaminas antioxidantes reduzca el riesgo de desarrollar cáncer.

9. “Las vitaminas no pueden hacerte daño”

Falso. Siempre se ha dicho que el déficit de vitaminas es muy dañino, pero que su consumo excesivo tampoco puede hacerte daño. Sin embargo, se comprobó que tomar demasiados suplementos vitamínicos de algunas vitaminas (B6 y B12) aumentaba el riesgo de sufrir cáncer de pulmón.

10. “La vitamina B12 previene la resaca”

Falso. Hay quien cree que tomar aportes de vitamina B12 puede ayudar a no tener tanta resaca, pero lo cierto es que no. Este mito se debe a que cuando alguien con intoxicación etílica ingresa en el hospital, recibe un aporte de vitamina B1 y B6. Pero esto se receta para prevenir el daño neurológico y muscular. No previene la resaca.

11. “Las vitaminas ya las produce el cuerpo humano”

Falso. El cuerpo produce algunas vitaminas, pero hay algunas que solo pueden ser obtenidas a través de la dieta. Y todas las vitaminas son igual de importantes, por lo que es imprescindible ser consciente de la necesidad de dar a nuestro cuerpo las vitaminas que no puede sintetizar por él mismo.

12. “Las personas mayores necesitan ingerir más cantidad de vitaminas”

No. Hay cierta tendencia a que las personas mayores tomen más complejos vitamínicos, pero esto no es necesario. No necesitan un aporte mayor de vitaminas. Sentirse más cansados es propio de la edad, las vitaminas no solucionarán ese problema. Deben tomarlas, eso sí, como cualquier otra persona.

13. “Los cítricos son la única fuente de vitamina C”

Falso. Pese a que está muy relacionada con ellos, los cítricos no son la única fuente de vitamina C. De hecho, el pimiento rojo ofrece más vitamina C que una naranja.

14. “Hay personas alérgicas a algunas vitaminas”

Falso. Las vitaminas no actúan nunca como alérgenos. Lo que sí que puede provocarnos alergias son los alimentos que llevan vitaminas o incluso los suplementos vitamínicos “artificiales”, pues llevan otras sustancias que sí que pueden producir alergias. Las vitaminas por sí solas no nos producen alergias.

15. “Las vitaminas engordan”

No. Lo que engorda son los alimentos, pero las vitaminas no tienen calorías. Sin dar aporte calórico, es imposible que algo nos engorde.

16. “Los suplementos vitamínicos solo son efectivos si se toman en ayunas”

No. Se suele decir que los suplementos vitamínicos son más efectivos si se toman con el estómago vacío, pero esto es falso. De hecho, hay estudios que demuestran que las vitaminas de los suplementos son absorbidas mejor si se consumen junto con las comidas.

17. “Ninguna vitamina es buena tomada en forma de pastilla”

Falso. Hay que priorizar una obtención “natural”, pero lo cierto es que sí que es útil tomar suplementos de vitamina D en países donde hay poca luz solar, pues el cuerpo no capta suficiente a través de la exposición al sol y los alimentos. Se recomienda especialmente para niños.

18. “Los veganos no tienen ninguna carencia de vitaminas”

Falso. Las frutas y las hortalizas son una genial fuente de vitaminas, por lo que tienen las necesidades cubiertas para muchas de ellas. Sin embargo, la vitamina B12 solo puede obtenerse de la carne y es igual de importante que las otras, por lo que deben compensar con suplementos vitamínicos. Con complejos de vitamina B12 sí que pueden cubrir los requerimientos.

19. “Si tomas el sol, ya no necesitas comer productos con vitamina D”

Falso. La vitamina D se obtiene tanto de la exposición a la luz solar como de la alimentación. De todos modos, tomar el sol no es suficiente para cubrir las necesidades mínimas de esta vitamina. Por ello, es importante incluir en la dieta alimentos que contengan vitamina D, especialmente los pescados grasos como el atún y el salmón.

20. “Las vitaminas te hacen estar más activo y lleno de vitalidad”

No. Al menos, parcialmente. Las vitaminas intervienen en muchos procesos metabólicos del organismo, pero no hay ningún estudio que demuestre que te aumenten la vitalidad. Lo que te hace sentirte más lleno de energía es cambiar la alimentación y combinar esto con un estilo de vida saludable.

Referencias bibliográficas

  • World Health Organization (2004) “Vitamin and mineral requirements in human nutrition”. WHO.
  • Kaplan, B.J., Crawford, S., Field, C.J., Simpson, J.S. (2007) “Vitamins, Minerals, and Mood”. Psychological Bulletin.
  • García Urbe, N., García Galbis, M.R., Martínez Espinosa, R.M. (2017) “New Advances about the Effect of Vitamins on Human Health: Vitamins Supplements and Nutritional Aspects”. Research Gate.
Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.