Los 13 tipos de veganismo y vegetarianismo

No todas las dietas veganas y vegetarianas son iguales. En este artículo las repasaremos y veremos qué diferencias hay entre ellas.
Tipos de veganismo y vegetarianismo

La salud, el respeto por la vida de los animales, la lucha por el medio ambiente y la sostenibilidad son algunos de los pilares sobre los que se sustenta el vegetarianismo y el veganismo, dos tendencias al alza en todo el mundo.

Se calcula que entre el 10% y el 13% de la población mundial es vegana o vegetariana, unos porcentajes que, de acuerdo a las predicciones, irán en aumento en los próximos años.

Pese a que dietas veganas y vegetarianas han existido a lo largo de la historia y han sido promovidas por distintas culturas y filosofías, esta corriente ha aumentado notablemente en los últimos años por la concienciación por los efectos del cambio climático y por una mayor difusión de los derechos de los animales.

¿Es lo mismo veganismo que vegetarianismo?

Veganismo y vegetarianismo no son sinónimos. Si bien el vegetarianismo engloba todas aquellas dietas en las que no se incluyen ni carnes ni pescados, el veganismo es un tipo de vegetarianismo que va un paso más allá.

Una dieta vegana es aquella en la que no solo no se consume ni carne ni pescado, sino que se excluyen todos aquellos alimentos de origen animal. Es decir, un vegetariano tiene “permiso” para comer huevos, leche, miel, etc. Un vegano, no.

De todos modos, dentro de estas dietas existen muchas variantes diferentes, cada una con sus matices. En este artículo analizaremos las principales dietas veganas y vegetarianas haciendo hincapié en lo que pueden y no pueden comer sus practicantes.

¿Cuáles son los tipos de dietas veganas y vegetarianas?

Antes de enumerar las principales tendencias veganas y vegetarianas, es importante tener en cuenta que hay muchas otras variantes, pues cada persona puede adaptar su dieta de acuerdo tanto a lo que ella considere saludable como a sus posiciones éticas y morales. Es por ello que muchas de estas dietas se entremezclan entre ellas.

También es importante remarcar que cuando hablamos de salud, ningún extremo es bueno. Una dieta vegetariana o vegana puede ser perfectamente saludable y equilibrada siempre que se incorporen los nutrientes necesarios para vivir. Sin embargo, veremos que hay dietas veganas en las que este aporte nutritivo es inexistente, pudiendo generarse así muchos problemas de salud.

De todos modos, los principales tipos de veganismo y vegetarianismo, ordenados de menos a más estricto, son los siguientes.

1. Flexitarianismo

También conocido como semi-vegetarianismo, un flexitariano es aquel individuo que basa su dieta en el vegetarianismo pero hace excepciones. Pese a no entrar dentro de la definición exacta de vegetariano, esta tendencia empieza a ganar fuerza en todo el mundo.

El flexitarianismo hace referencia a una dieta en la que se reduce el consumo de carne y se aumenta el de verduras y fruta. La persona flexitariana evita consumir carne en su casa pero en reuniones familiares o eventos sociales hace excepciones. Por lo general, se considerada como flexitariano toda aquella persona que come carne menos de tres veces a la semana.

Generalmente es un paso previo a empezar una dieta vegetariana o vegana estricta, pues acostumbras progresivamente al cuerpo a no disponer de tanta proteína de origen animal. También puede deberse a meros gustos culinarios, pues hay gente a la que la carne no le resulta agradable de comer y por lo tanto no la incluye en su dieta.

2. Pollotarianismo

Dentro del semi-vegetarianismo, el pollotarianismo es aquella dieta en la que se han suprimido las carnes rojas y el único consumo de carne de origen animal se da a través de las aves de corral y el pescado. Se suprimen de la dieta las carnes de vacuno, buey, cerdo, etc, y el prácticamente exclusivo aporte de proteína animal se da a través del pollo.

Pese a que la aspiración de mucha gente es mantenerse en esta dieta, suele ser también una fase previa a entrar al vegetarianismo o veganismo en la que ya no se consume carne que proceda de mamíferos. En lo que se refiere a productos de la pesca, no hay limitaciones.

3. Pescetarianismo

Considerada como el paso previo al vegetarianismo, una dieta pescetariana es aquella en la que se ha suprimido el consumo de carnes tanto rojas como blancas (el pollo también es suprimido de la dieta) y el único aporte de proteína animal se da a través del pescado.

4. Vegetarianismo

Una dieta vegetariana es aquella en la que no se consume carne de ningún animal, pero sí productos que procedan de estos. Es decir, si bien no pueden comer ni carne ni pescado, los vegetarianos pueden incluir en su dieta huevos, miel, leche y derivados de estos.

En una dieta vegetariana tampoco se pueden consumir alimentos en cuyo procesamiento se usen grasas animales ni colorante rojo, pues es obtenido de distintas especies de cochinillas.

Pese a mantener el consumo de leche y sus derivados (especialmente quesos) y huevos, en una dieta vegetariana hay que procurar que el origen de estos sea lo más ecológico posible. En el caso de la leche es preferible consumir las alternativas vegetales, es decir, las bebidas de arroz, avena, avellanas, etc.

6. Lactovegetarianismo

Siendo más estricto que el vegetarianismo puro, una dieta lactovegetariana es aquella en la que se suprime el consumo de huevos pero se mantiene el de la leche y sus derivados. Es decir, en el lactovegetarianismo se permite el consumo de queso, mantequilla, yogurt, etc, pero no el de huevos.

7. Ovovegetarianismo

Otra modalidad del vegetarianismo. Una dieta ovovegetariana es el caso contrario al anterior, pues mantienen el consumo de huevos pero suprime el de lácteos y sus derivados. Por lo tanto, es una modalidad más estricta en la que el único alimento de origen animal permitido son los huevos.

Esta tendencia defiende solo el consumo de huevos porque afirma que es el único alimento de origen animal que para obtenerse no se somete al ser vivo a un daño, pues los huevos no están fecundados (no se mata a ningún animal) y, dado que se procura consumir huevos de granjas ecológicas, teóricamente no hay un daño tampoco para las gallinas.

8. Apivegetarianismo

Considerado como el paso previo a una dieta vegana, el apivegetarianismo prohíbe el consumo de cualquier producto de origen animal a excepción de la miel. No pueden incluirse en la dieta ni huevos ni lácteos, solo la miel es aceptada.

La extracción de la miel requiere el uso de la apicultura, que está basada en la crianza de abejas para obtener la miel que producen. Como esto puede ser visto como otra forma de explotación animal, surgió el siguiente paso: el veganismo.

9. Veganismo

El veganismo, como hemos mencionado anteriormente, es aquella tendencia en la que se diseña una dieta donde no se consume ningún producto de origen animal. Evidentemente no se acepta el consumo de carne, pero tampoco el de huevos, leche o miel.

Se basa en la idea de que no puede existir una “jerarquía” entre humanos y animales, de modo que cualquier alimento obtenido por explotación o mediante el sufrimiento de estos queda fuera de la dieta. Los practicantes de esta tendencia también son conocidos como “vegetarianos estrictos”.

10. Veganismo ético

El veganismo ético extrapola los principios del veganismo a todos los ámbitos de la vida. Además de fomentar su dieta en el respeto por los animales, también evitan todos aquellos productos de la industria téxtil o cosmética que para obtenerlos se haya experimentado con animales.

Es decir, con el veganismo ético se rechaza cualquier forma de explotación animal por parte del ser humano en pro de sus beneficios, no solo en el ámbito de la industria alimentaria.

11. Crudiveganismo

Con el crudiveganismo, no solo se excluyen de la dieta todos los productos de origen animal y se consumen exclusivamente productos vegetales, sino que exige que se cocine a bajas temperaturas.

Una dieta crudivegana requiere cocinar los productos de origen vegetal a temperaturas por debajo de los 50 °C. Las personas practicantes de esta dieta sostienen que cocinar los alimentos a bajas temperaturas ayuda a mantener todas sus propiedades nutritivas, haciendo la dieta vegana mucho más beneficiosa para la salud.

12. Granivorianismo

El granivorianismo es una rama del veganismo en la que no solo se consumen exclusivamente alimentos de origen vegetal, sino que requiere que la dieta esté basada en alimentos de grano, es decir, cereales.

Un granivoriano debe centrar su dieta en trigo, arroz, maíz, cebada, avena, etc. Quedan excluidos de esta dieta los otros alimentos de origen vegetal.

13. Frugivorismo

El frugivorismo es quizás la variante más radical del veganismo. La dieta de un frugivorista debe estar basada exclusivamente en frutas. Es una tendencia peligrosa ya que basar la dieta únicamente en frutas conlleva una falta importante de nutrientes esenciales y puede disparar los niveles de glucosa en sangre.

Aunque cuando se practica se suelen incluir pequeñas cantidades de otros alimentos de origen vegetal, se trata de una dieta que puede comportar graves problemas de salud a largo plazo.

Referencias bibliográficas

  • Petti A., Palmieri, B., Vadalà, M., Laurino, C. (2017) “Vegetarianism and veganism: not only benefits but also gaps. A review”. Progress in Nutrition. 19(3), 229-242.

  • Altas, A. (2017) “Vegetarianism and Veganism: Current Situation in Turkey in the Light of Examples in the World”. Journal of Tourism and Gastronomy Studies.

Pol Bertran Prieto

Pol Bertran Prieto

Microbiólogo y divulgador

Pol Bertran (Barcelona, 1996) es Graduado en Microbiología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Máster en Comunicación Especializada con mención en Comunicación Científica por la Universidad de Barcelona. Apasionado por la divulgación de la salud y la medicina y aficionado del deporte y el cine.